ARTY. Jesús Cano y la per­fec­ción del ar­te clá­si­co.

ELLE Decoration (Spain) - - Sumario - POR JESÚS CANO.

Son fal­sos. Lo sa­be­mos. Pe­ro nos si­guen atra­yen­do. Nun­ca he­mos vis­to el au­tén­ti­co Dis­có­bo­lo de Mi­rón pe­ro es­ta­mos enamo­ra­dos de su per­fec­ción. De esos múscu­los tra­ba­ja­dos ar­mó­ni­ca­men­te. Hay una ten­sión que nos se­du­ce –don­de me­jor se re­fle­ja es en los pies del atle­ta– pe­ro tam­bién se­re­ni­dad en el ges­to con­cen­tra­do del ros­tro. Nos hip­no­ti­za. He­mos co­no­ci­do a otros dis­có­bo­los en el Mu­seo Bri­tá­ni­co, en el Pa­laz­zo Mas­si­mo de Roma o en las sa­las de los Museos Va­ti­ca­nos, pe­ro to­dos son co­pias. Pla­gios de los si­glos I y II de nues­tra era. El ver­da­de­ro Dis­có­bo­lo de Mi­rón –del si­glo V a. C.–, al igual que el Do­rí­fo­ro de Po­li­cle­to o el Sá­ti­ro de Pra­xí­te­les, era un bron­ce grie­go nun­ca des­cu­bier­to. A él y al res­to nos los han pre­sen­ta­do en pa­sa­jes li­te­ra­rios y en es­tas re­pro­duc­cio­nes ro­ma­nas pos­te­rio­res.

Apre­cia­mos las co­pias. Y son un an­tí­do­to an­te la uni­for­mi­dad de­co­ra­ti­va. Pon­ga un bus­to en su vi­da. Fal­so, por su­pues­to. Nues­tras ca­sas es­tán lle­nas de mo­bi­lia­rio de me­dia­dos de si­glo XX rea­li­za­do en se­rie. No hay re­glas, la mez­cla im­pe­ra. To­do va­le. En es­te caos, los es­pa­cios em­pie­zan a año­rar el ro­man­ti­cis­mo que las re­pro­duc­cio­nes clá­si­cas pro­vo­can. Los dis­có­bo­los, do­rí­fo­ros y sá­ti­ros es­tán de vuel­ta. Y aquí el ta­ma­ño no im­por­ta. Hér­cu­les Far­ne­sio, otro des­apa­re­ci­do, da­ba la bien­ve­ni­da a la mí­ti­ca ex­po­si­ción “Por­ta­ble Clas­sic”, en Ca’ Cor­ner de­lla Re­gi­na, Ve­ne­cia, en 2015. Ha­bía un mol­de de ye­so de 3,17 me­tros de al­to, ex­hi­bi­do jun­to a una se­rie de re­pro­duc­cio­nes mo­der­nas de me­nor es­ca­la en már­mol, bron­ce y te­rra­co­ta, que me­dían en­tre 15 y 130 cm. To­dos re­pro­du­cían la es­cul­tu­ra de már­mol del si­glo III es­cul­pi­da por el ar­tis­ta ate­nien­se Gly­kon, que co­pia­ba un bron­ce atri­bui­do a otro es­cul­tor grie­go del si­glo IV a. C., Li­si­po. Una pie­za que tam­po­co ha apa­re­ci­do nun­ca. El ori­gi­nal ro­mano de már­mol no se mo­vió del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Ná­po­les, pe­ro los otros “far­ne­si­tos” evi­den­cia­ban có­mo ge­ne­ra­cio­nes des­pués, tan­to en la An­ti­gua Roma co­mo en la Eu­ro­pa mo­der­na, he­mos vuel­to a la es­cul­tu­ra clá­si­ca co­mo “ca­non” de la belleza. Pe­ro no nos ol­vi­de­mos de la sim­ple­za que Só­cra­tes in­ten­tó com­ba­tir. Aque­lla que de­cía que un hom­bre be­llo –da igual en bron­ce o en car­ne y hue­so– era tam­bién au­to­má­ti­ca­men­te bueno. Por cier­to, ellas no te­nían la mis­ma suer­te. Be­lla era igual a ma­lé­vo­la. Por eso, jus­ti­fi­can los crí­ti­cos, que se ha­yan en­con­tra­do tan po­cas es­cul­tu­ras de des­nu­dos fe­me­ni­nos.

