Sa­ca to­do el par­ti­do a las Re­des So­cia­les.

CÓ­MO SER RE­LE­VAN­TE Y VEN­DER EN RE­DES SO­CIA­LES TE­NIEN­DO EN CUEN­TA LO MU­CHO QUE HAN CAM­BIA­DO

Emprendedores - - Sumari - PI­LAR ALCÁZAR

Una he­rra­mien­ta que ex­pe­ri­men­ta cam­bios con­ti­nuos. Así que nos he­mos pre­gun­ta­do: ¿cuá­les fun­cio­nan aho­ra (y con qué téc­ni­cas) pa­ra ven­der más?

En la ba­ta­lla por atra­par au­dien­cia, las re­des es­tán cam­bian­do mu­chí­si­mo pa­ra las em­pre­sas. Por un la­do pa­ra mal: más con­trol de los con­te­ni­dos de mar­cas. Por otro pa­ra bien: más bo­to­nes y ac­cio­nes pa­ra ven­der des­de ellas.

Si Twit­ter es­tá muer­to, co­mo di­cen, Fa­ce­book ya no es co­ol y los más jó­ve­nes se han mar­cha­do a Ins­ta­gram, ¿sir­ven las re­glas de siem­pre sobre re­des so­cia­les en el mo­men­to ac­tual? Otra du­da im­por­tan­te: si el al­go­rit­mo de Fa­ce­book re­du­ce las opor­tu­ni­da­des de las em­pre­sas pa­ra lle­gar a los usua­rios, ¿hay que pa­gar por la pu­bli­ci­dad pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos en la que ha si­do has­ta aho­ra el prin­ci­pal es­ca­pa­ra­te pa­ra las py­mes? Sí y no, co­mo res­pues­ta a las dos pre­gun­tas. Sí, las re­glas han cam­bia­do y es­tán cam­bian­do en mu­chos as­pec­tos. No, la pu­bli­ci­dad no es la úni­ca for­ma de con­se­guir re­sul­ta­dos, aun­que ayu­da mu­cho a acor­tar los tiem­pos y a me­jo­rar el al­can­ce.

LO QUE HA CAM­BIA­DO

Lo pri­me­ro y más que ob­vio es que hay más com­pe­ten­cia que an­tes y cues­ta mu­cho más lla­mar la aten­ción. Lo se­gun­do, que ba­jo el man­tra de ofre­cer más con­te­ni­do re­le­van­te pa­ra sus usua­rios to­das las re­des es­tán res­trin­gien­do el al­can­ce or­gá­ni­co de las mar­cas; hay que ser más crea­ti­vo e in­ver­tir más

Ins­ta­gram

Ins­ta­gram só­lo com­par­te el 10% de lo que pu­bli­ca­mos; o di­cho de otro mo­do, tus con­te­ni­dos no lle­gan a to­dos tus se­gui­do­res, sino a los que la red de­ci­de. Y ese por­cen­ta­je sube o ba­ja li­ge­ra­men­te en fun­ción de la re­le­van­cia de tu cuen­ta y las in­ter­ac­cio­nes que re­ci­bes. ¿Có­mo con­se­guir no­to­rie­dad en es­ta red?

APRO­VE­CHA BIEN LAS ‘STO­RIES’

