FINANCING AND SUS­TAI­NA­BI­LITY: APPEARANCE­S ARE DECEIVING

Energia16 - - CONTENIDOS - Tex­to DI­MAS IBA­RRA

Un re­cien­te acuer­do de la Eu­ro­cá­ma­ra y los paí­ses de la UE pa­ra crear un sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción co­mún pa­ra in­ver­sio­nes am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles ha reabier­to el de­ba­te acer­ca de la fi­nan­cia­ción de pro­yec­tos ver­da­de­ra­men­te ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te. Con­se­guir la tran­si­ción ha­cia una so­cie­dad cu­yo de­sa­rro­llo sea sos­te­ni­ble, no so­lo am­bien­tal­men­te, sino fi­nan­cie­ra y so­cial­men­te, de­be ser la me­ta.

Lo­grar las me­tas cli­má­ti­cas y am­bien­ta­les pa­ra 2020 y los años si­guien­tes es el gran re­to de la hu­ma­ni­dad. Mu­cho se ha tra­ba­ja­do en acuer­dos, con­ve­nios, ru­tas, pro­pó­si­tos y cam­bios. Y aun­que pue­da pa­re­cer un pe­que­ño de­ta­lle, el que lo­gre­mos po­ner­nos de acuer­do en lla­mar a las co­sas por su nom­bre pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so pa­ra lo­grar la sos­te­ni­bi­li­dad.

En lí­nea con es­tas me­tas, la Co­mi­sión Eu­ro­pea anun­ció que ha ela­bo­ra­do un pro­gra­ma que es­ta­ble­ce la for­ma en que el blo­que pue­de pa­gar por cam­biar la eco­no­mía de la re­gión a ce­ro emi­sio­nes ne­tas de CO2 pa­ra 2050, mien­tras pro­te­ge las re­gio­nes de­pen­dien­tes del car­bón de re­ci­bir la peor par­te de los ajus­tes des­ti­na­dos a com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co.

El Plan de In­ver­sión en Eu­ro­pa Sos­te­ni­ble es­tá des­ti­na­do a mo­vi­li­zar una in­ver­sión de un bi­llón de eu­ros en 10 años, uti­li­zan­do di­ne­ro pú­bli­co y pri­va­do pa­ra ayu­dar a fi­nan­ciar su pro­yec­to em­ble­má­ti­co: el Eu­ro­pean Green Deal.

Ajus­tes fi­nan­cie­ros

En ge­ne­ral, la Co­mi­sión cal­cu­la que se ne­ce­si­tan 260.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les en in­ver­sio­nes por año pa­ra fi­nan­ciar el cam­bio a ener­gía lim­pia y re­du­cir las emi­sio­nes. Pe­ro pa­ra lo­grar­lo hay una se­rie de pro­ble­mas que de­ben re­sol­ver­se.

Uno de ellos es có­mo po­ner a las re­gio­nes de la UE que de­pen­den del car­bón, co­mo Po­lo­nia, la Re­pú­bli­ca Che­ca o te­rri­to­rios de Ale­ma­nia en el ca­mino de las ener­gías re­no­va­bles.

La pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen, ha pro­pues­to un Me­ca­nis­mo de Tran­si­ción Justa des­ti­na­do a fi­nan­ciar el ti­po de cam­bios pro­fun­dos ne­ce­sa­rios, que pon­drían a dis­po­si­ción has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros al año.

Tam­bién quie­re re­vi­sar las es­tric­tas nor­mas de ayu­da estatal de la UE pa­ra in­ver­tir las in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gías lim­pias.

Re­glas cla­ras

La Co­mi­sión tam­bién se pro­po­ne de­ta­llar los cri­te­rios de ele­gi­bi­li­dad pa­ra los fon­dos, que se es­pe­ra que sean más fle­xi­bles que los fon­dos re­gio­na­les tra­di­cio­na­les, y se in­cli­na a fa­vor de las re­gio­nes más de­pen­dien­tes del car­bón de Eu­ro­pa, co­mo Si­le­sia, en Po­lo­nia.

