LA ENER­GÍA NU­CLEAR

Y SU ARRIES­GA­DO PO­TEN­CIAL VER­DE

Energia16 - - TRANSICIÓN ENERGÉTICA - Tex­to BRIAN CONTRERAS

TAGS

IN­DUS­TRIA NU­CLEAR / DES­CAR­BO­NI­ZA­CIÓN / MIX ENER­GÉ­TI­CO

De la­do que­da­ron el es­pio­na­je, los blo­queos eco­nó­mi­cos y el desa­rro­llo ar­ma­men­tís­ti­co. Aho­ra la po­la­ri­za­ción se ha­ce pre­sen­te en los en­tes in­ter­na­cio­na­les, en la le­gis­la­ción de le­yes y la fir­ma de tra­ta­dos. Los desacuer­dos gi­ran al­re­de­dor del uso de la ener­gía nu­clear en la ma­triz ener­gé­ti­ca de Eu­ro­pa y en­fren­ta cer­te­ros ar­gu­men­tos por par­te de am­bos ban­dos.

Por un la­do es­tán quie­nes des­ta­can los be­ne­fi­cios que ofre­ce es­ta fuen­te de ener­gía. Una im­por­tan­te efi­cien­cia al mo­men­to de pro­du­cir elec­tri­ci­dad, cos­tos ba­jos y ce­ro emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono (CO2) ha­cen muy atrac­ti­va la po­si­bi­li­dad de crear cen­tra­les nu­clea­res y pau­la­ti­na­men­te de­jar atrás los com­bus­ti­bles fó­si­les y otros re­cur­sos con­ta­mi­nan­tes.

Las po­si­bi­li­da­des que aso­ma la ener­gía nu­clear son mu­chas. No en vano, paí­ses co­mo Fran­cia la han co­lo­ca­do co­mo pun­ta de lan­za de su ma­triz ener­gé­ti­ca con una asom­bro­sa por­ción del 76% del mix to­tal. Pa­ra las na­cio­nes eu­ro­peas re­pre­sen­ta, co­mo me­dia, un 35% de sus res­pec­ti­vas cuo­tas de pro­duc­ción eléc­tri­ca y aca­pa­ran 183 de los 454 reac­to­res en fun­cio­na­mien­to a ni­vel mun­dial, se­gún da­ta del Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (IAEA, por sus si­glas en in­glés).

Sin em­bar­go, es­ta fuen­te no ter­mi­na de ser el San­to Grial que mu­chos ven­den. Uno de sus prin­ci­pa­les in­con­ve­nien­tes pa­sa por los re­si­duos que arro­ja con ca­da reac­ción quí­mi­ca, los cua­les po­seen sus­tan­cias ra­dio­ac­ti­vas se­ve­ra­men­te no­ci­vas pa­ra el me­dio am­bien­te y el ser hu­mano.

En un in­ten­to por evi­tar ac­ci­den­tes con es­tos re­si­duos, to­dos los go­bier­nos tie­nen la obli­ga­ción de ela­bo­rar pla­nes nu­clea­res que con­tem­plen for­mas de al­ma­ce­nar­los y con­te­ner­los con me­ca­nis­mos que aís­len sus sus­tan­cias tó­xi­cas. Pa­ra ejer­cer un con­trol so­bre es­tas ac­ti­vi­da­des, se creó la

La Gue­rra Fría cul­mi­nó ha­ce dé­ca­das, pe­ro el le­ga­do de la tec­no­lo­gía ató­mi­ca si­gue ha­cien­do de las su­yas. Aho­ra es Eu­ro­pa la que se su­mer­ge en una pro­fun­da di­vi­sión de ideas po­lí­ti­cas y prác­ti­cas eco­nó­mi­cas. Dos blo­ques se for­ma­ron con pos­tu­ras com­ple­ta­men­te opues­tas en torno a un mis­mo te­ma: el fu­tu­ro de la ener­gía nu­clear.

IAEA y en el 2006 se emi­tió la Dis­po­si­ción Fi­nal de Desechos Ra­diac­ti­vos.

