Star­tups na­ci­das en las au­las.

Emprendedores - - Sumario -

Cin­co ejem­plos de em­pre­sas que fue­ron crea­das mien­tras sus fun­da­do­res es­tu­dia­ban en una es­cue­la de ne­go­cios. ¿Qué ven­ta­jas con­si­guie­ron?

Adrià Bu­zón y los dos her­ma­nos

Ale­jan­dro y Ro­ber­to Val­dés de­ci­die­ron po­ner en mar­cha su star­tup de in­ter­me­dia­ción on­li­ne en­tre cui­da­do­res y per­so­nas ma­yo­res una vez que se en­fren­ta­ron a un pro­ble­ma per­so­nal. “El pa­dre de Ale­jan­dro y Ro­ber­to –ex­pli­ca Adrià– en­fer­mó y se en­con­tra­ron con que la ofer­ta de cui­da­do­res pro­fe­sio­na­les exis­ten­te no reunía las mí­ni­mas ga­ran­tías”.

EN­CON­TRAR EL HUE­CO

Los tres jó­ve­nes (Adrià tie­ne 30 años) de­ci­die­ron, pues, que ha­bía un hue­co pa­ra al­guien que fue­ra ca­paz de ofre­cer ser­vi­cios de es­te ti­po con un al­to gra­do de pro­fe­sio­na­li­dad y vía on­li­ne. “En Cui­deo –di­ce el em­pren­de­dor– so­lo se­lec­cio­na­mos a cui­da­do­res/as cua­li­fi­ca­dos con ex­pe­rien­cia de­mos­tra­ble. No in­clui­mos a na­die con quien no de­ja­ría­mos a nues­tros pro­pios pa­dres: la em­pre­sa so­lo tra­ba­ja con cui­da­do­res free­lan­ce que dis­pon­gan de un tí­tu­lo ofi­cial de au­xi­liar de en­fer­me­ría, con una ex­pe­rien­cia mí­ni­ma de ocho años y cin­co re­fe­ren­cias de­mos­tra­bles.

El éxi­to de Cui­deo fue ca­si in­me­dia­to. Fun­da­da en 2016, a los cua­tro me­ses fun­cio­na­ba ya a ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. Ya ope­ra en va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las (Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Va­len­cia…) y cuen­ta con una red de 700 cui­da­do­res que dan ser­vi­cio a 500 clien­tes fi­jos. La idea es ex­pan­dir­se en los pró­xi­mos me­ses ha­cía otras ciu­da­des. Tras fac­tu­rar un mi­llón de eu­ros en su pri­mer año, la em­pre­sa, con se­de en Bar­ce­lo­na, ce­rra­rá 2018 con in­gre­sos su­pe­rio­res a los dos mi­llo­nes. Adrià atri­bu­ye par­te del éxi­to de Cui­deo a que “fal­ta­ba una di­gi­ta­li­za­ción en el sec­tor” y tam­bién a que exis­te un mer­ca­do muy am­plio pa­ra es­tos ser­vi­cios. En Es­pa­ña hay 3,2 mi­llo­nes de per­so­nas de­pen­dien­tes.

La opor­tu­ni­dad se pre­sen­tó a prin­ci­pios de 2016 cuan­do Adrià, es­tu­dia­ba un MBA en ESIC, al que ha­bía acu­di­do tras el fra­ca­so de su pri­me­ra star­tup (cla­ses de fit­ness en par­ques y si­tios pú­bli­cos), “un ne­go­cio que no es­ta­ba bien de­fi­ni­do” di­ce. La es­cue­la se vol­có con el pro­yec­to de los tres ami­gos y les fa­ci­li­tó un tu­tor per­so­na­li­za­do, “que nos ayu­dó mu­chí­si­mo con el plan de via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca”. Es­to, ade­más de ayu­dar­les en to­das las ges­tio­nes le­ga­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas. Es­pe­cial­men­te de­ci­si­vo fue el apo­yo de Al­ber­to

Igle­sia, pro­fe­sor del cen­tro y ex­per­to en mar­ke­ting mi­gi­tal, “un te­ma del que no te­nía­mos la me­nor idea”.