Son ví­deos de 15 se­gun­dos que des­apa­re­cen a las 24 ho­ras. Aquí se pue­de tra­ba­jar el po­si­cio­na­mien­to or­gá­ni­co o pu­bli­car his­to­rias pa­tro­ci­na­das. Lo im­por­tan­te es que sean men­sa­jes na­tu­ra­les, chis­to­sos y fres­cos, aun­que no ten­gan gran ca­li­dad. Em­pléa­las “pa­ra pro­mo­cio­nar tus pro­duc­tos, pa­ra dar un vi­sión más per­so­nal de la em­pre­sa, pa­ra re­trans­mi­tir en di­rec­to even­tos, pa­ra tu­to­ria­les cor­tos, con­cur­sos o de­ri­var a tu tien­da on­li­ne: un 59% de las sto­ries de­ri­van a un ecom­mer­ce”, ex­pli­ca Phil González, crea­dor de Ins­ta­gra­mers, la ma­yor co­mu­ni­dad de fans de Ins­ta­gram del mun­do. En de­fi­ni­ti­va, en Ins­ta­gram pue­des re­di­ri­gir a tus po­ten­cia­les clien­tes a tu co­mer­cio on­li­ne des­de tu per­fil y des­de las sto­ries, con un link a un pro­duc­to con­cre­to o a tu co­mer­cio.

EL PO­DER DE LAS IMÁ­GE­NES

Ins­ta­gram es una red de fo­tos y fun­cio­nan me­jor que los ví­deos lar­gos del for­ma­to IGTV. “Lue­go, tie­nes que en­ten­der lo que quie­re ver tu clien­te. Pon­te en su piel. Por ejem­plo,si ven­des bol­sos, no te li­mi­tes a po­ner fo­tos es­tá­ti­cas de tus bol­sos. Mués­tra­los con gen­te lle­ván­do­los, trans­mi­te un es­ti­lo de vi­da. La gen­te quie­re ver có­mo se uti­li­zan esos pro­duc­tos”, ad­vier­te Santiago Mar­tín, fun­da­dor de B bu­si­ness gram.

‘HASHTAGS’, HAZ QUE TE EN­CUEN­TREN

Los hashtags o eti­que­tas na­cie­ron en Twit­ter y se han con­ver­ti­do en fun­da­men­ta­les tam­bién en Pin­te­rest y sobre to­do en Ins­ta­gram, la red don­de más eti­que­tas se po­ne por pu­bli­ca­ción. Y cu­rio­sa­men­te es­to que pa­re­ce se­llo de la red, pe­na­li­za. “Des­de fe­bre­ro de 2018, Ins­ta­gram cam­bió su al­go­rit­mo y pe­na­li­za el uso ma­si­vo de hashtags. La re­co­men­da­ción es uti­li­zar un má­xi­mo de 5 por­que si po­nes más Ins­ta­gram con­si­de­ra que es­tás ha­cien­do spam y ba­ja ese 10% de per­so­nas a las que en­se­ña tu pu­bli­ca­ción. Yo he he­cho prue­bas y con un so­lo hash­tag y la mis­ma fo­to, he con­se­gui­do mu­chos más li­kes”, ase­gu­ra Santiago Mar­tín. Y aña­de: “Otra co­sa. No hay que re­pe­tir los hashtags. Eso tam­bién pe­na­li­za. Busca un pa­que­te de diez o quin­ce que te fun­cio­nen bien y ve com­bi­nán­do­los”, con­ti­núa.

Los hashtags son cla­ves pa­ra que te en­cuen­tren y pa­ra ven­der. Mu­chos usua­rios de Ins­ta­gram bus­can pro­duc­tos y ser­vi­cios a tra­vés de las eti­que­tas de la red. Por eso es tan im­por­tan­te crear bue­nas eti­que­tas. En es­te sen­ti­do, Phil González, re­cuer­da que “las geo­eti­que­tas co­mo #Ma­drid tie­nen un 18% más de vi­si­bi­li­dad”. Pe­ro tam­bién fun­cio­nan muy bien los hashtags de cau­sas. “No­so­tros he­mos crea­do #my­li­fe­plas­tic­bottle pa­ra crear co­mu­ni­dad que no va­ya di­rec­ta­men­te aso­cia­da a nues­tra mar­ca. Y nos he­mos da­do cuen­ta de que la gen­te com­par­te más cuan­do es una cau­sa que cuan­do es un con­cur­so, co­mo ha­cen to­dos”, afir­ma Mi­reia Val­de­ca­bres.

