EXU­BE­RAN­TE

Tex­tu­ras ri­cas y bri­llan­tes, prints de gran ta­ma­ño de ins­pi­ra­ción na­tu­ral y pie­zas con al­ma pa­ra re­crear el es­pí­ri­tu de la ca­sa “Chic ba­rro­co”.

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecosiguesuestilo - REA­LI­ZA­CIÓN: V. EUGENIA CIENFUEGOS. TEX­TO: MAR SAN­TA­MA­RÍA.

“UN CHA­LET EN LOS AL­PES DE­BE EX­PRE­SAR CA­LI­DEZ Y TRA­DI­CIÓN”, AFIR­MA LA IN­TERIO­RIS­TA

Au­nar tra­di­ción y mo­der­ni­dad en un pa­ra­je na­tu­ral tan so­ber­bio co­mo el valle de En­ga­di­ne, en los Al­pes suizos, es un re­to im­po­nen­te. A él se en­fren­ta­ron los ar­qui­tec­tos del es­tu­dio ro­mano Laz­za­ri­ni y Pic­ke­ring con tan­to res­pe­to co­mo éxi­to. Las es­tric­tas li­mi­ta­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas de la zo­na pa­ra cons­truir en al­tu­ra con­di­cio­na­ban con­si­de­ra­ble­men­te los deseos de los pro­pie­ta­rios de te­ner un cha­let es­pa­cio­so y mo­derno. Su­pe­raron el desafío y el re­sul­ta­do es una vi­vien­da con va­rias plan­tas sub­te­rrá­neas re­ple­ta de en­can­to al­pino y que in­cor­po­ra ma­te­ria­les po­co usua­les en cons­truc­cio­nes de mon­ta­ña. “És­te fue un pro­yec­to muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Que­ría­mos crear un lu­gar que re­fe­ja­ra la vi­sión de los pro­pie­ta­rios, pe­ro que al mis­mo tiem­po res­pe­ta­ra el con­tex­to ar­qui­tec­tó­ni­co lo­cal”, cuen­ta Carl Pic­ke­ring. “De he­cho, lo­gra­mos uti­li­zar las res­tric­ti­vas nor­mas de cons­truc­ción con­vir­tién­do­las en so­lu­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas, y to­do el pro­yec­to es una re­in­ter­pre­ta­ción crea­ti­va y con­tem­po­rá­nea de la ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca lo­cal. Las ven­ta­nas in­cli­na­das que es­tán en­mar­ca­das en ace­ro son un ejem­plo”, con­ti­núa. Los es­pa­cios sub­te­rrá­neos es­tán di­se­ña­dos de for­ma tra­di­cio­nal con mu­ros y bó­ve­das de mam­pos­te­ría lo­cal, pe­ro de una ma­ne­ra que crea una sen­sa­ción de in­ti­mi­dad y apor­ta luz na­tu­ral a tra­vés de los tra­ga­lu­ces. “La idea era crear es­pa­cios ba­jo tie­rra que no se pa­re­cie­ran a un bún­ker por­que esa no es en ab­so­lu­to la sen­sa­ción que se desea en una ca­sa de En­ga­di­ne”, ex­pli­ca Clau­dio Laz­za­ri­ni. En las plan­tas so­bre el ni­vel del sue­lo, la tí­pi­ca cons­truc­ción de ma­de­ra de un cha­let sui­zo ha si­do re­in­ter­pre­ta­da uti­li­zan­do vi­drio pa­ra las pa­re­des, de mo­do que el in­te­rior se co­nec­ta con el pai­sa­je na­tu­ral ex­te­rior. Los bal­co­nes es­tán di­se­ña­dos co­mo un es­pa­cio ín­ti­mo, pe­ro tam­bién co­mo una for­ma de en­cua­drar las mag­ní­fi­cas pa­no­rá­mi­cas. “Cuan­do se vi­ve en un lu­gar con mu­chas vis­tas her­mo­sas, se co­rre el ries­go de vol­ver­se in­mu­ne a ellas”, di­ce Pic­ke­ring, “por lo que enmarcar una par­te es­pe­cí­fi­ca las ha­ce más es­pe­cia­les”. El cha­let si­gue la pen­dien­te na­tu­ral de la co­li­na. Cons­trui­do en seis ni­ve­les, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, el sa­lón y el es­tu­dio es­tán so­bre el ni­vel del sue­lo, y la co­ci­na, el co­me­dor, las ha­bi­ta­cio­nes de in­vi­ta­dos y la pis­ci­na son sub­te­rrá­neos. Pa­ra pro­du­cir un as­pec­to ge­ne­ral ar­mo­nio­so, la in­terio­ris­ta Mi­che­la Cu­ret­ti di­se­ñó la es­ca­le­ra, los ba­ños, el mo­bi­lia­rio... uti­li­zan­do los ma­te­ria­les que se ha­bían in­clui­do en la cons­truc­ción. “El ob­je­ti­vo era crear un am­bien­te aco­ge­dor, cá­li­do y con­for­ta­ble”, ex­pli­ca Mi­che­la. “La com­bi­na­ción del pino ce­pi­lla­do y el mo­bi­lia­rio tra­di­cio­nal con la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea ayu­da­ron a lo­grar el re­sul­ta­do so­li­ci­ta­do por los pro­pie­ta­rios”. Mi­che­la apor­tó un to­que fe­me­nino a la es­truc­tu­ra masculina aña­dien­do te­ji­dos de cua­dros, mo­ti­vos flo­ra­les de co­lo­res cá­li­dos y mo­bi­lia­rio acol­cha­do. “Pa­ra mí, un cha­let en los Al­pes de­be ex­pre­sar ca­li­dez y tra­di­ción y ser un lu­gar de con­vi­ven­cia pa­ra com­par­tir con ami­gos y fa­mi­lia­res”, aña­de. El pro­yec­to ha lo­gra­do ese ob­je­ti­vo. “Es­ta ca­sa com­bi­na ele­men­tos na­tu­ra­les e ín­ti­mos: en la su­per­fi­cie uno se sien­te co­mo si vi­vie­ra en el bos­que, mien­tras que el es­pa­cio sub­te­rrá­neo con su pis­ci­na y áreas de re­la­ja­ción apor­ta una sen­sa­ción de in­ti­mi­dad aco­ge­do­ra”, con­clu­ye Pic­ke­ring.

