TÁN­DEM per­fec­to

Con su son­ri­sa y su na­tu­ra­li­dad co­mo tar­je­ta de pre­sen­ta­ción, la mo­de­lo y em­pre­sa­ria Mar­ti­na KLEIN ha­bla de mo­da, amor y hu­mor, su cóc­tel del éxi­to.

ELLE (Spain) - - ELLE ESTILO - POR CLAUDIA SÁIZ. FO­TOS: MA­RIO SIE­RRA. REA­LI­ZA­CIÓN: BÁR­BA­RA GARRALDA

Ves­ti­do ca­mi­se­ro con es­tam­pa­do de ra­yas, ca­mi­se­ta blan­ca de pi­co, va­que­ros en blan­co, pa­ñue­lo de se­da bi­co­lor y san­da­lias con ‘print’ de pi­tón, to­do de Cor­te­fiel.

Blu­sa de al­go­dón con bor­da­dos y vo­lan­tes y pan­ta­lo­nes a ra­yas con cin­tu­rón, to­do de Cor­te­fiel.

«MI­RO LA MO­DA CON COM­PLI­CI­DAD, CON NOS­TAL­GIA Y CON CA­RI­ÑO. ¡YA NO PUE­DO SE­GUIR SU RIT­MO!»

Son­ri­sa se­re­na, ac­ti­tud ho­nes­ta y es­pí­ri­tu es­pon­tá­neo. Mar­ti­na Klein (Bue­nos Ai­res, 1976) es otra co­sa. Es una mu­jer na­tu­ral, cu­rio­sa, in­quie­ta y lle­na de ga­nas de pro­bar y de pro­bar­se. Se pu­so por pri­me­ra vez an­te una cá­ma­ra pro­fe­sio­nal a los 16 años. Des­pués se subió a las pa­sa­re­las de Vic­to­rio & Luc­chino y Ale­xan­der McQueen. Su ros­tro ha son­reí­do –y con­ti­núa ha­cién­do­lo– des­de un sin­fín de por­ta­das. Ha con­ta­do chis­tes con gra­cia en te­le­vi­sión, in­ter­pre­ta­do a da­mas del Si­glo de Oro en el ci­ne, pre­sen­ta­do pro­gra­mas, es­cri­to pa­ra pe­rió­di­cos y asom­bra­do a ni­ños con sus no­ve­las in­fan­ti­les ¡Zas­ka! Em­pre­sa­ria de de­co­ra­ción e in­terio­ris­mo con Lo de Ma­nue­la, lle­va una vi­da ple­na jun­to a su pareja, Àlex Co­rret­ja, an­tes te­nis­ta y hoy co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo, y sus cua­tro hi­jos. Y, pa­ra es­ta tem­po­ra­da, pro­ta­go­ni­za el fas­hion film de Cor­te­fiel Por si aca­so, con el ac­tor Ja­vier Rey y la pre­sen­ta­do­ra Eva González. Una cam­pa­ña que des­ve­la có­mo pre­pa­rar la ma­le­ta cuan­do lle­ga esa es­ca­pa­da pri­ma­ve­ral tan car­ga­da de pla­nes.

Por si vas a ce­nar, a la playa, haces de­por­te... ¿Cuá­les son tus por si aca­so? ¡Cien­tos! Des­de por si llue­ve has­ta mi li­bro de lec­tu­ra. Es­te, de he­cho, es un por si aca­so obli­ga­to­rio. Lo lle­vo pa­ra te­ner la con­cien­cia tran­qui­la. Via­ja por el mun­do sin que el se­pa­ra­dor se mue­va de la pá­gi­na ini­cial.

Sin du­da, lo de la ma­le­ta es un ar­te. Por eso es­ta cam­pa­ña de Cor­te­fiel ha da­do en el cla­vo. La pe­lí­cu­la ter­mi­na don­de em­pie­za el via­je y po­ne ima­gen a to­do ese pro­ce­so men­tal que uno tie­ne a la ho­ra de de­ci­dir qué me­ter. No sé cuán­tos años lle­vo via­jan­do... y si­go sin sa­ber ha­cer­la. Ad­mi­ro a los que co­gen cua­tro co­sas y lis­to. Más aún si son pren­das bá­si­cas y de ten­den­cia de es­ta fir­ma, que es par­te de nues­tra cul­tu­ra.

