Har­vard Bu­si­ness Review.

Emprendedores - - Sumario -

Re­pro­du­ci­mos el ar­tícu­lo Po­ner el mo­do avión una vez por se­ma­na au­men­ta­rá su pro­duc­ti­vi­dad, del ex­per­to en li­de­raz­go Neil Pas­ri­cha.

- “¿Có­mo va el nue­vo li­bro?”

- “Bueno, ¿aho­ra que de­jé mi tra­ba­jo? ¡Muy mal!”.

Fi­nal­men­te en­con­tré una so­lu­ción que creo que ha sal­va­do mi ca­rre­ra, mi tiem­po y mi cor­du­ra. Si es­tá co­mo yo es­ta­ba en ese mo­men­to, apues­to a que tam­bién ne­ce­si­ta es­ta so­lu­ción: la lla­mo “días de des­co­ne­xión”.

Es­tos son días en los que, li­te­ral­men­te, es­toy 100 % des­co­nec­ta­do. Na­die pue­de con­tac­tar­me, por nin­gún me­dio.

Los días de des­co­ne­xión se han con­ver­ti­do en mi ar­ma se­cre­ta pa­ra re­to­mar el rum­bo. Ha si­do la for­ma de com­ple­tar mi tra­ba­jo más crea­ti­vo y gra­ti­fi­can­te. Pa­ra com­par­tir una com­pa­ra­ción apro­xi­ma­da, en un día en el que es­cri­bo en­tre reunio­nes, pro­du­ci­ré tal vez 500 pa­la­bras por día. En un día de des­co­ne­xión, no es ra­ro que es­cri­ba 5.000 pa­la­bras. En es­tos días, soy 10 ve­ces más pro­duc­ti­vo.

¿CÓ­MO OR­GA­NI­ZO

LOS DÍAS DE DES­CO­NE­XIÓN?

Mi­ro mi ca­len­da­rio 16 se­ma­nas por ade­lan­ta­do y ca­da se­ma­na de­di­co un día en­te­ro a es­tar DES­CO­NEC­TA­DO. Lo pu­se to­do en ma­yús­cu­las. DES­CO­NEC­TA­DO. Nun­ca es­cri­bo en ma­yús­cu­las, pe­ro per­mi­to que los días de des­co­ne­xión me gri­ten.

¿Por qué 16 se­ma­nas por ade­lan­ta­do? El nú­me­ro de se­ma­nas no es tan im­por­tan­te co­mo el pen­sa­mien­to de­trás de él. Pa­ra mí, eso es des­pués de que mi ho­ra­rio de con­fe­ren­cias es­té he­cho, pe­ro, más im­por­tan­te, an­tes que cual­quier otra co­sa. Ese es un mo­men­to má­gi­co en mi agen­da. Es el mo­men­to per­fec­to pa­ra plan­tar la ban­de­ra del día de des­co­ne­xión an­tes de que cual­quier otra co­sa pue­da re­cla­mar ese lu­gar.

En el mis­mo día de des­co­ne­xión, me ima­gino sen­ta­do en un co­che a prue­ba de ba­las ro­dea­do de dos cen­tí­me­tros de plás­tico im­pe­ne­tra­ble por to­dos la­dos. Na­da en­tra. Na­da sa­le. Las reunio­nes

“Los días de des­co­ne­xión se han con­ver­ti­do en mi ar­ma se­cre­ta pa­ra re­to­mar el rum­bo”

re­bo­tan en el pa­ra­bri­sas, tam­bién lo ha­cen los men­sa­jes de tex­to, las aler­tas y las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas.

Pon­go mi te­lé­fono mó­vil en mo­do avión to­do el día. Mi por­tá­til tie­ne el wifi com­ple­ta­men­te des­ha­bi­li­ta­do. Ni una so­la co­sa pue­de mo­les­tar­me... y ni una so­la co­sa lo ha­ce.