Los ac­ti­vis­tas eco­ló­gi­cos, por su par­te, recibieron con be­ne­plá­ci­to que el fon­do pro­pues­to de 7.500 mi­llo­nes de eu­ros es­ta­rá dis­po­ni­ble so­lo pa­ra pro­yec­tos con ba­jas emi­sio­nes de car­bono y re­si­lien­tes al cli­ma, in­clui­dos los pro­gra­mas de re­ca­pa­ci­ta­ción pa­ra mi­ne­ros, em­pleos en nue­vos sec­to­res eco­nó­mi­cos y vi­vien­das ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes.

Pa­ra ac­ce­der al di­ne­ro de la UE, los paí­ses de­be­rán pro­po­ner pla­nes de tran­si­ción te­rri­to­rial jus­tos, en lí­nea con los ob­je­ti­vos cli­má­ti­cos del blo­que, que se­rán exa­mi­na­dos por la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

Cues­tión de ta­xo­no­mía

Pre­ci­sa­men­te con ese ob­je­ti­vo en men­te, el pa­sa­do mes de di­ciem­bre la Co­mi­sión

Eu­ro­pea pu­bli­có el tex­to de la pro­pues­ta “Re­gu­la­ción so­bre el es­ta­ble­ci­mien­to de un mar­co pa­ra fa­ci­li­tar la in­ver­sión sos­te­ni­ble”. Es­ta ini­cia­ti­va es co­no­ci­da co­mo la “Re­gu­la­ción de ta­xo­no­mía”. Se en­mar­ca en la pro­pues­ta ge­ne­ral de las re­for­mas fi­nan­cie­ras sos­te­ni­bles de la Unión.

El ob­je­ti­vo de es­te re­gla­men­to es per­mi­tir a las em­pre­sas e in­ver­so­res iden­ti­fi­car ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles.

Pa­ra ello, es­ta­ble­ce pa­rá­me­tros cla­ros pa­ra de­fi­nir qué se en­tien­de por “ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y am­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble”. En es­te sen­ti­do, sub­ra­ya que di­cha ac­ti­vi­dad de­be ha­cer una “con­tri­bu­ción sus­tan­cial” en al me­nos uno de los seis “ob­je­ti­vos am­bien­ta­les”.

Es im­por­tan­te recordar que es­tos ob­je­ti­vos am­bien­ta­les in­clu­yen:

Mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co. Adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co. Uso sos­te­ni­ble y pro­tec­ción del agua y los re­cur­sos ma­ri­nos. Tran­si­ción a una eco­no­mía cir­cu­lar. Pre­ven­ción y con­trol de la contaminac­ión. Pro­tec­ción y res­tau­ra­ción de la bio­di­ver­si­dad y los eco­sis­te­mas.

Las co­sas por su nom­bre

Pe­ro, ¿cuál es la im­por­tan­cia de de­fi­nir de ma­ne­ra tan pre­ci­sa las ac­ti­vi­da­des am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles? En es­te pun­to, val­dría la pe­na ha­cer al­gu­nas acla­ra­cio­nes.

A me­dia­dos del año pa­sa­do fue pu­bli­ca­do un in­for­me ti­tu­la­do “Sub­si­dios a

los com­bus­ti­bles fó­si­les en el bo­rra­dor de los Pla­nes Na­cio­na­les de Ener­gía y Cli­ma de la UE: de­fi­cien­cias y úl­ti­mo lla­ma­do a la ac­ción”. Es­te do­cu­men­to fue ela­bo­ra­do por ex­per­tos del Ins­ti­tu­to de De­sa­rro­llo de Ul­tra­mar (ODI) de Gran Bre­ta­ña, la or­ga­ni­za­ción Ami­gos de la Tie­rra (FOE) de los Paí­ses Ba­jos y la Red de Ac­ción Cli­má­ti­ca (CAN).

Los au­to­res del es­tu­dio ana­li­za­ron los bo­rra­do­res de los Pla­nes Na­cio­na­les de Ener­gía y Cli­ma de los Es­ta­dos miem­bros de la UE.

