Apos­tar por pro­yec­tos ya ma­du­ros.

Es­te­ban Re­dol­fi, director eje­cu­ti­vo de 4 Years From Now (4YFN), ges­tio­na un even­to que, en só­lo cin­co años, ha re­vo­lu­cio­na­do el pa­no­ra­ma em­pren­de­dor ubi­ca­do den­tro del Mo­bi­le World Con­gress (MWC). EL 4YFN ya es un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de ideas em­pre­sar

Emprendedores - - Sumario - RAFAEL MINGORANCE

Es­te­ban Re­dol­fi, director eje­cu­ti­vo de 4YFN, iden­ti­fi­ca cuá­les son las gran­des ten­den­cias del em­pren­de­ru­ris­mo tec­no­ló­gi­co.

Pun­tual a la ci­ta, Es­te­ban Re­dol­fi se sien­ta en la me­sa, jun­ta las pal­mas de las ma­nos y nos ha­bla de las tec­no­lo­gías que los em­pren­de­do­res uti­li­zan pa­ra crear mo­de­los de ne­go­cio in­no­va­do­res. Se­gún nos re­la­ta, em­pie­za a di­bu­jar­se un pa­no­ra­ma con so­lu­cio­nes em­pre­sa­ria­les que “hoy no po­de­mos ni ima­gi­nar”. Re­dol­fi es el director eje­cu­ti­vo de 4 Years From Now (4YFN), la pla­ta­for­ma de star­tups in­te­gra­da en el Mo­bi­le World Con­gress, y tie­ne la mi­sión de con­so­li­dar es­te even­to en Bar­ce­lo­na. Los nú­me­ros di­cen que va por buen ca­mino. Se cal­cu­la que, en es­ta edi­ción, par­ti­ci­pan más de 600 star­tups na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y 700 in­ver­so­res.

“Es­te año he­mos si­do más se­lec­ti­vos con las star­tups pre­sen­tes. He­mos apos­ta­do fuer­te por la ca­li­dad y los pro­yec­tos ma­du­ros. A di­fe­ren­cia de ha­ce cin­co años, hoy se in­cor­po­ran al mun­do em­pren­de­dor pro­fe­sio­na­les de lar­ga tra­yec­to­ria, bue­nos co­no­ce­do­res

de su área de ne­go­cio”, ex­pli­ca. A es­te fac­tor le aña­de otro: hoy el em­pren­de­dor no quie­re cam­biar el mun­do, su as­pi­ra­ción es más rea­lis­ta, só­lo pre­ten­de crear un ne­go­cio que ten­ga éxi­to. “Pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te afi­nar en las ac­ti­vi­da­des de net­wor­king”.

DRO­NES Y MO­VI­LI­DAD

Los dro­nes y la mo­vi­li­dad son las dos gran­des ten­den­cias del mo­men­to. Van a ex­pe­ri­men­tar una gran trans­for­ma­ción en los pró­xi­mos años. “Hoy se pien­sa en los dro­nes con la in­ten­ción de dar­les apli­ca­cio­nes que van más allá de la sim­ple entrega de pro­duc­tos o co­mo ta­xis aé­reos pa­ra evi­tar los atas- cos”, di­ce Re­dol­fi. Por ejem­plo, ya se uti­li­zan en la­bo­res de man­te­ni­mien­to y se­gu­ri­dad de gran­des ins­ta­la­cio­nes co­mo las plan­tas pe­tro­lí­fe­ras.

En el 4 Years From Now (4YFN) del año pa­sa­do, una star­tup is­rae­lí pre­sen­tó su mo­de­lo de dron in­dus­trial que se au­to­pi­lo­ta­ba y man­te­nía en buen es­ta­do a sí mis­mo. “El apa­ra­to era ca­paz de vol­ver a su ba­se pa­ra re­co­no­cer su es­ta­do y cam­biar­se las pie­zas de­fec­tuo­sas, car­gar sus ba­te­rías y vol­ver a sa­lir pa­ra tra­ba­jar en la planta pe­tro­lí­fe­ra”, ma­ni­fies­ta Re­dol­fi, que no so­lo es un es­pe­cia­lis­ta en crear co­mu­ni­da­des co­mo el 4 Years From Now, tam­bién es un em­pren­de­dor. Tie­ne en la ca­be­za un pro­yec­to de star­tup de­di­ca­do a los deportes de mon­ta­ña por­que le en­can­ta y co­no­ce bien el sec­tor: “To­da­vía es­toy en ello, a ver si me ani­mo pa­ra aca­bar de de­fi­nir la so­lu­ción”.

