FRAN­QUI­CIAS

Des­de Pontevedra ha te­ji­do una red que, en po­co más de tres años, ha su­pe­ra­do los 40 sa­lo­nes en Es­pa­ña y que aho­ra se pre­pa­ra pa­ra dar el sal­to in­ter­na­cio­nal, con pla­nes im­por­tan­tes en paí­ses co­mo In­dia. -

Emprendedores - - Sumario -

No­ti­cias, en­tre­vis­tas, even­tos y no­ve­da­des del sec­tor.

Con 14-15 años, Car­los Con­de te­nía cla­ro que que­ría ser pe­lu­que­ro de ca­ba­lle­ros y mon­tar su ne­go­cio. Sus pa­dres no lo veían tan cla­ro. La con­di­ción fue que com­ple­ta­rá los es­tu­dios. Así, de día nues­tro pro­ta­go­nis­ta se for­ma­ba co­mo pe­lu­que­ro en una aca­de­mia y, por la no­che, acu­día al ins­ti­tu­to. Fi­na­li­za­da es­ta eta­pa, bus­có tra­ba­jo con la idea de fo­guear­se an­tes de em­pren­der. “Em­pe­cé en un sa­lón en la zo­na vie­ja de Pontevedra. Ga­na­ba 10.000 pe­se­tas, tra­ba­ja­ba 14 ho­ras al día, pe­ro apren­dí un mon­tón”. Tras dar el sal­to a otro sa­lón –“aquí co­bra­ba 30.000 pe­se­tas, con un ho­ra­rio nor­mal y me em­pe­cé con el cor­te de ca­ba­lle­ros”–, Con­de re­sol­vió abrir su pro­pio sa­lón. Te­nía 19 años.

Es­ta pri­me­ra pe­lu­que­ría lle­va­ba su nom­bre y ocu­pa­ba 20 me­tros cua­dra­dos. “Mi ho­ri­zon­te ya era crear, con el tiem­po, una ca­de­na lí­der en el sec­tor de la pe­lu­que­ría mas­cu­li­na”. A los dos años, y una vez el ne­go­cio ha­bía co­gi­do ve­lo­ci­dad de crucero, abrió una pe­lu­que­ría mix­ta en un cen­tro co­mer­cial, “que fui am­plian­do, por su bue­na mar­cha”. A los tres o cua­tro años la ven­dió, pa­ra, a con­ti­nua­ción, mon­tar una ma­cro­pe­lu­que­ría de ca­ba­lle­ro con un ma­cro­cen­tro de es­té­ti­ca, de ca­si 500 me­tros cua­dra­dos, sin ol­vi­dar que tam­bién pu­so en mar­cha una pe­lu­que­ría in­fan­til… Tal fre­ne­sí em­pren­de­dor te­nía un ob­je­ti­vo: “Re­co­ger to­das las co­sas bue­nas de ca­da pro­yec­to con la vis­ta pues­ta en crear lo que hoy es Car­los Con­de”.

Des­de su pri­me­ra pe­lu­que­ría, pa­sa­ron unos sie­te años has­ta que –con­fie­sa– tu­vo muy cla­ro lo que que­ría. “Em­pe­cé en­ton­ces a dar­le for­ma, a em­pa­par­me so­bre lo que era una fran­qui­cia, los pa­sos a dar y có­mo iba a aco­me­ter la ex­pan­sión”. Pe­ro tu­vo que pa­sar un tiem­po pa­ra que se ma­te­ria­li­za­se, so­bre el te­rreno, un pro­yec­to de fran­qui­cia que le ha per­mi­ti­do te­jer, des­de Pontevedra, una red que, en po­co tiem­po, ha su­pe­ra­do los 40 cen­tros en Es­pa­ña y que apun­ta al ex­te­rior, con la en­tra­da en Portugal y en In­dia, mer­ca­do es­te úl­ti­mo don­de pla­nea 150 aper­tu­ras.

Car­los Con­de ma­du­ró a fue­go len­to la ca­de­na de bar­be­rías y pe­lu­que­rías a la que da nom­bre. Des­de que em­pe­zó el pro­ce­so de crea­ción de la mar­ca has­ta que abrió su pri­me­ra fran­qui­cia, pa­só bas­tan­te tiem­po. “Me co­gió en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, me gas­té to­do en mon­tar el pro­yec­to de fran­qui­cia. In­clu­so ne­ce­si­ta­ba más re­cur­sos, pe­ro los ban­cos en esa épo­ca ha­bían ce­rra­do el gri­fo. Creía en mi pro­yec­to al 100%, por lo que se­guí ade­lan­te y me au­to­fi­nan­cié, con lo que to­do se ra­len­ti­zó. To­do lo que ga­na­ba lo rein­ver­tía. Fi­nal­men­te, abrí mi pri­me­ra fran­qui­cia en no­viem­bre del 2014, en la ca­lle Ur­záiz de Vi­go”.

EM­PREN­DE­DO­RES: ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la ca­de­na des­de esa pri­me­ra aper­tu­ra?

