Es­te mer­ca­do pro­gre­sa ade­cua­da­men­te

Emprendedores - - Franquicias -

Un sec­tor con uno de los pú­bli­cos más exi­gen­tes, don­de las ac­ti­vi­da­des más tra­di­cio­na­les, co­mo la en­se­ñan­za de idio­mas o la es­ti­mu­la­ción del apren­di­za­je, co­pan el pro­ta­go­nis­mo, fren­te a los in­ten­tos de mar­cas que bus­can ofre­cer nue­vas vías de ocio y edu­ca­ción.

-

El del ocio y edu­ca­ción in­fan­til es un mer­ca­do que se en­fren­ta a va­ria­bles que van más allá de pla­nes de ne­go­cio y cuen­tas de ex­plo­ta­ción. Va­ria­bles en for­ma de pa­dres pri­me­ri­zos que des­plie­gan su ca­tá­lo­go de in­se­gu­ri­da­des al or­ga­ni­zar los pri­me­ros –y fas­tuo­sos en oca­sio­nes– cum­plea­ños de sus re­to­ños. Va­ria­bles en for­ma de críos y un “es­to no gus­ta” con el que ha­cen tri­zas cual­quier es­tra­te­gia de ven­ta se­su­da que pue­das ha­ber de­fi­ni­do. Va­ria­bles, en de­fi­ni­ti­va, mu­chas ve­ces in­con­tro­la­bles.

Y es que nos en­con­tra­mos an­te una ac­ti­vi­dad con par­ti­cu­la­ri­da­des que de­bes aten­der. Una de ellas es el pú­bli­co. “Aquí el clien­te y el pa­ga­dor no son la mis­ma per­so­na, de ahí que las ac­cio­nes de mar­ke­ting de­ben es­tar en­fo­ca­das en el pa­ga­dor, pe­ro no así las de ser­vi­cios y pro­duc­to”, re­cuer­da Juan

Gu­tié­rrez, di­rec­tor de Con­sul­to­ría de Con­sul­ta Fran­qui­cias. “El con­su­mi­dor es el ni­ño y su opi­nión in­flui­rá de­fi­ni­ti­va­men­te en la fi­de­li­za­ción de un clien­te, el adul­to, que con­ti­nua­rá pa­gan­do por el ser­vi­cio, si el feed­back que re­ci­be del crío es po­si­ti­vo”.

La idio­sin­cra­sia de es­te pú­bli­co de­ter­mi­na tam­bién los ca­na­les pa­ra cap­tar a los alum­nos de tu aca­de­mia o a los usua­rios de tu cen­tro de ocio, una de tus –ima­gi­na­mos– prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes. Vea­mos có­mo lo ha­cen en Ku­mon, es­pe­cia­li­za­da en ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra desa­rro­llar el má­xi­mo po­ten­cial a tra­vés de pro­gra­mas pro­pios de ma­te­má­ti­cas y lec­tu­ra. “El mé­to­do más efec­ti­vo es ge­ne­rar un im­pac­to muy po­si­ti­vo en los pri­me­ros clien­tes. Unos pa­dres con­ten­tos y satisfechos se­rán tus me­jo­res pres­crip­to­res”, se­ña­la Ma­ri­bel Mar­tín, di­rec­to­ra de De­sa­rro­llo y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la ca­de­na en Es­pa­ña. “Es im­por­tan­te, ade­más, crear una bue­na ima­gen pro­fe­sio­nal en­tre los agen­tes que for­man par­te de esa lo­ca­li­dad, so­bre to­do los pro­fe­sio­na­les re­la­cio­na­dos con el mun­do de la edu­ca­ción y que pue­dan ser pres­crip­to­res del mé­to­do. Por úl­ti­mo, hay que for­mar par­te de ese ba­rrio o ciu­dad don­de tra­ba­jas, lo que im­pli­ca par­ti­ci­par en fe­rias y even­tos lo­ca­les, ade­más de crear mar­ca e ima­gen a tra­vés de pa­tro­ci­nios y pu­bli­ci­dad”.

