SIE­TE VIDAS

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecosiguesuestilo -

En uno de los ba­rrios más crea­ti­vos de Mi­lán, Bre­ra, cu­na de ar­tis­tas, pin­to­res y es­cri­to­res, y en la ac­tua­li­dad con una vi­da cul­tu­ral tre­men­da­men­te in­tere­san­te, se es­con­de la ca­sa de la di­se­ña­do­ra Sop­hie Wan­ne­nes, fun­da­do­ra del es­tu­dio Narkisso. “Sa­bía que te­nía que ser mía la pri­me­ra vez que pu­se un pie en ella”. De es­ta ma­ne­ra co­mien­za a con­tar­nos Sop­hie el fle­cha­zo que sin­tió al ver la que hoy en día es su vi­vien­da en la Vía Pa­ler­mo mi­la­ne­sa. “La gran sa­la que lle­va a sie­te ha­bi­ta­cio­nes fue la que lo con­si­guió: en­con­trar la dis­tri­bu­ción in­tac­ta, el sa­bor de prin­ci­pios del si­glo XX, real­men­te me atra­pó. Des­pués de to­do, mi vi­da se ali­men­ta de lo vin­ta­ge”. Hay mu­cho ori­gi­nal en es­te apar­ta­men­to. En la in­ter­ven­ción rea­li­za­da por la in­terio­ris­ta de Narkisso, se ha in­ten­ta­do res­pe­tar al má­xi­mo to­do aque­llo que es­tu­vie­ra en buen es­ta­do y que ha­bla­ra de la his­to­ria de aque­llas pa­re­des. Co­mo, por ejem­plo, los azu­le­jos de ma­yó­li­ca ori­gi­na­les del ba­ño y su ba­ñe­ra an­ti­gua. Es­to con­tras­ta con la co­ci­na que cuen­ta con mue­bles mo­der­nos pa­ra la zo­na de tra­ba­jo. Y es que le en­can­ta or­ga­ni­zar ce­nas en ca­sa y es­ta par­te te­nía que adap­tar­se a su es­ti­lo de vi­da. Una vi­da que se ca­rac­te­ri­za por es­tar lle­na de luz, gra­cias a los al­tí­si­mos te­chos y los gran­des ven­ta­na­les con vis­tas a uno de los ba­rrios con más ca­rác­ter de Mi­lán. La dis­tri­bu­ción es ca­si una osa­día fren­te a las cons­truc­cio­nes mo­der­nas. Un es­pa­cio de ca­be­ce­ra en el que te­ne­mos sie­te puer­tas. Tres ha­bi­ta­cio­nes, dos ba­ños, la co­ci­na… es­ce­na­rios com­ple­men­ta­rios al gran sa­lón, pin­ta­do en rosa pa­lo y ver­de men­ta, lo que real­za el es­tu­co. “El sa­lón es el cen­tro de es­ta ca­sa, su co­ra­zón pal­pi­tan­te”. De as­pec­to esen­cial y tos­co da pa­so al co­me­dor, don­de una gran me­sa ca­paz de al­ber­gar has­ta a 22 per­so­nas sor­pren­de por su uso an­te­rior: una an­ti­gua puer­ta res­ca­ta­da y res­tau­ra­da por su pro­pie­ta­ria al igual que los can­de­la­bros, que form­ban par­te de un chan­de­lier de 1600. No exis­te nin­gún ele­men­to que no ha­ya vi­vi­do va­rios in­vier­nos. “Aquí to­do es de­fec­tuo­so, sue­lo de­cir. Eso trans­mi­te mi flo­so­fía de vi­da. Me gus­ta que la gen­te ven­ga y sien­ta la his­to­ria, las ca­pas del tiem­po una en­ci­ma de la otra, en lu­gar del efec­to pi­za­rra en blan­co de la no­ve­dad. Ese cru­jir del sue­lo de ma­de­ra y que sea os­cu­ro; me en­can­ta la im­per­fec­ción y cual­quier asi­me­tría. No­so­tros so­mos exac­ta­men­te lo mis­mo, úni­cos y nun­ca re­pro­du­ci­bles”. Así es la ma­ne­ra de tra­ba­jar de Sop­hie Wan­ne­nes, des­cu­brien­do los ras­tros que ocul­tan sus pa­re­des pa­ra mos­trar su al­ma. De al­gún mo­do sus tra­ba­jos bus­can la for­ma de trans­mi­tir la his­to­ria de quie­nes allí vi­vie­ron. Es ca­paz de realzar esos pe­que­ños ma­ti­ces con los que con­si­gue di­se­ñar es­pa­cios y pie­zas úni­cas de la mano de gran­des ar­te­sa­nos. Siem­pre bus­can­do en mer­ca­di­llos lo que na­die quie­re, pa­ra con­ver­tir­lo en el ob­je­to que to­dos desean. Y es que si a ella le fas­ci­na, sa­be que el res­to tam­bién lo ama­rá. Y sí, lo con­fe­sa­mos, nos fas­ci­na el con­cep­to y la es­té­ti­ca de su nue­vo apar­ta­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.