SA­LUD BE­LLA Y VI­CE­VER­SA

Emprendedores - - [ Libros ] -

Los gim­na­sios mar­can el rit­mo, con fir­mas es­pe­cia­li­za­das y mar­cas que bus­can im­plan­tar el pa­go por uso

Be­lle­za y sa­lud ca­da vez se acer­can más, has­ta con­fun­dir­se en oca­sio­nes, con pro­yec­tos don­de la tec­no­lo­gía y los nue­vos há­bi­tos del clien­te mar­can la pau­ta. Ya em­pie­zan a aso­mar en Ma­drid y en otras ca­pi­ta­les gran­des. Ha­bla­mos de es­pa­cios co­mo Topcy­cle y Sí­clo, don­de las bi­cis es­tá­ti­cas son las pro­ta­go­nis­tas pa­ra ha­cer de­por­te. Mo­de­los de ne­go­cio que com­par­ten una se­rie de coor­de­na­das, co­mo un di­se­ño van­guar­dis­ta –la fa­cha­da de al­guno se con­fun­de con una tien­da de mo­da– y que ‘mi­man’ al má­xi­mo la ex­pe­rien­cia del clien­te, lo que lle­va a pro­por­cio­nar­le el ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra las cla­ses, y des­ple­gar mú­si­ca en di­rec­to. Ah, y es­tos con­cep­tos –no son fran­qui­cia, ahí que­da la idea– tam­bién op­tan por el pa­go por uso –abo­nas só­lo las cla­ses a las que acu­des–, una ten­den­cia que ga­na te­rreno en el uni­ver­so de los gim­na­sios y del fitness, fren­te a la tra­di­cio­nal cuota men­sual que aún per­vi­ve en el sub­cons­cien­te del con­su­mi­dor es­pa­ñol.

Sí que son fran­qui­cia Mo­ra­les Box y Fightland, que apues­tan por abrir gim­na­sios don­de se im­par­te bo­xeo pa­ra to­dos los pú­bli­cos. Tam­bién tie­nen el fo­co muy cla­ro en Ma­mi­fit, que di­se­ña ser­vi­cios de gim­na­sia y fitness pa­ra mu­je­res an­tes, du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo. El as­pec­to di­fe­ren­cial es que las usua­rias pue­den ha­cer ejer­ci­cio sin te­ner que se­pa­rar­se de sus be­bés.

MAN­DAN LOS GIM­NA­SIOS

Con los pro­yec­tos des­cri­tos si­tua­mos la es­pe­cia­li­za­ción co­mo uno de los fe­nó­me­nos que ge­ne­ra­rá nue­vas opor­tu­ni­da­des. “Uno de los sín­to­mas de que un mer­ca­do es­tá cre­cien­do es que, a par­tir de él, se crean sub­sec­to­res de ac­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Oro­quie­ta. Y lo cier­to es que, en los úl­ti­mos tiem­pos, los gim­na­sios son uno de los con­cep­tos más di­ná­mi­cos en cuan­to a aper­tu­ras y fac­tu­ra­ción. Se­gún el Ob­ser­va­to­rio Sec­to­rial DBK de In­for­ma, su vo­lu­men de ne­go­cio se si­tuó en torno a los 950 mi­llo­nes de eu­ros en 2017, con lo que con­ta­bi­li­zan, por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, un in­cre­men­to de al­re­de­dor del 6%.

Es­ta bue­na for­ma se tras­la­da al ám­bi­to de la fran­qui­cia, don­de la fac­tu­ra­ción pa­só de los 75,5 mi­llo­nes del 2016 a los 101,6 con los que se ce­rró el pa­sa­do ejer­ci­cio, mien­tras que el nú­me­ro de es­ta­ble­ci­mien­tos pa­só de 334 a 415, se­gún el in­for­me La Fran­qui­cia en Es­pa­ña 2018, de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fran­qui­cia­do­res (AEF).

Y si los gim­na­sios abier­tos 24 ho­ras eran has­ta ha­ce na­da un ra­ra avis, aho­ra ya for­man par­te de nues­tra vi­da dia­ria. Pe­ro el seg­men­to no se de­tie­ne, has­ta el pun­to de atra­ve­sar –así lo ase­gu­ró Rod Hill, pre­si­den­te en Eu­ro­pa de Trib3, en un desa­yuno in­for­ma­ti­vo or­ga­ni­za­do por Em­pren­de­do­res– un mo­men­to de trans­for­ma­ción “que no ha­bía vis­to en los 30 años que lle­vo en el sec­tor”. En es­te es­ce­na­rio, “y fun­da­men­tal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, asis­ti­mos a un gi­ro, con una ge­ne­ra­ción de gen­te jo­ven que quie­re otra co­sa, fle­xi­bi­li­dad, tec­no­lo­gía, sin ba­rre­ras, com­pra de pa­que­tes de ser­vi­cios…”, afir­mó Hill.

BE­LLE­ZA CA­DA VEZ MÁS SA­LU­DA­BLE

Y si en el mer­ca­do de la sa­lud, los gim­na­sios mar­can el rit­mo emer­gen­te, en el de la be­lle­za no hay un lí­der que guíe de for­ma cla­ra es­te pe­lo­tón. Ob­ser­va­mos, por un la­do, el em­pu­je de con­cep­tos que desa­rro­llan es­pa­cios de be­lle­za in­te­gral, co­mo Re­loo­king Beau­te Min­ceur Pa­ris y Be-Beauty, con un al­to com­po­nen­te tec­no­ló­gi­co en sus pro­pues­tas. En pa­ra­le­lo, sur­gen pro­yec­tos que ‘ata­can’ ni­chos aún im­ber­bes, co­mo el de los mi­cro­in­jer­tos ca­pi­la­res, ám­bi­to don­de ope­ra In­jer­cap, es­pe­cia­li­za­da en or­ga­ni­zar via­jes a Tur­quía pa­ra rea­li­zar la ope­ra­ción. Su di­rec­tor ge­ne­ral, Mi­guel Án­gel Agu­díez, se­ña­la que el fac­tor crí­ti­co aquí es tras­mi­tir con­fian­za y se­gu­ri­dad a los usua­rios. “En es­te con­tex­to, he­mos op­ta­do, a di­fe­ren­cia de la com­pe­ten­cia, por abrir ofi­ci­nas a pie de ca­lle, que ase­so­ren y reali­cen el se­gui-

miento a los clien­tes”.

En cual­quier ca­so, el acer­ca­mien­to ca­da vez ma­yor de los con­cep­tos de be­lle­za a la sa­lud es la lla­ve que abri­rá el pa­so a más pro­yec­tos. Des­de Re­loo­king Beau­te Min­ceur Pa­ris acla­ran que su mé­to­do de re­mo­de­la­ción cor­po­ral es si­mi­lar al de los mé­di­cos. “Pri­me­ro de­fi­ni­mos el diag­nós­ti­co, pa­ra des­pués es­ta­ble­cer un tra­ta­mien­to que in­clu­ye el uso de equi­pos y de pro­duc­tos de fi­to­te­ra­pia, a lo que se su­ma un coaching ali­men­ti­cio y de há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.