¿Có­mo es tu re­la­ción con la mo­da?

Es co­mo esa ami­ga lo­ca que to­dos te­ne­mos: la co­no­ces de siem­pre, es una gran tía, la quie­res y en­tien­des por qué hay gen­te sin ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der­la. Pues mi­ro la mo­da así, con com­pli­ci­dad, con ca­ri­ño y con nos­tal­gia. ¡Ya no pue­do se­guir su rit­mo! Mo­no­lo­guis­ta, es­cri­to­ra, de­co­ra­do­ra e in­terio­ris­ta. ¿En qué mo­men­to de­ci­dis­te di­ver­si­fi­car así tu ca­rre­ra? Ser mo­de­lo sig­ni­fi­ca es­tar en la so­cie­dad. Se que­dan puer­tas abier­tas y sur­gen nue­vas opor­tu­ni­da­des. Pro­cu­ro me­jo­rar y adap­tar­me a las cir­cuns­tan­cias. Voy bus­can­do y atre­vién­do­me. No ten­go una vo­ca­ción en sí. No la tu­ve a los 15, cuan­do ha­bía que es­co­ger en­tre cien­cias y le­tras, ni a los 17, cuan­do ha­bía que ele­gir una ca­rre­ra. Y si­go sin sa­ber qué quie­ro ser de ma­yor.

¿Có­mo es em­bar­car­se en una em­pre­sa, Lo de Ma­nue­la, cuan­do es­tás a pun­to de dar a luz a tu hi­ja Érika?

Pa­ra al­gu­nas ma­dres pue­de ser una lo­cu­ra. Pa­ra mí es co­mo pa­sar­le a mi hi­ja el apren­di­za­je vi­tal que to­mé de mis pa­dres: que dar a luz im­pli­ca de­jar de ser tu prio­ri­dad nú­me­ro uno y que tan im­por­tan­te es cui­dar de un hi­jo co­mo in­ten­tar no per­der­te a ti mis­ma.

Eres ac­ti­va en Ins­ta­gram. ¿Qué te apor­ta es­ta red so­cial? Me di­vier­te. Mi cuen­ta es muy na­tu­ral. No me de­di­co a ha­cer

sel­fies ni te ven­do un pro­duc­to. Des­cri­bi­ría mi per­fil co­mo

to­do va­le, to­do ca­be.

¿En qué pun­to te ves aho­ra?

Es­toy asu­mien­do qué sig­ni­fi­ca te­ner cua­ren­ta y pi­co años, en la eta­pa de qui­tar hie­rro a los mie­dos que su­frí en las dos dé­ca­das an­te­rio­res, con­fiar en el pro­pio ta­len­to, cons­truir y atre­ver­se. No te pue­des pa­sar la vi­da co­gien­do apuntes. To­ca po­ner­se a ha­cer y a plas­mar lo apren­di­do en al­go que sea tu­yo. En mi ca­so Àlex me ayu­da a cre­cer, al tiem­po que él cre­ce con­mi­go. Es una per­so­na a la que ad­mi­rar. La quí­mi­ca es in­dis­pen­sa­ble en una re­la­ción. De­be ha­ber un fle­cha­zo, una ex­plo­sión, pa­ra que lue­go las ce­ni­zas y las bra­sas ca­lien­ten.

¿El hu­mor es un bá­si­co en tu vi­da?

Creo que es una ac­ti­tud. Cuan­do ten­go un día ra­ro su­bo el vo­lu­men de la mú­si­ca. Ese gesto te per­mi­te cam­biar las sen­sa­cio­nes. Es el mis­mo efec­to que pro­du­ce una son­ri­sa. ■

«SER MO­DE­LO ES ES­TAR EN LA SO­CIE­DAD. SE QUE­DAN PUER­TAS ABIER­TAS Y SUR­GEN NUE­VAS OPOR­TU­NI­DA­DES»

Jer­sey ca­la­do, ca­mi­sa blan­ca, pan­ta­lo­nes de ta­lle al­to, pa­ñue­lo de se­da y cin­tu­rón elás­ti­co, to­do de Cor­te­fiel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.