UNA JO­YA EN LA MEDINA. El riad de Mai­te y Pao­lo Bul­ga­ri en Ma­rra­kech, de­co­ra­do por Pa­blo Pa­nia­gua, es un cri­sol de cul­tu­ras y un sue­ño per­so­nal he­cho reali­dad.

Al es­ti­lo de los ga­bi­ne­tes de cu­rio­si­da­des, la ca­sa de Mai­te y Pao­lo Bul­ga­ri en Ma­rra­kech, de­co­ra­da por Pa­blo Pa­nia­gua, ate­so­ra des­de ta­ra­cea gra­na­di­na, a or­fe­brer’a si­ria, eba­nis­ter’a ma­rro­qu’ o ala­bas­tros egip­cios.

ELLE Decoration (Spain) - - Sumario - FO­TOS: GER­MÁN SAIZ. TEX­TO: BEA­TRIZ FABIÁN.

To­do o na­da, con es­ta fra­se en la men­te, el in­terio­ris­ta Pa­blo Pa­nia­gua di­bu­jó ca­da de­ta­lle de la de­co­ra­ción del riad en Ma­rra­kech de Mai­te y Pao­lo Bul­ga­ri -presidente de la fir­ma de jo­yas fun­da­da en 1884 en Roma-. Am­bos so­ña­ban con dar­le un gi­ro orien­ta­lis­ta a su ca­sa de Ma­rrue­cos, si­tua­da en el co­ra­zón de la Medina jun­to a uno de los tres pa­la­cios reales de la ciu­dad, el Dar El Ba­cha. Los riad ale­da­ños refl eja­ban una tra­di­ción de­ci­di­da­men­te afran­ce­sa­da y fue en un via­je a Se­vi­lla, ad­mi­ra­dos por la belleza de La Gi­ral­da y su si­mi­li­tud con la Mez­qui­ta Ku­tu­bía de Ma­rra­kech y con la To­rre Ha­san de Ra­bat, cuan­do de­ci­die­ron que se­ría me­jor bus­car re­fe­ren­cias an­da­lu­zas. “Pen­sa­ron que era en Andalucía don­de se­gu­ro en­con­tra­rían ese pun­to de vis­ta eu­ro­peo con la me­mo­ria pues­ta en la he­ren­cia is­lá­mi­ca de la Pe­nín­su­la y en la his­to­ria de Al-an­da­lus”, di­ce el de­co­ra­dor ma­la­gue­ño que lo­gró ha­cer­se con un mag­ní­fi­co desafío. “Tan­to Mai­te co­mo Pao­lo han es­ta­do muy in­vo­lu­cra­dos en el pro­yec­to y, al tiem­po que han mar­ca­do una to­tal li­ber­tad, su per­so­na­li­dad e in­di­ca­cio­nes es­tán pre­sen­tes en la ca­sa”, con­ti­núa. “Pa­ra crear un len­gua­je di­fe­ren­te a lo que se en­tien­de des­de oc­ci­den­te por una ca­sa en Ma­rrue­cos”, in­di­ca, pu­so en mar­cha va­rias lí­neas de es­tu­dio. Por un la­do, se pro­pu­so co­no­cer a fon­do la ar­te­sa­nía is­lá­mi­ca y, por otro, acu­dir a la pin­tu­ra orien­ta­lis­ta fran­ce­sa “pa­ra en­ten­der có­mo eran los in­te­rio­res an­tes de la lle­ga­da de los eu­ro­peos y de que con­ta­gia­ran un re­fi­na­mien­to afran­ce­sa­do”, aña­de.

Tras una aven­tu­ra de tres años, igual nú­me­ro de ce­le­bra­cio­nes del Ra­ma­dán, otras tan­tas fies­tas del cor­de­ro y dos na­vi­da­des, es­te fan­tás­ti­co riad ha vis­to re­con­fi­gu­ra­da su dis­tri­bu­ción con la apor­ta­ción de una ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior ba­sa­da en la esen­cia de Ma­rrue­cos. El tra­ta­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co, ar­te­sa­nal y de in­terio­ris­mo, ha al­can­za­do las al­tas co­tas de ca­li­dad que acos­tum­bra a de­mos­trar un in­terio­ris­ta tan pro­fe­sio­nal y sen­si­ble ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Pa­blo Pa­nia­gua, li­cen­cia­do en His­to­ria del ar­te en Málaga, di­plo­ma­do en Ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior en Madrid y más­ter en Ar­tes De­co­ra­ti­vas en Roma.

