VUEL­TA A LA EX­CE­LEN­CIA

ELLE Decoration (Spain) - - Casas - FO­TOS: MON­TSE GARRIGA. TEX­TO: ANA RO­DRÍ­GUEZ FRÍAS.

La in­terio­ris­ta Be­lén Do­mecq de­vuel­ve al­ma y es­plen­dor a una ca­sa ma­dri­le­ña de co­mien­zos del si­glo XX, en un pro­yec­to en el que dia­lo­gan con maes­tría lo clá­si­co y lo con­tem­po­rá­neo.

l mun­do se di­vi­de en­tre los que se aco­mo­dan en su zo­na de con­fort y los que no te­men al ries­go ni a los re­tos que les po­nen a prue­ba. En­tre es­tos úl­ti­mos es­tá Be­lén Do­mecq, ar­qui­tec­ta de in­te­rio­res lí­der de Gru­po Cos­mic. En 2014 re­ci­bió una ofer­ta que su­po­nía un desafío: de­vol­ver el es­plen­dor ar­qui­tec­tó­ni­co clá­si­co a una ca­sa se­ño­rial cons­trui­da en 1914 por el ar­qui­tec­to ca­ta­lán Al­ber­to Fitz y Ló­pez en el ba­rrio de Sa­la­man­ca de Madrid. A lo lar­go del si­glo XX y tras pa­sar por va­rias ma­nos que, a su vez, la ha­bían mo­dif­ca­do, la vi­vien­da ha­bía ido per­dien­do los ele­men­tos de su ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal. Sus ac­tua­les pro­pie­ta­rios com­pra­ron la ca­sa que en­ton­ces al­ber­ga­ba unas of­ci­nas, y en­car­ga­ron a Do­mecq que re­cu­pe­ra­ra su esen­cia clá­si­ca y su ref­na­mien­to, y la con­vir­tie­ra en un lu­gar apro­pia­do pa­ra la vi­da de una fa­mi­lia del s. XXI. La in­terio­ris­ta con­tó con un gran alia­do: el ar­qui­tec­to y ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Ge­ne­ral del Ar­te, ex­per­to en ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca, Rafael Man­zano Mar­tos, quien le ase­so­ró de mu­chas ma­ne­ras. Por ejem­plo, guián­do­le pa­ra re­cu­pe­rar los pla­nos

his­tó­ri­cos del pro­yec­to ori­gi­nal, que dor­mi­ta­ban en los ar­chi­vos de ur­ba­nis­mo del Ayun­ta­mien­to de Madrid. Ade­más, la ex­pe­rien­cia de Man­zano en ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca fue fun­da­men­tal a la ho­ra de di­bu­jar y di­se­ñar co­lum­nas, ar­te­so­na­dos, cor­ni­sas, mol­du­ras, fri­sos, pi­las­tras, ar­qui­vol­tas… y mu­chos otros ele­men­tos que res­tau­ran la mag­nif­cen­cia de la ca­sa. Be­lén Do­mecq y su equi­po no so­lo es­tu­dia­ron a fon­do los pla­nos ori­gi­na­les, sino tam­bién in­ves­ti­ga­ron la tra­yec­to­ria del ar­qui­tec­to Fitz y Ló­pez, con el fn de acer­car­se lo más po­si­ble a có­mo ha­bía si­do el edif­cio en su ori­gen. “Es­tu­dia­mos to­das sus obras, so­bre to­do las de Madrid, sus gus­tos, sus ma­nías, sus de­bi­li­da­des…”, nos cuen­ta la in­terio­ris­ta. Otro acier­to fue la elec­ción de ele­men­tos de di­se­ño con­tem­po­rá­neo que con­vi­ven ma­ra­vi­llo­sa­men­te con una ca­ja clá­si­ca. “Ha si­do un tra­ba­jo en equi­po. Man­zano Mar­tos nos per­mi­tió cier­tas con­ce­sio­nes. Por ejem­plo, a él le hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer un sue­lo clá­si­co, pe­ro no­so­tros que­ría­mos in­tro­du­cir nues­tro pun­to ac­tual, se­ña­la la in­terio­ris­ta. E hi­ci­mos unas hojas con­tem­po­rá­neas en unas em­bo­ca­du­ras clá­si­cas en las puer­tas de más de 3 m de al­tu­ra”. A mo­der­nos mue­bles se su­ma­ron ma­te­ria­les no­bles y te­ji­dos na­tu­ra­les, se­das, al­go­do­nes, la­nas, cash­me­res... “Por con­tras­te, el di­se­ño con­tem­po­rá­neo y el clá­si­co se po­ten­cian mu­tua­men­te”, afrma Mar­cos Arias, in­terio­ris­ta de Gru­po Cos­mic. Los to­nos ele­gi­dos, gri­ses, beis y blan­cos ro­tos, ne­gros, cru­dos... son la ba­se neu­tra per­fec­ta pa­ra las obras de ar­te mo­derno que po­seen los due­ños, y que de­ter­mi­na­ron en gran me­di­da la de­co­ra­ción de la ca­sa. Se pen­só cui­da­do­sa­men­te dón­de es­ta­ría ca­da una, su ilu­mi­na­ción y qué pie­zas la acom­pa­ña­rían. Las pa­re­des del sa­lón, de 5,8 m de al­tu­ra, se en­te­la­ron con la­na en bus­ca de ca­li­dez. “Es una ca­sa es­pec­ta­cu­lar en cuan­to a sus pro­por­cio­nes y a to­do, pe­ro no es es­tri­den­te ni os­ten­to­sa, no pre­ten­de na­da, sino sim­ple­men­te el res­pe­to a su pro­yec­to ori­gi­nal, ba­sa­do en la ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca”, afrma la in­terio­ris­ta. “Una de las pre­mi­sas del clien­te fue dar prio­ri­dad a la vi­da fa­mi­liar. Y ello ha de­ter­mi­na­do que ha­ya mu­chos es­pa­cios pa­ra es­tar, pa­ra sen­tar­se, pa­ra con­vi­vir, más que mue­bles pa­ra ex­po­ner”, con­clu­yen los in­terio­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.