Acei­tes Abril.

Emprendedores - - Sumario -

Las claves del éxi­to de es­ta pro­duc­to­ra de acei­te de oli­va ga­lle­ga, con pre­sen­cia en 42 paí­ses y una ca­ja de 200 mi­llo­nes de eu­ros.

Lo ex­tra­or­di­na­rio de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar no es que ha­ya lo­gra­do facturar ca­si 200 mi­llo­nes de eu­ros con la pro­duc­ción y ven­ta de acei­te, ni que ha­ya lle­va­do sus pro­duc­tos a 42 paí­ses. Lo real­men­te ex­cep­cio­nal es que lo ha he­cho des­de una zo­na ca­si sin tra­di­ción aceitera: Ga­li­cia. -

Una em­pre­sa de­di­ca­da a la pro­duc­ción y ven­ta de acei­te en un si­tio con tan po­co pe­di­grí acei­te­ro co­mo Ou­ren­se? La his­to­ria se po­ne in­tere­san­te, al sa­ber que la com­pa­ñía –fun­da­da en 1962– ha lo­gra­do con­so­li­dar una po­si­ción no­ta­ble en el mer­ca­do, con una fac­tu­ra­ción que se acer­ca a los 200 mi­llo­nes de eu­ros. Y el in­te­rés sube un gra­do más, si de­ci­mos que el im­pul­sor del pro­yec­to lle­gó de re­bo­te a es­te sec­tor.

Jo­sé Ma­nuel Pé­rez Ca­nal, con­se­je­ro de­le­ga­do de Acei­tes Abril y ca­be­za vi­si­ble de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar, echa la vis­ta atrás pa­ra re­cor­dar dón­de co­men­zó to­do. “Mi abue­lo, que se de­di­ca­ba al ne­go­cio del vino, en­vió a mi pa­dre a fi­na­les de los años 50 a la zo­na de la Man­cha a com­prar unas ins­ta­la­cio­nes don­de fa­bri­car más vino. Me ima­gino que el en­car­go se de­bía a la es­ca­sez de vino en esa épo­ca”. Su pa­dre, fi­nal­men­te, ad­qui­rió unas ins­ta­la­cio­nes en Mo­ra de To­le­do. El pri­mer año com­pró uvas a los pro­duc­to­res lo­ca­les y fa­bri­ca­ron el vino, co­mo es­ta­ba pla­nea­do. Pe­ro el se­gun­do año sur­gió lo im­pre­vis­to. “Las tie­rras de la zo­na eran mix­tas, com­bi­na­ban oli­var y vi­ñe­do, con lo que los agri­cul­to­res les trans­mi­tie­ron que tam­bién que­rían ven­der las acei­tu­nas. Las ins­ta­la­cio­nes con­ta­ban con un mo­lino de pie­dra don­de se ma­cha­ca­ban las uvas y que tam­bién ser­vía pa­ra tra­ba­jar con las acei­tu­nas. En cier­to mo­do, mi pa­dre se me­tió obli­ga­do en el ne­go­cio del acei­te”. Des­de Mo­ra de To­le­do, el acei­te se trans­por­ta­ba en ca­mio­nes cis­ter­na has­ta Ou­ren­se, al ba­rrio de A Pon­te. Allí de­ci­die­ron mon­tar una plan­ta de em­bo­te­lla­do. “El vino lo dis­tri­buían a gra­nel, pe­ro, en el ca­so del acei­te, mi pa­dre pen­só que era me­jor en­va­sar­lo y des­pués dis­tri­buir­lo”.