La es­cue­la tam­po­co aho­rró es­fuer­zos en fa­ci­li­tar­les to­do el net­wor­king pa­ra sa­car ade­lan­te la em­pre­sa y pro­mo­cio­nar­la. Les han pues­to en con­tac­to con una gran ase­gu­ra­do­ra que bus­ca un part­ner en cui­da­do de ma­yo­res pa­ra su se­gu­ro de sa­lud. “Y nos lle­va­ron al World Mo­bi­le Con­gress de 2016 pa­ra que pre­sen­tá­ra­mos nues­tro pro­yec­to”, apun­ta el em­pren­de­dor. Y no fal­ta­ron si­quie­ra los con­tac­tos con in­ver­so­res y bu­si­ness an­gels. “Pu­di­mos pre­sen­tar nues­tro pro­yec­to en el fo­ro de in­ver­sión pri­va­da de la es­cue­la, en el que con­se­gui­mos la su­fi­cien­te fi­nan­cia­ción pa­ra arran­car”. En la pri­me­ra ron­da de Cui­deo, de me­dio mi­llón de eu­ros, en­tra­ron na­da me­nos que 40 in­ver­so­res, de los que 10 vi­nie­ron por el fo­ro.

“Nos fa­ci­li­ta­ron con­tac­tos con in­ver­so­res y bu­si­ness an­gels”

Es­ta em­pre­sa bar­ce­lo­ne­sa no so­lo es la lí­der del sec­tor de lo­gís­ti­ca de mo­da en Es­pa­ña sino que po­dría­mos de­cir que fue la in­ven­to­ra de es­te ni­cho de mer­ca­do. Sus com­pe­ti­do­res di­rec­tos la si­guen a gran dis­tan­cia. Fun­da­da en 1997, la com­pa­ñía fac­tu­ró el año pa­sa­do 35 mi­llo­nes de eu­ros, que es­pe­ra ele­var a los 50 mi­llo­nes el año que vie­ne. Y lo más pro­ba­ble es que lo con­si­ga. No ha pa­ra­do de cre­cer des­de su fun­da­ción, siem­pre a dos dí­gi­tos: en 2012 so­lo in­gre­sa­ba 12 mi­llo­nes. Y, lo más im­por­tan­te, ha si­do siem­pre ren­ta­ble. “So­lo per­di­mos di­ne­ro el pri­mer año”, ase­gu­ra Juan Man­za­ne­do, uno de los fun­da­do­res y ac­tual CEO de la com­pa­ñía.