¿Y LAS EMERGENCIAS?, SE ES­TA­RÁ PREGUNTANDO.

La res­pues­ta cor­ta es que real­men­te nun­ca hay una emer­gen­cia. La res­pues­ta lar­ga es que, cuan­do mi es­po­sa me pre­gun­tó acer­ca de las emergencias, no le gus­tó mi ex­pli­ca­ción so­bre có­mo en el pa­sa­do, na­die te­nía te­lé­fo­nos mó­vi­les y to­dos es­tá­ba­mos des­co­nec­ta­dos a ve­ces. Co­mo acuer­do, le di­je que cuan­do co­men­za­ra a pro­gra­mar los días de des­co­ne­xión, abri­ría la puer­ta de mi vehícu­lo a prue­ba de ba­las du­ran­te una ho­ra a la ho­ra de la co­mi­da. Cuan­do lo hi­ce, me en­con­tré ca­ra a ca­ra con las ba­las zum­ban­do de 17 men­sa­jes de tex­to, do­ce­nas de co­rreos elec­tró­ni­cos que vi­bra­ban ur­gen­te­men­te y un sin­fín de aler­tas y men­sa­jes ge­ne­ra­dos por ro­bots, y pre­ci­sa­men­te ce­ro emergencias de mi es­po­sa. En­ton­ces, des­pués de unos me­ses, de­ja­mos de ha­cer­lo y en su lu­gar co­men­cé a de­cir­le dón­de es­ta­ría. Eso le dio la tran­qui­li­dad de que, si su­ce­día al­go ho­rri­ble, po­dría lla­mar al lu­gar en el que es­ta­ría tra­ba­jan­do o, co­mo úl­ti­mo re­cur­so, sim­ple­men­te con­du­cir e ir a bus­car­me.

Ya lle­vó un año con los días de des­co­ne­xión. Na­da ho­rri­ble ha su­ce­di­do y am­bos nos he­mos sen­ti­do más có­mo­dos sin te­ner con­tac­to du­ran­te to­do el día.

EN­TON­CES, ¿CÓ­MO SE VEN LOS DÍAS DE DES­CO­NE­XIÓN DE CER­CA?

Pien­so en ellos co­mo si fue­ran dos par­tes. Por una par­te, es­tá el pro­fun­do tra­ba­jo crea­ti­vo. Cuan­do es­tá en es­ta zo­na, es­tá en un es­ta­do de flu­jo y el gran pro­yec­to en el que es­tá tra­ba­jan­do se es­tá lo­gran­do pa­so a pa­so. La se­gun­da par­te son los ni­tros: pe­que­ñas ex­plo­sio­nes de com­bus­ti­ble que pue­de usar pa­ra pre­pa­rar su pro­pia bom­ba si cho­ca con­tra una pa­red. Es­tos mo­men­tos im­pro­duc­ti­vos de frus­tra­ción nos su­ce­den a to­dos y es me­nos im­por­tan­te evi­tar­los que te­ner sim­ple­men­te un con­jun­to de he­rra­mien­tas men­ta­les que pue­da usar cuan­do se pre­sen­ten.

¿Cuá­les son mis he­rra­mien­tas? Ir al gim­na­sio pa­ra en­tre­nar, co­mer­me un pa­que­te de al­men­dras, le­van­tar­me y sa­lir a co­rrer por la ca­lle o dar un pa­seo por la na­tu­ra­le­za. Des­pués de to­do, Tho­reau co­men­tó: “Creo que hay un mag­ne­tis­mo su­til en la na­tu­ra­le­za que, si ce­de­mos in­cons­cien­te­men­te a él, nos orien­ta­rá co­rrec­ta­men­te”. Y He­ming­way afir­mó: “Sue­lo ca­mi­nar por el mue­lle al ter­mi­nar el tra­ba­jo o cuan­do es­toy tra­tan­do de pen­sar en al­go. Es más fá­cil pen­sar si es­toy ca­mi­nan­do y ha­cien­do al­go o vien­do a la gen­te ha­cien­do al­go que en­ten­die­ron”. ¿Qué más? Me­di­tar du­ran­te 10 mi­nu­tos o cam­biar a un nue­vo es­pa­cio de tra­ba­jo. O uti­li­zar mi dro­ga mi­la­gro­sa, apa­gar el mo­do avión du­ran­te 10 mi­nu­tos (mien­tras me man­ten­go ale­ja­do del co­rreo elec­tró­ni­co y los men­sa­jes de tex­to) y de­jar men­sa­jes de voz en el con­tes­ta­dor a

