“Los mo­de­los de ne­go­cio tie­nen que ser fle­xi­bles”

Con 158 tien­das, 95 de ellas fran­qui­cia­das, la ca­de­na de sánd­wi­ches pre­pa­ra su es­treno en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal y ace­le­ra pa­ra te­ner pre­sen­cia en to­do el mer­ca­do do­més­ti­co, con la ca­li­dad y el va­lor ar­te­sano co­mo pun­ta­les. -

Emprendedores - - Franquicaias -

Via­ja­mos al 2012, cuan­do Gru­po Damm co­gió las rien­das de Ro­di­lla, un em­ble­ma de la res­tau­ra­ción ma­dri­le­ña, en­ton­ces en re­tro­ce­so. Tres años des­pués ad­qui­rie­ron la to­ta­li­dad de la com­pa­ñía, con la fa­mi­lia Ro­di­lla des­vin­cu­la­da ya de un pro­yec­to que re­mon­tó el vue­lo, a tra­vés de una re­vo­lu­ción don­de las pa­la­bras in­no­va­ción, ca­li­dad, di­gi­ta­li­za­ción, clien­te, fle­xi­bi­li­dad… con­tri­bu­ye­ron a ar­ti­cu­lar de nue­vo un dis­cur­so ren­ta­ble.

Al fren­te de es­ta re­cu­pe­ra­ción se si­tuó Ma­ría Car­ce­ller, CEO de Gru­po Ro­di­lla, con la que ha­bla­mos del pa­sa­do, pe­ro, sobre to­do, del pre­sen­te y del fu­tu­ro de una mar­ca que cre­ció en el 2017 al 13,7%.

EM­PREN­DE­DO­RES: ¿Cuál fue la prin­ci­pal lec­ción de la es­tra­te­gia que si­guie­ron pa­ra que Ro­di­lla vol­vie­se a cre­cer?

M.C: Pa­ra no­so­tros fue muy im­por­tan­te de­fi­nir el mo­de­lo de ne­go­cio. Es­tos mo­de­los, sobre to­do en fran­qui­cias, han de ser fle­xi­bles, en el sen­ti­do de que se adap­ten a las ubi­ca­cio­nes que en­cuen­tras en ese mo­men­to en el mer­ca­do. Hoy, en las ciu­da­des prin­ci­pa­les se ha en­ca­re­ci­do el sue­lo, de ahí que los con­cep­tos de­ban ser más fle­xi­bles, con el fin de mon­tar­se en 200 me­tros cua­dra­dos, pe­ro tam­bién en es­pa­cios de 150 o 300 me­tros cua­dra­dos. En pa­ra­le­lo, es fun­da­men­tal una ex­pe­rien­cia de con­su­mo de ca­ra al clien­te ho­mo­gé­nea en to­dos los pun­tos de ven­ta, sin ol­vi­dar que el con­cep­to sea es­ca­la­ble o ex­pan­si­ble a otras re­gio­nes.

EMP.: ¿Có­mo en­tien­de la in­no­va­ción pa­ra que sea ren­ta­ble?

M.C.: Hay que es­tar muy abier­to a es­cu­char a un con­su­mi­dor que reac­cio­na muy rá­pi­do an­te las no­ve­da­des que pre­sen­tas, lo que te obli­ga tam­bién a res­pon­der de for­ma ágil. A par­tir de aquí, ne­ce­si­tas or­ga­ni­za­cio­nes más trans­ver­sa­les, más fle­xi­bles, que tra­ba­jen más por pro­yec­tos… El prin­ci­pal re­to pa­ra las com­pa­ñías en el ám­bi­to de la in­no­va­ción es pre­pa­rar a sus or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra que sean muy fle­xi­bles, por­que es lo que te lleva al cam­bio. El re­to, en de­fi­ni­ti­va, es más or­ga­ni­za­ti­vo y cul­tual, que el he­cho de con­tar con unas he­rra­mien­tas de in­no­va­ción que avan­zan a una ve­lo­ci­dad bru­tal. Un desafío, por cier­to, pa­ra to­do el mer­ca­do, no só­lo pa­ra el sec­tor de res­tau­ra­ción y Ro­di­lla. EMP.: ¿En qué zo­nas quie­ren cre­cer? M.C.: Un ob­je­ti­vo era in­cre­men­tar la pre­sen­cia fue­ra de Ma­drid. Hoy el 22% de las tien­das es­tá fue­ra de Ma­drid. La idea es ir cu­brien­do el te­rri­to­rio na­cio­nal y ya nos que­dan po­cas co­mu­ni­da­des don­de en­trar, As­tu­rias, Ba­lea­res y po­co más.

EMP.: ¿Dón­de no se po­dría abrir un Ro­di­lla?

M.C.: A par­tir de 120.000 ha­bi­tan­tes es­tu­dia­mos la pla­za, a no ser que sean po­bla­cio­nes ca­si dor­mi­to­rio o con un área de in­fluen­cia de las gran­des ur­bes. Y una vez ten­ga­mos una co­ber­tu­ra na­cio­nal, se po­dría pa­sar a una nue­va fa­se don­de abri­ría­mos uni­da­des más pe­que­ñas.

EMP.: Y qué pla­nes tie­nen en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal

M.C.: Hay un pro­yec­to en­ci­ma de la me­sa. El re­to es có­mo tras­la­dar a otros paí­ses ese mo­do de ela­bo­rar un pro­duc­to de ca­li­dad que se­gui­mos en Es­pa­ña, con un obra­dor cen­tral des­de el que se su­mi­nis­tra la ma­te­ria pri­ma pa­ra pre­pa­rar in si­tu, en ca­da lo­cal, el pro­duc­to. Creo que el pró­xi­mo año ven­dre­mos con bue­nas no­ti­cias.

EMP.: ¿En qué zo­na geo­grá­fi­ca se en­cuen­tra ese país dón­de quie­ren en­trar?

M.C.: Más ade­lan­te lo co­mu­ni­ca­re­mos, cuan­do es­té más ce­rra­do. Mon­tar un obra­dor gran­de te com­pen­sa si cuen­tas con una ma­sa crí­ti­ca de 30 tien­das. El re­to aquí era en­ten­der qué ha­cías has­ta al­can­zar esa di­men­sión, pa­ra que el pro­yec­to tu­vie­se, ya des­de las pri­me­ras uni­da­des, sen­ti­do en cuan­to a ca­li­dad de pro­duc­to y en el plano eco­nó­mi­co. Y creo que he­mos da­do con la for­ma de ha­cer­lo.

La di­gi­ta­li­za­ción tie­ne que ayu­dar y fa­ci­li­tar esa co­mu­ni­ca­ción y co­ne­xión con el clien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.