Blan­ca En­tre­ca­na­les, del Ibex a lo ‘eco’.

La em­pre­sa­ria, par­te de una de las sa­gas más im­por­tan­tes del país, nos in­vi­ta a su FIN­CA, en To­le­do. Allí, la agri­cul­tu­ra ‘eco’ es aho­ra su pro­yec­to de vi­da.

ELLE (Spain) - - SUMMARIO - POR HELENA RO­CA. FO­TOS: PATRICIA GALLEGO. REA­LI­ZA­CIÓN: SYLVIA MONTOLIÚ

La dehe­sa que ha­ce fe­liz a Blan­ca En­tre­ca­na­les Do­mecq (Ma­drid, 1962) vi­ve ba­jo las cum­bres de la Sie­rra de Gre­dos, jun­to a la Oro­pe­sa to­le­da­na. Es uno de los pai­sa­jes fa­vo­ri­tos de es­ta em­pre­sa­ria, par­te de una lar­ga es­tir­pe de em­pren­de­do­res, que un buen día de­ci­dió de­jar de la­do su car­go de con­se­je­ra en Ac­cio­na, el gi­gan­te de las in­fra­es­truc­tu­ras y las ener­gías re­no­va­bles fun­da­do por su pa­dre, pa­ra con­ver­tir­se en una au­tén­ti­ca eco­gran­je­ra cu­yos pro­duc­tos han con­quis­ta­do al Club Gourmet de El Cor­te Inglés. Y que, ade­más, crea sus pro­pias re­ce­tas. Su his­to­ria es de cuen­to, por­que fue pre­ci­sa­men­te aquí don­de, ha­ce ocho años, Blan­ca vol­vió a na­cer, co­mo ex­pli­ca ella mis­ma: «Mi pa­re­ja de en­ton­ces y yo bus­cá­ba­mos una fin­ca pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia. Íba­mos de ca­mino a es­ta pa­ra com­prar­la y tu­vi­mos un ac­ci­den­te de co­che. Afor­tu­na­da­men­te, Ar­tu­ro (mi mano de­re­cha en los ne­go­cios) y su fa­mi­lia iban de­trás, y nos sal­va­ron la vi­da». Un ver­da­de­ro mi­la­gro, ase­gu­ra, por­que se que­dó en una ro­tu­ra de cla­ví­cu­la y di­ver­sas con­tu­sio­nes. Ese fue el mo­men­to en que de­ci­dió que «que­ría ha­cer al­go» con es­ta pro­pie­dad, y así nom­bró al pro­yec­to que da­ría un vuel­co a su con­cep­to de vi­da: Dehe­sa El Mi­la­gro (dehe­sael­mi­la­gro.com). Una gran­ja eco­ló­gi­ca au­to­su­fi­cien­te que pro­du­ce des­de fru­tas, hor­ta­li­zas o hue­vos has­ta car­nes, pan, que­so,

«SOY URBANITA A REGAÑADIENTES. CREO QUE TO­DOS LO SO­MOS, Y QUE, AL TE­NER CON­TAC­TO CON LO NATURAL, DISFRUTAMOS MU­CHO»

miel, con­ser­vas, acei­te de oli­va... e in­clu­so al­gún pla­to pre­pa­ra­do. Aun­que ella si­gue vi­vien­do en­tre aquí y Ma­drid, es­te es el es­ce­na­rio del que no quiere des­pe­gar­se, ase­gu­ra: «Soy urbanita a regañadientes. Me pre­gun­to si to­dos vi­vi­mos en la ciu­dad obli­ga­dos, de al­gu­na ma­ne­ra. Yo lo creo, por­que, cuan­do el hom­bre se to­pa con la na­tu­ra­le­za, dis­fru­ta mu­cho». Y re­cuer­da, lle­ván­do­se las ma­nos a la ca­be­za, sus pri­me­ros pa­sos fa­lli­dos en el ar­te del cul­ti­vo; aquellos co­mien­zos en los que iba de un la­do pa­ra otro en su fur­go­ne­ta Vi­to. De­ci­dió adop­tar el con­cep­to de agri­cul­tu­ra re­ge­ne­ra­ti­va del aus­tra­liano Da­rren Doherty, que va más allá de lo or­gá­ni­co, y ha­cer una gran­ja que «no en­tre­ga ma­te­ria pri­ma, sino que la ela­bo­ra». Pa­ra ello, ha te­ni­do que apren­der cons­tan­te­men­te, has­ta lo­grar la me­jor ver­sión po­si­ble de sus

