De es­tar en la cuer­da flo­ja a va­ler una mi­llo­na­da. Ós­car Pie­rre,

Una de cal y otra de are­na. La pla­ta­for­ma aca­ba de re­ci­bir una in­ver­sión de 30 mi­llo­nes de eu­ros en una ron­da li­de­ra­da por Ra­ku­ten, aun­que re­cien­te­men­te se ha vis­to en­vuel­ta en la po­lé­mi­ca por las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los men­sa­je­ros di­gi­ta­les. Su fund

Emprendedores - - Sumario - ISABEL GAR­CÍA MÉN­DEZ

CEO y co­fun­da­dor de Glo­vo, nos ha­bla de la evo­lu­ción de su com­pa­ñía.

En mi or­de­na­dor lle­gué a te­ner una cuen­ta atrás ha­cia el cie­rre, por­que po­co a po­co nos íba­mos que­dan­do sin oxí­geno. La idea no aca­ba­ba de cua­jar, ge­ne­ra­ba du­das en el mer­ca­do, era un pro­duc­to pa­ra early adop­ters y aquí hay muy po­cos”, ex­pli­ca Ós­car Pie­rre, CEO y co­fun­da­dor. Eso fue a fi­na­les de 2016. Y hoy, ape­nas unos me­ses des­pués, uno de los prin­ci­pa­les gi­gan­tes in­ter­na­cio­na­les de In­ter­net, Ra­ku­ten, ha li­de­ra­do una ron­da de in­ver­sión jun­to con Cat­hay y con al­gu­nos de los in­ver­so­res pre­vios, en la que han in­yec­ta­do 30 mi­llo­nes de eu­ros a la com­pa­ñía, lo que, uni­do a los sie­te mi­llo­nes ya cap­ta­dos en ron­das pre­vias, su­ben la va­lo­ra­ción de la com­pa­ñía por en­ci­ma de los 50 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún fuen­tes del sec­tor. ¿Qué es lo que ha pa­sa­do en­tre­me­dias? Ha­ce­mos un re­pa­so jun­to a su fun­da­dor. Glo­vo na­ció en mar­zo de 2015, de la mano de Pie­rre y de Sa­cha Mi­chaud. “Me gra­dué en Es­ta­dos Uni­dos co­mo ingeniero ae­ro­náu­ti­co y du­ran­te mi es­tan­cia allí vi la ne­ce­si­dad de po­ner en con­tac­to a ciu­da­da­nos ca­da vez más ocu­pa­dos con gen­te que hi­cie­se los re­ca­dos por ellos. Así que a mi re­gre­so a Bar­ce­lo­na crea­mos una app que de­cía, pide lo que quie­ras. La idea era: pide lo que quie­ras que no­so­tros te lo trae­mos. ¿Un tra­je en la tin­to­re­ría? ¿Que te com­pren pa­ña­les? ¿Que te trai­gan la re­ce­ta de la far­ma­cia? Su­bías a la pla­ta­for­ma esos men­sa­jes, lle­ga­ban a los men­sa­je­ros y ellos de­ci­dían si acep­ta­ban o no. La idea era bue­na, pe­ro no cua­ja­ba, así que el pri­mer año fue du­ro”, ex­pli­ca.

SA­BER REENFOCAR

“Cuan­do es­tá­ba­mos a pun­to de mo­rir, fui­mos a los in­ver­so­res con un re­en­fo­que aña­dien­do un mar­ket­pla­ce. Era no­viem­bre de 2016. Aho­ra hay ca­si 3.000 part­ners que tie­nen sus tien­das en Glo­vo. A día de hoy, más de la mi­tad de los pe­di­dos vie­nen de las tien­das en lu­gar del usua­rio y eso nos ha per­mi­ti­do re­du­cir el pre­cio de ca­da pe­di­do de los sie­te eu­ros que cos­ta­ban al prin­ci­pio a los 2,5 eu­ros ac­tua­les. Te des­car­gas la app, te re­gis­tras y al en­trar en ella en­cuen­tras va­rias ca­te­go­rías, rea­li­zas un pe­di­do y te salta un men­sa­je de que en X mi­nu­tos tie­nes un glo­vo en tu do­mi­ci­lio o em­pre­sa”.

El fuer­te ti­rón ex­pe­ri­men­ta­do por Glo­vo se ex­pli­ca en bue­na me­di­da por­que han sa­bi­do apro­ve­char una de las ten­den­cias más pu­jan­tes del co­mer­cio on­li­ne: en­tre­gas ca­si in­me­dia­tas. “No­so­tros lo lle­va­mos al ex­tre­mo de que un Glo­vo te lle­ga an­tes de una ho­ra, si eres un con­su­mi­dor fi­nal, y 10 mi­nu­tos, si eres una tien­da que pide un glo­vo pa­ra en­viar mer­can­cía. No se me ocu­rre un pro­duc­to/ ser­vi­cio tan fle­xi­ble y tan in­me­dia­to. El mo­men­to más en­ri­que­ce­dor fue a prin­ci­pios de es­te año cuan­do vi­mos que la ren­ta­bi­li­dad era po­si­ble, cuan­do vi­mos que los in­gre­sos subían y los cos­tes ba­ja­ban. Des­cu­bri­mos que te­nía­mos un ne­go­cio de ver­dad y no una bur­bu­ja. Otro mo­men­to dul­ce fue cuan­do ce­rra­mos el acuer­do con McDo­nald’s en ex­clu­si­va pa­ra España e Ita­lia”, re­cuer­da Pie­rre, quien re­co­no­ce que es ne­ce­sa­rio “ser muy cons­tan­te. Po­dría­mos ha­ber ti­ra­do la toa­lla, era muy di­fí­cil apos­tar por Glo­vo, pe­ro por se­guir in­ten­tán­do­lo hoy es­ta­mos aquí”.

