LAS MU­JE­RES PRI­ME­RO

For­ma par­te de la fa­mo­sa lis­ta ‘30 Un­der 30’ de For­bes, su nom­bre se co­dea con el de Sheryl Sand­berg y se de­cla­ra se­gui­do­ra del fe­mi­nis­mo más femenino. Así ha cam­bia­do las re­glas del jue­go de las ci­tas la crea­do­ra de BUM­BLE.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR CLAUDIA SÁIZ. FO­TOS: CA­SEY DUNN

Whit­ney Wol­fe trans­for­ma las re­glas del jue­go con Bum­ble.

Al otro la­do del hi­lo te­le­fó­ni­co, Whit­ney Wol­fe (Utah, 1989) com­par­te el se­cre­to pa­ra con­se­guir las me­jo­res ci­tas de la era di­gi­tal. «En­cien­de tu mó­vil y entra en Bum­ble –la apli­ca­ción pa­ra co­no­cer gen­te que pre­sen­tó al mer­ca­do a fi­na­les de 2014–. ¿Pre­pa­ra­da?», me pre­gun­ta quien par­ti­ci­pa­ra en el lan­za­mien­to de Tin­der en 2012. En un gesto au­to­má­ti­co, al tiem­po que char­lo con ella, co­mien­zo a arras­trar con mi de­do ha­cia la de­re­cha las fo­tos de chi­cos que apa­re­cen y tie­nen cier­to en­can­to. El mo­vi­mien­to con­tra­rio, a la iz­quier­da, su­po­ne des­car­tar­los. «Ima­gi­na que sa­lis­te ayer con tus ami­gas. Se­gu­ro que men­tal­men­te des­li­zas­te ha­cia la de­re­cha a 20 hom­bres: gua­po ahí, me­sa lle­na de al­gu­nos mo­nos allí, otro gua­po allá... Co­mo es­ta­mos en la vi­da real, ha­bla­rías con dos o tres, co­mo mu­cho. Co­sa que con Bum­ble no ocu­rri­ría. ¡Con Bum­ble se­ría con to­dos!». Mien­tras otras pla­ta­for­mas han con­ver­ti­do el pe­lia­gu­do asun­to de las ci­tas en el clá­si­co jue­go de gua­po o no, su club vir­tual va más allá. Cuan­do dos usua­rios co­nec­tan en es­ta red, se abre una ven­ta­na pa­ra con­ver­sar que per­ma­ne­ce­rá abier­ta 24 ho­ras. Si en ese tiem­po la chi­ca no da el pri­mer pa­so, aque­lla des­apa­re­ce­rá. «Las apli­ca­cio­nes co­mo Tin­der co­nec­tan al ins­tan­te, pe­ro mu­chas ve­ces los hom­bres, que bom­bar­dean con mensajes, son ofen­si­vos. Aquí, no­so­tras so­mos las que to­ma­mos la ini­cia­ti­va. Ser mu­jer en 2018 con­sis­te en ser quien tú quie­res ser y con­fiar en ti». La em­pre­sa­ria ha crea­do una au­tén­ti­ca co­mu­ni­dad vir­tual pa­ra chi­cas don­de só­lo se ad­mi­ten co­men­ta­rios po­si­ti­vos y, con los años, ha so­bre­pa­sa­do el amor y ha crea­do Bum­ble BFF –pa­ra ha­cer ami­gos– y Bum­ble Bizz –pa­ra ex­pan­dir tu red de con­tac­tos la­bo­ra­les–.

¿Qué ha­ce tan es­pe­cial a Bum­ble?

Ha con­se­gui­do re­es­cri­bir las re­glas del jue­go. Pa­ra em­pe­zar, la mu­jer de­be to­mar la ini­cia­ti­va en la apli­ca­ción. Una vez que has he­cho match, si tú no ha­blas a lo lar­go de un día, per­de­rás la opor­tu­ni­dad de co­no­cer al chi­co.

¿Tan­to ne­ce­si­ta­mos ese em­pu­jon­ci­to?

