Au­ge, caí­da y re­na­ci­mien­to de un uni­cor­nio es­pa­ñol. Scott Ar­pa­jian,

Emprendedores - - Sumario - JU­LIA CO­RO­NAS

CEO de Sof­to­nic, cuen­ta có­mo han vuel­to a los be­ne­fi­cios tras su cri­sis.

Du­ran­te ca­si tres lus­tros, fue una de las star­tups más em­ble­má­ti­cas del pa­no­ra­ma em­pre­sa­rial es­pa­ñol, pe­ro en 2014 se su­mió en una cri­sis que cul­mi­nó con un ERE. Tras el des­em­bar­co en 2015 de Scott Ar­pa­jian co­mo CEO, Sof­to­nic ini­ció una es­pec­ta­cu­lar re­mon­ta­da y hoy vuel­ve a be­ne­fi­cios ope­ra­ti­vos.

Lle­gó a ser to­do un ejem­plo pa­trio de em­pren­di­mien­to tec­no­ló­gi­co, con se­des en Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Nue­va York, San Francisco, Mé­xi­co, Shang­hái y To­kio; con una fac­tu­ra­ción su­pe­rior a los 52 mi­llo­nes de eu­ros; una plan­ti­lla cer­ca­na a los 450 tra­ba­ja­do­res, y en­ca­be­zan­do año tras año las lis­tas del Best Pla­ce to Work de su ca­te­go­ría; con una in­ver­sión de 82,5 mi­llo­nes de eu­ros en 2013 por par­te de Part­ners Group, y con la vis­ta pues­ta en una in­mi­nen­te sa­li­da al Nas­daq. Y de re­pen­te en­tró en ba­rre­na. Uno de sus mo­to­res de des­car­ga em­pe­zó a in­tro­du­cir malwa­re en los or­de­na­do­res de los usua­rios, su repu­tación ca­yó en pi­ca­do en­tre los blo­gue­ros del sec­tor, se pro­du­jo un cam­bio de com­por­ta­mien­to en­tre los usua­rios, Goo­gle mo­di­fi­có el al­go­rit­mo per­ju­di­cán­do­le en las bús­que­das y los nú­me­ros co­men­za­ron a caer de for­ma im­pa­ra­ble, to­do ello has­ta en­trar en pér­di­das y so­li­ci­tar en 2014 un ERE que afec­tó a la mi­tad de la plan­ti­lla. Ese año se con­vir­tió en una au­tén­ti­ca tra­ve­sía en el de­sier­to pa­ra Sof­to­nic, el pro­yec­to idea­do en 1997 por To­más Dia­go, que ha­bía sim­bo­li­za­do el éxi­to em­pren­de­dor en nues­tro país du­ran­te 17 años.

TO­DO UN RE­TO

La luz al fi­nal del tú­nel em­pe­zó a vis­lum­brar­se en fe­bre­ro de 2015 con el des­em­bar­co a los man­dos del ti­món de Scott Ar­pa­jian, un em­pren­de­dor es­ta­dou­ni­den­se fun­da­dor de Down­load.com y al­to eje­cu­ti­vo de Disney, don­de tra­ba­jó co­mo vi­ce­pre­si­den­te de Desa­rro­llo de Ne­go­cio y Es­tra­te­gia In­ter­na­cio­nal en la di­vi­sión de jue­gos so­cia­les y mó­vi­les. “Pro­fe­sio­nal­men­te, te­nien­do en cuen­ta el mo­men­to en que se en­con­tra­ba la em­pre­sa cuan­do lle­gué, no ca­bía nin­gu­na du­da de que es­te iba a ser uno de los ma­yo­res re­tos de mi ca­rre­ra. Pe­ro, aun­que pue­da pa­re­cer to­do lo con­tra­rio, pa­ra mí la de­ci­sión de in­cor­po­rar­me a Sof­to­nic fue muy fá­cil. Es cier­to que, cuan­do me lo plan­tea­ron, la em­pre­sa no es­ta­ba pa­san­do por un buen mo­men­to. Aca­bá­ba­mos de ha­cer un ERE del 50% de la plan­ti­lla, ha­bía du­das so­bre si po­dría­mos man­te­ner la otra mi­tad o có­mo íba­mos a afron­tar el fu­tu­ro. To­mé las rien­das del pro­yec­to no só­lo por la mag­ni­tud del re­to, sino por la gran ad­mi­ra­ción que sen­tía y siento por Sof­to­nic, por­que que­ría ayu­dar­la a re­cu­pe­rar la glo­ria que tu­vo”, con­fie­sa Ar­pa­jian.

