MEN­SA­JES DE OTRO TIEM­PO

NAZ­CA, PAL­PA, ATA­CA­MA, PA­RA­CAS… SON AL­GU­NOS DE LOS EJEM­PLOS QUE DE­MUES­TRAN QUE DE­TER­MI­NA­DAS CREA­CIO­NES FUE­RON HE­CHAS PA­RA SER VIS­TAS DES­DE EL CIE­LO, ALLÍ DON­DE HA­BI­TA­BAN LOS DIO­SES… ¿O SE TRA­TA­BA DE OTRA CO­SA?

Enigmas Monográfico - - LAS MENTIRAS DE LA HISTORIA CONSTRUCCIONES IMPOSIB -

Es con­ve­nien­te re­cor­dar que en otro de los co­nos que se re­par­ten por es­ta pro­vin­cia, fue ha­lla­da, a más de 6.000 me­tros, la mo­mia me­jor con­ser­va­da y po­si­ble­men­te más ex­tra­ña de to­da Amé­ri­ca: Jua­ni­ta, la da­ma del Am­pa­to. Más ade­lan­te ha­re­mos pa­ra­da en la bella ciu­dad co­lo­nial y en la his­to­ria mal­di­ta de la que fue víc­ti­ma la pe­que­ña. Aho­ra se­gui­mos atra­ve­san­do es­ta tie­rra, una de las zo­nas más vie­jas y de­sola­das de to­do el pla­ne­ta, por­que más al sur, cru­zan­do la fron­te­ra, Ari­ca aguar­da­ba nues­tra lle­ga­da.

Aquí, en la cos­ta nor­te de Chile, el ser hu­mano fue ca­paz de su­pe­rar las di­fí­ci­les prue­bas a las que le so­me­tió un en­torno tan hos­til, y fue ca­paz de le­van­tar una ciu­dad mo­der­na, en un alar­de de su­pera­ción que aún sor­pren­de. Ari­ca hoy día es un oa­sis ro­dea­do por el de­sier­to más se­co del mun­do. Bas­te de­cir que la hu­me­dad re­la­ti­va del ai­re ra­ra vez su­pera el 18%, al­can­zan­do en los me­ses más ca­lu­ro­sos los 50º a la som­bra. Es Ata­ca­ma, un be­llo nom­bre pa­ra un pai­sa­je de­sola­dor, en el que, sin em­bar­go, esa mis­ma vida se abre pa­so. Con­tem­plan­do en­tre la ca­li­na de me­dia tar­de la si­lue­ta de unos An­des que aquí al­can­zan las co­tas más al­tas, re­sul­ta con­tra­dic­to­rio ver­se si­tua­do en es­te reino de la se­que­dad ex­tre­ma, ba­ña­dos por un in­men­so océano, y unas mon­ta­ñas ver­des y so­bra­das de agua. Qui­zá sea por eso, como ya ad­vir­tié­se­mos en Naz­ca o Pa­ra­cas, por lo que el mis­te­rio que guar­da con ce­lo es­ta tie­rra ar­dien­te y des­gas­ta­da des­de si­glos atrás se ha­ya man­te­ni­do re­bo­san­te de sa­lud has­ta nues­tros días; qui­zá sea eso lo que per­se­guían quie­nes ela­bo­ra­ron el com­pli­ca­do en­tra­ma­do de geo­gli­fos, fi­gu­ras y di­bu­jos de im­po­si­ble ca­ta­lo­ga­ción que,

