OPOR­TU­NI­DA­DES /

Es­tos son al­gu­nos pro­yec­tos eu­ro­peos que han en­con­tra­do dis­tin­tos mo­de­los de ne­go­cio pa­ra dar res­pues­ta a es­ta nue­va preo­cu­pa­ción so­cial. Otra al­ter­na­ti­va por la que apues­tan las star­tups es por el fil­tra­do de no­ti­cias bue­nas y ma­las. En es­ta lí­nea he­mos

Emprendedores - - Sumari -

Ideas de ne­go­cios que as­pi­ran a aca­bar con las fa­ke news, ade­más de opor­tu­ni­da­des que fun­cio­nan fue­ra y que pue­des im­plan­tar en Es­pa­ña.

01. UN SIS­TE­MA DE PUN­TUA­CIÓN DE NO­TI­CIAS https://www.news­guard­tech.com/

Si el pro­ble­ma de las fal­sas

no­ti­cias es que no hay mo­do de que el lec­tor ad­vier­ta que se tra­ta de un bu­lo, sin du­da una for­ma de aca­bar con ellas es po­nien­do no­ta a la in­for­ma­ción que re­ci­be el usua­rio. Esa es una de las ideas que ha que­ri­do desa­rro­llar el mis­mo Elon Musk a tra­vés de su pro­yec­to Prav­duh y la mis­ma de New­sGuard. La di­fe­ren­cia en­tre una y otra es que si el pro­yec­to de Musk as­pi­ra a que sean las per­so­nas quie­nes pon­gan no­ta a las no­ti­cias, New­sGuard pro­po­ne que sean los pro­fe­sio­na­les de la in­for­ma­ción y ana­lis­tas quie­nes re­vi­sen mi­llo­nes de si­tios de in­for­ma­ción y las ca­li­fi­quen en tres co­lo­res, ver­de, ama­ri­llo y ro­jo, que ayu­den a los lec­to­res a co­no­cer de for­ma sen­ci­lla la fia­bi­li­dad del si­tio que es­tán le­yen­do.

02. FIL­TRA­DO AU­TO­MÁ­TI­CO DE LA IN­FOR­MA­CIÓN https://fac­tma­ta.com/

de con­te­ni­dos. Otra lí­nea es la que es­tá desa­rro­llan­do Fac­tMa­ta, que pro­po­ne una com­bi­na­ción de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial e in­te­li­gen­cia hu­ma­na: la tec­no­lo­gía ayu­da a se­pa­rar el grano de la pa­ja ca­si en tiem­po real y la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas en co­mu­ni­dad ga­ran­ti­za que el pro­ce­so sea ab­so­lu­ta­men­te con­fia­ble.

03. DAR CRE­DI­BI­LI­DAD AL PE­RIO­DIS­MO CIU­DA­DANO http://www.nw­zer.com Pla­ta­for­mas de pe­rio­dis­mo ciu­da­dano o de no­ti­cias crea­das

por el pú­bli­co ge­ne­ral ya ha­bía. Pe­ro to­das se han en­fren­ta­do al mis­mo pro­ble­ma: la fal­ta de cre­di­bi­li­dad de las fuen­tes. Nw­zer quie­re aca­bar con eso con una ca­pa de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y block­chain. Ade­más, no se con­for­man con ser una pla­ta­for­ma de in­for­ma­ción lo­cal, sino que quie­ren ser una agen­cia de no­ti­cias glo­bal. Al­go así, di­cen, co­mo el Ai­rbnb o el Uber de la in­dus­tria de la in­for­ma­ción. Su idea es que cuan­do sur­jan múl­ti­ples pu­bli­ca­cio­nes y dis­cu­sio­nes sobre una mis­ma in­for­ma­ción se le pue­da dar sen­ti­do unién­do­las de for­ma au­to­ma­ti­za­da. Ase­gu­ran que el re­sul­ta­do se­rá me­jor que el de Reuters y Bloom­bergs aun­que se creen du­pli­ci­da­des.