Di­cho y he­cho. En fe­bre­ro de 2015 se pu­so al fren­te de Sof­to­nic y en po­co más de dos años ha con­se­gui­do sa­car­la del ato­lla­de­ro y lle­var­la a ebit­da po­si­ti­vo. “Al prin­ci­pio la re­cu­pe­ra­ción fue mo­des­ta,

con­se­gui­mos vol­ver a te­ner be­ne­fi­cios ope­ra­ti­vos sie­te me­ses des­pués de que me in­cor­po­ra­ra y, des­de en­ton­ces, he­mos he­cho fren­te a to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des, pe­ro va­mos por buen ca­mino”. Vea­mos cuá­les han si­do las cla­ves de es­ta re­cu­pe­ra­ción.

Re­co­no­cer el error y cor­tar por lo sano. “El Sof­to­nic de ha­ce unos cuan­tos años te­nía pro­ble­mas de cre­di­bi­li­dad di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con un pro­duc­to al­go po­lé­mi­co, el Sof­to­nic Down­loa­der. En al­gu­nos ca­sos, es­te Down­loa­der ins­ta­la­ba pro­gra­mas aña­di­dos que el usua­rio no ha­bía pe­di­do. En su ba­se, es­ta prác­ti­ca iba ra­di­cal­men­te en con­tra del ADN de Sof­to­nic: ayudar a los usua­rios a so­lu­cio­nar pro­ble­mas, no crear­les más. Por eso mi pri­me­ra me­di­da fue anun­ciar a la em­pre­sa que no íba­mos a con­ti­nuar con el Down­loa­der. A ni­vel in­terno cau­só cier­to re­vue­lo, pe­ro era in­com­pa­ti­ble man­te­ner­lo, sa­lir ade­lan­te y re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad”.

Re­pa­rar la repu­tación da­ña­da. Pre­ci­sa­men­te a raíz de ese pro­gra­ma de des­car­ga, al­gu­nos de los

prin­ci­pa­les blo­gue­ros tec­no­ló­gi­cos iden­ti­fi­ca­ron Sof­to­nic con malwa­re y la repu­tación on­li­ne de la com­pa­ñía ca­yó por los sue­los. “La repu­tación nun­ca es un te­ma fá­cil de re­pa­rar y só­lo hay una fór­mu­la pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los usua­rios: ga­nár­se­la. Hi­ci­mos exa­men de con­cien­cia y co­nec­ta­mos con la esen­cia de Sof­to­nic: ayudar a nues­tros usua­rios a so­lu­cio­nar pro­ble­mas. Con es­ta pro­pues­ta de va­lor en men­te, nos ale­ja­mos de cual­quier ac­ti­vi­dad que no fa­ci­li­ta­ra la vi­da. Por ejem­plo: sa­bía­mos que los aña­di­dos no desea­dos su­po­nían un pro­ble­ma que da­ñó la cre­di­bi­li­dad de la mar­ca, así que lan­za­mos el pro­yec­to Clean and Sa­fe, un aná­li­sis au­to­má­ti­co y ma­nual a tra­vés del cual pu­di­mos ga­ran­ti­zar a nues­tros usua­rios que las des­car­gas eran se­gu­ras”.

Trans­mi­tir el cam­bio. “El si­guien­te pa­so a la ho­ra de re­es­ta­ble­cer nues­tra repu­tación fue sa­lir de la ofi­ci­na, ha­blar de Sof­to­nic, de có­mo ha cam­bia­do, cen­trán­do­nos en lo que es aho­ra, no ha­ce tres años. Du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po Sof­to­nic ha­bía si­do una em­pre­sa her­mé­ti­ca, to­do el mun­do sa­bía que era un muy buen si­tio pa­ra tra­ba­jar… y po­co más. Con­tar de puer­tas afue­ra la his­to­ria de Sof­to­nic ha si­do cla­ve y la res­pues­ta que he­mos ob­te­ni­do, muy po­si­ti­va: la gen­te se sor­pren­de y mues­tra su in­te­rés pa­ra ver qué es lo si­guien­te que va­mos a ha­cer. In­ter­na­men­te, ha ser­vi­do pa­ra que nues­tros em­plea­dos se sien­tan or­gu­llo­sos de tra­ba­jar en Sof­to­nic”.

