WORK IN PROGRESS

Los ar­qui­tec­tos de Es­tu­dio Herreros nos guían por la ca­pi­tal no­rue­ga, una ciu­dad que han lle­ga­do a co­no­cer muy bien en los úl­ti­mos años, gra­cias a la eje­cu­ción de su pro­yec­to del nue­vo Mu­seo Munch. Des­cu­bri­mos sus sor­pen­den­tes di­rec­cio­nes se­cre­tas.

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecotravel - TEX­TO: MAR SAN­TA­MA­RÍA.

Nom­bra­da Green ca­pi­tal 2019 y en ple­na trans­for­ma­ción, Oslo es to­do un ejem­plo de desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co sos­te­ni­ble y em­pleo de ener­gías al­ter­na­ti­vas. El año 2020 se mar­ca co­mo una fe­cha se­ña­la­da pa­ra la ciu­dad no­rue­ga con la cul­mi­na­ción de va­rios pro­yec­tos aso­ma­dos al fior­do. Uno de ellos se­rá el nue­vo Mu­seo Munch, obra es­tre­lla del ma­dri­le­ño Es­tu­dio Herreros. Los ar­qui­tec­tos cal­cu­lan que con la fi­na­li­za­ción de la obra du­ran­te es­tos 10 años ha­brán vo­la­do a la ca­pi­tal no­rue­ga unas 200 ve­ces, via­jes que les han per­mi­ti­do co­no­cer y que­rer a es­ta ur­be. La des­cu­bri­mos a tra­vés de sus re­co­men­da­cio­nes más per­so­na­les y di­rec­cio­nes se­cre­tas.

DIS­FRU­TAR AL AI­RE LI­BRE La na­tu­ra­le­za re­cu­pe­ra­da e in­te­gra­da en la ciu­dad in­vi­ta a rea­li­zar nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des. “Pa­sear cau­ce arri­ba vien­do los sal­mo­nes sal­tar por el río ur­bano Aker­sel­va ( vi­si­tos­lo.com) que di­vi­de la ciu­dad en dos, per­mi­te en­ten­der mu­chas co­sas so­bre la his­to­ria de Oslo”, nos cuen­tan Juan Herreros y Jens Richter. Otra de sus pa­sio­nes al ai­re li­bre: “na­ve­gar a ve­la en el fior­do, si pue­de ser dis­fru­tan­do del sol de me­dia­no­che del ve­rano, es la for­ma más emo­cio­nan­te de des­cu­brir el nue­vo Mu­seo Munch y la ciu­dad”. Tam­bién nos re­co­mien­dan un es­pa­cio ver­de muy vin­cu­la­do a su pro­yec­to.

“El mon­te Eke­berg es el lu­gar de la pri­me­ra fun­da­ción de la ciu­dad. Allí se en­cuen­tra el ca­mino en el que Ed­vard Munch su­frió el epi­so­dio que dio lu­gar a El­gri­to. Hoy el mon­te in­clu­ye un im­pre­sio­nan­te bos­que de es­cul­tu­ras de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les ( eke­berg­par­ken. com), y uno de nues­tros res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos, el Eke­berg ( eke­ber­gres­tau­rant.com), al que so­lía­mos su­bir pa­ra ima­gi­nar el edif­cio del mu­seo y hoy nos en­can­ta ver­lo en cons­truc­ción con la bahía de Bjør­vi­ka y el for­do de fon­do”. Los ar­qui­tec­tos ya han adop­ta­do al­gu­nas de las cos­tum­bres lo­ca­les. “Nos en­can­ta su pa­sión por las bar­ba­coas desecha­bles que se com­pran en los su­per­mer­ca­dos; nues­tro lu­gar pre­fe­ri­do pa­ra es­tos mi­cro­asa­dos es el par­que Vi­ge­land ( vi­ge­land.mu­seum.no)”, nos cuen­tan. Y aña­den: “los no­rue­gos aman el sol y en cuan­to apa­re­cen los pri­me­ros ra­yos se lan­zan a los par­ques pe­ro nues­tro spot pre­di­lec­to pa­ra la co­mu­nión so­lar es la pla­ya nu­dis­ta Huk en Byg­døy; un re­man­so de paz y op­ti­mis­mo”. “Y en ve­rano pro­cu­ra­mos no per­der­nos el Øya ( oya­fes­ti­va­len.no), un mul­ti­tu­di­na­rio fes­ti­val de mú­si­ca al­ter­na­ti­va al ai­re li­bre”.

