UN FU­TU­RO REAL

Ocu­pa el pues­to 36º en la lí­nea de su­ce­sión al TRONO bri­tá­ni­co, bus­ca po­ten­ciar el la­do crea­ti­vo de la es­ce­na ‘fas­hion’, ido­la­tra a Vi­vien­ne West­wood y ha he­cho de la cu­rio­si­dad y la exi­gen­cia sus ta­lis­ma­nes.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR CLAUDIA SÁIZ. FO­TOS: MA­RIO SIE­RRA. REA­LI­ZA­CIÓN: SYL­VIA MONTOLIÚ

Ame­lia Wind­sor po­ten­cia su la­do crea­ti­vo más ‘fas­hio­nis­ta’.

Re­cuer­da a una de las mo­de­los de las obras pre­rra­fae­li­tas. O a un óleo de Ti­ziano. O a un per­so­na­je de un cuen­to de Le­wis Ca­rroll. Me­nu­da, men­tón li­ge­ra­men­te des­di­bu­ja­do, ojos vi­va­ra­chos y tez son­ro­sa­da. Lady Ame­lia Sop­hia Theo­do­ra Mary Mar­ga­ret Wind­sor (Cam­brid­ge, 1995) es mag­né­ti­ca e in­dó­mi­ta. No en­ca­ja en el pa­trón. No hay na­da fin­gi­do en su na­tu­ra­li­dad. Ella mis­ma lo ex­pli­ca: «No me com­por­to aquí de ma­ne­ra dis­tin­ta a co­mo lo ha­go con mi fa­mi­lia; no ten­go un per­so­na­je del que me vis­ta y pro­te­ja». Es ex­tro­ver­ti­da, ale­gre, y da mues­tras de una ma­du­rez in­só­li­ta pa­ra su edad. Sus ma­ne­ras re­gias de­la­tan su as­cen­den­cia. La ter­ce­ra de tres her­ma­nos –tras Ed­ward, lord Down­pa­trick, de 29 años, y lady Ma­ri­na Char­lot­te, de 25–, es la hi­ja pe­que­ña del con­de de St An­drews, Geor­ge Wind­sor, pri­mo­gé­ni­to de los du­ques de Kent y apo­da­do Gentle en la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca, y de Syl­va­na To­ma­se­lli, aca­dé­mi­ca e his­to­ria­do­ra en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. Ocu­pa el pues­to 36º en la lí­nea de su­ce­sión al trono, ha he­re­da­do la be­lle­za de su abue­la pa­ter­na, Kat­ha­ri­ne Wors­ley, y se ha con­ver­ti­do en la re­en­car­na­ción de su bi­sa­bue­la, la prin­ce­sa Ma­ri­na de Gre­cia, her­ma­na del rey Jor­ge VI de Reino Uni­do, pa­dre de Isa­bel II, y mu­sa en la dé­ca­da de los 50 del fo­tó­gra­fo Ce­cil Bea­ton. Y, al igual que ella, Ame­lia tie­ne la cua­li­dad de trans­for­mar en ten­den­cia to­dos los es­ti­lis­mos que adop­ta. Aun­que ac­tual­men­te es­tu­dia el ter­cer cur­so de Fran­cés e Ita­liano en la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go, sus in­cur­sio­nes en el cir­cui­to de la mo­da pa­re­cen ser al­go más que una anéc­do­ta. En fe­bre­ro de 2017 pro­ta­go­ni­zó tan­to el des­fi­le de oto­ño de Dol­ce & Gab­ba­na co­mo su cam­pa­ña de in­vierno, en abril par­ti­ci­pó en otra de la fir­ma de cal­za­do Pe­ne­lo­pe Chil­vers –se ro­dó en An­da­lu­cía du­ran­te la ro­me­ría de El Ro­cío–, aca­ba de fi­char por Storm Mo­dels, la agen­cia que des­cu­brió, en­tre otras, a las tops bri­tá­ni­cas Ka­te Moss y Ca­ra De­le­vin­gne, y es­tá desa­rro­llan­do sus prác­ti­cas en la se­de de Bul­ga­ri, en Ro­ma, don­de vi­ve des­de unos me­ses atrás. Cual­quier ex­pre­sión artística es bue­na pa­ra es­ta jo­ven ávi­da de cul­tu­ra, que ado­ra a Za­die Smith, ido­la­tra a Vi­vien­ne West­wood y par­ti­ci­pa en va­rias cau­sas so­li­da­rias. Una prin­ce­sa por sor­pre­sa que ha he­cho de la cu­rio­si­dad y la exi­gen­cia sus ta­lis­ma­nes, y de la au­ten­ti­ci­dad, su se­llo per­so­nal.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti la mo­da?

Es ar­te, es ex­pre­sión, es be­lle­za.

Tu se­cre­to pa­ra acer­tar siem­pre es...

No pen­sar. Rom­per con las re­glas. No pre­ten­der ser al­guien que no eres. El es­ti­lo es una ex­ten­sión de la per­so­na­li­dad.

Se­gún esa re­gla, ¿có­mo te des­cri­bi­rías?