En el ca­so de Ne­mo­mar­lin, fran­qui­cia de es­cue­las in­fan­ti­les, “la he­rra­mien­ta más efec­ti­va de cap­ta­ción es la pu­bli­ci­dad en In­ter­net, fun­da­men­tal en los pri­me­ros años de vi­da de la es­cue­la”, ex­pli­ca su res­pon­sa­ble de Ex­pan­sión,

Os­car Díaz. “Pos­te­rior­men­te, la pu­bli­ci­dad bo­ca-ore­ja ga­na pe­so y efec­ti­vi­dad”. Es­ta úl­ti­ma es la me­jor fuen­te

Pre­gun­ta a la cen­tral có­mo ga­ran­ti­za los es­tán­da­res de ca­li­dad en ca­da cen­tro

Las es­tra­te­gias de mar­ke­ting de­ben es­tar en­fo­ca­das en el adul­to, el pa­ga­dor del ser­vi­cio

pa­ra con­se­guir nue­vos alum­nos, “en una ac­ti­vi­dad con tan­to va­lor aña­di­do y tan lla­ma­ti­va co­mo la nues­tra”, acla­ran des­de la es­cue­la de co­ci­na pa­ra ni­ños The Kit­chen Aca­demy. “Des­ta­ca­ría­mos en pa­ra­le­lo las si­ner­gias en­tre los pro­duc­tos de nues­tro ca­tá­lo­go, don­de hay ca­bi­da pa­ra ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, cum­plea­ños, cam­pa­men­tos, ta­lle­res de fa­mi­lia… En es­te sen­ti­do, co­no­cer cual­quie­ra de esos ser­vi­cios lle­va al usua­rio a con­tra­tar otros”.

¿DÓN­DE ABRIR?

Es evi­den­te que las áreas con ni­ños y co­le­gios son las idó­neas pa­ra es­tos ne­go­cios. Cier­tas mar­cas, ade­más, po­nen el fo­co en zo­nas re­si­den­cia­les. En cual­quier ca­so, lo in­tere­san­te aquí es sa­ber có­mo se ma­ne­jan los tem­pos al de­ci­dir la ubi­ca­ción. En Ku­mon mi­den los ín­di­ces de po­bla­ción in­fan­til y ana­li­zan la ciu­dad o el ba­rrio en cuan­to a su ma­du­rez co­mer­cial, há­bi­tos de vi­da, ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, pre­sen­cia de otros cen­tros edu­ca­ti­vos etc., “va­ria­bles que con­di­cio­nan no só­lo la via­bi­li­dad del pro­yec­to sino el em­pla­za­mien­to óp­ti­mo”, de­ta­lla Mar­tín. “Pri­me­ro ha­ce­mos un es­tu­dio de geo­mar­ke­ting y de im­pac­to de ca­da aper­tu­ra so­bre los cen­tros Ku­mon ya ope­ra­ti­vos. El ob­je­ti­vo de la ex­pan­sión es dar res­pues­ta a la de­man­da de for­ma sos­te­ni­ble, ga­ran­ti­zan­do siem­pre el be­ne­fi­cio de la red. Cuan­do te­ne­mos iden­ti­fi­ca­das po­si­bles zo­nas de aper­tu­ra y va­li­da­do a un can­di­da­to pa­ra esa lu­gar, fi­na­li­za­mos el es­tu­dio de ma­ne­ra con­jun­ta, pa­ra ele­gir el lo­cal y se­guir los trá­mi­tes de aper­tu­ra”.

TO­RRE DE CON­TROL

Un mé­to­do de tra­ba­jo pro­pio y ex­clu­si­vo es la lla­ve pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo. A par­tir de aquí, la cues­tión que de­be­rías plan­tear a la cen­tral es có­mo ga­ran­ti­za los es­tán­da­res de ca­li­dad en ca­da pun­to de la red.

