Es­tas son las vi­ven­cias de la es­cri­to­ra.

ELLE (Spain) - - SUMMARIO -

HHa­ce 150 años, la en­ton­ces des­co­no­ci­da es­cri­to­ra Loui­sa May Al­cott en­vió el ma­nus­cri­to de Mu­jer­ci­tas a una edi­to­rial de Bos­ton. Ni por lo más re­mo­to ima­gi­na­ba la inaca­ba­ble aten­ción que aque­lla obra aca­ba­ría ge­ne­ran­do. Tra­duc­cio­nes a más de cin­cuen­ta len­guas, cua­tro pe­lí­cu­las, ca­si una do­ce­na de adap­ta­cio­nes te­le­vi­si­vas, va­rias obras de tea­tro y mu­si­ca­les de Broad­way, una ópe­ra, mon­to­nes de tra­ba­jos aca­dé­mi­cos y un nú­me­ro in­con­ta­ble de edi­cio­nes im­pre­sas en to­dos los for­ma­tos po­si­bles. Y si­gue su­man­do. El año pa­sa­do, la BBC es­tre­nó una mi­ni­se­rie que con­vir­tió a Ma­ya Ray Thur­ma­nHaw­ke en la ac­triz del mo­men­to. Pa­ra 2019 se pre­pa­ra otra ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, pro­ta­go­ni­za­da, en­tre otros, por Em­ma Wat­son, Meryl Streep y Lau­ra Dern. En un ám­bi­to más do­més­ti­co, es­ta Na­vi­dad la Ca­de­na SER trans­mi­ti­rá una adap­ta­ción ra­dio­fó­ni­ca pa­ra cu­ya adap­ta­ción han con­fia­do ge­ne­ro­sa­men­te en mí. La es­plén­di­da Be­lén Rue­da se­rá la na­rra­do­ra y en el elen­co con­ta­re­mos con jó­ve­nes ac­to­res co­mo Mag­gie Ci­van­tos, Ma­ca­re­na Gar­cía y Mar­ti­ño Ri­vas mano a mano con ve­te­ra­nos de lu­jo, co­mo Adria­na Ozo­res, Pe­pe Vi­yue­la y el im­po­nen­te Jo­sep María Pou, to­dos ellos di­ri­gi­dos por Mo­na León Si­mi­ni­ani, que es una ab­so­lu­ta crack.

Su­mer­gir­me de nue­vo en es­ta no­ve­la que tan­to me se­du­jo en mi ju­ven­tud ha su­pues­to to­do un re­des­cu­bri­mien­to y un gra­to desafío. Y me ha da­do que pen­sar. Sal­van­do mil avan­ces ob­vios y cuan­ti­fi­ca­bles, ¿cuán­to he­mos cam­bia­do las mu­je­res en el úl­ti­mo si­glo y me­dio? ¿Cuán­to nos he­mos dis­tan­cia­do de las ac­ti­tu­des vi­ta­les de aque­llas her­ma­nas de Mas­sa­chu­setts, cómo afron­ta­mos la vi­da cuan­do nues­tros ob­je­ti­vos nun­ca aca­ban de lle­gar? La pri­me­ra par­te de la no­ve­la –es­cri­ta es­pon­tá­nea­men­te y sin pre­sio­nes– nos ha­bla de cua­tro jó­ve­nes con per­so­na­li­da­des y am­bi­cio­nes tan dis­pa­res co­mo bien de­fi­ni­das. Meg se nos pre­sen­ta co­mo la fu­tu­ra per­fec­ta ama de ca­sa. Jo es in­de­pen­dien­te y tem­pe­ra­men­tal, aje­na a for­ma­lis­mos y con vo­ca­ción de es­cri­to­ra. En Beth flu­ye un es­pí­ri­tu frá­gil, bon­da­do­so y ca­ren­te de as­pi­ra­cio­nes, mien­tras que Amy, la más her­mo­sa y fría, an­he­la ser una pin­to­ra afa­ma­da. La se­gun­da par­te de la obra, que ori­gi­nal­men­te se pu­bli­có a mo­do de se­cue­la tras el éxi­to de la pri­me­ra, nos arras­tra a lo lar­go de los años ve­ni­de­ros y nos de­ja ver qué fue de ca­da cuál: cómo pro­gre­sa­ron y cuán­tos sue­ños de­ja­ron por el ca­mino. Y, pe­se a que la his­to­ria con­clu­ye con un apa­ren­te happy end, lo cier­to es que las re­nun­cias de to­das fue­ron cuan­to me­nos sig­ni­fi­ca­ti­vas. Meg, que se veía en una man­sión ro­dea­da de ca­pri­chos, con un es­po­so ri­co y mon­to­nes de cria­dos, lle­ga a la ma­du­rez ago­bia­da por la pre­sión de sa­car ade­lan­te un ho­gar hu­mil­de, dos ni­ños tor­men­to­sos y un ma­ri­do que hu­ye de las ta­reas do­més­ti­cas. Beth mue­re a una edad tem­pra­na. Amy clau­di­ca en su pro­yec­to de con­ver­tir­se en ar­tis­ta y, aun­que la for­tu­na la lle­va a ca­sar­se con el ado­ra­ble Lau­rie, el na­ci­mien­to de una hi­ja en­fer­ma la su­me en la de­s­es­pe­ran­za. Y Jo, la icó­ni­ca Jo, la fa­vo­ri­ta de la ma­yo­ría de las lec­to­ras y un re­fe­ren­te re­co­no­ci­do por mu­je­res de la ta­lla de Si­mo­ne de Beau­voir, Mar­ga­ret At­wood y Hi­llary Clin­ton, ter­mi­na con­tra­yen­do ma­tri­mo­nio con un pro­fe­sor ma­du­ro y pa­ter­na­lis­ta, aban­do­na por com­ple­to su ca­rre­ra li­te­ra­ria y se con­vier­te en la sa­cri­fi­ca­da pro­pie­ta­ria de una es­cue­li­ta ru­ral.

Mu­jer­ci­tas es­tá lle­na de am­bi­güe­da­des y múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes. ¿Es una no­ve­la fe­mi­nis­ta? ¿Con­for­mis­ta? ¿Mo­ra­li­zan­te? Ten­go du­das, sin­ce­ra­men­te. Pe­ro, aho­ra que me he se­pa­ra­do de las vo­ces de sus per­so­na­jes, sien­to una es­pe­cie de va­cío. Con sus con­tra­dic­cio­nes por un la­do y su in­te­gri­dad por otro, las her­ma­nas March me­re­cen siem­pre una re­lec­tu­ra. ¿Qué tal ha­cer­lo an­tes de que aca­be el año?

por María Dueñas Es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Fi­lo­lo­gía In­gle­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.