GRAN CRE­CI­MIEN­TO

La em­pre­sa ya es, ade­más, to­da una mul­ti­na­cio­nal, con 16 pla­ta­for­mas lo­gís­ti­cas en Es­pa­ña, Chi­na, EEUU, Mé­xi­co, Pa­na­má, Co­lom­bia y Chi­le, que su­man 220.000 me­tros cua­dra­dos y en la que tra­ba­jan cer­ca de 700 per­so­nas. Un or­gu­llo, pues, pa­ra la es­cue­la de ne­go­cios, el IE­SE, que la vio na­cer y que res­pal­dó su lan­za­mien­to allá por 1996 cuan­do Man­za­ne­do te­nía tan so­lo 26 años, an­te­rior­men­te no ha­bía tra­ba­ja­do nun­ca y creó la en­ton­ces star­tup con dos ami­gos, Car­los Vi­lla y Juan Martínez, cuan­do to­dos es­tu­dia­ban el MBA del IE­SE. Pe­se a que no sa­bían na­da de lo­gís­ti­ca, y me­nos de lo­gís­ti­ca de mo­da, a los tres ami­gos le pa­re­ció una bue­na idea crear una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en esa ac­ti­vi­dad te­nien­do en cuen­ta que la in­dus­tria de la mo­da ca­mi­na­ba en esos años de for­ma im­pa­ra­ble ha­cia a ex­ter­na­li­za­ción y el out­sour­cing. Y tan bue­na le pa­re­ció tam­bién al pro­fe­sor Pe­dro Nueno, en el mar­co de las cla­ses de Na­ves (Nue­vas Aven­tu­ras Em­pre­sa­ria­les), que es­te no so­lo eli­gió al pro­yec­to co­mo pre­fe­ren­te sino que les apo­yo en el desa­rro­llo del plan de ne­go­cio y los lle­vó al fo­ro de in­ver­so­res de IE­SE. Qui­zá una de las ra­zo­nes de que a Nueno le en­tu­sias­ma­ra el pro­yec­to de los tres chi­cos (aca­ba­ban de ter­mi­nar la ca­rre­ra) es que no te­nía na­da que ver el over­boo­king de star­tups pun­to­com que ge­ne­ra­ban los es­tu­dian­tes de su cla­se. Es­ta era una em­pre­sa fí­si­ca, y plan­tea­ba una po­si­bi­li­dad de ne­go­cio que es­ta­ba vir­gen en Es­pa­ña. La es­cue­la si­guió el pro­yec­to pa­so a pa­so has­ta que los tres lo­gra­ron per­fi­lar un plan de ne­go­cio cohe­ren­te en las pro­pias au­las de IE­SE. El úni­co pun­to ne­ga­ti­vo en el pro­yec­to es que, al fi­nal, pe­se a que ha­bía pa­sa­do to­das las cri­bas y de­mos­tra­ba ser im­pe­ca­ble, no in­tere­só a los in­ver­so­res que fue­ron al fo­ro de in­ver­so­res de la es­cue­la. ¿Por qué? “Pues –di­ce el em­pre­sa­rio– por­que en aque­llos mo­men­tos, es­tos ape­nas que­rían oír ha­blar de nin­gu­na star­tup en cier­nes que no fue­ra tec­no­ló­gi­ca o en In­ter­net”. Pe­se a es­te in­con­ve­nien­te, los tres ami­gos aca­ba­ron sa­can­do la idea ade­lan­te. A prin­ci­pios de 1997 la em­pre­sa em­pe­za­ba a fun­cio­nar, una vez que en­tre los tres lo­gra­ron re­unir 200.000 eu­ros (di­ne­ro de las fa­mi­lias) y me­ter en el ac­cio­na­ria­do y en el con­se­jo a una fir­ma bri­tá­ni­ca, en la que ha­bía tra­ba­ja­do uno de los jó­ve­nes. Más que na­da pa­ra apor­tar­les cre­di­bi­li­dad.

“Per­fi­la­mos un plan de ne­go­cio cohe­ren­te en las au­las del IE­SE”

“Las su­ge­ren­cias de los alum­nos nos sir­vie­ron pa­ra co­rre­gir erro­res”

Pe­se a que la ali­men­ta­ción es uno de los sec­to­res más re­za­ga­dos en el e-com­mer­ce, la bar­ce­lo­ne­sa Ula­box, fun­da­da en 2010, ha lo­gra­do asen­tar­se y so­bre­vi­vir a la du­ra com­pe­ten­cia de Ama­zon o de las gran­des ca­de­nas de dis­tri­bu­ción y si­tuar­se co­mo el pri­mer su­per­mer­ca­do en Es­pa­ña que ope­ra so­lo por In­ter­net. La com­pa­ñía, crea­da por tres ex­per­tos en In­ter­net y Nue­vas Tec­no­lo­gías sin la me­nor ex­pe­rien­cia en ali­men­ta­ción o dis­tri­bu­ción fí­si­ca, fac­tu­ra ac­tual­men­te en torno a los 12 mi­llo­nes de eu­ros (eran só­lo 4 mi­llo­nes en 2014) y ofre­ce a sus clien­tes un to­tal de 18.000 re­fe­ren­cias, un re­sul­ta­do que ha lo­gra­do al ha­ber apos­ta­do por la má­xi­ma ra­pi­dez en la en­tre­ga (me­nos de 24 ho­ras).

Y LLE­GÓ UN IN­VER­SOR...

Las pers­pec­ti­vas de la em­pre­sa eran tan po­si­ti­vas que ha­ce tres años, en 2015, el gru­po por­tu­gués So­nae, lí­der de la dis­tri­bu­ción en el país ve­cino, de­ci­dió in­ver­tir cin­co mi­llo­nes de eu­ros en Ula­box.

