PLAN DE NE­GO­CIO /

IDEAS PA­RA PO­NER EN MARCHA CON ÉXI­TO UNA EM­PRE­SA DE SER­VI­CIOS DE LIM­PIE­ZA

Emprendedores - - Sumari - SIL­VIA MAZZOLI

Te con­ta­mos los pa­sos a se­guir pa­ra po­ner en marcha una em­pre­sa de ser­vi­cios de lim­pie­za.

La lim­pie­za es una ne­ce­si­dad hu­ma­na bá­si­ca. La de­man­dan a dia­rio tan­to ho­ga­res y co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos co­mo em­pre­sas, ins­ta­la­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes de to­do ti­po: el aba­ni­co de clien­tes es am­plio. Si nos plan­tea­mos de­di­car­nos a es­ta ac­ti­vi­dad, se­rá ne­ce­sa­rio de­fi­nir pre­via­men­te qué que­re­mos y po­de­mos lim­piar.

En es­te sec­tor, ca­be di­fe­ren­ciar en­tre tres ti­pos de ser­vi­cios de lim­pie­za. El pri­me­ro son las lim­pie­zas ge­ne­ra­les. Pue­den ser pun­tua­les o es­po­rá­di­cas, y es­tán di­ri­gi­das tan­to a do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res co­mo a em­pre­sas, lo­ca­les co­mer­cia­les y otras ins­ta­la­cio­nes. Se in­clu­yen aquí tam­bién las lim­pie­zas de fin de obra, en pro­fun­di­dad o la lim­pie­za de si­nies­tros.

La se­gun­da mo­da­li­dad son las lim­pie­zas sec­to­ria­les es­pe­cí­fi­cas. Hay sec­to­res de de­man­da que re­quie­ren pla­nes de lim­pie­za es­pe­cí­fi­cos, con ma­te­ria­les, téc­ni­cas, ma­qui­na­ria y per­so­nal ade­cua­dos. Es­tas pe­cu­lia­ri­da­des ha­cen que en la lim­pie­za de man­te­ni­mien­to exis­tan di­ver­sas es­pe­cia­li­da­des, en al­gu­nos ca­sos bas­tan­te com­ple­jas: la de na­ves in­dus­tria­les re­quie­re lim­pie­za de al­tu­ras; en cen­tros sa­ni­ta­rios los pro­ce­di­mien­tos de hi­gie­ne son muy es­tric­tos; en el sec­tor agroa­li­men­ta­rio y far­ma­céu­ti­co el per­so­nal de­be es­tar ade­cua­da­men­te cua­li­fi­ca­do; mien­tras que la lim­pie­za in­dus­trial y de cen­tra­les nu­clea­res, se en­cuen­tra en lo al­to de la pi­rá­mi­de de es­pe­cia­li­za­ción.

El ter­cer ti­po son las lim­pie­zas téc­ni­cas es­pe­cia­li­za­das. El ser­vi­cio de lim­pie­za de man­te­ni­mien­to no cu­bre cier­tos ele­men­tos que re­quie­ren tra­ta­mien­tos pe­rió­di­cos es­pe­cí­fi­cos, co­mo los te­chos, las ta­pi­ce­rías, las per­sia­nas o los con­duc­tos de ai­re acon­di­cio­na­do, en­tre otros. Del mis­mo mo­do, exis­ten cir­cuns­tan­cias que exi­gen in­ter­ven­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, ta­les co­mo la eli­mi­na­ción de chi­cles, gra­fi­tis y pin­ta­das, dia­man­ta­do y abri­llan­ta­do de sue­los, ser­vi­cios de des­ra­ti­za­ción, des­in­sec­ta­ción, des­odo­ri­za­ción am­bien­tal, etc.

LAS CI­FRAS DEL SEC­TOR

Si bien las lim­pie­zas ge­ne­ra­les pue­den ser una bue­na for­ma de arran­car en es­ta ac­ti­vi­dad, los ser­vi­cios téc­ni­cos es­pe­cia­li­za­dos y los ni­chos sec­to­ria­les cons­ti­tu­yen una gran opor­tu­ni­dad de po­si­cio­na­mien­to pa­ra des­mar­car­se de otras em­pre­sas del sec­tor. Y pue­den ge­ne­rar una de­man­da im­por­tan­te si se con­si­gue crear una ofer­ta atrac­ti­va, útil y di­fe­ren­cia­da en un sec­tor tra­di­cio­nal y ma­du­ro.

