Las ori­gi­na­les ideas de los nue­vos ne­go­cios del ego

Una star­tup de acupuntura pa­ra mi­llen­nials y otra que per­so­na­li­za lá­pi­das y mau­so­leos. Ah, y un es­tu­dio de in­terio­ris­tas que te ayu­da a que tu ca­sa que­de pin­to­na en Ins­ta­gram.

Emprendedores - - Negocios - RA­FA GA­LÁN

POR EN­CI­MA DE MI CA­DÁ­VER. Na­die eli­ge el día de su muer­te, así que, ya que no pue­des ele­gir el cuán­do, si tie­nes di­ne­ro, por lo me­nos, pue­des de­ci­dir el dón­de, y, lo más im­por­tan­te, el có­mo.

Por­que em­pre­sas de ser­vi­cios funerarios hay una lar­ga lis­ta, pe­ro to­das, al fi­nal se ci­ñen a unos ca­tá­lo­gos muy pa­re­ci­dos en­tre sí. Lo que no se le ha­bía ocu­rri­do a na­die era jun­tar a ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res grá­fi­cos, pin­to­res y pai­sa­jis­tas de re­nom­bre pa­ra di­se­ñar el día de tu muer­te. Nos re­fe­ri­mos a la lá­pi­da de tu tum­ba, si vas bien de pas­ta, pe­ro tam­po­co es que seas Roc­ke­fe­ller. O in­clu­so tu me­mo­rial si tu fa­mi­lia es de ran­cio abo­len­go o, qué na­ri­ces, te quie­res dar un ca­pri­cho y lla­mar la aten­ción de to­dos los que pa­sen por de­lan­te de don­de los gu­sa­nos jue­gan con tus res­tos. No nos di­gas que no es atrac­ti­vo que te plan­ten un fo­lle­to así: “Jun­tos, di­se­ña­mos có­mo eli­ges ser re­cor­da­do. Tan­to si deseas tra­ba­jar con un es­cul­tor, ar­tis­ta, ar­qui­tec­to o pai­sa­jis­ta de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, te ase­so­ra­re­mos y te fa­ci­li­ta­re­mos el pro­ce­so. Nues­tro úni­co ob­je­ti­vo es crear edi­fi­cios es­pe­cia­les, ya sean gran­des o pe­que­ños, fí­si­cos o digitales, que ha­gan de tu mau­so­leo la obra maes­tra de tu vi­da. No hay jui­cio ni dis­cri­mi­na­ción en­tre creen­cias, re­li­gión o cre­do. OMDB asis­te en la re­fle­xión, per­so­na­li­za­ción y crea­ción pa­ra aque­llos que han vi­vi­do una vi­da ex­tra­or­di­na­ria: re­cor­dar y con­me­mo­rar”. ¡To­ma ya! A no­so­tros nos con­ven­ce, otra co­sa es que ten­ga­mos pas­ta, por­que es­tá cla­ro que es un ser­vi­cio pre­mium pa­ra clien­tes de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo.

ACUPUNTURA PA­RA MI­LLEN­NIALS. Con­ver­tir la acupuntura en un es­ta­ble­ci­mien­to más de well­ness. Po­pu­la­ri­zar es­ta prác­ti­ca has­ta el pun­to de con­ver­tir­la en un des­tino co­ti­diano.

Re­sul­ta que la acupuntura se pue­de con­ver­tir tam­bién en una ex­pe­rien­cia, y que hay una ge­ne­ra­ción, los mi­llen­nial, ben­di­tos con­su­mi­do­res, obsesionados por el well­ness. Y ahí es don­de en­ca­ja WTHN, una star­tup que quie­re crear por to­do EE.UU. un mo­de­lo de club de well­ness. Tie­nen un mo­de­lo de ne­go­cio por el que se pa­ga una cuo­ta men­sual que da de­re­cho a una se­sión de acupuntura y tam­bién a des­cuen­tos en se­sio­nes men­sua­les de te­ra­pia con luz LED y te­ra­pias de ahue­ca­mien­to con ta­zas (que te in­vi­ta­mos a que in­ves­ti­gues en su web). Y, por su­pues­to, vin­cu­lar­lo al lu­jo. Por­que WTHN, co­mo te po­drás ima­gi­nar no ven­de acupuntura, sino que lo dul­ci­fi­ca pa­ra los neó­fi­tos: así, ofre­ce una am­plia ga­ma de tra­ta­mien­tos, in­clui­dos an­ti-an­sie­dad, pa­ra el do­lor de múscu­los, fa­ti­ga, do­lor cró­ni­co o in­som­nio. Hay al­gu­nos que has­ta pro­me­ten re­du­cir las arru­gas, cal­mar la in­fla­ma­ción y au­men­tar el co­lá­geno.

TU CA­SA EN INS­TA­GRAM. ¿Una star­tup que te al­qui­la mue­bles pa­ra que pue­das crear in­te­rio­res de en­sue­ño pa­ra ha­cer fo­tos en Ins­ta­gram?

Tan lo­ca es la idea con la que nos he­mos to­pa­do: di­se­ñan con­jun­tos de mue­bles pen­san­do en los in­fluen­cers que se van a fo­to­gra­fiar en tan ilus­tre (y fal­so, y efí­me­ro) es­ce­na­rio. Si tie­nes en cuen­ta que los in­fluen­cers re­ser­van ha­bi­ta­cio­nes de ho­te­les con en­can­to pa­ra que sus posts en Ins­ta­gram y sus Sto­ries que­den de in­far­to y atrai­gan a to­do ti­po de anun­cian­tes, y que hay agencias de pu­bli­ci­dad que es­tán crean­do es­tu­dios pa­ra que los in­fluen­cers pue­dan, a su vez, al­qui­lar­los, y que has­ta hay in­fluen­cers que al­qui­lan tiem­po y es­pa­cio en tien­das de mue­bles pa­ra ha­cer­se fo­tos, en­ton­ces, y so­lo en­ton­ces, en­ten­de­rás que ha­ya una em­pre­sa que les quie­ra al­qui­lar mue­bles y que di­se­ñe con­jun­tos pen­san­do en qué es lo que se lleva ca­da mes en Ins­ta­gram. Hay mar­cas que es­tán dis­pues­tas a pa­gar 100.000 eu­ros por una pu­bli­ca­ción en una cuen­ta de Ins­ta­gram de un in­fluen­cer. Sí, es así de tris­te. ¡Tiem­pos ra­ros es­tos que vi­vi­mos!

01 /OVER MY DEAD BODY http://o-m-d-b.com/Hay star­tups, co­mo és­ta, que no se con­for­man con ven­der­nos ser­vi­cios en es­te mun­do, sino que quie­ren ex­plo­tar­nos has­ta en el Más Allá.02 /WTHN https://wthn.com/El pú­bli­co mi­llen­nials, tan con­su­mis­ta, es el ob­je­to de de­seo de es­ta red de cen­tros well­ness ba­sa­dos en la acupuntura._03 /WAYFAIR https://www.wayfair. com/Con­se­guir fo­tos mo­lo­nas y de im­pac­to pa­ra Ins­ta­gram es la ba­se de es­te ne­go­cio. Una idea lo­ca, arries­ga­da, pe­ro... ¡nun­ca se sa­be!_

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.