¿QUÉ SON LAS LÍ­NEAS DE NAZ­CA?

NAZ­CA ES DI­FE­REN­TE; AQUÍ NO HAY MU­ROS, NI PI­RÁ­MI­DES, NI TEM­PLOS… TAN SÓ­LO UNOS GI­GAN­TES­COS DI­BU­JOS QUE EN UN TIEM­PO PA­SA­DO LOS HOM­BRES QUE HA­BI­TA­RON ES­TE DE­SIER­TO REA­LI­ZA­RON CON UN ÚNI­CO AFÁN: QUE FUE­RAN VIS­TOS DES­DE LAS AL­TU­RAS.

Enigmas Monográfico - - MENSAJES DE OTRO TIEMPO -

En 1926, el ar­queó­lo­go To­ri­bio Me­jía Xes­pe, dis­cí­pu­lo del gran doc­tor Ju­lio C. Te­llo, el “rey” de la ar­queo­lo­gía pe­rua­na en aque­llos di­fí­ci­les pe­ro apa­sio­nan­tes años, re­ci­bía las pri­me­ras no­ti­cias so­bre unas ex­tra­ñas lí­neas que es­ta­ban sur­gien­do sin or­den ni con­cier­to en el de­sier­to de Naz­ca. No obs­tan­te, y pe­se al ta­lan­te aven­tu­re­ro de Te­llo, no se pres­tó de­ma­sia­da aten­ción al asun­to.

Aque­llos fue­ron, qué du­da ca­be, los años de los gran­des des­cu­bri­mien­tos, una épo­ca ro­mán­ti­ca, de for­tu­na y aven­tu­ra di­fí­cil­men­te re­pe­ti­bles. Es por ello por lo que a esos tra­zos co­lo­ca­dos en un sin­sen­ti­do de pro­por­cio­nes ma­yús­cu­las ape­nas sí se les pres­tó aten­ción.

Dé­ca­das des­pués, en 1939, el ar­queó­lo­go y an­tro­pó­lo­go nor­te­ame­ri­cano de la Uni­ver­si­dad de Long Is­land, Paul Ko­sok, lle­ga­ría a las pam­pas de San Jo­sé de So­cos, atraí­do por los múl­ti­ples mis­te­rios que es­ta­ban sa­lien­do a la luz en la tie­rra del cón­dor. A sus ma­nos ha­bía lle­ga­do tiem­po atrás la cró­ni­ca es­cri­ta por el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Pe­dro Cieza de León, que en 1537, mien­tras acom­pa­ña­ba a Francisco de Pi­za­rro en su as­cen­sión des­de las pam­pas del Va­lle de la Muer­te a la ca­pi­tal del Tahuan­tin­su­yo, Cuz­co, se per­ca­tó de la pre­sen­cia de los cu­rio­sos tra­zos que sur­ca­ban es­te in­hós­pi­to te­rri­to­rio, y dio bue­na cuen­ta de ello re­fle­ján­do­lo con pro­fu­sión de de­ta­lles en un per­ga­mino: “Hay unas se­ña­les en al­gu­nas par­tes del de­sier­to cer­cano de Naz­ca… pa­ra que las co­mu­ni­da­des de in­dios en­cuen­tren el ca­mino que han de se­guir”. En cier­to mo­do ra­zón no le fal­ta­ba, por­que una de las hi­pó­te­sis que se ba­ra­jó si­glos des­pués fue la po­si­bi­li­dad de que las lí­neas y geo­gli­fos de Naz­ca hu­bie­ran si­do rea­li­za­dos con una fi­na­li­dad re­li­gio­sa; es­to es, como gran­des cen­tros de pe­re­gri­na­ción que los na­ti­vos del lu­gar de­bían de se­guir, al me­nos una vez en la vida.