En Ins­ta­gram uti­li­za apli­ca­cio­nes co­mo Boo­me­rang, La­yout o Hy­per­lap­se pa­ra ge­ne­rar imá­ge­nes más re­le­van­tes pa­ra los usua­rios

re­cur­sos que nun­ca. Tres, que la com­po­si­ción y el uso de las re­des se mue­ve cons­tan­te­men­te y una red co­mo Ins­ta­gram, que an­tes era só­lo una al­ter­na­ti­va o re­fuer­zo de la es­tra­te­gia en Fa­ce­book y Twit­ter, hoy es una red fun­da­men­tal y has­ta la prin­ci­pal pa­ra las py­mes que bus­quen ce­rrar el pro­ce­so de ven­ta. Cua­tro, que el con­su­mo de con­te­ni­dos se ha­ce aho­ra más rá­pi­do, con más fre­cuen­cia y sobre to­do des­de el mó­vil: hay que pen­sar que el nues­tro se adap­te al usua­rio y a sus mo­men­tos de con­su­mo. Y cin­co, que el con­su­mi­dor no es­tá en las re­des pa­ra com­prar, pe­ro sí se es­tá acos­tum­bran­do a ha­cer­lo, mu­cho más que an­tes, al mis­mo rit­mo al que se acos­tum­bra a com­prar por mó­vil.

¿POR QUÉ RE­DES EM­PIE­ZO?

De­pen­de­rá de lo que quie­ras con­se­guir y de dón­de es­té tu pú­bli­co ob­je­ti­vo. Si nos fi­ja­mos en el vo­lu­men de au­dien­cia, la red por ex­ce­len­cia si­gue sien­do Fa­ce­book: 2.167 mi­llo­nes de usua­rios. Muy le­jos de la si­guien­te en la lis­ta, You­tu­be, con 1.500 mi­llo­nes. Y de Ins­ta­gram (800) o Twit­ter (320). Cla­ro que al ele­gir de­bes te­ner más en cuen­ta ca­li­dad que can­ti­dad. O di­cho de otra for­ma, qué per­fil de usua­rios pre­do­mi­na en ca­da red y qué uso ha­cen de las re­des. Y es que, si bien es cier­to que en las re­des ya hay pú­bli­co de to­das las eda­des, los jó­ve­nes se con­cen­tran cla­ra­men­te en Ins­ta­gram (los me­no­res de 35 años re­pre­sen­tan el 61%). Fa­ce­book es una red glo­bal con to­do ti­po de pú­bli­co, pe­ro los heavy user se han he­cho ma­du­ros y pa­san de lar­go los 40 años. Son dos re­des com­ple­men­ta­rias.

Glo­ria Iz­quier­do, una de las fun­da­do­ras de Pla­sen­cia Sa­bo­res, una tien­da de pro­duc­tos gour­met que ven­de on­li­ne y con pre­sen­cia en Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram, lo tie­ne cla­ro: “Ca­da una apor­ta clien­tes di­fe­ren­tes. Por eso las uti­li­zo las tres”.

Otra va­ria­ble a te­ner en cuen­ta son los re­cur­sos que de­bes in­ver­tir pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos: cos­te-be­ne­fi­cio en tiem­po y en di­ne­ro. En es­te sen­ti­do, Carlos Bra­vo, fun­da­dor de Co­lec­cio­nis­tas.org y Fri­quiMon­key. com, ase­gu­ra que “si no tie­nes pre­su­pues­to y

/ DI­CIEM­BRE 2018

Los hashtags son cla­ves en Ins­ta­gram pa­ra lle­gar a tu pú­bli­co po­ten­cial. Uti­lí­za­los en tu per­fil pa­ra aso­ciar tu mar­ca a una cau­sa, co­mo #my­li­fe­plas­tic­bottle de Clos­ca De­sign, pa­ra co­nec­tar con quie­nes lu­chan por re­du­cir el uso de plás­ti­co. #my­li­fe­plas­tic­bottle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.