Lo cu­rio­so es que las in­ves­ti­ga­cio­nes mos­tra­ron que va­rios de los Pla­nes Na­cio­na­les de Ener­gía y Cli­ma no men­cio­nan en ab­so­lu­to los sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les. Ello, a pe­sar de que la in­ves­ti­ga­ción pre­via mues­tra que to­dos los go­bier­nos de la Unión Eu­ro­pea con­ti­núan brin­dan­do apo­yo al pe­tró­leo, el gas o el car­bón.

De los Es­ta­dos miem­bros, cinco (Bul­ga­ria, Di­na­mar­ca, Fran­cia, Hun­gría y los Paí­ses Ba­jos) y el Reino Uni­do afir­man que no man­tie­nen sub­si­dios pa­ra com­bus­ti­bles fó­si­les. Sin em­bar­go, la Co­mi­sión Eu­ro­pea des­cu­brió pre­via­men­te que to­dos los paí­ses de la UE con­ti­núan brin­dan­do al­gún apo­yo a los com­bus­ti­bles fó­si­les.

El es­tu­dio mues­tra al­gu­nas in­con­sis­ten­cias im­por­tan­tes. So­lo nue­ve paí­ses de la UE han reite­ra­do su com­pro­mi­so de ter­mi­nar con los sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les co­mo par­te de sus pla­nes na­cio­na­les. Seis de ellos pre­vén pa­sos con­cre­tos. Pe­ro a me­nu­do es­tos se li­mi­tan a es­que­mas de sub­si­dio es­pe­cí­fi­cos, en lu­gar de un plan in­te­gral.

Peor aún, cua­tro paí­ses de la UE (Ale­ma­nia, Gre­cia, Po­lo­nia y Es­lo­ve­nia) y Reino Uni­do es­tán in­clu­so bus­can­do in­tro­du­cir nue­vos sub­si­dios pa­ra 2030. Mu­chos de ellos es­tán eti­que­ta­dos co­mo “apo­yo a la tran­si­ción ba­ja en car­bono”. Es­to in­clu­ye un es­que­ma grie­go des­ti­na­do a re­em­pla­zar las cal­de­ras dié­sel por gas y fi­nan­cia­mien­to pa­ra el trans­por­te de gas na­tu­ral li­cua­do en Po­lo­nia, se­gún en­con­tra­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

En la Cum­bre del G20 en 2009, los go­bier­nos de la UE se com­pro­me­tie­ron a de­jar de sub­si­diar los com­bus­ti­bles fó­si­les. Reite­ra­ron esa pro­me­sa en la reunión del G7, en 2016. Allí fi­ja­ron co­mo fe­cha lí­mi­te el año 2025.

Los go­bier­nos de la UE pro­por­cio­na­ron en pro­me­dio 55.000 mi­llo­nes de eu­ros por año en sub­si­dios a com­bus­ti­bles fó­si­les en­tre 2014 y 2016, se­gún una in­ves­ti­ga­ción con­tra­ta­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea; un ni­vel que se man­tu­vo en ge­ne­ral es­ta­ble du­ran­te ese pe­río­do.

Al mis­mo tiem­po, los paí­ses de la UE y No­rue­ga obtuvieron más de 400.000 mi­llo­nes de eu­ros en in­gre­sos por im­pues­tos al pe­tró­leo y al gas en 2017, se­gún la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Pro­duc­to­res de Pe­tró­leo y Gas.

Y cuan­do Fran­cia in­tro­du­jo un im­pues­to al com­bus­ti­ble en 2018, desató du­ran­te va­rios me­ses una ola de pro­tes­tas vio­len­tas co­no­ci­da co­mo los “cha­le­cos ama­ri­llos”. Es­to he­chos sub­ra­yan la di­fi­cul­tad pa­ra los go­bier­nos de po­ner fin a los sub­si­dios.

Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que ter­mi­nar con los sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les li­be­ra­rá los re­cur­sos fi­nan­cie­ros ne­ce­sa­rios pa­ra in­ver­tir en tec­no­lo­gías ba­jas en car­bono. Ello per­mi­ti­ría al­can­zar emi­sio­nes ne­tas ce­ro lo más rá­pi­do po­si­ble.