Ta­ra­cea gra­na­di­na, or­fe­bre­ría si­ria, eba­nis­te­ría ma­rro­quí o ala­bas­tro egip­cio, nin­guno de los ele­men­tos or­na­men­ta­les em­plea­dos son aje­nos a Ma­rrue­cos a pe­sar de su va­ria­da pro­ce­den­cia. “Es un cri­sol de cul­tu­ras”, in­di­ca Pa­blo Pa­nia­gua, y aña­de: “he­mos reuni­do ob­je­tos com­pra­dos en cuatro ciu­da­des im­pe­ria­les ma­rro­quíes, Mek­nes, Ra­bat, Fez y Ma­rra­kech; pie­zas su­yas de co­lec­ción, co­mo los ala­bas­tros egip­cios; al­gu­nas pin­ce­la­das fran­ce­sas y di­se­ños

ad­hoc”. Y, fru­to de una pro­fun­da bús­que­da, ar­te­sa­nía de tra­di­ción is­lá­mi­ca, que bor­da la ex­ce­len­cia de ca­li­dad pe­di­da por los pro­pie­ta­rios. Sal­vo esos ejem­plos, los due­ños desea­ban que to­do se que­da­se en Ma­rrue­cos, que­rían una relación de cer­ca­nía “no se sien­ten ex­tra­ños sino ve­ci­nos”, co­men­ta. Del Ba­jo y Me­dio Atlas, pro­vie­nen te­ji­dos de al­fom­bras o cor­ti­nas. En­tre las ha­za­ñas lo­gra­das, des­ta­ca una te­la con pa­sa­ma­ne­ría he­cha en Se­vi­lla, con hi­lo y la­na ma­rro­quíes, cu­yo en­re­ja­do mez­cla ar­te­sa­nía is­lá­mi­ca e in­fluen­cias de una pie­za ron­de­ña, y que su­pu­so ocho me­ses de tra­ba­jo. A los te­ji­dos ar­te­sa­na­les, se su­man fir­mas oc­ci­den­ta­les co­mo Dong­hia, For­tuny, Gas­tón y Da­nie­la, Jim Thom­son, John Boyd, Lo­ro Pia­na o Ru­be­lli.

El tra­ta­mien­to de sue­los y pa­re­des cons­ti­tu­yen uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos, con­tri­bu­yen a una in­mer­sión to­tal en el más tí­pi­co am­bien­te ma­rro­quí y res­pon­den a la idea de que to­do pa­re­cie­ra que lle­va allí años. En ello in­ci­den, las pa­re­des de ta­de­lakt, re­vo­co de mor­te­ro de cal y are­na tra­di­cio­nal ma­rro­quí aca­ba­do con ja­bón ne­gro y acei­te de oli­va, que se com­bi­na con zó­ca­los de ze­lli­ge, otra ar­te­sa­nía tí­pi­ca, a ba­se de te­se­las ce­rá­mi­cas, tam­bién pre­sen­te en mu­chos de los sue­los, y en al­gún zó­ca­lo, si­guien­do pa­tro­nes to­ma­dos de la Al­ham­bra de Granada. Los te­chos ele­van el lis­tón de­co­ra­ti­vo con mo­de­los de Gus­ta­vo Pa­nia­gua, ba­sa­dos en ar­te­so­na­dos de Ma­rra­kech del s. XVI que co­nec­tan con di­se­ños es­pa­ño­les de tra­di­ción mu­dé­jar. Pa­ra el co­lo­ri­do, el de­co­ra­dor ha com­bi­na­do los clá­si­cos de la ar­te­sa­nía en Ma­rra­kech, blan­co, ver­de y bur­deos, uni­dos a su co­lor fe­ti­che, el azul. Y, pa­ra ter­mi­nar, un de­ta­lle im­per­cep­ti­ble a la vis­ta, y es que gra­cias a que los ar­te­so­na­dos se han de­ja­do a po­ro abier­to, el aro­ma de ce­dro se ex­tien­de por las es­tan­cias. Otro de los sue­ños de Mai­te Bul­ga­ri, que olie­se a Ma­rrue­cos, he­cho reali­dad.

“MA­RRA­KECH ES UN LU­GAR ÚNI­CO EN TO­DO EL MUN­DO, EL RIAD EN PLENO CO­RA­ZÓN DE LA MEDINA ES CO­MO UN SANTUARIO”

Ar­que­ría de la fuen­te. Arri­ba iz­da., do­mi­na la mo­nu­men­tal lám­pa­ra si­ria en bron­ce y pla­ta de un an­ti­cua­rio de Ma­rra­kech. Las bu­ta­cas es­pa­ño­las de no­gal del s. XVII se ta­pi­za­ron con te­las an­ti­guas ma­rro­quíes. Es­tar abier­to al pa­tio. Arri­ba, de­re­cha, pa­re­des re­vo­ca­das en ta­de­lakt y te­cho con ar­te­so­na­do an­ti­guo de la­ce­ría de la Medina. En el sue­lo, al­fom­bra de la­na ma­rrón y es­te­ra mau­ri­ta­na y, so­bre la me­sa de no­gal con ta­ra­cea de ma­dre­per­la si­ria, lám­pa­ra di­se­ño del es­tu­dio. Una lám­pa­ra ma­rro­quí, de­re­cha, al es­ti­lo de las de la Mez­qui­ta de Ben Yu­seff, do­mi­na la chi­me­nea, di­se­ño de Gus­ta­vo Pa­nia­gua. El zó­ca­lo ex­hi­be caí­das de te­las de ra­so. So­bre la al­fom­bra tra­di­cio­nal ma­rro­quí, me­sa de ma­de­ra de ar­gán de Mau­ri­ta­nia con ban­de­ja y or­fe­bre­ría si­ria del si­glo XVIII. Los tor­che­ros de pla­ta del s. XIX son tam­bién si­rios, co­mo las lám­pa­ras de acei­te, del s. XVIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.