tam­bién aquí, po­de­mos ob­ser­var. Son el cua­derno de bi­tá­co­ra de los co­lec­ti­vos hu­ma­nos que des­de las al­tu­ras an­di­nas atis­ba­ron el azul in­fi­ni­to del Pa­cí­fi­co y de­ci­die­ron aven­tu­rar­se a tra­vés de es­te de­sier­to, de­jan­do a su pa­so las lla­ma­das de aten­ción que qui­sie­ron lan­zar a los cie­los, don­de ha­bi­ta­ban sus dio­ses, bien fue­ra pa­ra agra­de­cer­les la es­ca­sas épo­cas de bo­nan­za de las que pu­die­ron dis­fru­tar, o pa­ra lan­zar pe­ti­cio­nes que, ca­si nun­ca, eran co­rres­pon­di­das. Sea como fue­re, en los ce­rros se re­pre­sen­ta­ron a ellos mis­mos, a sus ani­ma­les, y una ex­tra­ña y va­ria­da sim­bo­lo­gía que no ha po­di­do ser in­ter­pre­ta­da, como un men­sa­je que has­ta aho­ra na­die en­tien­de.

Aza­pa, Llu­ta, Ce­rro Uni­ta… son al­gu­nos de los lu­ga­res en los que que­da­ron gra­ba­dos, a fuer­za de arran­car las­cas a la tie­rra, cien­tos, mi­les de men­sa­jes tan in­com­pren­si­bles como sor­pren­den­tes. Bas­te de­cir que al su­r­es­te de Iqui­que, en el ce­rro de Pin­ta­dos, en­con­tra­mos 76 pa­ne­les con más de 380 fi­gu­ras an­tro­po­mor­fas de ex­tra­ños tra­zos, al­gu­nas de las cua­les su­pe­ran los 100 me­tros de al­tu­ra, con más de un mi­le­nio de an­ti­güe­dad. ¿Qué son? ¿Qué sen­ti­do tie­ne ta­ma­ño es­fuer­zo? El doc­tor Ji­mé­nez del Oso, aquél que los gra­bó por vez pri­me­ra per­mi­tien­do al te­les­pec­ta­dor dis­fru­tar de su exis­ten­cia, in­ten­ta­ba dar res­pues­tas a es­tas cues­tio­nes, re­ca­ban­do las te­sis de unos y otros: “Unos di­cen que se­ña­la­ban ru­tas de ca­ra­va­nas; otros, que eran po­co me­nos que un anun­cio pa­ra el via­je­ro. Hay quie­nes sos­tie­nen que se tra­ta de un sim­ple or­na­men­to, de un tra­ba­jo co­mu­nal, como si a aque­llas gen­tes les so­bra­ra el tiem­po. Y la ma­yo­ría se ol­vi­da de que pa­ra el hom­bre an­ti­guo el ce­rro era lu­gar má­gi­co, tú­mu­lo na­tu­ral des­de el que en­trar en con­tac­to con los dio­ses. Mu­chos de esos ce­rros fue­ron ce­rros sa­gra­dos, y es pro­ba­ble que esas re­pre­sen­ta­cio­nes no sean sino una mu­da ple­ga­ria, una pe­ti­ción di­ri­gi­da a los dio­ses pa­ra que des­de allá arri­ba vie­sen cuá­les eran las ne­ce­si­da­des de los hom­bres, o al con­tra­rio: un ho­me­na­je agra­de­ci­do por­que el ga­na­do se mul­ti­pli­có”.

Más al sur, cuan­do el GPS mar­ca una dis­tan­cia de 800 ki­ló­me­tros res­pec­to a Naz­ca, so­bre­vo­la­mos los Al­tos de Ari­quil­da. Aquí el mis­te­rio co­bra di­men­sio­nes ma­yús­cu­las por­que, pe­se a abar­car una su­per­fi­cie mu­cho más re­du­ci­da que la de la Pam­pa de San Jo­sé de So­cos, el des­gas­ta­do sue­lo fue ras­pa­do en un tiem­po im­pre­ci­so, de­jan­do a la vis­ta rec­tas de per­fec­to pa­ra­le­lis­mo, mis­te­rio­sos círcu­los con no me­nos ex­tra­ñas re­pre­sen­ta­cio­nes en su in­te­rior, tra­zos a mo­do de gre­cas… y to­do ello sin nin­gún sen­ti­do, ya que las fi­gu­ras es­ta­ban he­chas pa­ra ser vis­tas des­de arri­ba, y era en­ton­ces, y só­lo en­ton­ces, cuan­do co­bra­ban la di­men­sión y el sen­ti­do pa­ra el que fue­ron mo­de­la­das.