“Las ba­rre­ras ar­ti­fi­cia­les, in­clui­das la for­ma del desecho y el em­ba­la­je, se di­se­ña­rán y el en­torno se se­lec­cio­na­rá de for­ma que se po­si­bi­li­te la con­ten­ción de los ra­dio­nu­clei­dos aso­cia­dos a los desechos. Se apli­ca­rán me­di­das de con­ten­ción has­ta que la de­sin­te­gra­ción ra­diac­ti­va ha­ya re­du­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te el pe­li­gro que plan­tean los desechos. Ade­más, en el ca­so de los desechos ge­ne­ra­do­res de ca­lor, se apli­ca­rán me­di­das de con­ten­ción mien­tras los desechos si­gan pro­du­cien­do ener­gía tér­mi­ca en can­ti­da­des que pu­die­ran afec­tar ne­ga­ti­va­men­te al fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de dis­po­si­ción fi­nal”, exi­ge el do­cu­men­to.

Au­na­do a es­ta di­fi­cul­tad, pre­sen­te en cual­quier ac­ti­vi­dad nu­clear que se reali­ce con la tec­no­lo­gía ac­tual, se su­man los ries­gos de las pro­pias cen­tra­les nu­clea­res. Es­tas plan­tas sue­len cons­truir­se con una vi­da útil es­ti­ma­da de 40 años. Pa­sa­da es­ta fran­ja, cons­ti­tu­yen un pe­li­gro cons­tan­te an­te la po­si­bi­li­dad de que ocu­rra un co­lap­so en las ins­ta­la­cio­nes.

Opo­si­ción es­pa­ño­la

Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en uno de los vo­ce­ros más ac­ti­vos en con­tra de la ener­gía nu­clear. Des­de que el nue­vo go­bierno so­cia­lis­ta asu­mió el po­der y Teresa Ri­be­ra que­dó a car­go del Mi­nis­te­rio de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, la con­sig­na ha si­do cla­ra: des­man­te­lar las cen­tra­les nu­clea­res.

Ac­tual­men­te exis­ten cin­co cen­tra­les ope­ra­ti­vas en te­rri­to­rio es­pa­ñol. Los sie­te reac­to­res que ope­ran en es­tas ins­ta­la­cio­nes fue­ron cons­trui­dos en los años 80 y es­pe­ran a que el re­loj con­su­ma su tiem­po de vi­da útil pa­ra re­ci­bir la or­den de des­man­te­la­mien­to.

La in­cer­ti­dum­bre se apo­de­ra de la in­dus­tria ener­gé­ti­ca es­pa­ño­la, ya que es-

tas cin­co cen­tra­les pro­du­cen apro­xi­ma­da­men­te un 21,17% de to­da la ener­gía eléc­tri­ca con­su­mi­da en el país.

Ade­más, el po­si­ble cie­rre pre­sen­ta un re­vés pa­ra las pro­pias ener­gías lim­pias, ya que la por­ción ge­ne­ra­da por los sie­te reac­to­res ope­ra­ti­vos re­pre­sen­ta ca­si un 40% de las fuen­tes li­bres de emi­sio­nes de CO2 en Es­pa­ña.

Va­rios pro­ble­mas emer­gen en es­te pa­no­ra­ma, es­pe­cial­men­te en cuan­to a cos­tos se re­fie­re. El Go­bierno ha cri­ti­ca­do en di­ver­sas opor­tu­ni­da­des los pre­cios de las ta­ri­fas de la luz, que ac­tual­men­te ron­da los 65,25 eu­ros por me­ga­va­tio-ho­ra (MWH), aun­que su pre­cio fluc­túa dia­ria­men­te y la fac­tu­ra­ción va­ría ra­di­cal­men­te se­gún la tem­po­ra­da del año.

Una ca­sa pro­me­dia un con­su­mo de 9.922 ki­lo­va­tios-ho­ra (kwh) y el cos­to anual me­dio pro­me­dió ca­si 1.000 eu­ros en 2016.

