Tra­ba­jo fe­li­ci­dad

ELLE (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA -

HHa­ce unos días, en un avión ca­mino de la Se­ma­na de la Mo­da de Mi­lán, es­tu­ve char­lan­do con una com­pa­ñe­ra de pro­fe­sión y bue­na ami­ga. Ha­bla­mos de la vi­da y le pre­gun­té qué tal su hi­jo, si ya ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar; me co­men­tó que sí, que lo veía muy con­ten­to por­que lo ha­bía fi­cha­do una start-up es­pa­ño­la, exi­to­sa y mo­der­na. mo­der­na», apos­ti­lló, con una es­truc­tu­ra ho­ri­zon­tal, ce­ro je­rár­qui­ca, y con una nue­va vi­sión de los re­cur­sos hu­ma­nos. ¿La cla­ve? Un CHO, o lo que es lo mis­mo, un chief hap­pi­ness of­fi­cer. «¡¿Un hap­pi­ness qué?!», la in­te­rro­gué con los ojos co­mo pla­tos. Un di­rec­tor de la fe­li­ci­dad, una es­pe­cie de coach que se de­di­ca úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a ve­lar por el bie­nes­tar de la plan­ti­lla, a es­cu­char­la y, así, au­men­tar su mo­ti­va­ción y su com­pro­mi­so. ¿Que a me­dia ma­ña­na sien­te que los áni­mos an­dan un po­co ali­caí­dos? Pues va a por ja­món del bueno y les mon­ta un ape­ri­ti­vo pa­ra su­bir­les la mo­ral. ¿Sue­na a pu­ra cien­cia fic­ción? ¿A uto­pía? ¿A la úl­ti­ma mo­da que lle­ga de EE.UU.? ¿In­clu­so a una ope­ra­ción de

mar­ke­ting en to­da re­gla? De re­pen­te me vi­nie­ron a la me­mo­ria los tiem­pos en los que fut­bo­li­nes, ca­nas­tas de ba­lon­ces­to y me­sas de

ping-pong in­va­die­ron los des­pa­chos de los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos y de las em­pre­sas más mo­lo­nas. Tan­to que no ha­bía agen­cia de pu­bli­ci­dad que se pre­cia­ra don­de no se echa­ra un par­ti­do an­tes de una se­sión de brains­tor­ming. Abun­dan los es­tu­dios que de­mues­tran que las cor­po­ra­cio­nes con per­so­nas fe­li­ces son más ren­ta­bles, crea­ti­vas y pro­duc­ti­vas. Por eso mu­chas fir­mas, tan­to gran­des co­mo pe­que­ñas, des­de Goo­gle has­ta Airbnb, es­tán im­plan­tan­do en su es­truc­tu­ra la re­cien­te fi­gu­ra del di­rec­tor de la fe­li­ci­dad, que ayu­da a me­jo­rar la at­mós­fe­ra en la ofi­ci­na y a atraer ta­len­to y fo­men­tar el que ya hay. Una ma­ne­ra de fi­de­li­zar a los em­plea­dos, im­pul­sar el tra­ba­jo en equi­po y ge­ne­rar si­ner­gias y op­ti­mis­mo. Se tra­ta, por tan­to, de una re­com­pen­sa más allá del sa­la­rio, una bue­na no­ti­cia si con­si­de­ra­mos que, de me­dia, pa­sa­mos 227 días al año en el ta­jo. Y es­ta fi­lo­so­fía tam­bién re­sul­ta po­si­ti­va pa­ra la com­pa­ñía: es­tá com­pro­ba­do que la pro­duc­ti­vi­dad es ca­paz de au­men­tar has­ta un 80 por cien­to. En ELLE no exis­te (to­da­vía) un CHO, pe­ro nos en­can­ta ha­cer fe­liz a la gen­te. Por eso he­mos lan­za­do el con­cur­so ELLE Ta­lent Pro­ject, que con­vier­te un sue­ño em­pren­de­dor en reali­dad, al ofre­cer­le al pro­yec­to ga­na­dor una gran ayu­da eco­nó­mi­ca (25.000 eu­ros) y aca­dé­mi­ca (un más­ter en IE Bu­si­ness School). En­con­tra­rás la in­for­ma­ción en nues­tro su­ple­men­to ELLE Works, una guía que in­ten­ta po­ner­te el tra­ba­jo más fá­cil, te lle­va por lo úl­ti­mo en con­se­jos pa­ra con­se­guir el CV in­fa­li­ble, des­cu­bre a los jó­ve­nes em­pre­sa­rios que mar­can ten­den­cia con sus ideas pro­di­gio­sas y te chi­va los car­gos que son el fu­tu­ro de las em­pre­sas y a los que pue­des as­pi­rar des­de ya. Ofi­cios tan su­ge­ren­tes co­mo los de ar­qui­tec­to de in­ter­net de las co­sas, di­rec­tor del eco­sis­te­ma, guía es­pe­cial y di­rec­tor cuán­ti­co. Aun­que, ojo, se­gún el Ins­ti­tu­te of the Fu­tu­re, el 85 por cien­to de los pues­tos que ha­brá en 2030 aún no ha si­do in­ven­ta­do. Y, co­mo re­cal­ca el Fo­ro de Da­vos, los jó­ve­nes que aca­ban de ter­mi­nar sus es­tu­dios de­be­rán re­ci­clar­se en­tre 10 y 14 ve­ces a lo lar­go de su vi­da pro­fe­sio­nal. Qué du­da ca­be de que la di­gi­ta­li­za­ción es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el mer­ca­do la­bo­ral y la idea de em­pleo tra­di­cio­nal. Pe­ro lo que siem­pre se­rá ne­ce­sa­rio, hoy y den­tro de dos dé­ca­das, es el es­fuer­zo. Lo de­cía Al­bert Eins­tein: «El ge­nio se crea con el 1 por cien­to de ta­len­to y el 99 por cien­to de tra­ba­jo».

«Muy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.