Prac­ti­ca el ‘mens sa­na in cor­po­re sano’.

¿Te apun­tas al ‘gym’ del ce­re­bro? To­ni­fi­ca el sis­te­ma ner­vio­so y en­tré­na­te pa­ra for­ta­le­cer tus ca­pa­ci­da­des COGNITIVAS.

ELLE (Spain) - - SUMMARIO - POR ISABEL SALINAS

De acuer­do, el ce­re­bro no es un múscu­lo, pe­ro tam­bién hay que en­tre­nar­lo. Por si la bio­lo­gía no fue tu asig­na­tu­ra fa­vo­ri­ta, Te­re­sa Alon­so, di­rec­to­ra de la fir­ma Brain Trai­ning Gym, re­cuer­da uno de los as­pec­tos esen­cia­les de es­te ór­gano, que pro­ce­sa to­da la in­for­ma­ción a tra­vés de una red de (mi­llo­nes) de neu­ro­nas: las cé­lu­las crean co­ne­xio­nes en­tre ellas (si­nap­sis) con­for­me vas su­man­do apren­di­za­jes, una ca­pa­ci­dad que, en lí­nea con es­tu­dios re­cien­tes, du­ra to­da la vi­da. Así, «la me­mo­ria, la aten­ción, el pro­ce­sa­mien­to sen­so­rial y el ra­zo­na­mien­to pue­den cre­cer con el en­tre­na­mien­to ade­cua­do pa­ra au­men­tar la fun­ción ce­re­bral», di­ce la ex­per­ta. Pe­ro ¿en qué con­sis­te ese gym mental? «La idea es es­ti­mu­lar las di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des cognitivas en en­tor­nos con­tro­la­dos pa­ra me­jo­rar día a día», ex­pli­ca Bruno Ri­bei­ro, je­fe del área de Te­ra­pia Cog­ni­ti­va de Sha Well­ness Cli­nic. El fin es lo­grar una ma­yor con­cen­tra­ción y ge­ne­rar más re­cur­sos pro­pios pa­ra apren­der y pen­sar con cla­ri­dad. Es­to lo con­vier­te en un dis­ci­pli­na ap­ta (y re­co­men­da­da) pa­ra cual­quie­ra, des­de ni­ños y an­cia­nos sa­nos que quie­ren re­tra­sar los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to has­ta per­so­nas con tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad o que, por cues­tio­nes mé­di­cas, ne­ce­si­tan re­cu­pe­rar sus ca­pa­ci­da­des. En es­te pun­to los es­pe­cia­lis­tas in­sis­ten en que el fitness in­te­lec­tual no evi­ta la apa­ri­ción de la de­men­cia o el alz­héi­mer, aun­que una bue­na re­ser­va cog­ni­ti­va (la ca­pa­ci­dad pa­ra re­sis­tir al de­te­rio­ro) ayu­da a atra­sar los sín­to­mas y su evo­lu­ción. A pe­sar de que exis­ten cen­tros ad hoc, pue­des ejer­ci­tar­te con ges­tos tan sim­ples co­mo me­mo­ri­zar nú­me­ros de te­lé­fono, pres­cin­dir de la cal­cu­la­do­ra, com­ple­tar cru­ci­gra­mas y su­do­kus, afi­cio­nar­te a apps que te po­nen a prue­ba... Lo co­rrec­to es in­cluir­los en el mar­co de un es­ti­lo de vi­da saludable, en el que re­sul­ta im­por­tan­te man­te­ner las re­la­cio­nes so­cia­les, se­guir una die­ta equi­li­bra­da, ha­cer de­por­te, en­trar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, me­di­tar y des­can­sar. El mens sa­na in cor­po­re sano es­tá más vi­gen­te que nun­ca.

LOS EJERCICIOS SE ADAPTAN A TU RIT­MO Y A TU EDAD: SON AP­TOS PA­RA TO­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.