“LLe­vo un año con los ‘días de des­co­ne­xión’, y na­da ho­rri­ble ha ocu­rri­do”

mis pa­dres y ami­gos cer­ca­nos, don­de les re­cuer­do que les amo. Fun­cio­na to­do el tiem­po y vuel­vo a tra­ba­jar rá­pi­da­men­te por­que, sea­mos sin­ce­ros, na­die res­pon­de a su te­lé­fono.

En­ton­ces, ¿qué pa­sa si el co­che a prue­ba de ba­las re­ci­be un gol­pe? Di­ga­mos que re­ci­bo una in­creí­ble in­vi­ta­ción pa­ra dar una con­fe­ren­cia o al­guien mu­cho más im­por­tan­te que yo so­lo tie­ne un día pa­ra re­unir­se. Aler­ta ro­ja: el día de des­co­ne­xión es­tá ba­jo ame­na­za. ¿Qué de­bo ha­cer?

Ten­go una re­gla sim­ple. Los días de des­co­ne­xión nun­ca se pue­den eli­mi­nar, pe­ro pue­den mo­ver­se en­tre los pa­ra­cho­ques de los bo­los de los fi­nes de se­ma­na. Sin em­bar­go, no pue­den sal­tar­se se­ma­nas. Son más im­por­tan­tes que cual­quier otra co­sa que es­toy ha­cien­do, así que si ne­ce­si­tan pa­sar de un miér­co­les a un jue­ves o un vier­nes, es­tá bien, in­clu­so si ten­go que mo­ver cua­tro reunio­nes pa­ra ha­cer es­pa­cio. La be­lle­za de es­te en­fo­que es que,cuan­do plan­ta la ban­de­ra del día de des­co­ne­xión en su ca­len­da­rio, real­men­te sea per­ma­nen­te en su men­te. Em­pie­za a sen­tir el al­to ni­vel crea­ti­vo que ob­ten­drá de un re­sul­ta­do tan pro­fun­do tan pron­to co­mo co­mien­ce a re­ser­var­los.

An­tes de em­pe­zar a usar los días de des­co­ne­xión, tan­teé el te­rreno: es­cri­bí ar­tícu­los y di dis­cur­sos. Sin em­bar­go, al­go fal­ta­ba. Cuan­do im­ple­men­té los días de des­co­ne­xión en 2017, su­ce­dió al­go má­gi­co. Es­cri­bí una nue­va au­to­bio­gra­fía de 50.000 pa­la­bras, es­cri­bí y lan­cé un nue­vo dis­cur­so de aper­tu­ra de 60 mi­nu­tos, re­dac­té pro­pues­tas de li­bros pa­ra mis pró­xi­mos tres li­bros y pla­ni­fi­qué por com­ple­to y co­men­cé a gra­bar mi nue­vo pod­cast, to­do mien­tras via­ja­ba y da­ba más dis­cur­sos que an­tes.

Con un año de los días de des­co­ne­xión en mi ca­len­da­rio, ¿si­go ha­cien­do el ejer­ci­cio de pro­gra­mar un día de des­co­ne­xión ca­da se­ma­na?

La res­pues­ta ho­nes­ta: no. Aho­ra pro­gra­mo dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.