Alo­ca­da. Ines­pe­ra­da. Veo mis fa­llos co­mo al­go po­si­ti­vo, ya que me mue­ven a es­tar muy por en­ci­ma de ellos y a es­for­zar­me pa­ra ha­cer las co­sas me­jor. Su­pon­go que de ahí viene mi de­seo de con­tri­buir con al­go ver­da­de­ra­men­te bueno y de lo que me sien­ta or­gu­llo­sa. Me en­can­ta ese ti­po de per­so­nas con olor a quie­ro, pue­do y me lo me­rez­co;

con gus­to a no lo sé to­do, es­cu­cho y apren­do; con mi­ra­da de sí y son­ri­sa de gra­cias.

¿Có­mo te ves den­tro de ese universo?

Me gus­ta­ría for­mar par­te de la es­pi­ral de in­no­va­ción y crea­ti­vi­dad que ge­ne­ra una gran mar­ca. Im­pul­sar un brand con­sul­ting mo­derno. Trans­gre­dir las nor­mas, co­la­bo­rar con ar­tis­tas, po­ten­ciar el la­do di­gi­tal de una ca­sa, par­ti­ci­par en acon­te­ci­mien­tos que ha­gan vi­brar el pla­ne­ta.

Un ejem­plo? Tra­ba­jar con Ale­xan­dre de Be­tak, el pro­duc­tor de des­fi­les. Siem­pre se ha si­tua­do a la van­guar­dia. Es un hom­bre es­pe­cia­li­za­do en pro­nos­ti­car en qué con­sis­ti­rá el fu­tu­ro. Federico Fe­lli­ni se ha­bría re­co­no­ci­do en una de sus fas­tuo­sas pues­tas en es­ce­na.

Es pio­ne­ro en el uso de nue­vas tec­no­lo­gías en el te­rreno fas­hion y ha abier­to la puer­ta a una li­ber­tad to­tal de in­ter­pre­ta­ción so­bre qué de­be ser una se­ma­na de la mo­da.

¿Có­mo cul­ti­vas el ca­mino pa­ra lle­gar a to­do lo que quie­res?

Es­te se­mes­tre es­toy en Ro­ma y du­ran­te el tiem­po li­bre ha­go prác­ti­cas en Bul­ga­ri, en su departamento de Pa­tri­mo­nio. La fir­ma lle­va dé­ca­das cap­tan­do la esen­cia de la Ciu­dad Eter­na en sus co­lec­cio­nes. Ha­ce po­co vi­si­té su la­bo­ra­to­rio de ge­mas, en el nor­te de la ca­pi­tal, y me que­dé sin pa­la­bras. El equi­po es co­mo un con­se­jo de sa­bios: re­suel­ven si una pie­za es po­si­ble. Y las pe­que­ñas ma­nos que la lle­van ade­lan­te tar­dan cin­co me­ses en dar vi­da a la jo­ya. El mis­te­rio de las ma­nos mi­la­gro­sas.

El an­te­rior se­mes­tre es­tu­ve en Pa­rís y tra­ba­jé en el ta­ller de Az­ze­di­ne Alaïa. Un visionario que se desem­pe­ña­ba en su

Me gus­ta­ría for­mar par­te de la es­pi­ral de in­no­va­ción que ge­ne­ra una gran mar­ca. Trans­gre­dir las nor­mas, co­la­bo­rar con ar­tis­tas, po­ten­ciar el la­do di­gi­tal, par­ti­ci­par en acon­te­ci­mien­tos que ha­gan vi­brar el pla­ne­ta

es­tu­dio ple­gan­do bus­tos, me­tien­do cin­tu­ra y cor­tan­do cur­vas. De téc­ni­ca iba so­bra­do; de sen­si­bi­li­dad, des­bor­da­do. Co­mía con no­so­tros en la co­ci­na. Me pi­lló su muer­te. Me quito el sombrero por có­mo lo so­bre­lle­vó su equi­po.

¿Cuál es el me­jor con­se­jo que te han da­do?

«Sé tú mis­ma, cree en ti y ten pa­cien­cia, por­que es­to es una ca­rre­ra de fon­do». No es lle­gar, sino man­te­ner la con­fian­za du­ran­te dé­ca­das. Que sea tu tra­ba­jo lo que ha­ble por ti.

¿Y la lec­ción más im­por­tan­te que has apren­di­do en la vi­da?

No te creas na­da de lo que la gen­te te di­ce.

¿Qué te da mie­do?

El pen­sa­mien­to úni­co.

¿Si­gues al­gún le­ma?

Reír y bai­lar son la úni­ca sa­li­da. Y, si tra­tas a la gen­te con res­pe­to, ob­tie­nes a cam­bio lo mis­mo. No ol­vi­de­mos que la ama­bi­li­dad es gra­tui­ta.

¿Qué es lo que más va­lo­ras de tus ami­gos?

Que me ha­blen co­mo si no exis­tie­ra el pa­so del tiem­po.

Con los años, ¿qué ta­len­to te gus­ta­ría desa­rro­llar?

El don –no bas­ta el ta­len­to– de una de las be­llas ar­tes. Pin­tu­ra, mú­si­ca, li­te­ra­tu­ra...