Aun cuan­do no se pue­de de­cir que la em­pre­sa na­ció co­mo tal y en su in­te­gri­dad en la es­cue­la de ne­go­cios Esa­de, sí que su prin­ci­pal fun­da­dor, Jau­me Go­má, y sus dos so­cios, Da­vid

Ba­ra­tech y Sergi de Pa­blos, han re­ci­bi­do un ines­ti­ma­ble apo­yo por par­te del cen­tro en as­pec­tos tan im­por­tan­tes co­mo la va­lo­ra­ción y desa­rro­llo de su mo­de­lo de ne­go­cio. Los tres, pro­fe­sio­na­les del mun­do di­gi­tal y sin la me­nor ex­pe­rien­cia en dis­tri­bu­ción fí­si­ca, em­pe­za­ron a es­cri­bir las pri­me­ras lí­neas de có­di­go de la web en Esa­de. Go­má, que ha­bía he­cho un PMD en la es­cue­la en el 2005, y que en­tre tan­to ha­bía desem­pe­ña­do car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en Oran­ge y en Se­gun­da­mano, de­ci­dió vol­ver a Esa­de, ya en 2010, una vez to­ma­da la de­ci­sión de crear Ula­box, pa­ra pre­sen­tar su pro­yec­to a los pro­fe­so­res, “que nos ayu­da­ron mu­cho en la eta­pa ini­cial de eva­lua­ción de nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio”, se­ña­la el em­pren­de­dor.

Go­má y sus so­cios de­ci­die­ron que se­ría tam­bién muy in­tere­san­te re­ci­bir las su­ge­ren­cias de los es­tu­dian­tes. “Les pre­sen­ta­mos tam­bién a ellos el pro­yec­to pa­ra que re­fle­xio­na­ran, eva­lua­ran lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do, bien o mal, y nos hi­cie­ran su­ge­ren­cias: eso nos per­mi­tió co­rre­gir al­gu­nos erro­res y cam­biar al­gu­nos de los pun­tos de nues­tro mo­de­lo”. Es­te pro­ce­so se alar­gó du­ran­te va­rias se­sio­nes.

Da­da la ex­pe­rien­cia po­si­ti­va, en re­co­no­ci­mien­to, Go­má y sus dos so­cios si­guen co­la­bo­ran­do con Esa­de. Ula­box es miem­bro del Con­se­jo Ase­sor de Re­tail de Esa­de.”Y re­clu­ta­mos a es­tu­dian­tes de la es­cue­la, es­pe­cial­men­te del MBA, y los lle­va­mos a nues­tra em­pre­sa pa­ra con­tri­buir a su for­ma­ción me­dian­te prác­ti­cas”.

“Gra­cias a la es­cue­la de ne­go­cios, pu­di­mos via­jar a una fe­ria en Qa­tar”