La sa­li­da de la ener­gía nu­clear de la ma­triz ener­gé­ti­ca es­pa­ño­la im­pul­sa­ría los pre­cios de la elec­tri­ci­dad. Re­cien­te­men­te se en­con­tra­ban en al­za por un en­ca­re­ci­mien­to de las emi­sio­nes de CO2 y la ola de ca­lor que ha ac­ti­va­do mi­les de ai­res acon­di­cio­na­dos en los ho­ga­res. Si a es­to se le agre­ga el he­cho de que de­be­rán in­cre­men­tar sus ca­pa­ci­da­des ge­ne­ra­ción y emi­tir más CO2 pa­ra lle­nar el va­cío del 20% que de­jen las cen­tra­les, el pa­no­ra­ma se­ría de cos­tos más al­tos y fac­tu­ras más cos­to­sas.

Al res­tar la ener­gía nu­clear, que­dan ocho op­cio­nes que de­be­rían in­cre­men­tar pa­ra su­plir­la. Sin em­bar­go, el 18% que re­pre­sen­ta el car­bón tam­bién tie­ne el tiem­po con­ta­do, ya que el Go­bierno de­sea ce­rrar las plan­tas de pro­duc­ción. En es­te sen­ti­do, ya se ha­bla­ría de un dé­fi­cit cer­cano al 40%, so­bre el cual Ri­be­ra no ha emi­ti­do ex­pli­ca­ción al­gu­na so­bre su sus­ti­tu­ción o el pre­su­pues­to que se de­di­ca­rá pa­ra desa­rro­llar otras fuen­tes de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca.

Tan­to la ener­gía eó­li­ca co­mo la so­lar fo­to­vol­tai­ca han avan­za­do en los úl­ti­mos años. No obs­tan­te, los pro­yec­tos en­ca­be­za­dos por em­pre­sas pri­va­das co­mo Iber­dro­la, Ac­cio­na y Elec­nor su­man a un rit­mo muy in­fe­rior co­mo pa­ra en­car­gar­se de su­mi­nis­trar la por­ción que de­ja­ría de pro­du­cir la nu­clear tras el cie­rre de las cen­tra­les y mu­cho me­nos si tam­bién se in­clu­ye el por­cen­ta­je del car­bón.

Di­le­ma eu­ro­peo

Co­mo Es­pa­ña, otros miem­bros de la Unión Eu­ro­pea eva­lúan qué decisión to­mar con res­pec­to a las cen­tra­les nu­clea­res, an­te las vo­ces in­ter­na­cio­na­les que pi­den ce­rrar­las to­das.

Par­ti­cu­lar­men­te Fran­cia, cu­yo pe­so nu­clear ron­da el 76% de la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca; y Bél­gi­ca, don­de de­pen­den de es­ta fuen­te pa­ra pro­du­cir el 46% de la elec­tri­ci­dad del país.

La efi­cien­cia de los reac­to­res nu­clea­res y su es­ca­sa con­ta­mi­na­ción cuan­do fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te pro­vo­can que nin­gún país de­pen­dien­te de es­ta fuen­te de- see sus­ti­tuir­la. Por es­ta ra­zón, ni Fran­cia ni Bél­gi­ca tie­nen pla­nes pa­ra de­jar de usar es­ta ener­gía.

Sin em­bar­go, los pe­li­gros em­pie­zan a aso­mar­se. Am­bos paí­ses han es­ta­do al bor­de de un desas­tre nu­clear en tiem­pos re­cien­tes. Por una par­te, al nor­te de Fran­cia, en Fla­man­vi­lle, se re­gis­tró una ex­plo­sión en una cen­tral. A pe­sar de que se pro­du­jo fue­ra de la zona nu­clear, cin­co per­so­nas se in­to­xi­ca­ron y la si­tua­ción pu­do ha­ber desata­do una tragedia si el in­ci­den­te hu­bie­se ocu­rri­do más cer­ca de los reac­to­res.

En Bél­gi­ca las cen­tra­les de Doel 3 y Tihan­ge 2 es­tán al lí­mi­te de sus ca­pa­ci­da­des fun­cio­na­les. Am­bas fue­ron cons­trui­das pa­ra una vi­da útil de 30 años y ya acu­mu­lan más de 40, con va­rios apa­go­nes e in­ci­den­tes en los úl­ti­mos años. Sus estructura­s pre­sen­tan fi­su­ras que alar­man a to­da Eu­ro­pa.

