OPI­NIÓN

ELLE Gourmet - - Sumario - POR LAU­RA PON­TE MO­DE­LO Y EM­PRE­SA­RIA

Lau­ra Pon­te y el me­nú de los avio­nes.

Cuan­do el es­tó­ma­go ru­ge soy ca­paz de abrir la ne­ve­ra diez, quin­ce o vein­te ve­ces y de ce­rrar­la otras tan­tas sin ob­te­ner re­sul­ta­do. Y no es por­que es­té pre­ci­sa­men­te va­cía. Me con­si­de­ro una de esas per­so­nas que ne­ce­si­tan a su la­do a al­guien con de­ter­mi­na­ción y gran­des do­sis de pa­cien­cia, al­go que es ex­ten­si­ble a dis­tin­tos as­pec­tos de mi vi­da pe­ro que se con­cen­tra en la re­la­ción que man­ten­go con la co­mi­da. Por­que me en­can­ta co­mer y me en­tu­sias­ma la bue­na me­sa, pe­ro tam­bién me gus­ta la co­ci­na me­nos sa­lu­da­ble, in­clu­so lo que vie­ne ya pre­pa­ra­do, los fri­tos y los pla­tos que es­tán lis­tos en tres mi­nu­tos. Sal­vo a la cas­que­ría, no le ha­go as­cos a na­da, in­de­pen­dien­te­men­te de si lo que ten­go de­lan­te es de­li­ca­dí­si­mo o un en­gru­do pre­ten­cio­so (eso sí: po­seo un buen ol­fa­to, con lo que lo ran­cio y lo pa­sa­do de fe­cha no cue­lan). Así que, efec­ti­va­men­te, soy la que co­me de to­do. En cual­quier si­tio, en cual­quier mo­men­to. Y tam­bién soy muy in­de­ci­sa cuan­do de­bo ele­gir lo que lle­var­me a la bo­ca, ex­cep­to en mo­men­tos pun­tua­les en los que mur­mu­ro (siem­pre a des­tiem­po) mis ape­ten­cias y mis ca­pri­chos cu­li­na­rios. «Qué ga­nas de ir a un etío­pe o de pro­bar una bue­na car­ne» (en esos ca­sos, lo ha­bi­tual es que el res­tau­ran­te es­té ce­rra­do o que sea muy tar­de).

Cuan­do me veo obli­ga­da a ele­gir, me sien­to co­mo si me en­con­tra­se en el pla­tó de Pa­sa­pa­la­bra. Len­ta, des­orien­ta­da... y ob­ser­va­da. To­do lo que han pe­di­do mis com­pa­ñe­ros de me­sa me tien­ta y, an­te el gran te­mor a equi­vo­car­me, aca­bo pre­gun­tán­do­le al ca­ma­re­ro qué es lo más ri­co de la car­ta. El drama no ter­mi­na ahí: el ca­ma­re­ro sue­le su­ge­rir­me el úni­co pla­to que ya ha­bía con­se­gui­do des­te­rrar. Mi de­ses­pe­ra­ción desem­bo­ca en un pues es­toy en­tre car­ne y pes­ca­do, y de­jo la de­ci­sión en ma­nos del chef, aun a sa­bien­das de que en­tre fo­go­nes a ve­ces in­tere­sa sa­car lo que es­tá a pun­to de ir la ba­su­ra pe­ro con fe en que el ego del co­ci­ne­ro se en­cien­da y es­te se es­me­re más de lo acos­tum­bra­do.

En mi ca­so, lo de co­mer es un pla­cer tie­ne que ver con la tran­qui­li­dad que vie­ne con el pri­mer bo­ca­do. Lue­go lle­ga­rán los sa­bo­res. Y la sa­tis­fac­ción de ha­ber ter­mi­na­do la ges­tión con éxi­to. Por eso el pa­raí­so pa­ra al­guien co­mo yo son los avio­nes. O lo eran. Aho­ra los asien­tos son más cor­tos y los me­nús, más lar­gos. Qué fe­li­ces mis días cuan­do pa­sa­ban esos ca­rros con ban­de­ji­tas tan bien or­ga­ni­za­das, con un po­co de man­te­qui­lla, el pan, el que­so, una en­sa­la­da y un pos­tre. Y mi es­trés se re­su­mía en un chicken or beef ? Te abrían la ta­pa me­tá­li­ca y se aven­tu­ra­ban a con­tar­te que siem­pre era más tierno lo que lle­va­ba sal­sa. Aho­ra, con tan­to ve­gano, el de­ba­te es en­tre el pollo y la pas­ta. Ga­na la pas­ta: di­cen que los hi­dra­tos dan sue­ño y pue­de que, así, el tra­yec­to (y el pro­pó­si­to) se ha­ga me­nos lar­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.