Por eso a prin­ci­pios del si­glo XX, Ko­sok con­ti­nua­ba re­co­rrien­do el nor­te del Pe­rú ha­blan­do con los ha­bi­tan­tes de las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des, re­co­pi­lan­do his­to­rias y le­yen­das de ciu­da­des y gran­des pe­cios pen­dien­tes de ser des­cu­bier­tos. Sin em­bar­go, la que cap­tó su aten­ción era aque­lla que ha­bla­ba de esas lí­neas que se per­dían en el va­lle, y que só­lo po­dían ser vis­tas des­de los cie­los.

El ar­queó­lo­go to­mó la ca­rre­te­ra pa­na­me­ri­ca­na que atra­ve­sa­ba la vas­ta pla­ni­cie. Y allí, en­tre los ki­ló­me­tros 419 y 465, en una su­per­fi­cie de más de 500 km2 se ha­bría de lle­var la sor­pre­sa más im­por­tan­te de su vida. Al lle­gar a una pe­que­ña me­se­ta en las en­tra­ñas de es­te mar de are­na y pie­dra abra­sa­da por el Sol, Ko­sok tre­pó por una de sus pa­re­des, apre­cian­do có­mo a sus pies, ba­jo el so­fo­can­te ca­lor, cien­tos de lí­neas rea­li­za­das so­bre la du­ra ca­pa del de­sier­to atra­ve­sa­ban la pam­pa. No era cues­tión de azar; no ha­bía du­da de que ha­bían si­do crea­das en un tiem­po pa­sa­do por el hom­bre.

LOS HA­BI­TAN­TES DE LA PAM­PA

Los naz­cas ha­bi­ta­ron es­tas tie­rras en­tre el año 300 a.C. y el 900 d.C., apro­xi­ma­da­men­te. Su cul­tu­ra fue tan am­plia como, en mu­chos as­pec­tos, des­co­no­ci­da. Vi­vían en el de­sier­to, pe­ro cons­truían al­ji­bes en es­pi­ral pa­ra re­co­ger el agua y en­viar­la has­ta los pue­blos cer­ca­nos, al­go fun­da­men­tal si se es cons­cien­te de que en es­ta par­te del pla­ne­ta tan só­lo llue­ve del or­den de tres ho­ras al año, más o me­nos…

El do­mi­nio de la ce­rá­mi­ca y la ma­nu­fac­tu­ra tex­til fue­ron dos de sus gran­des avan­ces ar­te­sa­na­les, don­de ini­cia­ron lo que pos­te­rior­men­te y a ma­yor es­ca­la ha­brían de re­pre­sen­tar en la su­per­fi­cie de­sér­ti­ca, un le­ga­do des­co­mu­nal que hoy día es­tá pro­te­gi­do por la Unes­co y que ha si­do de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. De la pri­me­ra ca­be de­cir que fue pri­mo­ro­sa­men­te con­fec­cio­na­da y de­co­ra­da, des­ta­can­do la ri­ca po­li­cro­mía, pues no en vano lle­ga­ron a usar has­ta ocho co­lo­res di­fe­ren­tes. Nin­gu­na ce­rá­mi­ca pu­do com­pe­tir du­ran­te si­glos con la rea­li­za­da en Naz­ca.

Las lí­neas y fi­gu­ras fi­nal­men­te fue­ron des­cu­bier­tas cuan­do el ci­ta­do Ko­sok, a bor­do de un pe­que­ño avión, so­bre­vo­ló la zo­na in­ten­tan­do atis­bar los sis­te­mas de irri­ga­ción crea­dos por los naz­cas. Y es que es­ta­ba con­ven­ci­do de que las lar­gas lí­neas que atra­ve­sa­ban la pla­ni­cie no eran sino un in­ten­to pri­ma­rio de ca­na­li­za­ción del agua. Y en­ton­ces, se lle­vó una nue­va sor­pre­sa: la Ara­ña, el Co­li­brí, el Mono… des­pués de si­glos de si­len­cio es­ta­ban ahí, ob­ser­van­do el vue­lo del cien­tí­fi­co. En mu­chos ca­sos las fi­gu­ras po­seían una lon­gi­tud su­pe­rior a los 300 me­tros. Pe­ro lo que más des­con­cer­tó al ya sor­pren­di­do in­ves­ti­ga­dor fue com­pro­bar que, aun­que pa­re­cie­ra inau­di­to, ha­bían si­do rea­li­za­das pa­ra ser vis­tas des­de el ai­re… ¿Aca­so los naz­cas po­dían vo­lar? Es­to mis­mo se pre­gun­ta­ba Ko­sok mien­tras ini­cia­ba la investigación de aquel se­cre­to je­ro­glí­fi­co.