La idea de que una mu­jer tie­ne que ser con­quis­ta­da por un hom­bre o es­pe­rar a ser se­du­ci­da por él pro­mue­ve la cul­tu­ra de la mi­so­gi­nia y fa­vo­re­ce es­te te­cho de cris­tal in­vi­si­ble que con­ti­núa so­bre nues­tras ca­be­zas. La so­cie­dad ha con­di­cio­na­do a los hom­bres a pen­sar que son ellos los que tie­nen que lle­var la voz can­tan­te, y no es cier­to.

¿Có­mo lle­gas­te a ese nom­bre, Bum­ble?

En pleno pro­ce­so de brains­tor­ming, al­guien men­cio­nó el tér­mino bum­ble –si­mi­lar a un en­jam­bre de abe­jas–. Al prin­ci­pio no me emo­cio­nó, pe­ro co­mo a la ma­dre de un ami­go le en­can­ta­ba, lo em­pe­cé a ver co­mo po­ten­cial pa­ra la mar­ca: cons­truir tu col­me­na, en­con­trar tu miel, la abe­ja rei­na... To­do te­nía sen­ti­do.

¿Qué os di­fe­ren­cia de la com­pe­ten­cia?

Nues­tra fi­lo­so­fía: wo­men first, em­po­wer­ment first (las mu­je­res pri­me­ro, el em­po­de­ra­mien­to pri­me­ro). El he­cho de que ten­ga­mos que ini­ciar la con­ver­sa­ción nos per­mi­te es­ta­ble­cer el tono y li­de­rar, en lu­gar de ser el re­cep­tor de co­men­ta­rios no desea­dos o no so­li­ci­ta­dos.

Có­mo su­pis­te que lo tu­yo era el sec­tor te­chie? Na­da más ter­mi­nar la uni­ver­si­dad, me fui a Asia unos me­ses. Allí co­la­bo­ré con un or­fa­na­to y me di cuen­ta de que só­lo in­ci­di­ría en las vi­das de las per­so­nas con las que te­nía un ac­ce­so muy di­rec­to. En­ton­ces pen­sé que pa­ra ayu­dar a un ni­vel más am­plio, la úni­ca vía era la tec­no­lo­gía. Sin sa­ber có­mo era ese mun­do, me in­tere­sa­ba su po­der de al­can­ce.

¿Te cos­tó ser acep­ta­da en él?

Cuan­do co­men­cé, mu­chas me de­cían: «¿Có­mo se te ocu­rre me­ter­te en tec­no­lo­gía? ¡Es un mun­do muy ma­chis­ta!». Era curioso que las pro­pias mu­je­res me des­acon­se­ja­ran de­di­car­me a es­te cam­po. Re­cuer­do que cuan­do tra­ba­ja­ba en Tin­der y te­nía­mos reunio­nes, bas­tan­tes que no me

co­no­cían, pen­sa­ban de in­me­dia­to que era la no­via de al­guien o la se­cre­ta­ria, no una so­cia de la em­pre­sa. For­mas par­te del po­der femenino jun­to a nom­bres co­mo Sheryl Sand­berg, Ma­ris­sa Ma­yer y Su­san Woj­cic­ki, las di­rec­to­ras ge­ne­ra­les de Fa­ce­book, Yahoo! y You­Tu­be... ¡Es­toy a años luz! Las ad­mi­ro y las he co­no­ci­do. A pe­sar de su po­si­ción de pri­vi­le­gio, tie­nen que bre­gar con crí­ti­cas y cues­tio­na­mien­tos. Sus mo­vi­mien­tos se mi­ran con lu­pa. La pers­pec­ti­va fe­me­ni­na en em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas es ne­ce­sa­ria pa­ra me­jo­rar la for­ma de de­ci­sio­nes, apor­tar ideas de cam­bio, au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad... Pien­sa que gran par­te de la so­cie­dad de Si­li­con Va­lley es­tá en­can­ta­da de ha­ber­se co­no­ci­do. So­bre to­do si son hom­bres. Se lle­ga a la ofi­ci­na en pa­ti­ne­te, se tra­ba­ja en chan­clas y ca­mi­se­ta, el sánd­wich del me­dio­día es su­per­eco­ló­gi­co...