FA­MI­LIA CON APE­LLI­DO IN­DUS­TRIAL

Da­mos un sal­to tem­po­ral. Nos si­tua­mos en la dé­ca­da de los 90, cuan­do la com­pa­ñía da un pa­so ade­lan­te de la mano de la nue­va ge­ne­ra­ción fa­mi­liar, al fren­te del ne­go­cio des­de 1994. “En el 97 ha­bían au­men­ta­do bas­tan­te las ven­tas y ya no te­nía­mos po­si­bi­li­da­des de se­guir cre­cien­do en la an­ti­gua fá­bri­ca del ba­rrio de A Pon­te, por lo que com­pra­mos te­rreno en el Po­lí­gono de San Ci­brao das Vi­ñas, a las afue­ras de la ciu­dad, le­van­ta­mos nue­vas ins­ta­la­cio­nes y com­pra­mos ma­qui­na­ria. En ese mo­men­to ya em­pe­za­mos a ad­qui­rir los te­rre­nos co­lin­dan­tes, con la vis­ta pues­ta en am­plia­cio­nes fu­tu­ras. Lo cier­to es que ya que nos ha­bía­mos tras­la­da­do una vez y no que­ría­mos mo­ver­nos de nue­vo”. De ma­ne­ra pro­gre­si­va, las ins­ta­la­cio­nes fue­ron cre­cien­do, has­ta con­tar en la ac­tua­li­dad con una su­per­fi­cie de apro­xi­ma­da­men­te 30.000 me­tros cua­dra­dos.

Es­te pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción, cla­ve en el de­sa­rro­llo del pro­yec­to, al­can­zó otro hi­to en 2015 con la cons­truc­ción de una re­fi­ne­ría de acei­te que ocu­pa 4.713 me­tros cua­dra­dos y cons­ta de 20 tan­ques, con una ca­pa­ci­dad de

al­ma­ce­na­je de 8.000 to­ne­la­das, en la que in­vir­tie­ron 20 mi­llo­nes de eu­ros. “Has­ta ese mo­men­to no nos de­di­cá­ba­mos a la re­fi­na­ción, só­lo al en­va­sa­do y a la co­mer­cia­li­za­ción”. ¿Y por qué de­ci­die­ron asu­mir es­ta ta­rea? “Con es­ta nue­va ins­ta­la­ción, fui­mos ha­cia atrás en la ca­de­na de pro­duc­ción y, ade­más, nos ase­gu­rá­ba­mos un vo­lu­men de­ter­mi­na­do de acei­te pa­ra nues­tras ven­tas. An­tes, de­pen­día­mos mu­cho de aque­llos pro­vee­do­res en­car­ga­dos del re­fi­na­do y, en oca­sio­nes, te­nía­mos pro­ble­mas de su­mi­nis­tro. En la ac­tua­li­dad, el 100% del acei­te re­fi­na­do que co­mer­cia­li­za­mos sa­le de aquí”.

La es­tra­te­gia de con­tro­lar el pro­ce­so pro­duc­ti­vo ha­ce que la em­pre­sa dis­pon­ga de un la­bo­ra­to­rio pro­pio don­de rea­li­zan to­dos los con­tro­les ne­ce­sa­rios, a lo que su­ma una plan­ta con nue­ve lí­neas de en­va­sa­do y ma­qui­na­ria pro­pia pa­ra fa­bri­car las bo­te­llas.

¿Y de dón­de pro­ce­de el acei­te con el que tra­ba­jan? “El de oli­va lo com­pra­mos bá­si­ca­men­te en Es­pa­ña, al­go en Portugal y en oca­sio­nes trae­mos al­go de la cuen­ca me­di­te­rrá­nea. El de gi­ra­sol lo com­pra­mos tan­to en Es­pa­ña co­mo en la zo­na del Mar Ne­gro, que vie­ne en bar­co y lo des­car­ga­mos en el puer­to de Vi­la­gar­cía de Arou­sa, don­de te­ne­mos cin­co tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to pro­pios. Aquí lo re­ci­bi­mos y lo trae­mos pa­ra re­fi­nar”.

EX­PAN­SIÓN EN FOR­MA DE... MAN­CHA DE ACEI­TE

Jun­to a es­te for­ta­le­ci­mien­to in­dus­trial, la sa­li­da que en 2014 em­pren­die­ron de su zo­na de con­fort te­rri­to­rial (prin­ci­pal­men­te Ga­li­cia) es otra de las lla­ves que abrió el cre­ci­mien­to.