Los gi­gan­tes­cos geo­gli­fos eran per­fec­tos y lle­va­ban cien­tos de años pos­tra­dos en el de­sier­to. La tie­rra aquí po­see una su­per­fi­cie co­bri­za de­bi­do a las al­tas con­cen­tra­cio­nes de hie­rro que con­tie­ne. No obs­tan­te, es su­fi­cien­te pro­fun­di­zar unos po­cos cen­tí­me­tros –o sim­ple­men­te ca­mi­nar so­bre ella– pa­ra que que­den mar­cas, pues tal es el efec­to que con­si­gue la ca­pa de tie­rra blan­que­ci­na que sub­ya­ce ba­jo la pri­me­ra fe­rro­sa.

El có­mo per­ma­ne­cie­ron in­tac­tas du­ran­te si­glos tam­bién tie­ne ex­pli­ca­ción: la es­ca­sez de llu­via en la zo­na de­bi­da al fe­nó­meno de “El ni­ño”, que trans­por­ta agua he­la­da jun­to a la cos­ta tro­pi­cal del Pe­rú, por lo que no se eva­po­ra y las pre­ci­pi­ta­cio­nes son mí­ni­mas. To­das es­tas cues­tio­nes es­ta­ban cla­ras, pe­ro el prin­ci­pal enig­ma per­ma­ne­cía: ¿pa­ra qué cons­tru­ye­ron es­tos mag­ní­fi­cos di­bu­jos?

Des­de aque­llos días mu­chas son las hi­pó­te­sis que con ma­yor o me­nor for­tu­na se han for­mu­la­do, des­ta­can­do en­tre otras las del sui­zo Erich Von Dä­ni­ken, quien afir­ma­ba que los tra­zos eran pis­tas de ate­rri­za­je pa­ra su­pues­tas na­ves ex­tra­te­rres­tres. Y es que hu­bo un tiem­po en el que, por muy atre­vi­das o irre­ve­ren­tes que fue­ran al­gu­nas de las teo­rías, nin­gu­na de ellas era des­car­ta­ble. “Qué hay de ma­lo en la idea se­gún la cual las lí­neas fue­ron tra­za­das pa­ra de­cir a los dio­ses: ‘¡Ate­rri­zad aquí! He­mos tra­za­do to­do como nos or­de­nas­teis. Pue­de que los que tra­za­ron las fi­gu­ras geo­mé­tri­cas no tu­vie­ran no­ción de lo que es­ta­ban rea­li­zan­do, pe­ro qui­zá sa­bían per­fec­ta­men­te lo que los dio­ses ne­ce­si­ta­ban pa­ra ate­rri­zar”, re­fle­xio­na­ba Dä­ni­ken. Y se­guía su de­fen­sa vehe­men­te, in­clu­so en­fren­tán­do­se a las te­sis ofi­cia­les: “Se dis­tin­guen lí­neas gi­gan­tes­cas tra­za­das geo­mé­tri­ca­men­te, al­gu­nas de las cua­les co­rren pa­ra­le­las, en tan­to que otras se cru­zan. Los ar­queó­lo­gos las lla­man ‘ ca­rre­te­ras in­ca’, lo cual es ab­sur­do. A mí me dio la im­pre­sión de un cam­po de ate­rri­za­je”.