Vol­ver a lo clá­si­co pa­ra avan­zar. Pen­sar co­mo los an­ti­guos, co­mo Rafael en el Re­na­ci­mien­to. O co­mo Pi­cas­so, que ca­da vez que se enamo­ra­ba aban­do­na­ba la van­guar­dia de turno y vol­vía al or­den. Lo clá­si­co co­mo una hui­da ha­cia la tra­di­ción, en­ten­dien­do és­ta co­mo ar­mo­nía, me­su­ra y equi­li­brio. De la –su­po­ne­mos– in­men­sa pro­duc­ción grie­ga de es­cul­tu­ras en bron­ce, no que­da ca­si na­da. Se con­ser­van ape­nas cien es­ta­tuas, in­tac­tas o frag­men­ta­rias, re­cu­pe­ra­das prin­ci­pal­men­te del mar en el úl­ti­mo si­glo. Se pien­sa que en la Edad Me­dia se fun­dió la ma­yo­ría cuan­do el me­tal te­nía más va­lor que cual­quier obra de ar­te. Pe­ro, re­cuer­den, las re­pro­duc­cio­nes es­tán per­mi­ti­das. De he­cho, en la era de Mi­rón y Pra­xí­te­les, la co­pia era una prác­ti­ca acep­ta­da, y las co­pias de las obras maes­tras eran ad­mi­ra­das. A tra­vés de es­tas es­cul­tu­ras grie­gas -nos da igual su año de ma­nu­fac­tu­ra- re­fle­xio­na­mos so­bre nues­tras ideas de ori­gi­na­li­dad, au­ten­ti­ci­dad y re­pe­ti­ción.

Co­pias de los ro­ma­nos, del Re­na­ci­mien­to o del Grand Tour, en már­mol, bron­ce y por­ce­la­na. O en fi­bra de vi­drio “ma­de in Chi­na” ver­sión si­glo XXI. ¡To­das son bien­ve­ni­das! Im­po­lu­tas, ma­jes­tuo­sas, sen­sua­les,... re­po­sa­rán en la chi­me­nea o so­bre la re­pi­sa pa­ra re­cor­dar­nos la se­gun­da men­ti­ra. Nun­ca se ex­hi­bie­ron –las au­tén­ti­cas– en blan­co pu­ro. Ce­ga­do por su belleza in­ma­cu­la­da, el ar­te oc­ci­den­tal se ha ta­pa­do los ojos an­te el he­cho de que la ma­yo­ría de los ori­gi­na­les en bron­ce o már­mol es­ta­ban po­li­cro­ma­dos. Sí, un or­gas­mo de co­lo­res don­de no fal­ta­ba el do­ra­do. Pe­ro si­ga­mos en nues­tro error. Dis­fru­tan­do de la fal­sa pu­re­za. “El co­lor con­tri­bu­ye a la belleza, pe­ro no es la belleza”, es­cri­bía Johann Winc­kel­mann, el eru­di­to ale­mán a me­nu­do lla­ma­do el pa­dre de la His­to­ria del Ar­te.

Rob­bin Hey­ker (Lei­der­drop, Ho­lan­da, 1976) Vi­ve en­tre La Ha­ya y Pe­kín. In­ten­ta atra­par en sus lien­zos los dos mun­dos, las dos cul­tu­ras. Con for­ma­ción en ar­te oc­ci­den­tal, su ges­to es­tá in­fluen­cia­do por la vi­da co­ti­dia­na en Chi­na, don­de las so­lu­cio­nes son rá­pi­das, se im­pro­vi­san. De es­ta ma­ne­ra, su ges­to se vuel­ve es­pon­tá­neo. El ho­lan­dés aca­ba de fi­char por la ma­dri­le­ña Ga­le­ría Ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.