Lo in­tere­san­te aquí es ave­ri­guar la es­tra­te­gia pa­ra cre­cer en un mer­ca­do don­de exis­ten mar­cas muy re­co­no­ci­das y arrai­ga­das en sus zo­nas de ori­gen. “Nos es­ta­mos ex­pan­dien­do po­co a po­co, siem­pre con la tác­ti­ca de man­cha de acei­te. En es­tos pro­duc­tos de ali­men­ta­ción bá­si­ca los már­ge­nes son muy pe­que­ñi­tos, más aún en el ca­so del acei­te, que, mu­chas ve­ces, lo uti­li­zan en los su­per­mer­ca­dos co­mo pro­duc­to gan­cho pa­ra atraer al clien­te. En es­te es­ce­na­rio, no po­de­mos ha­cer gran­des cam­pa­ñas de mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad, al ser muy cos­to­sas, con lo que no ob­ten­dría­mos un re­torno rá­pi­do de lo in­ver­ti­do. Pre­fe­ri­mos se­guir ha­cien­do pe­que­ñas in­ver­sio­nes pu­bli­ci­ta­rias, pro­mo­cio­nes pun­tua­les y ac­cio­nes de es­pon­so­ri­za­ción de­por­ti­va, pa­ra que se nos va­ya co­no­cien­do po­co a po­co. En cual­quier ca­so, el es­fuer­zo más im­por­tan­te lo ha­ce­mos en el pun­to de ven­ta, vía pre­cio, con la vis­ta pues­ta en que el con­su­mi­dor apre­cie esa di­fe­ren­cia­ción y em­pie­ce a ad­qui­rir nues­tros pro­duc­tos. Una vez los con­su­ma y se fa­mi­lia­ri­ce con ellos, ten­dre­mos una ba­za más pa­ra in­ver­tir en la crea­ción de la mar­ca y en el re­for­za­mien­to de la mis­ma”, ex­pli­ca Pé­rez Ca­nal.

¿En qué mer­ca­dos van a con­cen­trar los es­fuer­zos? “Es­ta­mos cre­cien­do en As­tu­rias, Cas­ti­lla y León, Can­ta­bria y Ma­drid, nues­tras áreas más fuer­tes de ex­pan­sión. En el res­to del mer­ca­do, lo ha­re­mos con me­nos in­ten­si­dad. Y es que la com­pe­ten­cia es fe­roz”, aña­de.

TAN LE­JOS, PE­RO TAN CER­CA

Con una com­pe­ten­cia tan in­ten­sa en el mer­ca­do do­més­ti­co, la sa­li­da al ex­te­rior pa­re­ce ló­gi­ca. Acei­tes Abril ha apos­ta­do en su his­to­ria re­cien­te por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, has­ta el pun­to de ven­der hoy en 42 paí­ses. Los pri­me­ros fue­ron Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos y Portugal. “En el mer­ca­do chino lle­va­mos unos cin­co-seis años, so­mos el quinto o sex­to ope­ra­dor más im­por­tan­te y cre­ce­mos ca­da

La com­pa­ñía es­tá im­pul­san­do la re­cu­pe­ra­ción del cul­ti­vo del oli­var gallego, con­cen­tra­do en el sur de la pro­vin­cia de Lu­go y en la de Ou­ren­se

ejer­ci­cio, con un vo­lu­men de unos tres mi­llo­nes de li­tros anua­les. El pro­duc­to más im­por­tan­te allí es el acei­te de oli­va, tan­to en nues­tra mar­ca co­mo en otras que ela­bo­ra­mos pa­ra clien­tes”. ¿Y en Es­ta­dos Uni­dos? “Mo­ve­mos 1,5 mi­llo­nes de li­tros al año en un mer­ca­do que es el pri­mer des­tino mun­dial de ex­por­ta­cio­nes de acei­te de oli­va. El pro­duc­to tie­ne un en­fo­que gour­met, pe­ro tam­bién hay que ha­cer fren­te a los gran­des con­su­mi­do­res y ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, sin ol­vi­dar que exis­te mu­cha ven­ta a gra­nel a en­va­sa­do­res lo­ca­les. Lle­va­mos allí cua­tro años, con una ofi­ci­na abier­ta en Nue­va York. Qui­zás es­ta pri­me­ra eta­pa ha­ya si­do de ex­plo­ra­ción y pen­sa­mos que lo me­jor es­tá por ve­nir”.