En mar­zo de 2018, el Go­bierno fran­cés em­pe­zó a re­par­tir pas­ti­llas de yo­do gra­tis en las zo­nas ad­ya­cen­tes a la cen­tral Tihan­ge 2, que co­lin­da con la fron­te­ra ale­ma­na, pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de un po­si­ble accidente nu­clear. Aun­que la si­tua­ción se con­tro­ló sin ma­yor pro­ble­ma.

CON UN LI­TRO DE AGUA PA­RA CA­LEN­TAR EL PLAS­MA, SE PRO­DU­CI­RÍA LA ENER­GÍA QUE UN SER HU­MANO CON­SU­ME DU­RAN­TE TO­DA SU VI­DA

Ale­ma­nia re­pre­sen­ta el la­do opues­to de es­ta vi­sión. Ha­ce una dé­ca­da ges­tio­na­ba 17 reac­to­res y ge­ne­ra­ba al­re­de­dor de 22.000 MW, pe­ro tras el accidente de Fu­kis­hi­ma, anun­ció el cie­rre pau­la­tino de sus cen­tra­les. Ac­tual­men­te po­see 7 y el apa­gón to­tal es­tá pro­gra­ma­do pa­ra 2022. La tran­si­ción se ha rea­li­za­do de for­ma pau­la­ti­na, con­for­me la vi­da útil de sus ins­ta­la­cio­nes ató­mi­cas lle­ga­ba a su fin.

Aún otros paí­ses eu­ro­peos, co­mo Bul­ga­ria, Es­lo­va­quia, Es­lo­ve­nia, Fin­lan­dia, Hun­gría, Ru­ma­nia y Ru­sia, de­pen­den de la ener­gía nu­clear y man­tie­nen en­tre un 10% y un 50% de sus res­pec­ti­vas ma­tri­ces ener­gé­ti­cas pa­ra la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad. En el ca­so de los ru­sos, tam­bién re­pre­sen­ta un ne­go­cio im­por­tan­te, ya que la es­ta­tal Ro­sa­tom se en­car­ga de fa­bri­car y ha­cer man­te­ni­mien­to a cen­tra­les nu­clea­res en paí­ses de to­do el mun­do.

Fue­ra del vie­jo con­ti­nen­te, las de­ci­sio­nes de al­gu­nos paí­ses son más di­ver­gen­tes. Fi­gu­ran na­cio­nes co­mo In­dia, que can­ce­ló la cons­truc­ción de nue­vas cen­tra­les pa­ra desa­rro­llar pro­gra­mas de tec­no­lo­gías re­no­va­bles y fuen­tes de ener­gía lim­pia, fren­te a otros co­mo Ja­pón, que po­cos años des­pués de la tragedia de Fu­kus­hi­ma re­to­mó sus pla­nes de cons­truir más cen­tra­les.

Tam­bién des­ta­can los ca­sos de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, las dos prin­ci­pa­les eco­no­mías del mun­do. Los pri­me­ros no pa­re­cen te­ner in­ten­ción de des­ac­ti­var sus 98 reac­to­res, ca­si una cuar­ta par­te de los que exis­ten en to­do el mun­do. Por otra par­te, los asiá­ti­cos anun­cia­ron la crea­ción de 60 cen­tra­les en los pró­xi­mos 10 años. En el pa­no­ra­ma fu­tu­ro, po­cas son las po­si­bi­li­da­des de que la ener­gía ató­mi­ca des­apa­rez­ca.

Fu­sión Nu­clear: la es­pe­ran­za del fu­tu­ro

Al sur de Fran­cia se es­ta­ble­cen los ci­mien­tos de lo que es, has­ta el mo­men­to, la es­pe­ran­za más pal­pa­ble de la ra­za hu­ma­na en ma­te­ria de ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca. Un to­tal de 35 paí­ses com­bi­nan sus es­fuer­zos en el pro­yec­to ITER, una ini­cia­ti­va que bus­ca crear el pri­mer reac­tor de fu­sión nu­clear de la his­to­ria.

