El se­cre­to de una mar­ca per­so­nal só­li­da

Emprendedores - - [Editorial] -

Al pre­pa­rar es­te nú­me­ro de la re­vis­ta, en la re­dac­ción de Em­pren­de­do­res nos plan­tea­mos si ten­dría sen­ti­do ha­blar en pro­fun­di­dad so­bre mar­ca per­so­nal del em­pren­de­dor. Los ame­ri­ca­nos lla­man a es­te ti­po de ap­ti­tu­des, las soft skills (o ha­bi­li­da­des blan­das). La du­da ra­zo­na­ble era si en es­ta cues­tión de la mar­ca per­so­nal hay ‘cien­cia’ su­fi­cien­te... si no era de­ma­sia­do soft.

Nos ha que­da­do cla­ro que es un uni­ver­so que me­re­ce mu­cho la pe­na ex­plo­rar. Es otra de esas co­sas muy im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta y que no se pue­den me­dir: es la su­ma de pres­ti­gio y pro­yec­ción, dos ele­men­tos sub­je­ti­vos, pe­ro que se pue­den (y se de­ben) ges­tio­nar.

Rom­pa­mos pues, di­cho sea de pa­so, una lan­za a fa­vor de los va­lo­res in­tan­gi­bles. Es­ta­mos en un mun­do ca­da vez más do­mi­na­do por el da­to. Las mé­tri­cas nos dan una re­fe­ren­cia va­lio­sí­si­ma en la em­pre­sa, im­po­si­ble ne­gar­lo. Pe­ro hay otros ele­men­tos tam­bién crí­ti­cos: la con­fian­za, la se­gu­ri­dad, la emo­ción o el com­pro­mi­so (que aho­ra se lla­ma en­ga­ge­ment) son igual­men­te esen­cia­les en to­do ti­po de pro­yec­tos. Son el ce­men­to que sos­tie­ne en pie el lar­go pla­zo.

Por eso nos ha gus­ta­do tan­to es­cri­bir so­bre mar­ca per­so­nal. He­mos rea­li­za­do una in­ves­ti­ga­ción pre­gun­tan­do a los me­jo­res en es­te te­rre­ro, ca­pi­ta­nea­dos por Ki­ke Sa­ra­so­la (fun­da­dor de Room Ma­te Group) y ver­da­de­ro re­fe­ren­te en es­te te­rreno. El re­sul­ta­do es una bue­na se­rie de téc­ni­cas: uso de re­des, ge­ne­ra­ción de es­ló­ga­nes o la de­fi­ni­ción de tar­gets a los que de­bes di­ri­gir­te.

To­das las téc­ni­cas que re­co­ge­mos son muy úti­les. Ade­más de las he­rra­mien­tas, he­mos en­con­tra­do tam­bién los prin­ci­pios y va­lo­res de la mar­ca per­so­nal del em­pren­de­dor. Son mu­cho más po­ten­tes aún pa­ra ha­cer­nos re­fle­xio­nar.

Si hay un men­sa­je co­mún en to­dos los em­pren­de­do­res y ex­per­tos que nos han ayu­da­do es que es im­pres­cin­di­ble ser au­tén­ti­co. La ma­gia de la mar­ca per­so­nal bien cons­trui­da es que de­bes ba­sar­la en tu ‘yo’ au­tén­ti­co. Ser tú mis­mo y ser­lo de mo­do con­sis­ten­te. Na­tu­ral­men­te, pue­des evo­lu­cio­nar, pe­ro es fun­da­men­tal que tu mi­sión y va­lo­res si­gan es­ta­bles. Por cier­to, exac­ta­men­te lo mis­mo que ocu­rre con las mar­cas de las em­pre­sas.

No pa­se­mos por al­to la ob­vie­dad de que la mar­ca per­so­nal pro­yec­ta a per­so­nas. To­das las he­rra­mien­tas (blogs, li­bros, re­des so­cia­les, etc) es­tán al ser­vi­cio de un ser hu­mano.

La ver­da­de­ra prue­ba del nue­ve es el ca­ra a ca­ra. Por mu­cho que avan­ce el ám­bi­to di­gi­tal, la re­la­ción per­so­nal nun­ca de­ja­rá de te­ner un va­lor esen­cial.

Pa­ra ga­nar en con­sis­ten­cia, pa­re­ce ne­ce­sa­rio crear pri­me­ro una mar­ca per­so­nal en nues­tro en­torno real. A par­tir de ahí, em­pe­zar a ex­plo­tar­la fue­ra.

La ver­da­de­ra prue­ba del nue­ve es el ca­ra a ca­ra. Es ca­si im­po­si­ble crear una mar­ca só­li­da si no eres con­sis­ten­te en tu en­torno cer­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.