El po­de­ro­so efec­to de Em­ra­ta

ELLE (Spain) - - SUMARIO -

Dis­rup­ti­va. Es­ta ha si­do la pa­la­bra más vi­ral del año y, sin du­da, la que me­jor de­fi­ne a nues­tra co­ver girl: Emily Ra­taj­kows­ki (Lon­dres, 1991). No en vano, en su per­fil de Ins­ta­gram, red en la que ate­so­ra más de 20 mi­llo­nes de se­gui­do­res, se pre­sen­ta co­mo mo­de­lo, ac­triz, fe­mi­nis­ta y di­se­ña­do­ra. A su pri­mer tí­tu­lo le de­be el sal­to a la fa­ma: fue tras su elec­ción pa­ra fi­gu­rar en el po­lé­mi­co vi­deo­clip Blu­rred Li­nes –en el que bai­la­ba prác­ti­ca­men­te des­nu­da jun­to a Ro­bin Thic­ke, T.I. y Pha­rrell Wi­lliams– cuan­do su po­pu­la­ri­dad se dis­pa­ró y em­pe­zó a co­la­bo­rar con los gran­des de la mo­da, pro­ta­go­ni­zan­do sus cam­pa­ñas y pa­sean­do sus di­se­ños por las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les. Su úl­ti­mo fi­cha­je ha si­do Pu­re XS For Her, el nue­vo per­fu­me de Pa­co Rabanne. Una fra­gan­cia que cuen­ta con los acor­des per­fec­tos –un ju­go hi­per­fe­me­nino y una spot de al­to con­te­ni­do sen­sual– pa­ra en­car­nar el fe­mi­nis­mo que es­tá re­mo­vien­do a los jó­ve­nes y que la pro­pia Em­ra­ta,

co­mo tam­bién se la co­no­ce, aban­de­ra. «De­jad de de­cir­me qué ten­go que lle­var o qué he de ha­cer con mi cuer­po, gra­cias». Así de ex­plí­ci­ta se mos­tró Ra­taj­kows­ki en Twit­ter cuan­do la cri­ti­ca­ron por no lle­var su­je­ta­dor du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción fren­te al Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton. Jun­to a su ci­ta, la top col­ga­ba otra de la escritora y ac­ti­vis­ta Nao­mi Wolf: «Nues­tro enemi­go no es el pin­ta­la­bios; me­re­ce­mos lle­var pin­ta­la­bios, si lo que­re­mos, y tam­bién li­ber­tad de ex­pre­sión. Me­re­ce­mos ser se­xua­les y a la vez se­rias». La mar­cha en cues­tión era pa­ra pro­tes­tar por la elec­ción del juez Brett Ka­va­naugh al Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos y su po­pu­lar ac­to le cos­tó el arres­to. Pe­ro, co­mo de­mues­tra en nues­tra se­sión de fotos en Pa­rís, al hu­ra­cán Emily no hay quien lo ca­lle ni quien lo pa­re. Por­que es­ta mu­jer de pe­que­ñas di­men­sio­nes es­tá ar­ma­da de un dis­cur­so in­abar­ca­ble.

Pa­co Rabanne ha si­do siem­pre una mar­ca trans­gre­so­ra, li­ga­da a gran­des ico­nos co­mo Ja­ne Fon­da y Ja­ne Bir­kin, que mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la his­to­ria de la fe­mi­ni­dad. ¿Có­mo te sien­tes al unir­te a esa lis­ta?

Só­lo con que se me men­cio­ne en la mis­ma fra­se que a ellas ya su­po­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Am­bas son per­so­nas pro­gre­sis­tas que han mar­ca­do hi­tos en el mun­do de la mo­da y han he­cho mu­cho por la ima­gen fe­me­ni­na. Pu­re XS for Her re­pre­sen­ta a una mu­jer que lo­gra lo má­xi­mo por y pa­ra ella mis­ma, no pa­ra na­die más. Al­go con lo que yo me sien­to to­tal­men­te iden­ti­fi­ca­da.

¿Qué es la fe­mi­ni­dad pa­ra ti?

Sen­tir­se po­de­ro­sa, pre­cio­sa, asom­bro­sa y enér­gi­ca.

¿Y qué pien­sas del fe­mi­nis­mo hoy en día?

Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to emo­cio­nan­te, y so­mos no­so­tras las que lo es­ta­mos de­fi­nien­do. Pa­ra mí, tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de ele­gir, de es­co­ger li­bre­men­te si quie­res lle­var un bur­ka o un bi­qui­ni. Aun­que, pa­ra mí, no son ideas nue­vas, por­que me crié con ellas.

¿Cuá­les fue­ron las ba­ses de tu edu­ca­ción, esas que te apor­tan la aplas­tan­te au­to­es­ti­ma que de­mues­tras aho­ra?