04. RE­SOL­VER LOS CON­FLIC­TOS DE REPU­TACIÓN https://righ­to­freply.news/ La bri­tá­ni­ca Right of Reply busca des­ta­par las fal­sas no­ti­cias

per­mi­tien­do que las per­so­nas afec­ta­das pue­dan con­tar su ver­dad sobre los he­chos en cual­quier for­ma­to: ar­tícu­los, imá­ge­nes, ví­deos, co­men­ta­rios de blogs o fo­ros web. Así, a tra­vés de sus pla­ta­for­mas en lí­nea las per­so­nas pue­den res­pon­der a con­te­ni­do ne­ga­ti­vo o erró­neo con pun­tua­li­dad y re­le­van­cia y evi­tar los da­ños de repu­tación que es­tos erro­res con­lle­van pa­ra los par­ti­cu­la­res y las mar­cas. Al mis­mo tiem­po, el pú­bli­co pue­de ac­ce­der amúl­ti­ples pers­pec­ti­vas sobre con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co y for­mar una opi­nión com­ple­ta e im­par­cial. La star­tup cuen­ta con tec­no­lo­gía pa­ten­ta­da pa­ra fa­ci­li­tar la bús­que­da, res­pues­ta y pu­bli­ca­ción rá­pi­da y a ba­jo cos­te.

05. FRE­NAR LA TRANS­MI­SIÓN DE BU­LOS https://user­feeds.io/ Ya que uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de las fa­ke news es

que tie­nen una ca­pa­ci­dad de trans­mi­sión mu­cho ma­yor que las no­ti­cias au­tén­ti­cas (di­cen que se pro­pa­gan seis ve­ces más rá­pi­do y tie­nen un 70% más pro­ba­bi­li­da­des de ser com­par­ti­das) pa­re­ce ló­gi­co que cual­quier pro­pues­ta pa­ra fre­nar es­te vi­rus sea un buen mo­de­lo de ne­go­cio. En es­ta lí­nea tra­ba­ja User­feeds y su tec­no­lo­gía ba­sa­da en block­chain, ca­paz de fre­nar el con­su­mo de es­tos bu­los. Su idea es que ya que las re­des per­mi­ten que los usua­rios con­vier­tan en ten­den­cia las fa­kes, se pue­de crear un sis­te­ma de opo­si­ción di­rec­ta al con­su­mo de ten­den­cias desa­rro­llan­do al­go­rit­mos de cla­si­fi­ca­ción pa­ra re­co­no­cer la ca­li­dad de la in­for­ma­ción.

06. ANÁ­LI­SIS DE BU­LOS https://mal­di­ta.es/mal­di­to­bu­lo/ Las ver­sio­nes es­pa­ño­las con­tra las fa­ke news son Mal­di­to Bu­lo

y New­tral y las dos par­ten de la mis­ma idea: des­ta­par bu­los e in­for­ma­cio­nes ma­ni­pu­la­das que cir­cu­lan en las re­des con un aná­li­sis de pe­rio­dis­tas. Su for­ma de pro­ce­der es más aná­li­sis tra­di­cio­nal que uso de tec­no­lo­gía aun­que Mal­di­to Bu­lo ha au­to­ma­ti­za­do par­te de su tra­ba­jo a tra­vés de @Bu­loBot don­de se pue­den com­pro­bar in­for­ma­cio­nes co­pian­do y pe­gan­do links. Si ellos lo han ana­li­za­do, te ofre­ce la res­pues­ta de for­ma au­to­má­ti­ca; si no, se com­pro­me­ten a ha­cer­lo.

07. CA­ZA­DO­RES DE NO­TI­CIAS FAL­SAS https://truein­chain.org

Truein­chain es un pro­yec­to ita­liano ba­sa­do en block­chain

que pro­po­ne crear una re­gis­tro de no­ti­cias fal­sas sobre es­ta tec­no­lo­gía pa­ra ga­ran­ti­zar que que­den en evi­den­cia, ya que el block­chain no se pue­de al­te­rar y siem­pre de­ja un ras­tro (de­jan­do así tam­bién en evi­den­cia a quie­nes pro­pa­gan es­te ti­po de no­ti­cias). La idea es que se cree una co­mu­ni­dad de ex­per­tos en de­tec­tar es­tos bu­los y que se en­car­guen de mar­car­los pa­ra el res­to de usua­rios. Uno de los in­te­gran­tes del equi­po ini­cial es pe­rio­dis­ta -Mar­co Fran­co- y as­pi­ra a im­pli­car a la gen­te con un sis­te­ma de re­com­pen­sas: “Con el uso de la ca­de­na de blo­ques se pue­den ras­trear no­ti­cias fal­sas con un so­lo clic. Al crear una co­mu­ni­dad, uni­re­mos fuer­zas has­ta aho­ra dis­per­sas y de­ja­re­mos la bue­na vo­lun­tad per­so­nal. Usa­re­mos un sis­te­ma de in­cen­ti­vos pa­ra los de­trac­to­res que se uni­rán al pro­yec­to y jun­tos ha­re­mos que la vi­da de los crea­do­res y pro­pa­ga­do­res de bu­los sea un po­co más com­pli­ca­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.