LOS VIA­JES DE CO­CO

Po­ne­mos rum­bo a tres de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos de Ga­brie­lle Cha­nel pa­ra des­cu­brir sus nue­vas aguas de co­lo­nia.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR PAO­LA SÁEZ DE MONTAGUT

Las aguas de co­lo­nia de Cha­nel.

Una mu­jer sin per­fu­me es una mu­jer sin fu­tu­ro». Así de con­tun­den­te se mos­tra­ba ma­de­moi­se­lle Cha­nel a la ho­ra de ha­blar de la fra­gan­cia, ese com­ple­men­to que pa­ra ella su­po­nía la guin­da per­fec­ta de cual­quier look. Hoy, 97 años des­pués del es­treno de su per­fu­me in­sig­nia –Nº5–, la ca­sa de mo­da lan­za su pri­me­ra co­lec­ción de aguas de co­lo­nia, tres ju­gos con­ce­bi­dos por el na­riz de la mai­son fran­ce­sa, Oli­vier Pol­ge, quien ex­pli­ca pa­so a pa­so pa­ra ELLE el pro­ce­so crea­ti­vo de es­ta nue­va aven­tu­ra ol­fa­ti­va. ¿Có­mo sur­gió la idea de desa­rro­llar una co­lec­ción de aguas? Al prin­ci­pio te­nía­mos en men­te lan­zar una co­lo­nia fres­ca. Cuan­do Ga­brie­lle Cha­nel se re­fe­ría a las fra­gan­cias pen­sa­ba en al­go pa­re­ci­do al olor del ja­bón, y pre­ci­sa­men­te ese fue nues­tro pun­to de par­ti­da. Des­pués de­ci­dí ha­cer un via­je ima­gi­na­rio a al­gu­nos lu­ga­res muy sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra Co­co. Tres es­ce­na­rios muy di­fe­ren­tes pe­ro con un de­no­mi­na­dor co­mún: el mar. Ha­blo de Ve­ne­cia, muy ur­ba­na y cul­tu­ral; Bia­rritz, que es más di­ná­mi­ca y enér­gi­ca, y Deau­vi­lle, par­ti­cu­lar­men­te vin­cu­la­da al cam­po. Has con­se­gui­do tra­du­cir la per­so­na­li­dad de esas ciu­da­des en tres ex­pe­rien­cias ol­fa­ti­vas: Paris-Deau­vi­lle, Paris-Ve­ni­se y Paris-Bia­rritz. Exac­to. Paris-Deau­vi­lle es la más fres­ca; pre­sen­ta un aro­ma más ver­de por­que evo­ca el cen­tro de Nor­man­día, un en­torno fron­do­so, en ple­na na­tu­ra­le­za, que he re­pre­sen­ta­do con acei­te de al­baha­ca, ho­jas de na­ran­jo y mu­cho ge­ra­nio. Por su par­te, Bia­rritz hue­le a ai­re limpio, a océano y a sal. Son ma­ti­ces más al­miz­cla­dos, que

EN EL HO­RI­ZON­TE «HE­MOS HE­CHO UN VIA­JE A ES­CE­NA­RIOS DI­FE­REN­TES PE­RO CON UN CO­MÚN DE­NO­MI­NA­DOR: EL MAR»

se con­ju­gan con el po­me­lo, la ro­sa y los acor­des ozó­ni­cos. Por úl­ti­mo, Ve­ne­cia, una ciu­dad que pa­ra mí es­tá es­pe­cial­men­te vin­cu­la­da al mun­do orien­tal. De ahí que el aro­ma del agua que lle­va su nom­bre sea más ri­ca en ám­bar, con­ten­ga vai­ni­lla y flor de lis y lle­ve un to­que de vio­le­ta. ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne pa­ra ti el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la mai­son a la ho­ra de di­se­ñar? Es una se­mi­lla que es­tá den­tro de mí. Pa­ra con­ce­bir mis pro­pues­tas no sue­lo ti­rar de los ar­chi­vos por­que nun­ca tra­to de re­crear lo que ya hi­cie­ron otros. Lo que yo bus­co es po­ner en mar­cha al­go de ca­rác­ter más con­tem­po­rá­neo. En­ton­ces, ¿en qué con­sis­te tu pro­ce­so crea­ti­vo? ¿Qué es lo que te ins­pi­ra? Hay que al­ma­ce­nar to­dos los aro­mas en la ca­be­za: exac­ta­men­te igual que un pin­tor tie­ne los co­lo­res, no­so­tros de­be­mos ma­ne­jar muy bien los olo­res. En es­ta oca­sión he tra­ta­do de com­po­ner al­go so­fis­ti­ca­do y sim­ple al mis­mo tiem­po, he in­ten­ta­do en­con­trar el lu­jo en la sen­ci­llez. Al fi­nal, di­ría que mi ob­je­ti­vo siem­pre ha si­do cap­tu­rar el es­pí­ri­tu de Cha­nel y con­ver­tir­lo en fra­gan­cia.

¿Qué sig­ni­fi­ca la pa­la­bra per­fu­me?

Se tra­ta de un con­cep­to que es­tá muy re­la­cio­na­do con los sen­ti­dos, en par­ti­cu­lar con el del ol­fa­to, que es fun­da­men­tal pa­ra po­der dis­fru­tar del mun­do que nos ro­dea. La fra­gan­cia es una ma­ne­ra de ex­pre­sar tu per­so­na­li­dad, re­fle­ja al­go de ti. Tam­bién lo ha­cen la ro­pa que lle­vas y la for­ma en la que ha­blas o te mue­ves. Ade­más, po­see la ca­pa­ci­dad de ac­tuar so­bre el sub­cons­cien­te...

De he­cho, hay al­go muy ín­ti­mo en la fra­gan­cia por­que ac­ti­va lu­ga­res del ce­re­bro y sen­ti­mien­tos. ¿Cuál di­rías que es la gran di­fe­ren­cia en­tre un per­fu­me y una co­lo­nia? La eau de toi­let­te es­tá pen­sa­da pa­ra re­fres­car­te y du­ra to­do el día. ¿En qué zo­na de­be­mos per­fu­mar­nos? Me re­mi­to a Ga­brie­lle Cha­nel: «Pon­te per­fu­me don­de te gus­ta­ría ser be­sa­da». ■

AU­TO­RRE­TRA­TO «LA FRA­GAN­CIA ES UNA FOR­MA DE EX­PRE­SAR CÓ­MO ERES. AC­TI­VA SEN­TI­MIEN­TOS Y PEN­SA­MIEN­TOS»

Ga­brie­lle Cha­nel, con Mi­sia y Jo­sep Ma­ria Sert y ‘ma­da­me’ Phi­lip­pe Bert­he­lot (1925).

‘Paris-Deau­vi­lle’, ‘Paris -Ve­ni­se’ y ‘Paris-Bia­rritz’, de Cha­nel (112 €/u.).

Arri­ba, Co­co, en Bia­rritz. A la dcha., cam­pos de Deau­vi­lle, ciu­dad don­de la mo­dis­ta po­sa con su tía fren­te a una tien­da de Cha­nel (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.