Mis pa­dres co­no­cían cuá­les eran sus in­tere­ses y sa­bían per­fec­ta­men­te qué ti­po de vi­da que­rían vi­vir. Yo cre­cí ro­dea­da de adul­tos, sin her­ma­nos, pe­ro me tra­ta­ban de igual a igual. Tan­to que siem­pre es­cu­cha­ban lo que de­cía, y eso me ani­mó a su­pe­rar el mie­do a com­par­tir mis opi­nio­nes. Mi abue­lo siem­pre nos re­co­men­da­ba que, cuan­do es­tu­vié­se­mos en ca­sa, no ha­blá­se­mos de per­so­nas, sino de ideas. El ser hu­mano su­fre una ho­rri­ble ten­den­cia a co­ti­llear, cuan­do con­ver­sar so­bre po­lí­ti­ca, ar­te o li­te­ra­tu­ra es mu­cho más en­ri­que­ce­dor.

Eso no te con­ver­tía en una ni­ña bas­tan­te di­fe­ren­te a tus com­pa­ñe­ros de co­le­gio? Sí, y cuan­do cum­plí do­ce años, hu­bo un mo­men­to en que me di cuen­ta de que los de­más cha­va­les no ha­bla­ban igual que yo. Em­pe­cé a des­pe­gar­me de mis pa­dres y pu­se es­pa­cio de por me­dio. La ado­les­cen­cia es un pro­ce­so que da mie­do, pe­ro yo tu­ve la suer­te de con­tar con gran­des apo­yos cuan­do lle­ga­ba a ca­sa y con ami­gos de ver­dad pa­ra cre­cer tran­qui­la.

Cre­cí ro­dea­da de adul­tos que me tra­ta­ban de igual a igual. Siem­pre es­cu­cha­ban lo que yo te­nía que de­cir, y eso me lle­vó a te­ner mu­cha se­gu­ri­dad en mí mis­ma y a per­der­le el mie­do a com­par­tir mis ideas con los otros

¿Qué les di­rías a las chi­cas que es­tán pa­san­do por ese pe­rio­do en el que la se­gu­ri­dad en una mis­ma fa­lla?

Es un ins­tan­te muy com­pli­ca­do en la vi­da de una mu­jer, por­que es cuan­do ves que exis­te una cultura que, en po­cas pa­la­bras, di­ce que nun­ca vas a ser lo su­fi­cien­te­men­te per­fec­ta. ¡Te­ne­mos tan­tos ro­les que desem­pe­ñar! Ser bue­nas ma­dres, tra­ba­ja­do­ras in­te­li­gen­tes, mos­trar­nos gua­pas... Su­po­nen de­ma­sia­da pre­sión. A los hom­bres no se les so­me­te a lo mis­mo. El me­jor con­se­jo pa­ra

los pa­dres es que pre­pa­ren a sus hi­jos con bue­nas lec­cio­nes an­tes de que lle­guen a la pu­ber­tad. Así, cuan­do se en­fren­ten a ella, ya dis­pon­drán de las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción. So­bre to­do, hay que de­jar­les cla­ro que no de­ben con­ver­tir en un pro­ble­ma pa­ra sí mis­mos lo que el res­to de ni­ños pien­se so­bre ellos, por­que al­gu­nos chi­cos son bas­tan­te crue­les. De­fien­des con ahín­co que na­die ha de ser juz­ga­do por su as­pec­to fí­si­co. ¿Crees que eso de ver­dad es po­si­ble? No, por­que es cier­to que to­do se ba­sa en la atrac­ción. Pe­ro creo que, co­mo per­so­na, en tu men­te, no pue­des preo­cu­par­te por eso. Es muy im­por­tan­te no con­su­mir­te pen­san­do en có­mo la gen­te te es­tá es­cru­tan­do por tu apa­rien­cia. Por­que, cuan­to más im­por­tan­cia le des, más co­sas de la vi­da te es­ta­rás per­dien­do.

¿Esa es la ra­zón prin­ci­pal por la que tú no po­nes nin­gún pro­ble­ma a la ho­ra de mos­trar tu piel en las fotos?

Pa­ra mí, el des­nu­do es ar­te. Una mu­jer sin ro­pa no siem­pre ha de es­tar re­la­cio­na­da con el se­xo; lo es­tá mu­cho más con la be­lle­za y con la as­tu­cia. Su­pon­go que te­ner un fí­si­co asom­bro­so tam­bién lo ha­ce más fá­cil...

Por su­pues­to, aun­que ten­go ami­gas con ta­llas gran­des o que han si­do ma­dres, y son pre­cio­sas y sen­sua­les. Veo mi cuer­po só­lo co­mo eso: un cuer­po. Si bien es cier­to que mi ge­né­ti­ca es bue­na y que lo cui­do man­te­nién­do­me ac­ti­va.

Ala ho­ra de pu­bli­car imá­ge­nes, te gus­ta ju­gar con los có­di­gos de cen­su­ra de las re­des so­cia­les. Re­cien­te­men­te has col­ga­do una po­lé­mi­ca ima­gen en la que se in­tu­yen tus pe­zo­nes tras una ga­bar­di­na se­mi­trans­pa­ren­te. ¿Crees que las nor­mas son de­ma­sia­do es­tric­tas?

