AR­QUI­TEC­TU­RA. El apar­ta­men­to- ta­ller de Le Corbusier en Pa­rís re­abre tras dos años de cui­da­da reha­bi­li­ta­ción.

ELLE Decoration (Spain) - - Sumario - POR PHI­LIP­PE SEULLIET/ BEA­TRIZ FABIÁN. FO­TOS: GUILLAUME DE LAUBIER.

Es­pa­cio, luz y jard’n so­bre el te­ja­do: el apar­ta­men­to- ta­ller pa­ri­sino don­de vi­vi— Le Corbusier más de 30 a–os, re­su­me sus teor’as so­bre la nueva ar­qui­tec­tu­ra. An­te el pe­li­gro de su des­apa­ri­ci—n, el ar­qui­tec­to Fra­nçois Cha­ti­llon ha de­di­ca­do dos a–os a su cui­da­do­sa res­tau­ra­ci—n pa­ra sal­var­lo.

Cla­si­fi­ca­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co en 1972, el apar­ta­men­to-ta­ller de Le Corbusier es­tá en la par­te su­pe­rior del edi­fi­cio Mo­li­tor, en la fron­te­ra en­tre Pa­rís y Bou­log­ne, y fue ins­cri­to en 2016 por la UNES­CO, al mis­mo tiem­po que otras die­ci­séis obras su­yas, co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad. Rea­li­za­do en 1934 con Pie­rre Jean­ne­ret, su pri­mo y so­cio, tie­ne una ubi­ca­ción úni­ca -vis­tas al Bois de Bou­log­ne, cer­ca de los es­ta­dios Jean-bouin y Ro­land- Ga­rros, del ve­ló­dro­mo del Parc des Prin­ces, en­tre pis­tas de te­nis, pis­ci­na, pis­tas de ca­rre­ras...-, el edi­fi­cio de sie­te al­tu­ras ofre­cía una quin­ce­na de vi­vien­das en ven­ta o al­qui­ler. Le Corbusier se ha­bía re­ser­va­do el úl­ti­mo pi­so, co­ro­na­do por una te­rra­za don­de ha­bía pen­sa­do crear un fron­do­so jar­dín. De­ja su exi­guo ho­gar de Saint- Ger­main-de­sP­rés, don­de ha­bía vi­vi­do die­ci­sie­te años, pa­ra ins­ta­lar­se con su mu­jer, la ex mo­de­lo Yvon­ne, en es­te es­pa­cio de ca­si 240 m2. Él es­cri­bió a su ma­dre: “He­mos vi­vi­do du­ran­te quin­ce días ba­jo nue­vas con­di­cio­nes mi­la­gro­sas: una vi­vien­da que es ce­les­tial por­que to­do es cie­lo y luz, es­pa­cio y sim­pli­ci­dad.”. Sin em­bar­go, el pro­mo­tor se de­cla­ró en quie­bra y ten­drá que rea­li­zar un lar­go pro­ce­di­mien­to pa­ra con­ser­var su pro­pie­dad que no se le lle­ga­ría a re­co­no­cer has­ta 1949.

NA­DIE CONSTRUÍA CO­MO ÉL

Se dis­tin­guía cla­ra­men­te de las mag­ní­fi­cas ca­sas de sus con­tem­po­rá­neos -Fran­cis Jour­dain, Mau­ri­ce Du­fres­ne, Re­né Drouin, Pie­rre Cha­reau-, y su re­fu­gio era una ver­da­de­ra “má­qui­na pa­ra vi­vir”, por su vo­lu­men y sus in­ge­nio­sos di­se­ños. Gra­cias a dos par­ti­cio­nes gi­ra­to­rias, las sa­las de es­tar se se­pa­ra­ban del ate­lier.

Su es­ti­lo se dis­tin­guía cla­ra­men­te de las mag­ní­fi­cas ca­sas de sus con­tem­po­rá­neos, en­tre ellos, Fran­cis Jour­dain, Mau­ri­ce Du­fres­ne, Re­né Drouin o Pie­rre Cha­reau.

Es­te es­pa­cio cuen­ta con ilu­mi­na­ción trans­ver­sal, te­chos abo­ve­da­dos y pa­re­des de pie­dra vis­ta, es­ce­na­rio ideal pa­ra que Le Corbusier se de­di­ca­ra a pin­tar, de mo­do que so­lo iba a su ofi­ci­na en la rue de Sè­vres por la tar­de. Las lo­se­tas de gres ce­rá­mi­co, muy ba­ra­tas, pre­sen­tes en to­das las es­tan­cias, uni­fi­ca­ban to­do. “Amo es­ta po­bre­za, de­cía en un pro­gra­ma de ra­dio en 1951, que da dig­ni­dad al res­to de co­sas: no me gus­tan los ma­te­ria­les ri­cos pe­ro amo las ideas ri­cas”. Por ejem­plo, en el sa­lon­ci­to, se di­si­mu­la con au­da­cia la ma­qui­na­ria del as­cen­sor en un ca­jón hi­dráu­li­co in­so­no­ri­za­do, trans­for­ma­do en ex­po­si­tor pa­ra par­te de su co­lec­ción, con­chas, mi­ne­ra­les, tro­zos de ma­de­ra, más­ca­ras an­ti­guas, ob­je­tos naïfs o re­ga­los de sus ami­gos ar­tis­tas. An­tes de­co­ra­do con una es­cul­tu­ra de Jac­ques Lip­chitz, pin­tu­ras su­yas y de Fer­nand Lé­ger, el co­me­dor, tam­bién abo­ve­da­do, aún con­ser­va sus si­llas Tho­net y su me­sa de már­mol, si­mi­lar a la que di­se­ñó pa­ra la Ci­té Uni­ver­si­tai­re.