Las pers­pec­ti­vas de la star­tup fun­da­da por Jo­sé Luis Ló­pez y

Je­sús Are­nas, que ha em­pe­za­do a ope­rar muy re­cien­te­men­te, son más que bri­llan­tes. El pro­duc­to que ha desa­rro­lla­do des­de 2015, un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción de pa­cien­tes dia­bé­ti­cos a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo y vía app, ha si­do en­sa­ya­do en un hos­pi­tal de Atlan­ta, en EE.UU., y em­pe­za­rá a ser tes­ta­do en la Fun­da­ción Jiménez Díaz y el Ser­vi­cio Ga­lle­go de Sa­lud. Aho­ra mis­mo Insulclock tie­ne ya ven­di­dos cer­ca de dos mil de esos dis­po­si­ti­vos de con­trol de las cons­tan­tes de in­su­li­na y su pre­vi­sión es aca­bar 2018 con 25.000 uni­da­des y una fac­tu­ra­ción de 5,5 mi­llo­nes de eu­ros. “No te­ne­mos com­pe­ten­cia ya que no exis­te na­da co­mo lo nues­tro en el mer­ca­do”. La com­pa­ñía ha pa­ten­ta­do su pro­duc­to en EEUU y Nor­tea­mé­ri­ca o Eu­ro­pa. Lo asom­bro­so es que sus dos fun­da­do­res han desa­rro­lla­do el pro­duc­to sin acu­dir al ca­pi­tal ries­go. ¿Ra­zón? Pues que la em­pre­sa, ya con 21 tra­ba­ja­do­res, ha re­ci­bi­do más de vein­te pre­mios tec­no­ló­gi­cos y pa­ra em­pren­de­do­res –al­gu­nos eu­ro­peos– que les han su­pues­to in­gre­sos su­pe­rio­res a los dos mi­llo­nes y me­dio de eu­ros. La em­pre­sa ha ini­cia­do tam­bién con­ver­sa­cio­nes con va­rias far­ma­céu­ti­cas, in­tere­sa­das en co­mer­cia­li­zar el dis­po­si­ti­vo, “que de ser ven­di­do di­rec­ta­men­te a pa­cien­tes o a hos­pi­ta­les y clí­ni­cas. La di­men­sión del mer­ca­do es gi­gan­tes­ca. Se­gún la OMS, exis­ten 415 mi­llo­nes de per­so­nas con dia­be­tes en el mun­do. Y uno de ca­da cua­tro de es­tos pa­cien­tes tie­ne que to­mar­se in­su­li­na a dia­rio”, co­men­tan sus fun­da­do­res.

CREA­DA EN UN CON­CUR­SO

To­do em­pe­zó con la pre­sen­ta­ción de la idea en fe­bre­ro de 2015 a un con­cur­so de em­pren­de­do­res, pa­tro­ci­na­do por el IE y Ac­cen­tu­re: Pa­sion IE. Una idea que se le ocu­rrió a Jo­sé Luis, ma­dri­le­ño de 42 años y li­cen­cia­do en Cien­cias de la In­for­ma­ción, por­que él mis­mo es dia­bé­ti­co y ha su­fri­do en su car­ne la in­cer­ti­dum­bre li­ga­da al uso de la in­su­li­na. El sis­te­ma fun­cio­na a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo, uni­do al ém­bo­lo de la plu­ma de in­su­li­na, co­nec­ta­do con una app, lo que per­mi­te con­tro­lar el pro­ce­so en tiem­po real y eli­mi­nar o co­rre­gir erro­res, que de otra for­ma no se de­tec­tan.

En el IE apa­dri­na­ron el pro­yec­to en­se­gui­da y le die­ron a los dos fun­da­do­res ac­ce­so a su zo­na de em­pren­di­mien­to en Ma­ría de Mo­li­na, Área 31, don­de pu­die­ron dis­po­ner du­ran­te al­gu­nos me­ses de ofi­ci­na pro­pia. “Ahí tu­vi­mos ac­ce­so a la men­to­ri­za­ción por par­te de va­rios pro­fe­so­res en los te­mas más di­ver­sos”. Los dos em­pren­de­do­res via­ja­ron tam­bién a una fe­ria en Qa­tar, in­vi­ta­dos por el ICEX, una opor­tu­ni­dad que se ge­ne­ró des­de la es­cue­la ade­más de que les ayu­da­ron a desa­rro­llar el mo­de­lo de ne­go­cio y les han pues­to en con­tac­to con po­si­bles in­ver­so­res, al­gu­nos de ellos ex alum­nos de IE.

Adrià Bu­zón y los her­ma­nos Ro­ber­to y Ale­jan­dro Val­dés fun­da­ron Cui­deo pa­ra in­ter­me­diar en­tre cui­da­do­res y clien­tes.

Juan Man­za­ne­do (CEO de Logisfashion).La em­pre­sa es ya una mul­ti­na­cio­nal con 16 pla­ta­for­mas lo­gís­ti­cas.

Jau­me Go­má (en la fo­to), Da­vid Ba­ra­tech y Sergi de Pablo crea­ron Ula­box, su­per­mer­ca­do on­li­ne de éxi­to.

jo­sé Luis Ló­pez (a la de­re­cha), acom­pa­ña­do del equi­po de Insulclock, que co­mer­cia­li­za un pro­duc­to pa­ra dia­bé­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.