Al tra­zar la ho­ja de ru­ta por el mun­do, Pé­rez Ca­nal iden­ti­fi­ca, co­mo mer­ca­dos con po­ten­cial, a Fran­cia, In­gla­te­rra, Ale­ma­nia, el res­to de paí­ses cen­troeu­ro­peos y Ru­sia. “Nues­tra pre­sen­cia ahí es es­ca­sa y la que­re­mos po­ten­ciar. Tam­bién es­ta­mos cre­cien­do bas­tan­te en Su­da­mé­ri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca, en paí­ses co­mo Bra­sil, Mé­xi­co y Co­lom­bia, don­de se con­su­me mu­cho acei­te de oli­va. En pa­ra­le­lo, nos gus­ta­ría po­ten­ciar las ven­tas en el en­torno del Me­dio Orien­te, ade­más de en Ja­pón y Aus­tra­lia”.

Aun­que pue­da sor­pren­der, des­em­bar­car en paí­ses tan le­ja­nos re­sul­ta más có­mo­do –a prio­ri– que ha­cer­lo en cier­tos mer­ca­dos lo­ca­les. “Ou­ren­se no es una zo­na pro­duc­to­ra de acei­te de oli­va y, en es­te sen­ti­do, te­ne­mos un pe­que­ño hán­di­cap lo­gís­ti­co. Una em­pre­sa de Jaén, por ejem­plo, es­tá me­jor si­tua­da pa­ra ‘ata­car’ el mer­ca­do es­pa­ñol, pues no­so­tros te­ne­mos que trans­por­tar el acei­te de oli­va de Jaén a Ou­ren­se, en­va­sar­lo y lue­go dis­tri­buir­lo. Pe­ro al po­si­cio­nar un con­te­ne­dor a 7.000-8.000 ki­ló­me­tros, ese so­bre­cos­te de trans­por­te que te­ne­mos en pe­que­ñas dis­tan­cias, en las gran­des dis­tan­cias lo po­de­mos ir di­lu­yen­do”, afir­ma el con­se­je­ro de­le­ga­do de Acei­tes Abril.

IN­NO­VA­CIÓN PA­RA RE­GRE­SAR A LOS ORÍ­GE­NES

Con unas 250 re­fe­ren­cias en su ca­tá­lo­go, don­de tie­nen ca­bi­da acei­tes gour­met, eco­ló­gi­cos o re­fe­ren­cias es­pe­cia­les pa­ra hos­te­le­ría, la in­no­va­ción –ade­re­za­da siem­pre de ca­li­dad– tam­bién jue­ga su pa­pel en el pro­yec­to. Pé­rez Ca­nal ex­pli­ca que el 95% del acei­te que co­mer­cia­li­zan es de oli­va y de gi­ra­sol, que ven­den a par­tes igua­les, mien­tras que el 5% res­tan­te es de se­mi­llas. “De to­dos mo­dos, cuan­do se ha­bla de un pro­duc­to na­tu­ral, la pro­pia le­gis­la­ción y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria li­mi­tan mu­cho la in­no­va­ción, por el ti­po de pac­ka­ging, de en­va­sa­do o por la pro­pia téc­ni­ca de pro­duc­ción exi­gi­da. A par­tir de aquí, con­ta­mos con la re­fi­na­do­ra más mo­der­na de Es­pa­ña e in­no­va­mos de for­ma con­tan­te en la me­jo­ra de los eti­que­ta­jes y pre­sen­ta­ción de los pro­duc­tos”. Es­to úl­ti­mo se tra­du­jo, por ejem­plo, en el lan­za­mien­to de los es­práis de acei­te de oli­va, con lo que res­pon­den a los nue­vos há­bi­tos de con­su­mo.

En es­te es­ce­na­rio de in­no­va­ción, des­de prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da Acei­tes Abril vie­ne im­pul­san­do un pro­yec­to pa­ra re­cu­pe­rar el cul­ti­vo del oli­var gallego, an­ta­ño par­te ha­bi­tual del pai­sa­je de es­ta tie­rra y que cuen­ta con una va­rie­dad de acei­tu­na “muy re­co­no­ci­da, pre­sen­te ya en Portugal y en zo­nas de Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía”. Es­to les ha lle­va­do a pre­sen­tar su­ce­si­vas edi­cio­nes li­mi­ta­das y a pe­que­ña es­ca­la de acei­te 100% gallego.

“Co­mo en cual­quier pro­duc­to agrí­co­la, el pre­cio del acei­te fluc­túa mu­cho. Es­to es un ries­go, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad. Si lo­gras un buen pre­cio, pue­des abrir una ca­de­na nue­va de dis­tri­bu­ción”

/ ABRIL 2018

/ ABRIL 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.