“Me gus­ta esa po­bre­za que apor­ta dig­ni­dad a to­das las otras co­sas: no me gus­tan los ma­te­ria­les ri­cos pe­ro amo las ideas ri­cas”, Le Corbusier.

Pa­ra la re­for­ma de la ca­sa, Fra­nçois Cha­ti­llon, en vez de re­mi­tir­se a la fe­cha de cons­truc­ción, pre­fi­rió ins­pi­rar­se en fo­to­gra­fías en co­lor fe­cha­das en la épo­ca en que mu­rió Le Corbusier.

En la co­ci­na, Char­lot­te Pe­rriand di­se­ñó mue­bles in­te­gra­dos que sir­ven a la vez co­mo su­perf­cie de tra­ba­jo, de pa­sa­pla­tos o al­ma­ce­na­mien­to. Nu­la in­ti­mi­dad pa­ra los ba­ños, que se abren li­bre­men­te a la ha­bi­ta­ción. Des­ta­ca un ar­ma­rio-ves­ti­dor so­bre rue­das, ado­sa­do a la puer­ta y que pi­vo­ta con ella, y tam­bién una ca­ma anor­mal­men­te al­ta que per­mi­te ad­mi­rar la vis­ta por en­ci­ma de la ba­ran­di­lla del bal­cón. He­re­da­da por la Fun­da­ción Le Corbusier, tras la muer­te del ar­qui­tec­to en 1965, el apar­ta­men­to fue al­qui­la­do, des­de 1973 has­ta 1991, a An­dré Wo­genscky, su fel mano de­re­cha, pa­ra mon­tar su agen­cia. El mo­bi­lia­rio fue en­ton­ces tras­la­da­do a los al­ma­ce­nes y, pos­te­rior­men­te, se em­pren­die­ron al­gu­nas re­no­va­cio­nes.

PRO­BLE­MAS DE IMPERMEABILIDAD

Es­to no fue suf­cien­te por­que el im­per­mea­bi­li­za­do de­fec­tuo­so ya ha­bía cau­sa­do nu­me­ro­sos da­ños. En­ton­ces, se de­ci­dió una res­tau­ra­ción de en­ver­ga­du­ra, ba­jo la di­rec­ción del ar­qui­tec­to Fra­nçois Cha­ti­llon, res­pon­sa­ble de gran­des pro­yec­tos, co­mo el cas­ti­llo de Vol­tai­re en Fer­ney, el Mu­seo Car­na­va­let y del Grand Pa­lais.

Al ar­qui­tec­to, en lu­gar de re­ver­tir el apar­ta­men­to al es­ta­do ori­gi­nal de 1934, le pa­re­ció más per­ti­nen­te ele­gir la úl­ti­ma re­vi­sión de Le Corbusier, do­cu­men­ta­da por fo­to­gra­fías en co­lor. De es­te mo­do, ba­jo su di­rec­ción y gra­cias a son­deos muy mi­nu­cio­sos, un re­co­no­ci­do equi­po de es­pe­cia­lis­tas en ma­de­ra, pin­tu­ra y me­tal han pues­to mu­cho cui­da­do en man­te­ner los tra­zos y las va­ci­la­cio­nes de aquel que ha­ce cin­cuen­ta años an­tes des­pués de su muer­te, con­ti­núa in­flu­yen­do a los ar­qui­tec­tos de nues­tro tiem­po.

24, ru en un­ges ser-et-co­li. par is. vi­si­tas guia­das pre­via ci­ta ( re­ser­va­tion @fon­da­tion le cor bu si er. fry tel .0033014288 7572). Pa­ra leer, les mul ti­ples vi es del’ ap par te­men t-ate­lier le corb usier, par franz graf et giu lia ma­rino.

La ca­ma, anor­mal­men­te al­ta, per­mi­te ad­mi­rar las vis­tas por en­ci­ma de la ba­ran­di­lla del bal­cón

En la pro­lon­ga­ción del ta­ller, pri­mer plano de la me­sa de des­pa­cho de Le Corbusier don­de al­ma­ce­na­ba pa­pe­les. Abier­to so­bre ella, el li­bro El­poe­ma­de­lán­gu­lo­rec­to, pu­bli­ca­do en 1955. La fo­to mues­tra el gran des­or­den que rei­na­ba en el ta­ller del maes­tro que fue campeón del pu­ris­mo.

