Es­tas son las vi­ven­cias de la es­cri­to­ra.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - Es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Fi­lo­lo­gía In­gle­sa por Ma­ría Dueñas

Con­fie­so que me he mo­vi­do po­co es­te ve­rano; la pri­ma­ve­ra fue tan in­ten­sa –lle­gué a cru­zar seis ve­ces el Atlán­ti­co– que el cuer­po me pe­día sim­ple­men­te so­sie­go. Un par de bre­ví­si­mas es­tan­cias en tie­rras ga­di­ta­nas han si­do las úni­cas ex­cep­cio­nes. El res­to, cal­ma jun­to al mar. An­tes de re­fu­giar­me, no obs­tan­te, in­ter­vi­ne en un ac­to pú­bli­co en el que cua­tro mu­je­res ha­bla­mos sobre la ex­pe­rien­cia de via­jar y sobre Ma­rrue­cos co­mo des­tino. Me in­vi­tó a su­mar­me a la char­la mi que­ri­da Ayan­ta Ba­ri­lli, con quien ha­ce un par de años dis­fru­té de unos días en Ca­sa­blan­ca y en cu­yas en­tre­vis­tas he par­ti­ci­pa­do va­rias ve­ces. Otra de las in­te­gran­tes fue la es­cri­to­ra Lu­cía Et­xe­ba­rría, tan úni­ca siem­pre con sus opi­nio­nes y sus ex­pe­rien­cias, y con ca­sa pro­pia du­ran­te años jun­to al Atlán­ti­co ma­rro­quí. Y, du­pli­ca­da en el pa­pel de po­nen­te y mo­de­ra­do­ra, se en­con­tra­ba Em­ma Li­ra, pe­rio­dis­ta y no­ve­lis­ta, gran co­no­ce­do­ra el mun­do ára­be y ci­ce­ro­ne en un ti­po de via­jes sobre los que yo ape­nas te­nía idea: aque­llos que aglu­ti­nan a mu­je­res so­las pa­ra re­co­rrer un te­rri­to­rio.

Por ella su­pe que se tra­ta de tours or­ga­ni­za­dos a tra­vés de agen­cias es­pe­cia­li­za­das, y que las par­ti­ci­pan­tes no sue­len co­no­cer­se con an­te­rio­ri­dad. Con­for­man gru­pos pe­que­ños –seis, sie­te u ocho, nor­mal­men­te–, y la tó­ni­ca co­mún es que, por ra­zo­nes di­ver­sas, se mue­ven sin sus sig­ni­fi­cant ot­hers: ni pa­re­jas, ni hi­jos, ni al­mas ge­me­las. Si no los tie­nen o si te­nién­do­los los de­jan en ca­sa, es lo de me­nos. Oca­sio­nal­men­te pue­de que se su­men dos ami­gas o un par de her­ma­nas, pe­ro lo ha­bi­tual es que las via­je­ras acu­dan de una en una, mo­vi­das tan só­lo por sus in­quie­tu­des per­so­na­les y su cu­rio­si­dad. No se tra­ta en ab­so­lu­to de pla­nes des­ti­na­dos a dis­fru­tes he­do­nis­tas y gla­mu­ro­sos, co­mo cuan­do Ca­rrie Brads­haw y su pan­di­lla de Se­xo en Nue­va York se em­bar­ca­ban en su se­gun­da pe­lí­cu­la en unas va­ca­cio­nes de lu­jo ex­tre­mo en Abu Da­bi ves­ti­das con es­ti­lis­mos orien­ta­les de fir­ma, ta­co­na­zos de Lou­bou­tin y ga­fas de sol XXL de Cha­nel. Tam­po­co se per­si­guen unos días re­ple­tos de mo­ji­tos, tras­no­che y juer­ga de­sen­fre­na­da al es­ti­lo de las rui­do­sas des­pe­di­das de sol­te­ra que tan tris­te­men­te su­fri­mos aho­ra por to­das las es­qui­nas de nues­tras ciu­da­des. El ob­je­ti­vo es co­no­cer otros en­tor­nos acom­pa­ña­das por mu­je­res que igual­men­te tran­si­tan so­las y el es­pí­ri­tu es ha­cer­lo a tra­vés de mi­ra­das fe­me­ni­nas, des­ci­fran­do cul­tu­ras y pers­pec­ti­vas, ab­sor­bien­do ma­ne­ras di­ver­sas de es­tar en el mun­do ba­jo ese pris­ma. Y pa­ra fa­ci­li­tar el en­ten­di­mien­to más pro­fun­do del me­dio, las guías que las acom­pa­ñan –co­mo ha­ce Em­ma Li­ra en Áfri­ca– son tam­bién mu­je­res, gran­des co­no­ce­do­ras de los es­ce­na­rios: pe­rio­dis­tas, ar­queó­lo­gas, his­to­ria­do­ras, es­cri­to­ras, fo­tó­gra­fas... Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de una fi­lo­so­fía via­je­ra dis­tin­ta pa­ra aque­llas que op­tan por re­co­rrer un tra­mo del ca­mino en so­li­ta­rio; una aven­tu­ra al­ter­na­ti­va don­de se vi­si­tan ca­sas par­ti­cu­la­res o em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes al man­do de gran­des mu­je­res, y don­de se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des muy ale­ja­das de los pa­que­tes co­mu­nes ofre­ci­dos por los tou­ro­pe­ra­do­res, esos que mue­ven ma­sas en au­to­bu­ses gi­gan­tes­cos, con ho­ra­rios de­mo­nía­cos y ha­cien­do pa­ra­das obli­ga­to­rias pa­ra com­prar sou­ve­nirs.

La idea no es nue­va, sin em­bar­go cre­ce sus­tan­cial­men­te con los días. En al­gu­nos paí­ses exis­te des­de ha­ce dé­ca­das y el he­cho es que ca­da vez hay más em­pre­sas de es­te ti­po re­par­ti­das por el mun­do en­te­ro, iniciativas em­pren­di­das por mu­je­res y des­ti­na­das a mu­je­res. Y es que sus pro­pues­tas tie­nen una sen­si­bi­li­dad dis­tin­ta: re­zu­man ca­ris­ma, con­cien­cia, de­ta­lle, buen ro­llo, com­pli­ci­dad. Irán, Jor­da­nia, In­dia... Las que han par­ti­ci­pa­do ya ha­blan ma­ra­vi­llas, tan­to de los des­ti­nos co­mo de la ex­pe­rien­cia en sí. Elo­gian los la­zos que se es­ta­ble­cen, la fa­ci­li­dad con la que to­do flu­ye. Qué ga­nas de su­mar­me al­gún día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.