PA­RE­DES ENTELADAS

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Deco Upgrade - POR ANA DO­MÍN­GUEZ- SIEMENS.

Esa cos­tum­bre que to­da­vía si­gue pre­sen­te en la de­co­ra­ción del si­glo XXI de usar te­ji­dos pa­ra “en­te­lar” las pa­re­des no se in­ven­tó ha­ce po­co. ¿Pa­ra qué pien­san us­te­des que se usa­ban los ta­pi­ces en la Edad Me­dia? De al­gu­na ma­ne­ra ha­bía que dar un po­co de ca­lor fí­si­co y vi­sual a aque­llos gran­des es­pa­cios exis­ten­tes en el in­te­rior de los cas­ti­llos. Y ade­más, cuan­do uno se mu­da­ba a otras la­ti­tu­des se­gún lo man­da­ba la tem­po­ra­da, pues le era sen­ci­llo lle­var­se to­da la de­co­ra­ción con­si­go. Se en­ro­lla­ban los ta­pi­ces y san­tas pas­cuas. Po­co a po­co los mé­to­dos de cons­truc­ción fue­ron cam­bian­do, las con­di­cio­nes de las vi­vien­das tam­bién y, con ello, las cos­tum­bres, pe­ro a las pa­re­des nun­ca de­ja­ron de caer­les te­las por en­ci­ma.

En España te­ne­mos un ejem­plo fa­bu­lo­so, el Sa­lón Gas­pa­ri­ni en el Pa­la­cio Real, lle­va­do a ca­bo du­ran­te el rei­na­do del rey Car­los III, co­mo una fan­ta­sía en­tre lo ve­ge­tal y lo orien­ta­li­zan­te. Fue rea­li­za­do por Gas­pa­ri­ni co­mo un pro­yec­to com­ple­to de de­co­ra­ción en la que di­se­ñó des­de los sue­los de már­mol, la bóveda de es­tu­co, el mo­bi­lia­rio y, có­mo no, la col­ga­du­ra de se­da bor­da­da con hi­los de pla­ta y oro. Ya en el si­glo XIX y con el es­plen­dor de la bur­gue­sía, las pa­re­des enteladas ad­qui­rie­ron un ma­tiz más do­més­ti­co. Los abun­dan­tes cua­dros que mu­chos pin­to­res de la épo­ca pin­ta­ron en in­te­rio­res así lo ates­ti­guan. Hay uno en par­ti­cu­lar que es muy re­ve­la­dor, el re­tra­to de Miss Do­ra Whee­ler fir­ma­do por Wi­lliam Me­rritt Cha­se, en el que el fon­do es una gran col­ga­du­ra de se­da ama­ri­lla. La mis­ma apa­re­ce en las fo­tos que se con­ser­van del es­tu­dio del pin­tor, ates­ti­guan­do que no era un de­co­ra­do que usó pa­ra el re­tra­to sino una si­tua­ción real.

Otros mu­chos pin­to­res de la épo­ca mos­tra­ron có­mo con el mis­mo te­ji­do que se ta­pi­za­ba un so­fá se cu­brían tam­bién las pa­re­des, el re­tra­to de Mon­sieur R. de Gus­ta­ve Cai­lle­bot­te es uno de ellos. El mis­mo Ma­riano For­tuny era muy afi­cio­na­do a las col­ga­du­ras, se­gu­ra­men­te por su afi­ción a las gran­des tien­das de cam­pa­ña que ha­bía vis­to en su eta­pa ma­rro­quí. Ese in­te­rés por los te­ji­dos lo he­re­dó su hi­jo, que des­de Ve­ne­cia re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria con sus mé­to­dos ori­gi­na­les de te­ji­do, ple­ga­do, tin­ta­do y es­tam­pa­do. En el pa­la­cio don­de vi­vió se pue­den ver to­da­vía al­gu­nas de las es­tan­cias ves­ti­das con las pre­cio­sas te­las sa­li­das de su pro­pio ta­ller.

Uno de los de­co­ra­do­res más ori­gi­na­les y más imi­ta­dos del si­glo XX, Ren­zo Mon­giar­dino, era un ver­da­de­ro ilu­sio­nis­ta y, por tan­to, gran afi­cio­na­do al uso de las te­las pa­ra crear efec­tos ines­pe­ra­dos y sor­pren­den­tes. Pa­ra él, ca­da ca­sa era un lu­gar don­de ex­pe­ri­men­tar con nue­vos tru­cos, sin im­por­tar­le tan­to la ca­li­dad de ca­da ele­men­to que usa­ba co­mo el re­sul­ta­do fi­nal: la at­mós­fe­ra por en­ci­ma de la au­ten­ti­ci­dad. Eran los años 70 y la al­ta so­cie­dad que no es­ta­ba en­tre­ga­da a la sim­pli­ci­dad de los di­se­ños nór­di­cos, bus­có re­fu­gio en es­te de­co­ra­dor ex­ce­si­vo, pe­ro rompe­dor, pa­ra los que po­día ba­jar un te­cho si­mu­lan­do una tien­da be­re­ber den­tro del es­pa­cio. Son mu­chos los in­terio­ris­tas que uti­li­zan es­te re­cur­so de po­ner te­las en las pa­re­des, uno de ellos, el ta­len­to­so Pa­blo Pa­nia­gua, re­cu­rre a él por dos mo­ti­vos: a ve­ces por ra­zo­nes me­ra­men­te fun­cio­na­les, por ejem­plo, acús­ti­cas, pa­ra com­pen­sar la du­re­za de un zó­ca­lo ce­rá­mi­co, y otras ve­ces por el pu­ro pla­cer de lo es­té­ti­co, con to­das las po­si­bi­li­da­des que eso ad­mi­te…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.