Pe­ro es­to úl­ti­mo se po­dría de­cir que lo tie­nes: ¡eres una ra­to­na de bi­blio­te­ca!

Leer es bueno pa­ra la sa­lud. Te ha­ce feliz. Tie­ne un efec­to trans­for­ma­dor. Nu­trir tu men­te es igual de im­por­tan­te que ali­men­tar tu cuer­po.

¿Tus úl­ti­mas lec­tu­ras?

NW, de Za­die Smith; Tri­ful­ca a la vis­ta, de Nancy Mit­ford... Y la, pa­ra mí, au­to­ra del año, Chi­ma­man­da Ngo­zi, con su Ame­ri­ca­nah. ¡Qué es­cri­to­ra! Exis­te una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de su­mar nue­vas for­mas de con­tar las co­sas... Y ella es un ejem­plo.

¿Al­gu­na vez te has sen­ti­do des­lum­bra­da por un fa­mo­so?

¡Por Vi­vien­ne West­wood! Es ex­tra­or­di­na­rio có­mo ha lo­gra­do que la ro­pa sea una ma­ne­ra de ha­cer lle­gar un men­sa­je. En su ca­so, siem­pre lo ha lle­va­do al ex­tre­mo.

Su es­pí­ri­tu re­bel­de y con­tes­ta­ta­rio si­gue in­tac­to. Es fiel a sí mis­ma y tie­ne una mi­sión sa­gra­da, que es el ac­ti­vis­mo eco­ló­gi­co. Se tra­ta de una lu­cha fun­da­men­tal en la que creo que de­be­mos par­ti­ci­par to­dos. Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

Tú tam­bién eres de­fen­so­ra de al­gu­na cau­sa? Lo in­ten­to. Un tiem­po tra­ba­jé con la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca Ve­te­rans Aid. Si pue­do ayu­dar, ¿por qué no ha­cer­lo? Es­ta cla­se de ac­cio­nes son una de las ar­mas más po­de­ro­sas que te­ne­mos, y de­be­mos usar­las. Pa­ra mí, ser agra­de­ci­da y de­vol­ver al­go de lo que se

me ha da­do re­sul­ta esen­cial.

¿Hay que lu­char por lo que se quie­re?

Hay que arries­gar­se. Es im­po­si­ble vi­vir sin fra­ca­sar en al­go, a me­nos que seas tan pru­den­te que no se pue­da de­cir que ha­yas vi­vi­do –y, en ese ca­so, fra­ca­sas por omi­sión–. Hay que ser ri­gu­ro­so, ge­ne­ro­so, en­tu­sias­ta, atre­ver­se a sa­ber y a apren­der, sin per­der la cu­rio­si­dad. El éxi­to no es una ha­bi­li­dad, es una ac­ti­tud per­sis­ten­te. De­fien­des ex­plo­rar el mun­do so­la. ¿Eres una Phi­leas Fogg del si­glo XXI? Via­jar es una sen­sa­ción in­des­crip­ti­ble. Tan en­ri­que­ce­do­ra y sor­pren­den­te que ape­nas hay al­go que lo su­pere. Afec­ta po­si­ti­va­men­te a tu ma­ne­ra de ser. Cuan­do via­jas so­la vi­ves en la in­cer­ti­dum­bre del aquí y el aho­ra. Te da un po­der so­bre­na­tu­ral que te vuel­ve más va­lien­te, li­bre y ge­nui­na. Es una ex­pe­rien­cia que te con­fie­re más con­cien­cia y hu­mil­dad, en­tre otras cua­li­da­des. De­sa­pren­des lo apren­di­do y te des­ape­gas de las ni­mie­da­des y de las ne­ce­si­da­des in­sus­tan­cia­les que uno se au­to­pro­vo­ca a dia­rio.

«Hay que lu­char por lo que se quie­re, ser ri­gu­ro­so, ge­ne­ro­so y va­lien­te pa­ra atre­ver­se a apren­der, sin per­der el en­tu­sias­mo. El éxi­to no es una ha­bi­li­dad, sino una ac­ti­tud per­sis­ten­te»

¿Qué pa­pel jue­gan las re­des so­cia­les en tu día a día?

Uti­li­zo Ins­ta­gram. Tie­ne su la­do bueno y sus co­sas ma­las. El as­pec­to ne­ga­ti­vo es que la gen­te se ha­ce va­ga y sus­ti­tu­ye las vi­ven­cias per­so­na­les por las vi­ven­cias vir­tua­les. Aun así, la idea de po­der co­mu­ni­car­se, in­ter­ac­tuar, com­par­tir y des­cu­brir co­sas, ar­tis­tas, des­ti­nos... es mag­ní­fi­ca. Na­da co­mo ayu­dar a co­no­cer lo des­co­no­ci­do.

Ves­ti­do de ga­sa y san­da­lias de an­te de Fór­mu­la Jo­ven y ca­no­tier de Sout­hern Cot­ton, to­do pa­ra El Cor­te In­glés, fa­jín de na­pa de El Cor­te In­glés y col­gan­te y ani­llo de oro de Bul­ga­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.