Asu­me ries­gos

ELLE (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA -

LL­le­ga la re­vo­lu­ción. Y no hay re­vo­lu­ción sin ries­go. Lle­ga de la mano de un ejér­ci­to de mu­je­res que, con su ac­ti­tud, su pa­sión y su te­són, cam­bian, mue­ven y me­jo­ran el mun­do. Son fuer­tes, li­bres, in­de­pen­dien­tes, se­gu­ras, im­pa­ra­bles. No lo han te­ni­do siem­pre fá­cil, pe­ro se han atre­vi­do a rom­per mol­des, arries­gar­se, des­ga­rrar cos­tu­ras, su­pe­rar obs­tácu­los. Au­tén­ti­cos ico­nos cul­tu­ra­les, ar­tís­ti­cos y so­cia­les que reuni­mos en es­te nú­me­ro pa­ra que su ejem­plo y su tes­ti­mo­nio nos ins­pi­ren: Mi­che­lle Oba­ma, Pe­né­lo­pe Cruz, Blan­ca Li, Emily Ra­taj­kows­ki, Flo­ren­ce Welch, Ana Be­lén, Ne­rea Ba­rros, Lu­pi­ta Nyong’o... To­das, gran­des guías que es­tán trans­for­man­do el de­ba­te y las re­glas del jue­go. Al­gu­nas lo ha­cen po­nien­do pa­tas arri­ba Internet y aban­de­ran­do la idea de que la fe­mi­ni­dad no es­tá re­ñi­da con el fe­mi­nis­mo. Es el ca­so de Emily Ra­taj­kows­ki, nues­tra chi­ca de por­ta­da, que com­par­te post a post con sus 20 mi­llo­nes de fo­llo­wers su par­ti­cu­lar vi­sión de un ac­ti­vis­mo li­bre y sen­sual. Des­de las re­des reivin­di­ca la «ca­pa­ci­dad de ele­gir li­bre­men­te, de es­co­ger si quie­res po­ner­te un bur­ka o un bi­qui­ni», co­mo afir­ma en las pá­gi­nas de ELLE. Que no te con­fun­da su crop­ped top: lu­cha sin cuar­tel con­tra el or­den es­ta­ble­ci­do, tan­to que no te­mió ser de­te­ni­da por ma­ni­fes­tar­se en el Ca­pi­to­lio con­tra el juez nor­te­ame­ri­cano Brett Ka­va­naugh, acu­sa­do de agre­sión se­xual. Por su par­te, la ad­mi­ra­da Mi­che­lle Oba­ma ha de­ci­di­do lan­zar­se a con­tar su his­to­ria a co­ra­zón abier­to, «con sus gol­pes y sus ci­ca­tri­ces», en el esperado li­bro de me­mo­rias Be­co­ming. Un re­la­to que per­mi­te ver de cer­ca a la ex first lady es­ta­dou­ni­den­se in­clu­so en sus mo­men­tos más ín­ti­mos. Co­mo cuan­do le sol­tó a su ma­ri­do, Ba­rack: «Sí, eres el pre­si­den­te, pe­ro pue­des le­van­tar el tra­se­ro del Des­pa­cho Oval y sen­tar­te a ce­nar a con tus hi­jas». Pri­me­ra afro­ame­ri­ca­na en la Ca­sa Blan­ca, ha di­na­mi­ta­do ba­rre­ras, in­clu­so ra­cia­les: «En­ten­dí muy pron­to que el éxi­to im­por­ta­ba y que, si no con­se­guías de­mos­trar tus cua­li­da­des de ni­ña, en es­pe­cial si eras ne­gra y de la cla­se tra­ba­ja­do­ra del sur de Chica­go, la gen­te no tar­da­ba mu­cho en me­ter­te en el club de los fra­ca­sa­dos». Su pro­yec­to Let Girls Learn bus­ca que las me­no­res ac­ce­dan a for­ma­ción aca­dé­mi­ca y a me­jo­res em­pleos.

Tam­bién pa­ra Pe­né­lo­pe Cruz el fu­tu­ro pa­sa por la edu­ca­ción de las mu­je­res. De he­cho, apo­ya con in­ten­si­dad, com­pro­mi­so y en­tre­ga la ini­cia­ti­va Wri­te her Fu­tu­re, que se ha pro­pues­to erra­di­car el anal­fa­be­tis­mo, un pro­ble­ma que só­lo en Es­pa­ña afec­ta a más de 600.000 per­so­nas. Dos ter­cios de ellas, de se­xo fe­me­nino.

Hay un es­tu­dio sor­pren­den­te que se­ña­la que las ni­ñas em­pie­zan a ser más in­se­gu­ras que sus com­pa­ñe­ros va­ro­nes en torno a los 7 años de edad. Es el lla­ma­do dream gap, al­go así co­mo la bre­cha de los sue­ños: co­men­za­mos a per­der con­fian­za en no­so­tras mis­mas y de­ja­mos de plan­tear­nos as­pi­ra­cio­nes tan am­bi­cio­sas co­mo las de los chi­cos. ¿Y cuál pa­re­ce ser el mo­ti­vo? A ellas se les arro­jan ad­ver­ten­cias: «Cui­da­do, no co­rras, vas a caer­te». A ellos se los ani­ma a arries­gar­se, a prac­ti­car de­por­te, a com­pe­tir, a ga­nar el ma­ra­tón. Lo di­jo Mi­che­lle Oba­ma en Ma­drid: «Si te­néis hi­jos, de­jad­los que llo­ren. Y, si te­néis hi­jas, apun­tad­las a un equi­po de fút­bol y re­cor­dad­les que no pa­sa na­da por ser un po­co man­do­nas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.