Se po­dría de­cir que sois una app fe­mi­nis­ta? Nues­tra in­ten­ción ini­cial era dar a las mu­je­res la ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar la con­ver­sa­ción y es­ta­ble­cer el pri­mer con­tac­to: có­mo y cuán­do lo deseen. En el mun­do de las ci­tas, una re­gla no es­cri­ta si­túa a la mu­jer en un es­ca­lón in­fe­rior al hom­bre. Si po­de­mos em­po­de­rar­las así, va­mos por buen ca­mino. Di­cho es­to, tra­ta­mos de no dis­traer­nos con lo que nos lla­man y cen­trar­nos más en lo que ha­ce­mos.

Li­gar por In­ter­net ha pa­sa­do de ser una ra­re­za a ver­se co­mo al­go nor­mal. ¿Es el fin del ro­man­ti­cis­mo?

¡En ab­so­lu­to! Que­da po­co pa­ra que se con­vier­ta en la for­ma es­tán­dar de te­ner pareja. Las per­so­nas no tie­nen tiem­po y las apli­ca­cio­nes de ci­tas les per­mi­ten ser más efi­cien­tes con las co­ne­xio­nes que rea­li­zan y se pro­du­cen más con­ver­sa­cio­nes. Co­mo re­sul­ta­do, se vuel­ven más abier­tas y es­to com­ple­ta el círcu­lo: ge­ne­ra más mat­ches, ci­tas y ma­tri­mo­nios.

¿Có­mo con­se­guís que se res­pe­ten las re­glas en­tre los 24 mi­llo­nes de usua­rios que for­man Bum­ble?

Con las re­des so­cia­les, mu­chos vi­ven una doble vi­da y den­tro de es­ta, al­gu­nos vi­ven otra doble vi­da don­de se per­mi­ten to­do. Me pa­re­ce te­rro­rí­fi­co, y por eso he­mos di­se­ña­do lí­mi­tes pa­ra es­tas con­duc­tas. Te­ne­mos un equi­po que ac­túa an­te la mí­ni­ma de­nun­cia de abu­so y blo­quean al per­pe­tra­dor. El 80% del equi­po sois mu­je­res, ¿cuá­les son las ven­ta­jas? Te res­pon­do con otra pre­gun­ta: ¿cuá­les son las ven­ta­jas de no con­tra­tar­las? Nin­gu­na. Las mu­je­res re­pre­sen­tan pa­sión, com­pro­mi­so y efec­ti­vi­dad. Hay que pro­mo­ver su li­de­raz­go, su ex­ce­len­cia y su mé­ri­to. No so­mos iguales a los hom­bres ni de­be­mos ser­lo, y por ello no te­ne­mos que re­nun­ciar a nues­tra fe­mi­ni­dad pa­ra al­can­zar los mis­mos de­re­chos. El fe­mi­nis­mo tra­ta del amor ha­cia no­so­tras mis­mas.

¿Qué le di­rías a una ni­ña con to­do su fu­tu­ro por de­lan­te?

Nun­ca de­jes que un hom­bre te ha­ga sen­tir in­fe­rior, ni tam­po­co una mu­jer: no siem­pre es oro to­do lo que re­lu­ce en­tre no­so­tras. Per­si­gue tus sue­ños, por­que con es­fuer­zo e ilu­sión to­do es po­si­ble. No acep­tes un no por res­pues­ta y no de­jes que la du­da de al­guien te im­pi­da avan­zar en tu ca­rre­ra. Ima­gi­na que te nom­bran Mi­nis­tra de Igual­dad y Em­po­de­ra­mien­to Femenino. ¿Cuá­les se­rían tus pri­me­ras me­di­das? Me ha­ría ami­ga de la Mi­nis­tra de Edu­ca­ción y tra­ta­ría de re­con­fi­gu­rar el sis­te­ma y los va­lo­res que in­cul­ca­mos a las crías. Hay que edu­car­las en un en­torno de au­to­es­ti­ma pa­ra que se con­vier­tan en mu­je­res fuer­tes. Y a los chi­cos tam­bién, pa­ra que sean un apo­yo por la igual­dad. Por­que, no nos ol­vi­de­mos, es­ta cau­sa nos con­cier­ne a to­dos. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.