El gi­gan­te de Ata­ca­ma es la re­pre­sen­ta­ción an­tro­po­mor­fa de un dios del mun­do an­ti­guo

Y tal ex­tre­mo, en aque­lla épo­ca, era im­po­si­ble.

Pe­ro si sor­pren­den­tes son es­tos geo­gli­fos, en los que no nos va­mos a de­te­ner más por no re­sul­tar mo­nó­to­nos, mu­cho más lo es la con­si­de­ra­da fi­gu­ra an­tro­po­mor­fa prehis­tó­ri­ca más gran­de del pla­ne­ta: el gi­gan­te de Ata­ca­ma. Im­po­ne. Es como un des­plan­te a la ra­zón, como el úl­ti­mo ves­ti­gio que nos ha­bla de una épo­ca des­co­no­ci­da y fu­gaz, esa mis­ma en la que gi­gan­tes, dio­ses y hu­ma­nos qui­sie­ron ir de la mano.

Si­tua­do en el ce­rro Uni­tas, sus 115 me­tros pa­re­cen el re­fle­jo de un co­lo­so de as­pec­to de­mo­nía­co que se asen­tó en el lu­gar como una for­ma de re­cla­mar unos do­mi­nios que le per­te­ne­cían. Al mar­gen las elu­cu­bra­cio­nes, el gi­gan­te de Ata­ca­ma que­da gra­ba­do pa­ra siem­pre en la re­ti­na de quie­nes se apos­tan fren­te a él. No se pa­re­ce a na­da ni a na­die co­no­ci­do; es úni­co, y como tal se ma­ni­fies­ta des­de el año 900 d.C., cuan­do fue gra­ba­do so­bre el du­ro te­rreno con una fi­na­li­dad de in­com­pren­si­ble al­can­ce.

Los doc­tos en la ma­te­ria ase­gu­ran que se tra­ta de un dios prein­ca, ya que a su de­re­cha por­ta el bas­tón de man­do, lo que da una idea de su au­to­ri­dad, y al­go más arri­ba de las ro­di­llas lo que pa­re­cen ser unas plu­mas, que en to­das las tra­di­cio­nes pre­co­lom­bi­nas eran el or­na­men­to que de­ten­ta­ban aque­llos que per­te­ne­cían a las al­tas je­rar­quías.

In­de­pen­dien­te­men­te de lo que ase­gu­ran ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res, da la sen­sa­ción de que en cual­quier ins­tan­te se va a le­van­tar, a co­brar vida, por­que si en un pa­sa­do re­mo­to fue ob­je­to de sú­pli­cas y ple­ga­rias, en es­te pre­sen­te que re­vi­sa lo an­ti­guo con de­vo­ción tam­bién los hay que de­jan sus ofren­das a los pies de es­ta te­mi­ble di­vi­ni­dad… Y es que es como si los dio­ses del mun­do an­ti­guo re­gre­sa­ran en tiem­pos de tem­pes­tad pa­ra po­ner las co­sas en su si­tio.

Es su­fi­cien­te con echar un vis­ta­zo a am­bas fo­to­gra­fías pa­ra dar­se cuen­ta de que nos en­con­tra­mos en uno de los en­tor­nos más se­cos del pla­ne­ta, lo que ha con­tri­bui­do a que se man­ten­gan ín­te­gros los geo­gli­fos.

Jun­to a es­tas lí­neas, el im­pre­sio­nan­te gi­gan­te de Ata­ca­ma, mi­ran­do a los cie­los, quién sa­be si mar­can­do un ca­mino que dis­cu­rría por es­te re­se­co desierto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.