«ME EN­CAN­TA TRA­BA­JAR EN MI RECETARIO, UNA GUÍA PA­RA CON­VER­TIR PLATOS SIM­PLES EN AL­GO DIS­TIN­TO»

pro­duc­tos. «Cuan­do es­tás de ca­ra al clien­te, no te la pue­des ju­gar», apun­ta. «Cuan­do más dis­fru­to es, sin du­da, crean­do platos pa­ra el blog», en el que en­con­tra­mos des­de una en­sa­la­da de lan­gos­ti­nos con mango y agua­ca­te has­ta un po­llo a la cer­ve­za con miel. Aun­que con­fie­sa no co­ci­nar a dia­rio, es ella quien ha con­for­ma­do el recetario de Dehe­sa El Mi­la­gro, que de­fi­ne co­mo «una pe­que­ña guía pa­ra aquellos que bus­quen con­ver­tir en al­go di­fe­ren­te co­sas tan sim­ples co­mo una cre­ma de al­ca­cho­fas», sin que ello su­pon­ga lar­gas ela­bo­ra­cio­nes. Se con­si­de­ra per­fec­cio­nis­ta, pe­ro lo cier­to es que atri­bu­ye la ma­yo­ría de los lo­gros a su equi­po. «En es­te pro­yec­to im­por­tan mu­chí­si­mo las per­so­nas. Ten­go la suer­te de ha­ber for­ma­do gru­pos que sa­ben lo que me gus­ta y me ayu­dan», afir­ma des­de una hu­mil­dad que, en oca­sio­nes, le im­pi­de re­cor­dar la gran de­di­ca­ción que ella mis­ma le ha pues­to. «Es cier­to que, al prin­ci­pio, me me­tí en to­do; in­clu­so ali­men­té a los po­llos», re­co­no­ce. Nos ha­bla de Juan Car­los, su ca­ba­llis­ta, y de su so­cio Ar­tu­ro, el ar­qui­tec­to al que ha pues­to al fren­te del pro­yec­to. Un da­to que da la me­di­da de su preo­cu­pa­ción por la es­té­ti­ca. Y es que es­ta li­cen­cia­da en De­re­cho se con­fie­sa apa­sio­na­da de la de­co­ra­ción de in­te­rio­res. Aquí, es­tan­te­rías lle­nas de li­bros de co­ci­na, go­rros de pa­ja y bo­tas de equi­ta­ción lle­nan la ca­sa, dan­do for­ma a su eco­sis­te­ma. «Me en­can­ta ir re­co­lec­tan­do ob­je­tos y ver cómo en­ca­jan per­fec­ta­men­te en­tre ellos, co­mo un puz­le», ase­gu­ra. Eso sí, lo ve co­mo «pura di­ver­sión»; un jue­go crea­ti­vo que no pre­ten­de que sus hi­jos con­ti­núen. Su pie­za más pre­cia­da es un lien­zo de Ce­ci­lio

Pla, que fue de su abue­lo y hoy da la bien­ve­ni­da al sa­lón de la ca­sa de in­vi­ta­dos, y que sí con­si­de­ra par­te de su legado a su fa­mi­lia. «El amor por la pin­tu­ra es al­go que siem­pre in­ten­tas trans­mi­tir. El res­to de co­sas son más de uso, me­nos per­du­ra­bles», sub­ra­ya. No se con­si­de­ra igual de aman­te de la mo­da, pe­ro, con to­do, no se re­sis­te a los out­fits vin­ta­ge que en­cuen­tra en el Mar­ché aux Pu­ces de Pa­rís, su lu­gar fa­vo­ri­to pa­ra per­der­se en­tre la mul­ti­tud. ¿Su es­ti­lo? «Se ba­sa en la ar­mo­nía y en sa­car par­ti­do a tus atri­bu­tos». Ese mis­mo equi­li­brio lo des­plie­ga tam­bién en su tra­ba­jo en la gran­ja, ese pro­yec­to «fa­vo­ra­ble pa­ra la sa­lud» que só­lo aca­ba de arran­car. Por­que es­tá a pun­to de inau­gu­rar nue­vas ex­plo­ta­cio­nes en Tié­tar, Se­go­via y Se­vi­lla, lu­ga­res que pro­ta­go­ni­za­rán el si­guien­te ca­pí­tu­lo de un ne­go­cio con un úni­co prin­ci­pio irre­nun­cia­ble: «Ser po­si­ti­vos pa­ra la so­cie­dad». ■

«ME HE IMPLICADO EN TO­DO EN ES­TA GRAN­JA. HAS­TA EN LA ALI­MEN­TA­CIÓN DE LOS ANIMALES»

Blan­ca, con ca­za­do­ra de An­tik Ba­tik, ca­mi­sa de se­da de Equip­ment, pan­ta­lo­nes de Max Mara y som­bre­ro y bo­tas de Her­mès.

A la izq., ves­tí­bu­lo de la Dehe­sa El Mi­la­gro. A la dcha., un ac­ce­so que da al pa­tio.

1

2

3

5

4

6 1. Su rin­cón fa­vo­ri­to de la ca­sa, en el sa­lón. 2. Si­llas de mon­tar. 3. Blan­ca, jus­to an­tes de sa­lir a ca­bal­gar. 4. Un de­ta­lle de la ca­sa. 5. La em­pre­sa­ria, con cha­que­tón de TCN, jer­sey de Ani­ne Bing y va­que­ros de J Brand. 6. Par­te de su co­lec­ción de lá­mi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.