1. En el pa­raí­so. Evo­ca­do­ras gru­llas po­sa­das so­bre sau­ces llo­ro­nes son el mo­ti­vo del pa­pel pin­ta­do Zeu­so­chre, de Hou­se of Hack­ney, 238,50 €, de 3x1,80 m, de ven­ta en Gan­ce­do. 2. Pu­ro exo­tis­mo. Pa­ra am­bien­tes so­fis­ti­ca­dos, fa­rol de la­tón do­ra­do y cris­tal, 90 €, en Can­de­la­bro. 3. Una jo­ya en la pa­red. Ins­pi­ra­das en los di­fe­ren­tes ti­pos de cor­tes del dia­man­te, las te­se­las de la co­lec­ción Dia­mond, de Si­cis, (c. p.v.), per­mi­ten crear so­fis­ti­ca­dos jue­gos geo­mé­tri­cos. 4. En­ve­je­ci­do. Pa­pel mu­ral Fra­me­work, de la se­rie Ran­dom­pa­per­sii, de Coor­don­né, 45,90 €/m (en te­ji­do no te­ji­do), y 63,60 €/m (vi­ní­li­co). 5. Fi­na si­lue­ta. Me­si­ta au­xi­liar des­mon­ta­ble con ban­de­ja he­xa­go­nal, 59,99 €, de Za­ra Ho­me. 6. En flor. Chai­se­lon­gue en ter­cio­pe­lo Sa­ba­ti­ni, de Al­ham­bra, 130,90 €/m, en Pe­pe Pe­ñal­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.