A pe­sar de los com­pro­mi­sos de lar­ga da­ta pa­ra po­ner fin a los sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les, nin­guno de los Es­ta­dos miem­bros de la UE in­for­ma ex­haus­ti­va­men­te so­bre sus sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les, ni pro­por­cio­na pla­nes pa­ra eli­mi­nar­los.

En ju­nio, la Co­mi­sión Eu­ro­pea for­mu­ló una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra me­jo­rar los Pla­nes Na­cio­na­les de Ener­gía y Cli­ma fi­na­les, in­clui­do uno que pe­día a los Es­ta­dos miem­bros que in­for­ma­ran ex­haus­ti­va­men­te so­bre sus sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les, y ex­pli­ca­ran có­mo pre­ten­den eli­mi­nar­los gra­dual­men­te.

Pe­tro­le­ras en deu­da

Por otro la­do, la fir­ma es­pe­cia­li­za­da

EL PLAN DE IN­VER­SIÓN EN EU­RO­PA SOS­TE­NI­BLE APUN­TA A UNA IN­VER­SIÓN DE UN BI­LLÓN DE EU­ROS EN 10 AÑOS

EL CAM­BIO A ENER­GÍA LIM­PIA Y LA RE­DUC­CIÓN DE EMI­SIO­NES RE­QUIE­REN 260.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS POR AÑO

Car­bon Trac­ker in­for­mó a fi­na­les del año pa­sa­do que las com­pa­ñías de pe­tró­leo y gas han apro­ba­do una in­ver­sión de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2018 y 2019 en pro­yec­tos im­por­tan­tes que so­ca­van los ob­je­ti­vos cli­má­ti­cos.

Es­te pri­mer es­tu­dio pa­ra iden­ti­fi­car pro­yec­tos in­di­vi­dua­les que son in­con­sis­ten­tes con el Acuer­do de Pa­rís en­con­tró que nin­gu­na com­pa­ñía pe­tro­le­ra im­por­tan­te es­tá in­vir­tien­do pa­ra apo­yar sus ob­je­ti­vos de man­te­ner el ca­len­ta­mien­to glo­bal “muy por de­ba­jo” de 2°C y “per­se­guir es­fuer­zos” pa­ra li­mi­tar­lo a un má­xi­mo de 1,5˚C.

Los in­ver­so­res es­tán ba­jo una gran pre­sión pa­ra de­ter­mi­nar qué com­pa­ñías de ener­gía cum­plen con los re­qui­si­tos de Pa­rís.

De ahí la im­por­tan­cia de que ha­ya un mar­co de en­ten­di­mien­to co­mún pa­ra de­ter­mi­nar qué pro­yec­tos y em­pre­sas es­tán ali­nea­dos con el Acuer­do de Pa­rís y son am­bien­tal­men­te sus­ten­ta­bles.

El do­cu­men­to ad­vier­te que la de­man­da de com­bus­ti­bles fó­si­les ten­drá que caer pa­ra cum­plir con los ob­je­ti­vos cli­má­ti­cos in­ter­na­cio­na­les. En fun­ción de ello, so­lo los pro­yec­tos de me­nor cos­to ge­ne­ra­rán un ren­di­mien­to eco­nó­mi­co ba­jo es­tas me­tas.

Sin em­bar­go, el in­for­me des­ta­ca la fal­ta de ini­cia­ti­vas que apun­ten en esa di­rec­ción. En el do­cu­men­to son enu­me­ra­dos 18 pro­yec­tos, por un va­lor de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que han si­do san­cio­na­dos re­cien­te­men­te por no cum­plir con los ob­je­ti­vos de Pa­rís. Por ello, es­ta­rían fue­ra del mer­ca­do fi­nan­cie­ro “en un mun­do con ba­jas emi­sio­nes de car­bono”.

