POR QUÉ NE­CE­SI­TA­MOS EL SOL

ELLE - - BELLEZA -

má­xi­mo la de car­nes pro­ce­sa­das, la de ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos (po­bres en nu­trien­tes y ri­cos en ca­lo­rías) y la de be­bi­das azu­ca­ra­das.

Du­ran­te el con­fi­na­mien­to se in­ci­dió en la in­fluen­cia de la vi­ta­mi­na D (su fuen­te prin­ci­pal es el sol) en el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Hay más: «Nu­me­ro­sas evi­den­cias apo­yan su pa­pel en la pre­ven­ción de cier­tos cán­ce­res, co­mo el de ma­ma. In­clu­so pa­re­ce que afec­ta al pro­nós­ti­co una vez diag­nos­ti­ca­do», di­ce Pi­lar Rio­bó, je­fa de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz (fjd.es). Y ex­po­ne un da­to lla­ma­ti­vo: «Has­ta en un país so­lea­do co­mo Es­pa­ña, en­tre el 30 y el 50 por cien­to de los adul­tos pre­sen­tan de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D». Por otro la­do, re­sul­ta fun­da­men­tal pres­tar aten­ción al efec­to de los tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos en la piel, pues pro­vo­can se­que­dad, des­ca­ma­ción, pi­cor... Leo­nor Prie­to, far­ma­céu­ti­ca y di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de La Ro­che Po­say, se­ña­la que la cla­ve re­si­de en cui­dar­la con fór­mu­las mi­ni­ma­lis­tas de má­xi­ma se­gu­ri­dad des­de an­tes de em­pe­zar el pro­ce­so pa­ra que «es­té pre­pa­ra­da y se re­duz­ca el gra­do de las al­te­ra­cio­nes». Iden­ti­fi­ca cua­tro pa­sos: hi­gie­ne, hidratació­n, re­pa­ra­ción y pro­tec­ción so­lar. En su lis­ta de tips con­tem­pla in­cluir lim­pia­do­res con un pH res­pe­tuo­so e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.