To­das las ofer­tas pa­ra tu py­me, en un sec­tor ca­da vez más sos­te­ni­ble.

Emprendedores - - Sumario -

“no va a su­po­ner una me­jo­ra de la cuo­ta de mer­ca­do de los vehícu­los al­ter­na­ti­vos, que ne­ce­si­tan po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra in­cre­men­tar su de­man­da”, ase­gu­ra la pa­tro­nal.

In­clu­so se­ña­lan que la me­di­da ni si­quie­ra va a cum­plir sus ob­je­ti­vos de re­du­cir las emi­sio­nes, pues “los dié­sel nue­vos, que cum­plen ya la nor­ma­ti­va Euro 6, tie­nen muy po­ca di­fe­ren­cia en emi­sio­nes de NOx y par­tí­cu­las res­pec­to a un vehícu­lo ga­so­li­na y, ade­más, tie­nen una ven­ta­ja im­por­tan­te res­pec­to a emi­sio­nes de CO2, muy ba­jas”.

EFEC­TOS PA­RA LA PY­ME

Las re­per­cu­sio­nes de las me­di­das res­tric­ti­vas con­tra el dié­sel lle­gan, inevi­ta­ble­men­te, a to­dos los usua­rios, y pue­den ser aún peo­res pa­ra las em­pre­sas más pe­que­ñas y los au­tó­no­mos, por el uso que dan a sus vehícu­los. Co­mo re­cuer­da Eduardo Gon­zá­lez de la Ro­cha, di­rec­tor co­mer­cial del ope­ra­dor de ren­ting North­ga­te, “en una gran em­pre­sa, en mu­chas oca­sio­nes el vehícu­lo tie­ne do­ble uso: co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo y co­mo for­ma de re­tri­bu­ción pa­ra los em­plea­dos”, por lo que, si el gas­to se dis­pa­ra, se po­drá pres­cin­dir de los vehícu­los de re­pre­sen­ta­ción. “Pe­ro pa­ra el au­tó­no­mo y la py­me, es fun­da­men­tal­men­te una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo”.

Pa­ra es­te co­lec­ti­vo, “la me­di­da va a ser muy con­tra­pro­du­cen­te. Ima­gi­ne­mos un au­tó­no­mo que ya tie­ne un vehícu­lo dié­sel en pro­pie­dad y den­tro de cua­tro años no lo pue­de sa­car a la ca­lle, por­que el pre­cio del com­bus­ti­ble ha subido el 50% y ade­más no pue­de en­trar en Ma­drid”.

EL REN­TING CO­MO SA­LI­DA

Por otra par­te, la cre­cien­te de­man­da no va a en­con­trar una ofer­ta equi­va­len­te. Se­gún co­men­ta el eje­cu­ti­vo de North­ga­te, “el mer­ca­do no es­tá pre­pa­ra­do: en el seg­men­to de las fur­go­ne­tas y vehícu­los in­dus­tria­les, to­da­vía hay mu­chos fa­bri­can­tes que no tie­nen vehícu­los eco; en al­gu­nos ca­sos, no hay ni si­quie­ra fur­go­ne­tas pe­que­ñas de ga­so­li­na”.

Co­mo res­pues­ta a una si­tua­ción que ge­ne­ra una mez­cla de con­cien­cia­ción e in­cer­ti­dum­bre, co­mien­zan a co­brar pro­ta­go­nis­mo nue­vos con­cep­tos de mo­vi­li­dad ba­sa­dos en una uti­li­za­ción mu­cho más ra­cio­nal –y por tan­to más re­du­ci­da– del co­che.

“Es­ta­mos asis­tien­do a un cam­bio en la men­ta­li­dad. Si ha­ce unos años el co­che era, jun­to a la vi­vien­da, una de las de­ci­sio­nes de com­pra más re­le­van­tes, aho­ra es una op­ción más se­cun­da­ria en­tre los más jó­ve­nes, los mi­llen­nials, quie­nes se de­can­tan con ma­yor fre­cuen­cia por el pa­go por uso fren­te a la pro­pie­dad. Aun­que es po­si­ble que, a me­di­da que va­yan crean­do un nú­cleo fa­mi­liar, la com­pra de un vehícu­lo se vol­ve­rá más co­mún”, ex­pli­ca Ro­cío Ca­rras­co­sa, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la com­pa­ñía de ren­ting Alp­ha­bet. Y es­ta nue­va men­ta­li­dad, uni­da a la apa­ri­ción de nue­vas for­mas de mo­vi­li­dad y a las res­tric­cio­nes al trá­fi­co en las gran­des ciu­da­des, ha con­tri­bui­do al “au­ge del ren­ting en­tre las pe­que­ñas em­pre­sas y los au­tó­no­mos”.