En las pri­me­ras ron­das de in­ver­sión con­si­guie­ron atraer a in­ver­so­res co­mo An­tai, Se­co­ya o Bon­sai, en­tre otros, al­can­zan­do los sie­te mi­llo­nes de eu­ros. “Esas ron­das nos ayu­da­ron a abrir nue­vas ciu­da­des. Aho­ra es­ta­mos en 11 (Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Se­vi­lla, Má­la­ga, Za­ra­go­za, Sur de Ma­drid, Pal­ma, Ro­ma, Mi­lán y Pa­rís). Que­re­mos que en seis me­ses sea España ren­ta­ble y re­pli­car lo mis­mo en otros paí­ses”, aña­de.

Y es a ese ob­je­ti­vo in­ter­na­cio­nal al que van a des­ti­nar la nue­va ron­da: “Nues­tra me­ta es ser lí­de­res en el sur de Eu­ro­pa”.

EN DE­FEN­SA DE SU MO­DE­LO LA­BO­RAL

La su­ya, sin em­bar­go, es una de las pla­ta­for­mas de­nun­cia­das en di­ciem­bre por UGT por ex­plo­ta­ción la­bo­ral de sus men­sa­je­ros. Ellos se de­fien­den ase­gu­ran­do que ocho de ca­da diez glo­vers, co­mo así los lla­man, “es­tán sa­tis­fe­chos con la pla­ta­for­ma y la re­co­men­da­rían en­tre sus ami­gos pa­ra tra­ba­jar. De he­cho, mu­chas de las pe­ti­cio­nes que es­tán ha­cien­do pa­ra otras pla­ta­for­mas afec­ta­das por la po­lé­mi­ca ya es­tán im­ple­men­ta­das en Glo­vo (plus por me­teo­ro­lo­gía, se­gu­ros, cri­te­rios de ex­ce­len­cia...) Los glo­vers son au­tó­no­mos por­que es la úni­ca for­ma le­gal de co­la­bo­ra­ción que per­mi­te te­ner tan­ta fle­xi­bi­li­dad en las ho­ras, ya que la de­man­da del usua­rio es muy va­ria­ble. Glo­vo ofre­ce un al­to gra­do de fle­xi­bi­li­dad pe­ro no de pre­ca­rie­dad: ofre­ce­mos un ti­po de tra­ba­jo fle­xi­ble y bien re­mu­ne­ra­do que pue­de com­bi­nar con otras ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les y ge­ne­rar un in­gre­so ex­tra. No es una cues­tión de cos­te sino de fle­xi­bi­li­dad. No­so­tros pa­ga­mos por pe­di­do y, co­mo no só­lo tra­ba­ja­mos co­mi­da, el men­sa­je­ro pue­de en­con­trar mu­chas más ho­ras pa­ra tra­ba­jar. In­ten­ta­mos que es­té me­jor re­mu­ne­ra­do que tra­ba­jan­do de ca­ma­re­ro”. Aho­ra mis­mo cuen­tan con 4.000 glo­vers a ni­vel glo­bal.

Dos son los con­se­jos fun­da­men­ta­les que Pie­rre les da a los em­pren­de­do­res: pri­me­ro, “hay que ser una per­so­na que sa­be es­tar so­la an­te los re­tos: los prin­ci­pios son muy so­li­ta­rios y con mu­chos ba­ches. Y, se­gun­do, “fi­char gen­te que sea diez ve­ces me­jor que tú. Ése ha si­do el se­cre­to. A pesar de los 22 años que te­nía cuan­do arran­ca­mos el pro­yec­to, fi­cha­mos a un equi­po de lu­jo. Con­ta­mos con seis má­na­gers muy sé­niors y son ellos los que ti­ran de es­to. Yo lo úni­co que ha­go es mar­car la mi­sión. Y ¿có­mo pu­do atraer tan­to ta­len­to sé­nior sien­do tan jo­ven? “Ten­go mu­cha ve­lo­ci­dad, la idea es bue­na y el mer­ca­do es atrac­ti­vo. Y una vez que has fi­cha­do a tres o cua­tro, el si­guien­te en­tra so­lo”. A fi­na­les de 2017 al­can­za­ron el pe­di­do dos mi­llo­nes. En plan­ti­lla son 100 tra­ba­ja­do­res y al aca­bar al año pre­vén lle­gar a los 50 mi­llo­nes en ven­tas.

“In­ten­ta­mos que nues­tros men­sa­je­ros, los ‘glo­vers’, es­tén me­jor re­mu­ne­ra­dos que tra­ba­jan­do de ca­ma­re­ros”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.