Trancoso, pa­raí­so chic

Con su am­bien­te ‘slow chic’ y su ar­se­nal de pla­yas pa­ra­di­sia­cas, TR ANCOSO es el nue­vo des­tino vip pa­ra des­co­nec­tar.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR SU­SAN ME­NÉN­DEZ. FO­TOS: RO­MAIN RI­CARD

Quien viene a Trancoso se que­da en Trancoso. El di­cho po­pu­lar se re­pi­te co­mo un man­tra de buen agüe­ro en es­te lu­mi­no­so edén, y no sin ra­zón. Des­de que el mo­vi­mien­to hippy lo des­cu­brió en la dé­ca­da de los años 70 y lo re­bau­ti­zó co­mo la Goa de Bra­sil, el pe­que­ño pue­blo de pes­ca­do­res ha atra­pa­do con su ma­gia a los via­je­ros más bre­ga­dos y cos­mo­po­li­tas del mun­do. Re­fu­gio fe­ti­che de los ar­tis­tas tro­pi­ca­lis­tas Gal Costa, Gil­ber­to Gil y Cae­tano Ve­lo­so cuan­do aún no lle­ga­ba el

FUE UNA ME­CA ‘ARTY’ Y ‘HIPPY’ EN LA DÉ­CA­DA DE LOS AÑOS 70: AÚN NO HA­BÍA LUZ ELÉC­TRI­CA NI TE­LÉ­FONO EN EL PUE­BLO

te­lé­fono y ape­nas ha­bía un par de tas­cas, Trancoso ha ga­na­do en ser­vi­cios en es­tas dé­ca­das y por sus ca­lles se pa­sean aho­ra fa­mo­sos y mi­llo­na­rios. Sin em­bar­go, su es­pí­ri­tu bohe­mio y la sen­ci­llez con­ta­gio­sa de sus gen­tes si­guen in­tac­tos. Po­co im­por­ta que te lla­mes Gi­se­le Bünd­chen, Leo­nar­do DiCa­prio, Fra­nçois-Hen­ri Pi­nault o Be­yon­cé, por­que aquí no hay lu­gar pa­ra la os­ten­ta­ción ni los arre­ba­tos de di­vis­mo. De he­cho, el ma­yor lu­jo que ofre­ce es­te des­tino es, pre­ci­sa­men­te, el ano­ni­ma­to y la ga­ran­tía de un es­ti­lo de vi­da slow, en el que el re­loj no man­da y don­de el cal­za­do ofi­cial (de día y de no­che) son las flip-flops.

Unos 750 ki­ló­me­tros al sur de Sal­va­dor de Bahía, Trancoso se en­cuen­tra

en una fran­ja de pla­yas pa­ra­di­sia­cas y sel­va co­no­ci­da co­mo la costa del Des­cu­bri­mien­to, a la que lle­ga­ron en 1500 los ex­plo­ra­do­res por­tu­gue­ses. Aquí cons­tru­ye­ron los je­sui­tas una de las pri­me­ras igle­sias ca­tó­li­cas de Bra­sil, y, en torno a ella y su ex­pla­na­da, lla­ma­da el Qua­dra­do, to­da­vía gra­vi­ta la ac­ti­vi­dad so­cial del pue­blo, des­de las ro­das de ca­poei­ra y los par­ti­dos de fút­bol im­pro­vi­sa­dos a me­dia tar­de has­ta las gran­des fies­tas a rit­mo de can­dom­blé, ri­tual que in­va­de la ma­dru­ga­da con sus tam­bo­res. Ro­dea­do de gran­des ár­bo­les y ca­sas de co­lo­res lla­ma­ti­vos, al caer el sol el Qua­dra­do se lle­na de vi­da, pe­ro de una vi­da pau­sa­da, ilu­mi­na­da por cien­tos de fa­ro­li­llos y ba­ña­da por la bri­sa del mar y el sua­ve so­ni­do de

la bos­sa no­va. Ni rastro de ró­tu­los de neón, nin­gu­na fran­qui­cia o bou­ti­que de lu­jo, só­lo co­que­tas tien­das de ar­te­sa­nía, de de­co­ra­ción y de mo­da boho chic, gran par­te de ellas re­gen­ta­das por ex­tran­je­ros que irra­dian fe­li­ci­dad des­de que lle­ga­ron a es­te rin­cón de Bahía y ca­ye­ron pre­sa de su embrujo. Uno de ellos es Wil­bert Das, ex di­rec­tor ar­tís­ti­co de la fir­ma Die­sel y due­ño de la pou­sa­da Uxua, una do­ce­na de an­ti­guas ca­sas de pes­ca­do­res re­con­ver­ti­das con mi­mo en sui­tes rús­ti­cas con un ser­vi­cio de cin­co es­tre­llas (hab. doble des­de 450 €, www.uxua.com).

LAS ‘CELEBS’ LLE­GAN EN BUS­CA DE SEN­CI­LLEZ ‘DE­LU­XE’, SOL... Y ANO­NI­MA­TO

Pe­ro, sin du­da, el gran lu­jo de Trancoso son sus ho­ras de sol y sus in­nu­me­ra­bles pla­yas (cuan­to más ale­ja­das, más tran­qui­las), co­mo la de los Na­ti­vos, don­de se pue­de pa­sear a ca­ba­llo por el im­pe­ca­ble are­nal, y las de Río de Ba­rra, los Co­quei­ros, Río Ver­de, Ita­que­na y Pun­ta de Ita­po­ro­ro­ca. Por su par­te, la del Es­pe­jo, una de las más be­llas del país, es de ac­ce­so com­pli­ca­do, aun­que tie­ne co­mo va­lor aña­di­do el chi­rin­gui­to Da Sil­vin­ha, un lu­gar mo­des­to pe­ro de cul­to pa­ra pre­miar a los sen­ti­dos con pla­tos tí­pi­cos, co­mo la mo­que­ca de pei­xe y el aca­ra­jé. ■

Mú­si­ca y ar­te en la ca­lle

Ca­sas al­re­de­dor del Qua­dra­do

Pis­ci­na del res­tau­ran­te El Gor­do (el­gor­do­tran­co­so.com)

Un co­me­dor del ho­tel Uxua

De­co­ra­ción con ar­te­sa­nía lo­cal

Ca­da ‘sui­te’ es una ca­sa in­di­vi­dual

Igle­sia de San Juan Bau­tis­ta, en la pla­za del Qua­dra­do

Ca­ba­ña de lu­jo del ho­tel Uxua Co­cos re­co­gi­dos en la playa Res­tau­ren­te del ho­tel Uxua Tien­da de ar­te­sa­nía lo­cal Di­vino’s (pla­za de San Juan Bau­tis­ta)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.