AU­LAS CO­MU­NES

ELLE - - KIDS -

per­so­nas que com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas es se­gre­ga­dor. La edu­ca­ción es un de­re­cho fun­da­men­tal a la con­vi­ven­cia, lo mis­mo que el apren­di­za­je con otros en en­tor­nos co­mu­nes».

Cier­ta­men­te, a ve­ces lo im­pro­ba­ble su­ce­de. El año pa­sa­do, a la es­cue­la or­di­na­ria Con­so­li­da­ted School, en Es­ta­dos Uni­dos, lle­gó Mo­rey Be­lan­ger, de 6. La pe­que­ña es sor­da, así que, pa­ra fa­ci­li­tar­le la vi­da, se cu­brie­ron los pa­si­llos con car­te­les en len­gua de sig­nos y se ani­mó a los com­pa­ñe­ros a apren­der a co­mu­ni­car­se con se­ñas. La di­rec­to­ra re­sal­ta la edu­ca­ción en va­lo­res de es­ta ex­pe­rien­cia, que si­gue el ar­tícu­lo 24 de la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad: re­co­ge su de­re­cho a es­tar es­co­la­ri­za­das en un sis­te­ma in­clu­si­vo a to­dos los ni­ve­les. Jor­ge, de 23 años, es cin­tu­rón ma­rrón de taek­won­do, tie­ne unas ma­nos de án­gel pa­ra dar ma­sa­jes y mues­tra una enor­me preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te. Ser sín­dro­me de Down no le im­pi­dió cur­sar Pri­ma­ria y Se­cun­da­ria en el mis­mo co­le­gio re­gu­lar que su her­mano. De he­cho, cuan­do co­men­zó, dé­ca­das atrás, fue la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de in­te­gra­ción del cen­tro. «Hu­bo un tra­ba­jo pre­vio con las fa­mi­lias y los alum­nos, por­que era un re­to, pe­ro el re­sul­ta­do fue muy sa­tis­fac­to­rio», cuen­ta su ma­dre, So­le­dad Car­ce­lén. Des­de ha­ce más de un año, Jor­ge se desem­pe­ña en una em­pre­sa de co­mi­da rá­pi­da, lo que le ha ayu­da­do a ma­du­rar. «Lo im­por­tan­te no es lo que los pa­dres que­ra­mos; hay que es­cu­char­les a ellos y ha­cer­les par­tí­ci­pes de las de­ci­sio­nes re­le­van­tes. Jor­ge per­te­ne­ce a esa ge­ne­ra­ción que ha abier­to ca­mino, pe­ro de­be­mos avan­zar y dar pa­sos en pro de la in­clu­sión edu­ca­ti­va to­tal. Y eso exi­ge cambios en la ley». Es lo que re­cla­man des­de Ple­na In­clu­sión Es­pa­ña, en­ti­dad que apo­ya la lla­ma­da Ley Ce­láa: «Es la opor­tu­ni­dad de trans­for­mar la en­se­ñan­za es­pe­cia­li­za­da y po­ner­la a dis­po­si­ción de los co­le­gios or­di­na­rios, por­que la es­cue­la que ten­ga­mos hoy cons­trui­rá la so­cie­dad que se­re­mos ma­ña­na», con­clu­ye San Ro­mán. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.