CAR­LOS CON­DE: Te­nía un muy buen pro­yec­to, con ba­ses muy só­li­das, por eso me lle­vó tan­to tiem­po lan­zar­lo al mer­ca­do. To­do es­tá yen­do muy bien. In­ten­ta­mos que la ex­pan­sión sea or­de­na­da, den­tro de la ra­pi­dez con la que cre­ce­mos, crean­do en pa­ra­le­lo una es­truc­tu­ra in­ter­na muy só­li­da pa­ra dar so­por­te a esa ex­pan­sión.

A día de hoy es­ta­mos con las obras pa­ra abrir en Oporto, es­ta­mos bus­can­do otra ubi­ca­ción en Bra­ga, es­te mes [mar­zo, cuan­do se reali­zó la en­tre­vis­ta] me voy a Mia­mi, a ver si po­de­mos ha­cer al­go en ese mer­ca­do… En Fran­cia sí que es­pe­ro rea­li­zar aper­tu­ras es­te año y, ade­más, es­tá el pro­yec­to en In­dia, don­de he­mos fir­ma­do un acuer­do de más­ter fran­qui­cia con un gru­po con­sul­tor lo­cal pa­ra abrir 150 sa­lo­nes en 10 años. El con­tra­to lo fir­ma­mos en ju­nio del 2017 y lle­va­mos tra­ba­jan­do con ellos en el pro­ce­so que, en su mo­men­to, hi­ce yo en Es­pa­ña, de crear la mar­ca, el equi­po de mar­ke­ting… Aho­ra mis­mo es­ta­mos bus­can­do ubi­ca­cio­nes.

EMP.: ¿Có­mo ha lo­gra­do un acuer­do pa­ra en­trar en un mer­ca­do con la di­men­sión de In­dia?

C.C.: Con­tac­ta­mos con ellos en Fran­cia y, des­de el prin­ci­pio, to­do flu­yó. En cual­quier ca­so, el cre­ci­mien­to plan­tea­do es muy mo­des­to pa­ra el po­ten­cial de un país don­de va­mos a rea­li­zar cier­tas mo­di­fi­ca­cio­nes. Si en Es­pa­ña fi­ja­mos una di­men­sión mí­ni­ma de 30 me­tros cua­dra­dos, allí se­rán 75, con un en­fo­que di­ri­gi­do al seg­men­to me­dio-al­to de la po­bla­ción.

EMP.: ¿Qué otros mer­ca­dos le in­tere­san?

C.C.: En el pe­rio­do 20182019 que­re­mos aco­me­ter una ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal im­por­tan­te. Es­ta­mos vien­do la po­si­bi­li­dad de ir tam­bién a Chi­le, pe­ro no es­toy ce­rra­do a nin­gún país.

EMP.: ¿Dón­de ra­di­ca la cla­ve de éxi­to del con­cep­to de ne­go­cio? C.C.: En nues­tro sa­ber ha­cer pro­pio, desa­rro­lla­do en es­tos años. Con él, he­mos da­do con la te­cla de lo que bus­can tan­to in­ver­sor co­mo clien­te.

EMP.: ¿Y qué es lo que bus­can? C.C.: El in­ver­sor bus­ca un ne­go­cio ren­ta­ble y via­ble, con unos re­tor­nos de la in­ver­sión a me­dio pla­zo, con el aval de los 20 años que acu­mu­la nues­tra em­pre­sa. El clien­te fi­nal, mien­tras, bus­ca un ser­vi­cio con una re­la­ción ca­li­dad-pre­cio muy bue­na, a car­go de gran­des pro­fe­sio­na­les. Nues­tros em­plea­dos pa­san por un pe­rio­do de for­ma­ción pre­vio muy bueno, a lo que su­ma­mos cam­pa­ñas cons­tan­tes de re­ci­cla­je.

No hay que ol­vi­dar, ade­más, que ca­da ser­vi­cio tie­ne ad­ju­di­ca­do un ri­tual de tra­ba­jo, con un pro­to­co­lo y un tiem­po asig­na­dos. Al fi­nal, to­do es­tá pau­ta­do pa­ra ofre­cer al in­ver­sor ren­ta­bi­li­dad y co­sas fi­jas.

Nues­tra ima­gen es otro as­pec­to cla­ve. Cree­mos mu­cho en ella. Lo que hi­ci­mos fue co­ger la ima­gen de las pe­lu­que­rías de an­tes y ac­tua­li­zar­la con un com­po­nen­te to­tal de ten­den­cia.

EMP.: ¿Cuál es el plan en Es­pa­ña?

C.C.: Ce­rrar 2018 con unos 60 cen­tros ope­ra­ti­vos. Aho­ra mis­mo con­ta­mos con 42, 3 de ellos pro­pios [por otro la­do, la fir­ma pre­vé facturar es­te año 890.000 eu­ros, fren­te a los 679.468 del 2017].

La ca­de­na pre­vé abrir es­te año dos cen­tros de for­ma­ción pro­pios, en Ga­li­cia y en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.