Chi­na, In­dia, Ja­pón, Co­rea del Sur, Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea han apor­ta­do cien­tos de in­ge­nie­ros y cien­tí­fi­cos pa­ra dar­le vi­da al pro­yec­to, en una co­la­bo­ra­ción de 35 años me­dian­te la cual es­pe­ran re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria ener­gé­ti­ca en 2025, con la eje­cu­ción de la pri­me­ra reac­ción nu­clear del to­ka­mak, un reac­tor ex­pe­ri­men­tal que se cons­tru­ye des­de 2010.

A pe­sar de que no se di­se­ña con el fin prin­ci­pal de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas de to­do el mun­do, es­te ar­te­fac­to pre­ten­de sen­tar las ba­ses al apor­tar da­tos pre­ci­sos e in­for­ma­ción vi­tal pa­ra dar un pa­so enor­me en el cam­po de la fu­sión nu­clear. Los cien­tí­fi­cos es­pe­ran que, de te­ner éxi­to, pa­ra el 2050 la hu­ma­ni­dad ten­drá en sus ma­nos la ener­gía más efi­cien­te que co­no­ce la cien­cia.

Se pre­ten­de que el to­ka­mak sea ca­paz de re­ci­bir un po­der tér­mi­co de 50 MW y, tras el proceso de fu­sión nu­clear, ge­ne­rar 500 MW a cam­bio. Es de­cir, mul­ti­pli­ca por diez la ener­gía uti­li­za­da pa­ra ha­cer­lo fun­cio­nar.

Se­gún los cálcu­los, con un li­tro de agua que se uti­li­ce pa­ra ca­len­tar el plas­ma, se pro­du­ci­ría la ener­gía que un ser hu­mano con­su­me du­ran­te to­da su vi­da.

Una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de la fu­sión nu­clear, son los re­cur­sos que con­su­me. La reac­ción quí­mi­ca se ge­ne­ra gra­cias a la fu­sión de áto­mos de hi­dró­geno y pe­que­ñas can­ti­da­des de li­tio, fá­ci­les de con­se­guir en el pla­ne­ta. Al cul­mi­nar el proceso, emi­te he­lio, un gas no con­ta­mi­nan­te pa­ra la at­mós­fe­ra.

A pe­sar de pos­tu­lar­se co­mo una pa­na­cea pa­ra la in­dus­tria ener­gé­ti­ca mun­dial, exis­ten gran­des re­tos que afron­tar con avan­ces tec­no­ló­gi­cos e im­por­tan­tes inversione­s. El prin­ci­pal es que pa­ra ge­ne­rar la reac­ción nu­clear del plas­ma el reac­tor de­be al­can­zar tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a los 100 mi­llo­nes de gra­dos cen­tí­gra­dos, muy su­pe­rior a los 15 mi­llo­nes que pro­du­ce el nú­cleo del Sol.

A me­dia­dos de no­viem­bre, el To­ka­mak Su­per­con­duc­tor Ex­pe­ri­men­tal Avan­za­do de Chi­na con­si­guió al­can­zar los 100 mi­llo­nes de gra­dos cen­tí­gra­dos, un hi­to que apor­ta­rá da­tos de re­le­van­cia pa­ra el pri­mer plas­ma del ITER en un fu­tu­ro cer­cano.

Con es­ta gran tem­pe­ra­tu­ra, los áto­mos del hi­dró­geno em­pie­zan a fun­dir­se en he­lio, lo que pro­du­ce enor­mes can­ti­da­des de ener­gía lim­pia.

Pa­ra evi­tar que es­tas enor­mes tem­pe­ra­tu­ras creen una tragedia en ca­so de ser li­be­ra­das, el sis­te­ma del reac­tor uti­li­za­ría cam­pos mag­né­ti­cos pa­ra ais­lar el plas­ma y su ca­lor ex­tre­mo de las pa­re­des del reac­tor.

El to­ka­mak es un ar­te­fac­to por el mo­men­to ex­pe­ri­men­tal, pe­ro su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to des­blo­quea­ría el po­ten­cial ocul­to en la ener­gía nu­clear y apor­ta­ría a la hu­ma­ni­dad una fuen­te de po­der prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.