AR­QUI­TEC­TU­RA Y VI­DA CUL­TU­RAL En­tre tan­ta cons­truc­ción mo­der­na, los clá­si­cos no pier­den su pro­ta­go­nis­mo. “La mo­le de la­dri­llo con sus dos to­rres del Ayun­ta­mien­to de Oslo es, sin du­da, uno de nues­tros edif­cios fa­vo­ri­tos. Tar­dó 20 años en cons­truir­se por las dis­cu­sio­nes que sus­ci­tó su al­tu­ra”.

“El Mu­seo de los Bar­cos vi­kin­gos al­ber­ga es­tas im­pre­sio­nan­tes pie­zas de di­se­ño que con­den­san si­glos de na­ve­ga­ción y amor por el mar”

Oslo pue­de pre­su­mir de in­tere­san­tes museos pe­ro, en­tre to­dos, los ar­qui­tec­tos nos re­co­mien­dan el de los Bar­cos vi­kin­gos ( khm.uio.no): “Al­ber­ga dos cas­cos de es­tas im­pre­sio­nan­tes pie­zas de di­se­ño que con­den­san si­glos de na­ve­ga­ción y amor por el mar”. En cuan­to a pro­gra­ma­ción cul­tu­ral, si­guen con aten­ción la de OCA, Of­fi­ce­for­con­tem­po­rary Art Nor­way ( oca.no), “sus ex­po­si­cio­nes nos per­mi­ten co­no­cer el pa­no­ra­ma lo­cal del ar­te que en los úl­ti­mos años ha ex­plo­ta­do con gran vi­ta­li­dad”; la de DOGA, De­sign ogar­ki­tek­tur Nor­ge ( doga. no), “un cen­tro cul­tu­ral con una tien­da de li­bros y di­se­ño que es una jo­ya”; y la de Lit­te­ra­tur­hu­set ( lit­te­ra­tur­hu­set.no), “aquí se pre­sen­tan li­bros, se ha­cen lec­tu­ras de poe­mas...” Pa­ra se­guir com­pran­do: “Torpe­do Books ( torpe­do.no), “un pa­raí­so de las edi­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo inen­con­tra­bles”; Tons­mo ( trons­mo.no), “con pie­zas ra­ras de ar­qui­tec­tu­ra y ar­te”; “Nor­lis ( Uni­ver­si­tets­ga­ta,18) y Heg­dehau­gen ( Os­cars­ga­te,19), “li­bre­rías an­ti­cua­rias en las que prac­ti­car el de­por­te de la ca­za del li­bro im­po­si­ble”.

DELICATESSEN NÓRDICAS Uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos pa­ra alo­jar­se es la pen­sión Cochs ( cochs­pens­jo­nat.no), “nues­tros equi­pos se que­da­ron allí mu­chas ve­ces en el co­mien­zo del pro­yec­to y le te­ne­mos mu­cho ca­ri­ño a su aus­te­ri­dad”.

Pa­ra em­pe­zar el día, las apuestas de los ar­qui­tec­tos os­ci­lan en­tre lo opí­pa­ro “una no­che en la mo­des­ta Cochs se pue­de con­tras­tar con un lar­go brunch en el res­tau­ran­te del Grand Ho­tel ( grand.no); un lu­jo de otra épo­ca”; y lo sa­lu­da­ble: “el desa­yuno es­can­di­na­vo de­tox en cual­quie­ra de las pa­na­de­rías de la ca­de­na Åpent Ba­ke­ri ( apent­ba­ke­ri.no)”. En su agen­da de res­tau­ran­tes en­con­tra­mos Sol­si­den ( sol­si­den.no), “con los ma­ris­cos más fres­cos al bor­de del fior­do”; Vul­kan­fisk ( vul­kan­fisk. no), “pes­ca­do no­rue­go en el nue­vo com­ple­jo de vi­vien­das, ofi­ci­nas y mer­ca­do Vul­kan”; Frog­ner­se­te­ren ( frog­ner­se­te­ren.no), “jun­to al tram­po­lín de sal­to de es­quí Hol­men­ko­llen, hay que co­mer el fa­mo­so ba­ca­lao co­ci­na­do en cal re­ga­do con abun­dan­te cer­ve­za y aqua­vit y re­ma­tar con una tar­ta de man­za­na con una vis­ta inol­vi­da­ble so­bre to­da la ciu­dad y el fior­do”; y Lorry ( lorry.no), “un clá­si­co que cie­rra tar­de en el que to­mar una bue­na ham­bur­gue­sa de cier­vo”. Las com­pras gas­tro­nó­mi­cas tie­nen dos di­rec­cio­nes cla­ve: la pes­ca­de­ría Fly­ve­fis­ken ( fly­ve­fis­ken.no), “es au­tén­ti­ca; siem­pre que po­de­mos vol­ve­mos car­ga­dos de sal­món y ba­ca­lao”, y Fe­nak­no­ken ( fe­nak­no­ken.no) “to­do un es­pec­tácu­lo de pro­duc­tos del mar y el cam­po que in­clu­ye que­sos, char­cu­te­ría de reno y fas­ci­nan­tes sa­la­zo­nes”. Y co­mo co­lo­fón a una ru­ta sor­pren­den­te, un tip ex­tra muy es­pe­cial: la ca­fe­te­ría de­co­ra­da con mo­bi­lia­rio mid-cen­tury no­rue­go y sto­re de di­se­ño ane­xa Fu­glen ( fu­glen.no), “el ca­fé y la pas­te­le­ría son ex­ce­len­tes y la tien­da tie­ne pie­zas ori­gi­na­les de mu­seo.”