Han aflo­ja­do bas­tan­te des­de sus ini­cios. En­tien­do que es­tán obli­ga­dos a ins­tau­rar po­lí­ti­cas se­ve­ras, por­que mu­chos de los usua­rios de las re­des so­cia­les son ni­ños. Pe­ro de ahí a que des­ha­bi­li­ten una cuen­ta por­que una ma­dre es­té dan­do el pe­cho a su hi­jo... Me pa­re­ce una lo­cu­ra.

¿Qué es lo que más te gus­ta de Ins­ta­gram?

Que es co­mo te­ner tu pro­pia re­vis­ta, con tu di­rec­ción de Ar­te. Pa­ra mí, que soy muy crea­ti­va, re­sul­ta tre­men­da­men­te emo­cio­nan­te crear con­te­ni­do y tra­ba­jar­lo. Sin em­bar­go, he de re­co­no­cer que tam­bién es­toy to­tal­men­te en­gan­cha­da, por­que en­trar a esa red se ha con­ver­ti­do en un há­bi­to. De ma­ne­ra que tra­to de pro­gra­mar­me mo­men­tos pa­ra pa­sar al­gún tiem­po sen­ta­da, so­ñan­do y con­ce­dién­do­me es­pa­cio pa­ra mí mis­ma, sin más.

¿Exis­ten di­fe­ren­cias en­tre la Emily real y la de las fotos?

¡Cla­ro! Y, ade­más, pien­so que es im­por­tan­tí­si­mo que las ha­ya. Mi vi­da pri­va­da la man­ten­go co­mo tal. Cuan­do subes tan­tas fotos y ví­deos co­mo lo ha­go yo, la gen­te tien­de a creer que te co­no­ce. Y esa no es la ver­dad, se tra­ta úni­ca­men­te de fra­mes de nues­tro día a día que ele­gi­dos de ma­ne­ra cons­cien­te. No es una ver­sión au­tén­ti­ca de mí. Es­pe­ro que las chi­cas jó­ve­nes re­cuer­den es­to: los posts son só­lo una par­te de la reali­dad.

Lo úl­ti­mo que anun­cias­te de tu vi­da pri­va­da y que se con­vir­tió en vi­ral fue tu bo­da... La pren­sa ya lo sa­bía, y de­ci­dí que que­ría ser yo quien die­se la no­ti­cia. Aun así, to­do en tu his­to­ria de amor es bas­tan­te ori­gi­nal: tu ma­ri­do, Se­bas­tian Bea­rM­cC­lard, te pi­dió ma­tri­mo­nio con­vir­tien­do un clip en un ani­llo, te ca­sas­te con un tra­je de cha­que­ta co­lor mos­ta­za de Za­ra...

Nun­ca ha­bía que­ri­do una pe­ti­ción de mano; me ima­gi­na­ba una con­ver­sa­ción en­tre igua­les. A pe­sar de que, pa­ra al­gu­nas per­so­nas, es un mo­men­to ro­mán­ti­co, pa­ra no­so­tros la de­ci­sión fue mu­tua. Ya ha­bía­mos ha­bla­do. Y en cuan­to a mi look, mi ma­dre tam­po­co se vis­tió de blan­co.

¿Qué ba­lan­ce ha­ces del ma­tri­mo­nio?

Ca­sar­se es ad­qui­rir un com­pro­mi­so con al­guien y con­ver­tir­se en fa­mi­lia. Aho­ra hay más con­fian­za, se­gu­ri­dad y pro­me­sas que cuan­do éra­mos no­vios. Es­pe­ro que sea al­go que du­re de por vi­da, pe­ro pa­ra ello sé que de­be­mos po­ner mu­cho es­fuer­zo y dar lo me­jor de no­so­tros.

Cuan­do subes a Ins­ta­gram tan­tos ví­deos y tan­tas fotos co­mo yo, la gen­te cree que te co­no­ce. Pe­ro se tra­ta tan só­lo de ‘fra­mes’ de tu día a día ele­gi­dos cons­cien­te­men­te. No es una ver­sión au­tén­ti­ca de ti. Los ‘posts’ no son más que una par­te de la reali­dad

¿Có­mo lle­váis la dis­tan­cia? Por­que tú no pa­ras de via­jar.

¡Gra­cias a la tec­no­lo­gía y a las vi­deo­lla­ma­das! Aun­que le eche de me­nos, creo que es muy im­por­tan­te que yo ten­ga mi pro­pia vi­da y no es­tar to­do el tiem­po jun­tos. Es la ma­ne­ra en que pue­do desa­rro­llar­me in­di­vi­dual­men­te y en la que nos con­ver­ti­re­mos, co­mo pa­re­ja, en dos in­di­vi­duos úni­cos. Tam­bién me gus­ta que él ha­ga lo mis­mo. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.