Cam­bio ra­di­cal. En lo que se re­fie­re a la mo­vi­li­dad, to­das las mar­cas de automóviles sa­ben que su mo­de­lo de

ne­go­cio se va a trans­for­mar de for­ma ra­di­cal en los pró­xi­mos años. Automóviles eléc­tri­cos, au­to­pi­lo­ta­dos, co­ne­xión cons­tan­te del con­duc­tor con su bio­mé­tri­ca. To­das las mar­cas co­mer­cia­les han crea­do pla­ta­for­mas pa­ra atraer star­tups y ace­le­rar la in­no­va­ción. To­do eso ocu­rri­rá, ade­más, en un es­ce­na­rio don­de la tec­no­lo­gía 5G es­ta­rá muy pre­sen­te, per­mi­tien­do una trans­fe­ren­cia de da­tos a una ve­lo­ci­dad ex­traor­di­na­ria. “Se me ocu­rre que el tra­yec­to que ha­gas den­tro de un co­che au­to­pi­lo­ta­do po­dría ser per­fec­to pa­ra asis­tir a una cla­se uni­ver­si­ta­ria, me­dian­te reali­dad vir­tual, o pa­ra ju­gar con tus ami­gos on­li­ne”, ima­gi­na Re­dol­fi.

El es­pa­cio pú­bli­co tam­bién es­tá por de­fi­nir. La mo­vi­li­dad en las ciu­da­des se es­tá vol­vien­do im­po­si­ble y ahí las star­tups van a en­trar en jue­go con so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas.

EL ‘MA­CHI­NE LEAR­NING’ MA­DU­RA

Otra ten­den­cia que ma­du­ra, año tras año, es el ma­chi­ne lear­ning, que no só­lo va a per­mi­tir or­ga­ni­zar me­jor los me­dios de pro­duc­ción ha­cién­do­los más fle­xi­bles a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to (In­dus­tria 4.0), trans­for­ma­rá tam­bién el tu­ris­mo, un sec­tor cla­ve de la eco­no­mía es­pa­ño­la. “Gra­cias al ma­chi­ne lear­ning se po­drá pre­de­cir y evi­tar el over­boo­king de un vue­lo, por ejem­plo”, se­ña­la el director eje­cu­ti­vo del 4YFN. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la ro­bó­ti­ca son dos ten­den­cias to­da­vía in­ma­du­ras, con po­ca pre­sen­cia en el sa­lón, pe­ro de im­pac­to ex­tra­or­di­na­rio en po­cos años. Las dos van de la mano y pro­me­ten cam­bios con los que ya se atre­ven al­gu­nos em­pren­de­do­res en Es­ta­dos Uni­dos.

Ro­bó­ti­ca so­cial. El ro­bot Ji­bo, desa­rro­lla­do por la star­tup de la pro­fe­so­ra del MIT, Cynt­hia Brea­zeal, es un ejem­plo de la ca­rre­ra de la ro­bó­ti­ca so­cial que aca­ba de em­pe­zar. “El ro­bot quie­re una re­la­ción cer­ca­na con no­so­tros. A par­tir de ahí, se abre to­do un cam­po de po­si­bi­li­da­des so­bre pre­dic­ción de ne­ce­si­da­des, au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas de la ca­sa, acom­pa­ña­mien­to de per­so­nas, in­ter­ac­ción con los ni­ños. Hay star­tups tra­ba­jan­do en ello de for­ma de­ci­di­da”, sos­tie­ne Re­dol­fi, pa­ra aña­dir que se es­tá ven­dien­do co­mo in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lo que en reali­dad no es más que ma­chi­ne lear­ning.

“Cuan­do la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial sea una reali­dad po­dría per­mi­tir la alian­za en­tre part­ners que aho­ra son im­po­si­bles de ima­gi­nar”. Tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar los ne­go­cios que se van a ge­ne­rar gra­cias al uso de la voz. Ama­zon Echo y Goo­gle Ho­me son las nue­vas pla­ta­for­mas a las que po­der ad­he­rir ser­vi­cios em­pren­de­do- res ima­gi­na­ti­vos. La cla­ve re­si­de en el desa­rro­llo y uso del len­gua­je na­tu­ral.

El block­chain o “ca­de­na de blo­ques” es otra tec­no­lo­gía a te­ner en cuen­ta. Gra­cias a ella es po­si­ble el desa­rro­llo de las mo­ne­das vir­tua­les (bit­coin) y plan­tea una enor­me cam­bio en la eco­no­mía. Sus apli­ca­cio­nes se­rán muy am­plias co­mo en el ca­so de los se­gu­ros. “Po­dría te­ner el mío den­tro de una co­mu­ni­dad y que fue­ra és­ta la que con­tro­la­ra mi ni­vel de ries­go. Co­mo clien­te, yo pa­ga­ría acor­de al ries­go al que estuviera so­me­ti­do en ca­da mo­men­to. Mi cuo­ta se­ría fle­xi­ble y va­ria­ble”. Cuan­do aca­be el 4YFN de­ja­rá a su pa­so otra es­te­la de in­no­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.