La for­ma­ción es la vía pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo, co­mo ex­pli­can des­de Ku­mon. “In­ver­ti­mos la ma­yor par­ti­da de re­cur­sos en es­te cam­po y en la coor­di­na­ción de los pro­fe­so­res fran­qui­cia­dos. Con­ta­mos con un de­par­ta­men­to que or­ga­ni­za va­rios se­mi­na­rios al año, pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en ca­da pro­gra­ma, cin­co ofi­ci­nas re­gio­na­les ubi­ca­das de for­ma es­tra­té­gi­ca pa­ra dar co­ber­tu­ra a los do­cen­tes y coor­di­na­do- res en ca­da re­gión”. Los es­tí­mu­los tam­bién jue­gan su pa­pel. “Los pro­fe­so­res co­no­cen las va­ria­bles que in­flu­yen en la ca­li­dad de sus cen­tros y es­tán mo­ti­va­dos pa­ra al­can­zar­los, por be­ne­fi­cio pro­pio y pa­ra lo­grar in­cen­ti­vos co­mo per­te­ne­cer al ‘club de éli­te’ y par­ti­ci­par así en reunio­nes in­ter­na­cio­na­les con pro­fe­so­res de to­dos los paí­ses don­de Ku­mon es­tá pre­sen­te”.

En Kids&Us, mien­tras, su de­par­ta­men­to de Ca­li­dad ofre­ce un ser­vi­cio de con­trol de ca­li­dad pe­da­gó­gi­ca a tra­vés de au­di­to­rías de las cla­ses, sin ol­vi­dar que “rea­li­za­mos un se­gui­mien­to dia­rio de los pro­ce­sos”. Un con­tac­to dia­rio man­tie­nen tam­bién en­tre cen­tral y aso­cia­do en Ne­mo­mar­lin. “Y nues­tros su­per­vi­so­res vi­si­tan los cen­tros una vez al mes co­mo mí­ni­mo”.

NUE­VAS TEN­DEN­CIAS

A na­die es­ca­pa el pe­so de las tec­no­lo­gías en el uni­ver­so de los ni­ños y jó­ve­nes. De he­cho, ob­ser­va­mos su pro­gre­si­va in­tro­duc­ción, por ejem­plo, en los mé­to­dos de mar­cas de­di­ca­das a una ac­ti­vi­dad tan ma­du­ra co­mo la en­se­ñan­za de idio­mas. Pe­ro echa­mos en fal­ta pro­yec­tos que ha­yan cua­ja­do y ar­ti­cu­la­do una red am­plia, so­bre la ba­se de una ofer­ta cen­tra­da en ro­bó­ti­ca, pro­gra­ma­ción, reali­dad vir­tual y reali­dad au­men­ta­da.

Gu­tié­rrez se fi­ja en la apa­ri­ción de fran­qui­cias que desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res re­la­cio­na­das con la ro­bó­ti­ca (Co­nec­ta­dos Es­cue­la Tec­no­ló­gi­ca) con cla­ses de aje­drez (Mas­ter Chess) o con el apren­di­za­je de in­glés des­vin­cu­la­do de la en­se­ñan­za tra­di­cio­nal (La Ca­si­ta de

in­glés). A és­tas, su­ma­nos el con­cep­to de Splash Baby Spa, ba­sa­do en la es­ti­mu­la­ción acuá­ti­ca tem­pra­na y el ma­sa­je in­fan­til, la es­cue­la de mú­si­ca y dan­za de Ada­gio Can­ta­bi­le, y, des­de Mé­xi­co, la ori­gi­nal pro­pues­ta de Aloha

Poly­ne­sian Dan­ce Stu­dio, mar­ca en­cua­dra­da en el sec­tor edu­ca­ti­vo, ar­tís­ti­co y cul­tu­ral, que bus­ca for­mar a sus alum­nos a tra­vés de los va­lo­res de la dan­za y cul­tu­ra de las is­las po­li­ne­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.