A pie de obra. Juan Herreros y su so­cio Jens Richter po­san en la fa­cha­da del nue­vo Mu­seo Munch en la ce­re­mo­nia de ini­cio de la obra. El mu­seo se­rá inau­gu­ra­do en 2020.

Río Aker­sel­va. En los úl­ti­mos años se ha re­cu­pe­ra­do es­te río que atra­vie­sa Oslo por la mi­tad. ” Na­ce en el bo­ni­to la­go de Ma­ri­dals­van­net y llega al fior­do jus­to en­tre el nue­vo Mu­seo Munch y el edi­fi­cio de la Ópe­ra di­se­ña­do por Snøhet­ta”, cuen­tan los ar­qui­tec­tos.

Åpent ba­ke­ri. Es­ta ca­de­na de pa­na­de­rías, con más de diez lo­ca­les en la ciu­dad, des­ta­ca por uti­li­zar téc­ni­cas tra­di­cio­na­les e in­gre­dien­tes sen­ci­llos y na­tu­ra­les.

Frog­ner­se­te­ren. Arri­ba, a la iz­quier­da, uno de los sa­lo­nes de es­te clá­si­co res­tau­ran­te ubi­ca­do a las afue­ras, jun­to al tram­po­lín de sal­to de es­quí Hol­men­ko­llen. Des­de aquí se dis­fru­ta de unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes so­bre to­da la ciu­dad y el fior­do. Mu­seo de los Bar­cos vi­kin­gos. Aquí se mues­tran las na­ves vi­kin­gas me­jor con­ser­va­das del mun­do que fue­ron en­con­tra­das en tres gran­des tum­bas reales en las cer­ca­nías del fior­do de Oslo.

Par­que Vi­ge­land. Mues­tra el tra­ba­jo de to­da la vi­da del es­cul­tor Gus­tav Vi­ge­land, más de 200 es­cul­tu­ras rea­li­za­das en bron­ce, gra­ni­to y hie­rro for­ja­do. Es uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de to­do No­rue­ga.

Fu­glen. Una de las di­rec­cio­nes de moda. Se tra­ta de dos lo­ca­les: un bar/ca­fé de­co­ra­do en es­ti­lo mid-cen­tury no­rue­go y una tien­da de di­se­ño ane­xa don­de com­prar el mo­bi­lia­rio.

Vul­kan­fisk. Es­te res­tau­ran­te ubi­ca­do den­tro del mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co Mat­ha­llen, en el nue­vo com­ple­jo Vul­kan, es uno de los fa­vo­ri­tos pa­ra co­mer pes­ca­do. Lit­te­ra­tur­hu­set. “Es un cen­tro de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les al­re­de­dor de la li­te­ra­tu­ra con un sen­ci­llo ca­fé en el que to­mar bue­nos tés, dul­ces ca­se­ros y so­pas pa­ra en­trar en ca­lor; aquí se pre­sen­tan li­bros, se ha­cen lec­tu­ras de poe­mas y ex­po­si­cio­nes de au­to­res y asun­tos li­te­ra­rios”, cuen­tan Herreros y Rit­cher.

Torpe­do Books. Una de las li­bre­rías de visita obli­ga­da pa­ra Juan Herreros y Jens Richter. “Es un pa­raí­so de las edi­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo inen­con­tra­bles. Nos pi­lla cer­ca del fu­tu­ro mu­seo Munch y con­su­mi­mos allí mu­cho tiem­po en­tre reunión y reunión”, pre­ci­san.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.