Heazc­teo

ELLE (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA -

La re­vo­lu­ción es­tá en mar­cha. Es eco, sos­te­ni­ble, im­pa­ra­ble. Im­pli­ca un cam­bio de men­ta­li­dad, una nue­va ma­ne­ra de pro­du­cir y con­su­mir. Con la ca­be­za y el co­ra­zón. Sí, otro mun­do es po­si­ble. Más ver­de, más azul, más éti­co y más hu­mano. Por­que no hay plan b. Por­que no hay pla­ne­ta b. Ya lo ad­vir­tió Ban Ki-moon, má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la ONU has­ta 2016, y aca­ba de re­cor­dar­lo Em­ma­nuel Ma­cron, pre­si­den­te de Fran­cia, an­te el Con­gre­so de EE.UU. Con nues­tro es­pe­cial Green, que coin­ci­de con el Día del Me­dio Am­bien­te (se ce­le­bra el 5 de ju­nio), que­re­mos com­pro­me­ter­nos con el fu­tu­ro que les de­ja­re­mos a nues­tros hi­jos, agi­tar con­cien­cias y ani­mar­te a ser par­te del cam­bio: los pe­que­ños ges­tos co­ti­dia­nos pue­den cau­sar un im­pac­to a es­ca­la glo­bal. Des­de apar­car el co­che y co­ger la bi­ci has­ta re­ser­var las va­ca­cio­nes en ho­te­les que no de­jan hue­lla, com­prar pro­duc­tos de tem­po­ra­da o des­en­chu­far el car­ga­dor del te­lé­fono cuan­do no se usa (lo que evi­ta emi­tir 7 ki­los de CO2 al año). Co­mo afir­ma­ba Aris­tó­te­les, «so­mos lo que ha­ce­mos día a día. La ex­ce­len­cia no es un ac­to, sino un há­bi­to». Hoy la sos­te­ni­bi­li­dad es una fi­lo­so­fía de vi­da que lo in­va­de to­do, in­clui­das la gas­tro­no­mía, el di­se­ño y la cos­mé­ti­ca. In­clu­so la mo­da, que es «el se­gun­do ma­yor agen­te con­ta­mi­nan­te del pla­ne­ta», por de­trás de la in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca, co­mo con­fir­ma en es­te nú­me­ro nues­tra mo­de­lo de por­ta­da, Am­ber Valletta, cohe­ren­te em­ba­ja­do­ra de una exis­ten­cia cien por cien green. El men­sa­je es­tá ca­lan­do en­tre las gran­des mar­cas, que abra­zan la cau­sa eco e in­ten­tan mi­ni­mi­zar el im­pac­to de su ac­ti­vi­dad. Na­cen fir­mas ver­des muy co­ol, co­mo Re­for­ma­tion, que fun­cio­na ba­jo el le­ma «ha­ce­mos ro­pa pa­ra mo­rir­se, pe­ro sin ma­tar al me­dio am­bien­te», y Ecoalf, cu­yo fun­da­dor, Ja­vier Go­ye­ne­che, re­cuer­da que «con­su­mi­mos ca­si seis ve­ces lo que la tie­rra es ca­paz de ge­ne­rar». Sur­gen co­lec­cio­nes y eti­que­tas con con­cien­cia, co­mo Cons­cious Ex­clu­si­ve, de H&M; Com­mit­ted, by Man­go, y Join Li­fe, de In­di­tex. Tam­bién el sec­tor del lu­jo se ha su­ma­do a la cau­sa. «Es un asun­to de sen­ti­do co­mún» ex­pli­ca Livia Firth, ac­ti­vis­ta, pa­la­di­na de la eco­no­mía cir­cu­lar e im­pul­so­ra de los Green Car­pet Fas­hion Awards, los pri­me­ros Os­car de la mo­da sos­te­ni­ble. Pionera fue Ste­lla McCart­ney, una eco­wa­rrior que de­jó de tra­ba­jar con pie­les y cue­ro y los sus­ti­tu­yó por ma­te­ria­les re­ci­cla­bles. «No quie­ro ma­tar ani­ma­les pa­ra di­se­ñar mo­da», ad­mi­te Do­na­te­lla Ver­sa­ce, que ha de­cla­ra­do sus pro­pues­tas li­bres de pie­les, igual que han he­cho Ar­ma­ni, Cal­vin Klein, Mi­chael Kors y Guc­ci. Co­mo ha ocu­rri­do con otras re­vo­lu­cio­nes, pa­re­ce que la cul­pa la tie­nen los mi­llen­nials y sus su­ce­so­res, que con­su­men me­jor que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Les preo­cu­pa lo que hay de­trás del lo­go de una pren­da, los ma­te­ria­les que se uti­li­zan, có­mo y dón­de se fa­bri­ca ca­da pie­za y, fun­da­men­tal­men­te, el im­pac­to me­dioam­bien­tal y las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de quien pro­du­ce la ro­pa. Com­pran me­nos pe­ro me­jor. Su man­tra po­dría ser: «So­mos lo que co­me­mos, ves­ti­mos y, en de­fi­ni­ti­va, con­su­mi­mos». Es una cues­tión edu­ca­ti­va. En es­te sen­ti­do, bra­vo por los co­le­gios. Mis hi­jos, por ejem­plo, tie­nen to­dos el chip eco. A la de 9 años sue­lo en­con­trár­me­la con las ma­nos en la ba­su­ra, cla­si­fi­can­do; la de 13 es de las que cie­rran el gri­fo de la ducha cuan­do se en­ja­bo­nan, ha­ga la tem­pe­ra­tu­ra que ha­ga, y el de 5 se­ría rico si le pa­ga­sen por apa­gar lu­ces. El otro día el de 11 me pre­gun­tó, en­tre tris­te y se­ve­ro, al ver­me pre­pa­rar la ma­le­ta: «¿Ma­má, otra vez te subes a un avión?». Me sen­tí una ma­la ma­dre por via­jar tan­to y me emo­cio­né. Cuan­do es­ta­ba a pun­to de dar­le un achu­chón, aña­dió: «¡¿Tú sa­bes cuán­to con­ta­mi­nas cuan­do vue­las?!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.