Esa nue­va ten­den­cia la re­sal­ta tam­bién el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ren­ting de Vehícu­los (AER), Agustín García. “Tra­di­cio­nal­men­te, el ren­ting ha de­pen­di­do de la gran em­pre­sa, pe­ro, des­de 2015, no­ta­mos que py­mes, au­tó­no­mos y par­ti­cu­la­res son los que más es­tán im­pul­san­do el cre­ci­mien­to”, afir­ma. “Los da­tos del pri­mer tri­mes­tre de 2018 in­di­can que el pe­so de la pe­que­ña em­pre­sa so­bre el to­tal del par­que de vehícu­los en ren­ting es del 18,43%. Es­to su­po­ne un cre­ci­mien­to del 57,45% des­de 2015. Y el ma­yor sal­to ha si­do el de los par­ti­cu­la­res y au­tó­no­mos, que han pa­sa­do del 2,35% al 6,50%, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 250%”.

Se­gún Agustín García, es­ta­mos an­te un “cam­bio cul­tu­ral, en el que se sus­ti­tu­ye el con­cep­to de pro­pie­dad por el pa­go por uso”, y an­te una “mu­ta­ción” del ren­ting. “En los úl­ti­mos años, el ren­ting ha mu­ta­do ra­di­cal­men­te su es­truc­tu­ra. Ha pa­sa­do de ser un pro­duc­to ma­yo­ri­ta­ria­men­te en ma­nos de la gran em­pre­sa, a ser un ser­vi­cio ca­da vez más po­pu­lar. Es­to be­ne­fi­cia tan­to al pro­pio ne­go­cio co­mo a la so­cie­dad en ge­ne­ral, pues abra­zar el ren­ting sig­ni­fi­ca un par­que de vehícu­los más nue­vos, más se­gu­ros, me­jor man­te­ni­dos, me­nos con­ta­mi­nan­tes y más efi­cien­tes”.

CON­TRA LA IN­CER­TI­DUM­BRE

En una ca­rre­te­ra con es­ca­sa vi­si­bi­li­dad, el ren­ting se mues­tra co­mo la me­jor op­ción pa­ra las pe­que­ñas em­pre­sas y los au­tó­no­mos. “Los ser­vi­cios de ren­ting se ade­cuan a la preo­cu­pa­ción ac­tual por los cam­bios en la tec­no­lo­gía y en las nor­ma­ti­vas re­gu­la­to­rias”, se­ña­la Cha­ro Es­par­za, res­pon­sa­ble co­mer­cial de Iber­ca­ja Lea­sing. “En to­do ca­so, la fór­mu­la po­dría me­jo­rar to­da­vía más si la Ad­mi­nis­tra­ción pu­sie­se en mar­cha nue­vas po­lí­ti­cas que fa­vo­re­cie­ran el

“El mer­ca­do no es­tá pre­pa­ra­do. Aún hay mu­chos fa­bri­can­tes que no ven­den vehícu­los eco”

del par­que mó­vil y és­tas se apli­ca­sen tam­bién a las ope­ra­cio­nes de ren­ting”.

LAS AL­TER­NA­TI­VAS ‘ECO’

La ofer­ta ac­tual de vehícu­los de emi­sio­nes re­du­ci­das es muy am­plia. Los fa­bri­can­tes tra­ba­jan sin des­can­so pa­ra desa­rro­llar nue­vas tec­no­lo­gías y pa­ra in­te­grar­las de la for­ma más efi­cien­te en el sis­te­ma de au­to­mo­ción. Las op­cio­nes más con­so­li­da­das son: Hí­bri­dos. Cuen­tan con un mo­tor de com­bus­tión in­ter­na (ga­so­li­na o dié­sel) y uno eléc­tri­co con ba­te­ría que se car­ga du­ran­te la mar­cha. Los mo­de­los de ba­ja y me­dia elec­tri­fi­ca­ción uti­li­zan el mo­tor eléc­tri­co pa­ra rea­li­zar al­gu­nas de las fun­cio­nes del de com­bus­tión, co­mo el arran­que. De esa ma­ne­ra, tie­nen la au­to­no­mía de un vehícu­lo con­ven­cio­nal, pe­ro el mo­tor con­su­me me­nos. Un pa­so más allá es­tán los full hy­brid, que pue­den mo­ver­se en mo­do eléc­tri­co a ba­ja ve­lo­ci­dad (40 km/h). Eléc­tri­cos. Los que re­car­gan el mo­tor eléc­tri­co en la red. Pue­den ser de dos ti­pos. El pri­me­ro, eléc­tri­cos de ba­te­ría (BEV), que son los eléc­tri­cos pu­ros. La pro­pul­sión es to­tal­men­te eléc­tri­ca, sin com­bus­ti­ble, por lo que no emi­ten con­ta­mi­nan­tes. El in­con­ve­nien­te: la li­mi­ta­da au­to­no­mía y los lar­gos tiem­pos de re­car­ga. El se­gun­do ti­po son lo hí­bri­dos en­chu­fa­bles (PHEV), que tie­nen un mo­tor de com­bus­tión (ga­so­li­na o dié­sel) y un mo­tor eléc­tri­co de ba­te­ría que en­chu­fa a la red, que les da po­si­bi­li­dad de mo­ver­se en mo­do tra­di­cio­nal o eléc­tri­co. Los de au­to­no­mía ex­ten­di­da con­si­guen su­pe­rar los 40 km/h en mo­do eléc­tri­co. Pi­la de Com­bus­ti­ble (FCV). Ca­re­cen de mo­tor de com­bus­tión in­ter­na. Un con­jun­to de cel­das de com­bus­ti­ble (gas) su­mi­nis­tra ener­gía a un mo­tor eléc­tri­co, que es el que mue­ve las rue­das. Es­ta tec­no­lo­gía es­tá to­da­vía en desa­rro­llo.