El es­tu­dio en­con­tró que cum­plir con el es­ce­na­rio de 1,6° C de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía (AIE) re­que­ri­rá que las com­pa­ñías re­duz­can la in­ver­sión. Ello, in­clu­so con una tec­no­lo­gía sig­ni­fi­ca­ti­va de cap­tu­ra y al­ma­ce­na­mien­to de car­bono. Ade­más, en la ac­tua­li­dad pa­re­ce po­co pro­ba­ble que es­te ti­po de he­rra­mien­tas sea pues­to en prác­ti­ca, di­ce el es­tu­dio.

Ad­vier­te que las com­pa­ñías de pe­tró­leo y gas co­rren el ries­go de per­der 2,2 bi­llo­nes de dó­la­res pa­ra 2030 si ba­san las de­ci­sio­nes de in­ver­sión en las po­lí­ti­cas de emi­sio­nes ac­tua­les anun­cia­das por los go­bier­nos (lo que con­du­ci­ría a un ca­len­ta­mien­to de 2,7 ° C). Pa­ra evi­tar­lo, de­be­rían pla­ni­fi­car con ba­se en coad­yu­var al im­pul­so con­ti­nuo ha­cia un mun­do ba­jo en car­bono, con la con­si­guien­te me­nor de­man­da de com­bus­ti­bles fó­si­les.

El ejem­plo de Blac­krock

A pe­sar de los obs­tácu­los en el ca­mino, las em­pre­sas es­tán bus­can­do acer­car­se a una ru­ta co­rrec­ta. Blac­krock Inc. anun­ció a prin­ci­pios de es­te año que aban­do­na­rá las in­ver­sio­nes con un al­to ries­go re­la­cio­na­do con la sos­te­ni­bi­li­dad, ya que las preo­cu­pa­cio­nes cli­má­ti­cas im­pul­san un cam­bio ra­di­cal en la for­ma en que el ad­mi­nis­tra­dor de ac­ti­vos más gran­de del mun­do in­vier­te sus 7 bi­llo­nes de dó­la­res.

“El cam­bio cli­má­ti­co se ha con­ver­ti­do en un fac­tor de­ter­mi­nan­te en las pers­pec­ti­vas a lar­go pla­zo de las com­pa­ñías”, es­cri­bió el má­xi­mo res­pon­sa­ble, Larry Fink, en su car­ta anual a los eje­cu­ti­vos cor­po­ra­ti­vos en enero. “La con­cien­cia es­tá cam­bian­do rá­pi­da­men­te, y creo que es­ta­mos al borde de una re­for­ma fun­da­men­tal de las fi­nan­zas”.

Fink es­tá abor­dan­do el te­ma a me­di­da que los ad­mi­nis­tra­do­res de ac­ti­vos su­fren una ma­yor pre­sión so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad y el cam­bio cli­má­ti­co. Blac­krock se ha es­ta­do mo­vien­do ha­cia una pos­tu­ra más pú­bli­ca so­bre el cli­ma, a me­di­da que los ac­ti­vis­tas y los gru­pos sin fi­nes de lu­cro ana­li­zan ca­da vez más el com­por­ta­mien­to de la em­pre­sa y el his­to­rial de vo­ta­ción en torno a cues­tio­nes am­bien­ta­les.

La ru­ta de las fi­nan­zas sos­te­ni­bles

Los re­tos que se plan­tean a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo no son po­cos. La tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía más lim­pia pa­sa por lo­grar los me­ca­nis­mos que per­mi­tan que los pro­yec­tos, los pla­nes de de­sa­rro­llo y las em­pre­sas sean via­bles, tan­to des­de el pun­to de vis­ta am­bien­tal co­mo fi­nan­cie­ro.

Re­glas de jue­go cla­ras, un mar­co de re­fe­ren­cia co­mún y una ade­cua­da ta­xo­no­mía in­te­li­gi­ble pa­ra to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das pue­de ser más im­por­tan­te que los pro­yec­tos y los re­cur­sos en sí mis­mos.

La ener­gía lim­pia re­quie­re un de­sa­rro­llo lim­pio y unas fi­nan­zas lim­pias.

LOS ES­TA­DOS DE LA UE NO IN­FOR­MAN EX­HAUS­TI­VA­MEN­TE SO­BRE SUS SUB­SI­DIOS A LOS COM­BUS­TI­BLES FÓ­SI­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.