¿QUÉ SON LAS ES­FE­RAS DE COS­TA RI­CA?

DU­RAN­TE SI­GLOS, EL DEL­TA DEL DI­QUIS FUE UN LU­GAR PRÓS­PE­RO PA­RA LA AGRI­CUL­TU­RA. SUS CO­MU­NI­DA­DES IN­DÍ­GE­NAS JA­MÁS PA­SA­RON HAM­BRU­NAS, Y DEL LU­GAR HI­CIE­RON UN ES­PA­CIO DE PAZ Y AR­MO­NÍA. LOS PUE­BLOS DEL PA­SA­DO DE ES­TE RINCÓN DE CEN­TROA­MÉ­RI­CA HA­LLA­RON AQUÍ UN PUN

Enigmas Monográfico - - CONSTRUCCIONES IMPOSIBLES -

Eso, y que el sis­te­ma es­tua­rio re­bo­sa­ba de oro, fa­ci­li­tó que se asen­ta­ran im­por­tan­tes co­mu­ni­da­des hu­ma­nas es­truc­tu­ra­das. Pe­ro como siem­pre ocu­rre, al mo­men­to ál­gi­do le su­ce­dió el in­for­tu­nio del de­cli­ve, y con el pa­so de las dé­ca­das las ciu­da­des fue­ron aban­do­na­das.

Fue así como, a fi­na­les de la dé­ca­da de los trein­ta del si­glo XX, la Uni­ted Fruit Com­pany en­tró en el del­ta cual “ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría”, de­jan­do el sel­vá­ti­co pa­ra­je con­ver­ti­do en un erial sin vida. El en­car­ga­do de co­man­dar la ha­za­ña fue el es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge P. Chit­ten­den, que re­du­jo a ce­ni­zas los restos que ha­lló. Fue así, cuan­do la des­truc­ción de esa co­sa lla­ma­da ci­vi­li­za­ción se abría pa­so, cuan­do sur­gió un in­son­da­ble enig­ma; en mi­tad de las hec­tá­reas de­fo­res­ta­das, pre­pa­ra­das pa­ra la siem­bra de pla­ta­ne­ros, apa­re­cían va­rias es­fe­ras per­fec­ta­men­te pu­li­das, de un ta­ma­ño tal que su­ge­rían va­rios cien­tos de ki­los, o al­gu­na to­ne­la­da. ¿Qué era aque­llo?

Chit­ten­den de­ci­dió re­mo­ver va­rias de ellas, com­pro­ban­do que el tra­zo de sus cur­vas era per­fec­to, y no só­lo eso: sos­pe­cho­sa­men­te si­mi­lar en­tre ellas, aun­que de di­fe­ren­tes ta­ma­ños.

A su re­gre­so a San Jo­sé, el ca­pa­taz de la Uni­ted Fruit Com­pany, cu­rio­so por el sen­ti­do de los pe­drus­cos re­don­dos, de­ci­dió co­men­tar el ha­llaz­go con una ami­ga: la ar­queó­lo­ga Do­ris Sto­ne,

El Del­ta del Di­quis, fue un au­tén­ti­co pa­raí­so en la tie­rra, has­ta que la in­ter­ven­ción de una com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na aca­bó con par­te de es­te en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.