Sin ol­vi­dar al equi­po. Du­ran­te años Sof­to­nic en­ca­be­zó los rán­king del Best Pla­ce to Work de su ca­te­go­ría. Tras el ERE, la de­cep­ción y el desáni­mo se ex­ten­die­ron en­tre el equi­po. Ges­tio­nar­lo no fue fá­cil. “Na­die quie­re tra­ba­jar en una em­pre­sa an­cla­da en el pa­sa­do y re­du­ci­da en la opi­nión co­lec­ti­va a su peor mo­men­to. De he­cho, es muy in­jus­to ha­cer­lo, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do Sof­to­nic lle­va 20 años de tra­yec­to­ria. Por eso era im­por­tan­te cam­biar el discurso, de­mos­trar a nues­tros tra­ba­ja­do­res que es­tá­ba­mos de­jan­do atrás esa ma­la épo­ca y rein­ven­tán­do­nos en el pro­ce­so. Aho­ra so­mos un equi­po más pe­que­ño, pe­ro más en lí­nea con nues­tros ob­je­ti­vos”.

Apos­tar por la di­ver­si­fi­ca­ción.

“Ac­tual­men­te es­ta­mos di­ver­si­fi­can­do nues­tra ofer­ta y muy ilu­sio­na­dos con un pro­duc­to nue­vo, Sof­to­nic So­lu­tions, que por aho­ra es­tá en be­ta: pro­por­cio­na­mos una pla­ta­for­ma don­de la voz can­tan­te la lle­va la co­mu­ni­dad, don­de los usua­rios se ayu­dan en­tre sí pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a cual­quier pro­ble­ma que es­tén te­nien­do, no só­lo tec­no­ló­gi­cos. En So­lu­tions hay con­se­jos so­bre cues­tio­nes tan va­ria­das co­mo dón­de apren­der man­da­rín, có­mo ha­cer la maleta de for­ma efi­cien­te o qué pá­gi­nas de strea­ming ofre­cen la me­jor re­la­ción ca­li­dad-pre­cio. Abre mo­de­los de mo­ne­ti­za­ción más allá del SEO y la pu­bli­ci­dad con­ven­cio­nal”.

Sin des­cui­dar el mó­vil… aun­que

con cau­te­la. “Al po­co de lle­gar em­pe­za­mos a ex­pe­ri­men­tar con el desa­rro­llo de apps. Pen­sá­ba­mos que es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra com­pe­tir en es­te mun­do, pe­ro in­ven­ta­mos pro­duc­tos que nos in­tere­sa­ban a no­so­tros en vez de a nues­tros usua­rios. En es­te cam­po no con­se­gui­mos ca­pi­ta­li­zar la enor­me au­dien­cia que te­ne­mos, sino que nos aven­tu­ra­mos a un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do. Se­gui­mos cre­yen­do en el mó­vil co­mo me­dio –es­ta­ría­mos lo­cos si no lo hi­cié­ra­mos– y so­mos per­fec­ta­men­te cons­cien­tes de que un ne­go­cio ba­sa­do en pro­gra­mas pa­ra es­cri­to­rio no es la for­ma de en­fo­car el fu­tu­ro. Así que he­mos cam­bia­do de es­tra­te­gia en fi­jar­nos en lo que me­jor ha­ce­mos: so­lu­cio­nar pro­ble­mas de usua­rios. Real­men­te Sof­to­nic So­lu­tions se con­ci­bió co­mo un pro­duc­to mo­bi­le flrst. No se­rá el úl­ti­mo de nues­tros pro­duc­tos que si­ga es­te pa­trón”.

Hoy, con To­más Dia­go en la pre­si­den­cia y Ar­pa­jian en la di­rec­ción eje­cu­ti­va, Sof­to­nic man­tie­ne las se­des de España y EE UU; al­can­za los 113 mi­llo­nes de usua­rios al mes y los cua­tro mi­llo­nes de des­car­gas dia­rias. El pró­xi­mo re­to, “en­con­trar el equi­li­brio en­tre in­no­va­ción y nues­tro mo­de­lo his­tó­ri­co de ne­go­cio. Es la úni­ca ma­ne­ra de que Sof­to­nic pue­da se­guir cre­cien­do. No es ta­rea fá­cil, pe­ro nos mo­ti­va lo di­fí­cil”, con­clu­ye Ar­pa­jian.

“Só­lo hay una fór­mu­la pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los usua­rios: ga­nár­se­la”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.