El sa­lón en los años 30 (arri­ba, iz­quier­da); en el cen­tro, al­fom­bra de cue­ro de va­ca de la pam­pa ar­gen­ti­na y pro­to­ti­po del si­llón Grand­con­fort, de Le Corbusier, Char­lot­te Pe­rriand y Pie­rre Jean­ne­ret. En la en­tra­da (arri­ba), la es­ca­le­ra he­li­coi­dal, con su ram­pa de for­ma or­gá­ni­ca que sube al quios­co ver­de del jar­dín, a la ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos y al te­ja­do-te­rra­za.

Pers­pec­ti­va del sa­lón en la ac­tua­li­dad. El vo­lu­men que de­ja ocul­ta la ma­qui­na­ria del as­cen­sor ser­vía pa­ra ex­po­ner ob­je­tos que el ar­qui­tec­to co­lec­cio­na­ba: con­chas, tro­zos de ma­de­ra e, in­clu­so, un pro­to­ti­po de su cé­le­bre asien­to LC3, que en­cuen­tra su ré­pli­ca apo­ya­da en la pa­red. En el sue­lo, a sus pies, al­fom­bra de piel de po­tro.

Di­se­ño pro­pio. El so­fá de tres pla­zas, el si­llón bas­cu­lan­te LC1 (Cas­si­na), la me­sa ba­ja en for­ma de cor­te de tron­co de ár­bol y el apli­que (Ne­mo Ligh­ting) son de Le Corbusier. Al fon­do, dos pa­ne­les pi­vo­tan­tes a am­bos la­dos del ves­tí­bu­lo de en­tra­da per­mi­ten ais­lar, el ta­ller de pin­tu­ra y la par­te pri­va­da, cuan­do hay visita. El sa­lón en los años 60, (aba­jo, iz­quier­da), con el ca­na­pé LC5 y la es­cul­tu­ra de Jac­ques Lip­chitz. Y..., en 1965. Aba­jo, con pa­re­des bi­co­lor y luz ce­ni­tal. Si­lla de Tho­net, cua­dro de Le Corbusier (1919) y es­cul­tu­ra de Hen­ri Lau­rens en el ni­cho.

El co­me­dor es­tá amue­bla­do con si­llas Tho­net y una me­sa de már­mol di­se­ña­da por Le Corbusier. Al fon­do, in­te­gra­do en el ven­ta­nal acris­ta­la­do, ni­cho de vi­drios de co­lo­res, crea­do por el ar­qui­tec­to unos me­ses an­tes de su muer­te.

Ilu­mi­na­do trans­ver­sal­men­te por los va­nos acris­ta­la­dos de las dos fa­cha­das del edi­fi­cio, el ta­ller era tan lu­mi­no­so co­mo di­fí­cil de vi­vir en ve­rano por el ca­lor. Ba­jo la gran bóveda blan­ca de ca­si 6 m de an­cho, 12 m de lar­go y 3,50 m de al­to, Le Corbusier con­ser­vó en bru­to el ta­bi­que de mam­pos­te­ría del in­mue­ble co­lin­dan­te que en­con­tra­ba “ad­mi­ra­ble”. Ta­bu­re­tes- cu­bo de cas­ta­ño, crea­dos en 1952 pa­ra la ca­ba­ña de Ro­que­bru­ne (Cas­si­na), pro­yec­to­res con­ce­bi­dos en 1954 pa­ra el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Chan­di­garh (Ne­mo Light­ning) y cua­dro- co­lla­ge de él mis­mo (Ga­le­ría Zlo­tows­ki).

Vis­ta del apar­ta­men­to- ta­ller des­de la en­tra­da. Se re­cor­ta a con­tra­luz una es­cul­tu­ra de Jac­ques Lip­chitz. Al fon­do, el lu­mi­no­so co­me­dor con te­cho abo­ve­da­do y si­lle­ría Tho­net. Es­tas imá­ge­nes de ar­chi­vo han si­do cla­ve pa­ra re­cons­truir fiel­men­te to­das las es­tan­cias.

Sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción fren­te a las mi­ra­das, el ba­ño de su es­po­sa Yvon­ne, que al prin­ci­pio se enojó por de­jar a sus ami­gos de Saint- Ger­main- de­sP­rés, aca­bó por ha­bi­tuar­se a su nue­vo apar­ta­men­to. El to­ca­dor en ma­de­ra, el es­pe­jo y el es­tan­te es­tán ado­sa­dos al ta­bi­que di­vi­so­rio que ocul­ta el inodo­ro.

En el ba­ño de Le Corbusier (arri­ba), las for­mas or­gá­ni­cas de la du­cha re­pli­can la cur­va del te­cho. En el ni­cho de la pa­red, ja­rra de Ana­to­lia en te­rra­co­ta gris, que an­tes pre­si­día la chi­me­nea de su ho­gar en la ca­lle Ja­cob, en Saint- Ger­main- des- Prés. La po­li­cro­mía de la ha­bi­ta­ción es muy mar­ca­da co­mo en la sa­la de es­tar. Ori­gi­nal­men­te, ha­bía un ta­piz de Sa­lu­bra azul y ro­jo que eli­mi­nó el pa­so del tiem­po. Las lám­pa­ras de ca­be­ce­ra se han sus­ti­tui­do por un úni­co pun­to de luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.