Un em­pren­de­dor bien amue­bla­do

Emprendedores - - Editorial -

Lo con­ta­ba Mei­ni Spen­ger (ca­si na­die le lla­ma Mein­rad) el pa­sa­do día 14 de no­viem­bre al re­co­ger el Pre­mio al Me­jor Em­pren­de­dor de 2018, otor­ga­do por los lec­to­res de nues­tra revista: “Mi for­ma­ción y ex­pe­rien­cia co­mo car­pin­te­ro me ha ayu­da­do mu­cho a ser em­pren­de­dor. Un mue­ble no va­le pa­ra na­da has­ta que es­tá aca­ba­do del to­do. Eso me ha en­se­ña­do a ha­cer las co­sas bien, a ser exi­gen­te y a te­ner pa­cien­cia”. El crea­dor de Má­sMó­vil re­don­dea la ecua­ción con la idea que nos ha ser­vi­do co­mo men­sa­je en la por­ta­da es­te mes: “Nun­ca em­pren­das pa­ra fo­rrar­te. Si yo hu­bie­se pen­sa­do en eso, no ha­bría aguan­ta­do los dos pri­me­ros años sin suel­do y sub­sis­tien­do a ba­se de spa­guet­ti, que es la co­mi­da más ba­ra­ta”.

Mu­cho se ha­bla en to­do ti­po de fo­ros de las cua­li­da­des per­so­na­les del em­pren­de­dor: ta­len­to, es­fuer­zo, ca­pa­ci­dad de li­de­rar­go... pe­ro nun­ca se men­cio­na la pa­cien­cia. ¿Aca­so no es re­le­van­te en el éxi­to em­pre­sa­rial? Va­mos a pen­sar­lo un mo­men­to: Vi­vi­mos en un mo­men­to en el que la in­me­dia­tez es una exi­gen­cia. To­do lo que que­re­mos, lo que­re­mos ya (Ama­zon es bas­tan­te cul­pa­ble de es­to, no nos en­ga­ñe­mos). Nues­tra re­sis­ten­cia al abu­rrie­mien­to es la más ba­ja de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y pa­re­ce que es­ta­mos ex­ten­dien­do la ve­lo­ci­dad a to­das las ac­ti­vi­da­des po­si­bles. Lo de­ja­ba muy cla­ro ha­ce unas se­ma­nas un ex­per­to en mú­si­ca que par­ti­ci­pa­ba en un pro­gra­ma de ra­dio. De­cía que las can­cio­nes com­pues­tas aho­ra tie­nen el es­tri­bi­llo ca­si al prin­ci­pio. La pri­sa por en­gan­char al oyen­te pro­vo­ca can­cio­nes más cor­tas y mu­cho más ma­cha­co­nas que nun­ca. Y ex­pre­sa­ba una fra­se que vie­ne muy al ca­so: “El pro­ble­ma es que en la mú­si­ca y en el res­to de cues­tio­nes de la vi­da se con­fun­de la ve­lo­ci­dad con el rit­mo”. Las co­sas lle­van su tiem­po y ace­le­rar­lo en ex­ce­so pue­de des­na­tu­ra­li­zar­las. El ‘an­sia vi­va’ co­mo la lla­ma

Ma­go Mo­re, nues­tro bri­llan­te maes­tro de ce­re­mo­nias, no tie­ne re­sul­ta­do. To­dos de acuer­do, pues. Y por ra­ro que pue­da pa­re­cer, el com­bus­ti­ble que da ener­gía a la pa­cien­cia es la ilu­sión. La ilu­sión por el pro­yec­to, por la du­ra­ción a lar­go pla­zo es de­ter­mi­nan­te. Mi­reia To­rres, que acu­dió a nues­tros pre­mios co­mo re­pre­sen­tan­te de Fa­mi­lia To­rres nos con­tó que es­tán com­pran­do tie­rras más ele­va­das pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad del vino que se pro­du­ci­rá den­tro de cin­cuen­ta años. Más com­pro­mi­so de fu­tu­ro es im­po­si­ble.

Y de ilu­sión po­cos ejem­plos me­jo­res que el de

Ma­ría Ben­ju­mea, nues­tro Pre­mio a To­da una Tra­yec­to­ria. Una ‘star­tu­pe­ra’ de 64 años que cree que el fu­tu­ro se­rá mu­cho me­jor. Lo cree por­que tra­ba­ja día a día en que eso ocu­rra. To­dos los em­pren­de­do­res de éxi­to sa­ben dar rit­mo a sus pro­yec­tos. Es la pa­cien­cia di­ná­mi­ca.

La pa­cien­cia, una vir­tud muy po­co valorada en nues­tros días, re­sul­ta ser una de las cla­ves del éxi­to em­pre­sa­rial

Mei­ni Spen­ger nos re­ci­bió en las ofi­ci­nas de Má­sMó­vil pa­ra com­par­tir sus ex­pe­rien­cias con los lec­to­res de Em­pren­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.