Se­gún los da­tos más re­cien­tes del INE, el nú­me­ro de em­pre­sas de­di­ca­das a ac­ti­vi­da­des de lim­pie­za as­cien­de a 31.938 (1.049 más que el año an­te­rior) y el em­pleo a 3.337.646 de per­so­nas. En 2017 la fac­tu­ra­ción to­tal as­cen­dió a 9.970 mi­llo­nes de eu­ros (1,8% más con res­pec­to a 2016). Aun­que el sec­tor es­té muy ato­mi­za­do –es­tá com­pues­to en el 95% por mi­cro­em­pre­sas, de ce­ro a diez tra­ba­ja­do­res– la fac­tu­ra­ción de los 10 pri­me­ros ope­ra­do­res ron­da el 20% del to­tal y las em­pre­sas gran­des (de 250 ocu­pa­dos o más) ge­ne­ran el 61% de la fac­tu­ra­ción. Las gran­des em­pre­sas pres­tan ser­vi­cios prin­ci­pal­men­te a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, mien­tras las mi­cro­em­pre­sas es­tán es­pe­cial­men­te ac­ti­vas en el mer­ca­do de los ho­ga­res.

CLA­VES PA­RA BRI­LLAR

Los ex­per­tos de es­te mer­ca­do des­ta­can los si­guien­tes as­pec­tos co­mo es­pe­cial­men­te re­le­van­tes pa­ra triun­far:

Ges­tión de las per­so­nas. Son el al­ma del ne­go­cio y es un pun­to es­pe­cial­men­te crí­ti­co en un sec­tor ca­rac­te­ri­za­do por un fuer­te ín­di­ce de ab­sen­tis­mo, ele­va­da ro­ta­ción y es­ca­so ape­go a la pro­fe­sión. La for­ma­ción, la mo­ti­va­ción y el sis­te­ma re­tri­bu­ti­vo son las he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar la sa­tis­fac­ción de los em­plea­dos y ase­gu­rar su pro­duc­ti­vi­dad. Ade­más de la plan­ti­lla de lim­pia­do­res,

no pue­den fal­tar per­fi­les co­mer­cia­les, así co­mo or­ga­ni­za­ti­vos, pa­ra con­se­guir la ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción del tra­ba­jo. Pro­fe­sio­na­li­dad y vo­ca­ción de

ser­vi­cio. Es­te as­pec­to es vi­tal, pues­to que los ser­vi­cios de lim­pie­za se pres­tan de for­ma pe­rió­di­ca. San­dra

Mo­reno, ge­ren­te de Lim­pie­zas Cas­ti­lla, lo ex­pre­sa así: “¿De­ja­rías las lla­ves de tu ca­sa a cual­quie­ra?”. La apues­ta por la ca­li­dad del ser­vi­cio y la ge­ne­ra­ción de con­fian­za son el mo­tor de su em­pre­sa, que pres­ta sus ser­vi­cios en Azu­que­ca de He­na­res (Gua­da­la­ja­ra) des­de 1992. Su po­lí­ti­ca de ges­tión de per­so­nas ha si­do cla­ve en su lon­ge­vi­dad. “Mu­chas lim­pia­do­ras (la ma­yo­ría de su per­so­nal es fe­me­nino) lle­van con no­so­tros des­de el co­mien­zo. Sen­tir­se va­lo­ra­das y lo­grar com­pa­gi­nar su vi­da per­so­nal han si­do de­ter­mi­nan­tes”, ex­pli­ca Mo­reno.

Ma­qui­na­ria, téc­ni­cas, tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos mo­der­nos. Es­tar a la van­guar­dia en es­ta área e in­clu­so in­no­var, así co­mo una bue­na ges­tión de com­pras, en can­ti­dad y ca­li­dad, pue­den re­pre­sen­tar un con­si­de­ra­ble aho­rro de cos­tes e in­cre­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad.

Aten­ción a la nor­ma­ti­va. Es ne­ce­sa­rio co­no­cer y cum­plir a ra­ja­ta­bla las nor­mas vi­gen­tes me­dioam­bien­ta­les, de al­ma­ce­na­mien­to y ma­ni­pu­la­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos, así co­mo la nor­ma­ti­va de su­bro­ga­ción del per­so­nal, en el ca­so en que una con­tra­ta cam­bie de ti­tu­la­ri­dad.

Co­mu­ni­ca­ción. Con­se­guir no­to­rie­dad es im­pres­cin­di­ble pa­ra cual­quier ne­go­cio. Es­to im­pli­ca tiem­po y re­cur­sos, por lo que ha­brá que con­tar con un pre­su­pues­to ade­cua­do. Se­rá ne­ce­sa­rio po­ner a pun­to un buen mix de ac­ti­vi­da­des, tan­to on­li­ne (web, re­des so­cia­les, SEO, SEM) co­mo of­fli­ne, ta­les co­mo anun­cios en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, car­te­le­ría y ro­tu­la­ción, vi­si­tas co­mer­cia­les, re­la­cio­nes pú­bli­cas (no­tas de pren­sa, pa­tro­ci­nios, net­wor­king,), etc. E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.