¿ME IN­TERE­SA UN ELÉC­TRI­CO?

Cual­quier em­pre­sa, ya sea gran­de o pe­que­ña, pue­de en­con­trar in­tere­san­tes ven­ta­jas al con­tra­tar un vehícu­lo eléc­tri­co en ren­ting. Los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res rea­li­zan con­sul­to­rías per­so­na­li­za­das pa­ra com­pro­bar si a sus clien­tes les in­tere­sa es­ta op­ción.

Pon­ga­mos un ejem­plo: una pe­que­ña em­pre­sa, con una ofi­ci­na en el cen­tro de Ma­drid, cuen­ta con cin­co tra­ba­ja­do­res que ne­ce­si­tan des­pla­zar­se pun­tual­men­te den­tro de la ciu­dad. Se plan­tea con­tra­tar en ren­ting un co­che eléc­tri­co o al­gu­na otra mo­da­li­dad eco­ló­gi­ca. Es­ta es la opi­nión de los ex­per­tos:

¿Qué vehícu­lo me in­tere­sa? “Siem­pre y cuan­do ten­gan po­si­bi­li­dad de que el vehícu­lo duer­ma en si­tio de re­car­ga, sin du­da al­gu­na el co­che eléc­tri­co es la me­jor op­ción”, afir­ma

Jo­sé Luis Her­nán­dez, de ALD Au­to­mo­ti­ve. “Tam­bién los de com­bus­ti­re­ju­ve­ne­ci­mien­to bles al­ter­na­ti­vos co­mo el GLP son una bue­na elec­ción, por­que a me­dio y lar­go pla­zo el aho­rro en con­su­mo es con­si­de­ra­ble”.

¿Se­gu­ro que un eléc­tri­co me da­rá el ser­vi­cio que ne­ce­si­to? Co­mo ex­pli­ca Ro­cío Ca­rras­co­sa, de Alp­ha­bet, pa­ra ave­ri­guar las ne­ce­si­da­des reales del clien­te, se ins­ta­la “un GPS mó­vil en su flo­ta de vehícu­los, pa­ra que, en fun­ción de los há­bi­tos y ru­tas de sus em­plea­dos, se pue­dan si­mu­lar es­ce­na­rios muy pró­xi­mos a los reales en fun­ción de dis­tin­tas va­ria­bles, con­si­guien­do re­sul­ta­dos co­mo: el po­ten­cial de elec­tri­fi­ca­ción, el im­pac­to en cos­te y en re­duc­ción en emi­sio­nes de CO2 y la in­fra­es­truc­tu­ra de re­car­ga ne­ce­sa­ria, así co­mo su ubi­ca­ción re­co­men­da­da”.

El cos­te men­sual es más al­to. ¿Pue­de asu­mir­lo mi pe­que­ña em­pre­sa? “Aun­que el des­em­bol­so por el ren­ting de es­te ti­po de vehícu­los al­ter­na­ti­vos pu­die­ra ser ma­yor al ha­bi­tual, a me­dio y lar­go pla­zo, el con­su­mo, más ba­ra­to y más lim­pio, va a ren­ta­bi­li­zar la in­ver­sión”, se­ña­la el di­rec­ti­vo de ALD.

¿En qué mo­da­li­dad de ren­ting? “Ren­ting fle­xi­ble”, acon­se­ja Jo­sé Luis Her­nán­dez. “Pe­ro si tie­nen cla­ro el pe­rio­do en el que ne­ce­si­tan la flo­ta, pue­den op­tar por un ren­ting fi­jo”.

Los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res rea­li­zan con­sul­to­rías pa­ra de­ter­mi­nar si a sus clien­tes les in­tere­san los co­ches eléc­tri­cos

/ OC­TU­BRE 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.