Es­tá cla­ro que el que no se con­for­ma es por­que no quie­re; y Dä­ni­ken se con­for­mó de­ma­sia­do pron­to con las te­sis más es­tram­bó­ti­cas y en cier­to mo­do es­per­pén­ti­cas que ja­más se han for­mu­la­do pa­ra ex­pli­car los geo­gli­fos de Naz­ca. Pe­ro arres­tos le echó, de eso po­cas du­das ca­ben. Y como a otros an­tes que él, las crí­ti­cas le llo­vie­ron en mi­tad de es­te de­sier­to en el que ape­nas caen cua­tro go­tas. Uno de sus más ilus­tres con­trin­can­tes fue el as­tró­no­mo y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co Carl Sa­gan, que no po­día dar cré­di­to a las pa­la­bras que de­ja­ba es­ca­par el sui­zo de vez en cuan­do. Sin em­bar­go, con mu­cha más ele­gan­cia, y se­gu­ra­men­te con ma­yor co­no­ci­mien­to de cau­sa, Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso ex­po­nía como si­gue sus “di­fe­ren­cias” con el es­cri­tor: “Es fá­cil cri­ti­car las hi­pó­te­sis de Erich von Dä­ni­ken, muy fá­cil. Sus teo­rías son fan­tás­ti­cos edi­fi­cios le­van­ta­dos so­bre un le­cho de

ba­rro. El pe­ca­do, el gran pe­ca­do del vehe­men­te sui­zo, no es su des­bo­ca­da fan­ta­sía, sino su fal­ta de co­no­ci­mien­tos. Ha en­tra­do en el pa­sa­do como si és­te fue­ra una sel­va vir­gen, ig­no­ran­do, más por de­sidia que por ma­li­cia, el tra­ba­jo con­cien­zu­do que otros, más te­na­ces y me­nos ima­gi­na­ti­vos, ha­bían rea­li­za­do. Él lo in­ter­pre­ta to­do a su ma­ne­ra, pres­cin­dien­do de lo que ar­queó­lo­gos o pa­leon­tó­lo­gos han de­du­ci­do tras de­ce­nios de pa­cien­te investigación. Y es cier­to que en sus es­que­mas hay la­gu­nas y grie­tas en las que ca­be la es­pe­cu­la­ción, pe­ro ver en ca­da fe­ti­che a un mar­ciano, y en ca­da más­ca­ra un cas­co es­pa­cial, es, con to­da se­gu­ri­dad, de­ma­sia­do. Es cier­to que dos de los gran­des rec­tán­gu­los se pa­re­cen a las pis­tas de los mo­der­nos ae­ro­puer­tos, pe­ro en ellos no po­drían ate­rri­zar avio­nes, en el su­pues­to de que los ‘dio­ses’ uti­li­za­ran tan pri­mi­ti­vos y tor­pes vehícu­los aé­reos como los nues­tros. Como en el res­to de las lí­neas y di­bu­jos, el mé­to­do se­gui­do fue el de apar­tar las pie­dras su­per­fi­cia­les, y de­jar al des­cu­bier­to la tie­rra más cla­ra que es­tá de­ba­jo. No se tra­ta, pues, de un te­rreno ni­ve­la­do ni es­pe­cial­men­te ci­men­ta­do, sino que su su­per­fi­cie tie­ne los mis­mos ac­ci­den­tes –im­per­cep­ti­bles des­de el ai­re, pe­ro no­ta­bles des­de el sue­lo– que el res­to de la Pam­pa Co­lo­ra­da. El pi­lo­to que, fia­do de su apa­rien­cia, in­ten­ta­se un ate­rri­za­je en esas su­pues­tas pis­tas, se ex­pon­dría a una ca­tás­tro­fe”. Por­que en el me­jor de los ca­sos se aca­ba­ría es­tre­llan­do en el in­te­rior de al­gu­na de las mu­chas que­bra­das que par­ten es­te de­sier­to. Di­cho es­to, las teo­rías de Dä­ni­ken fue­ron re­cha­za­das por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, e in­clu­so por los sec­to­res que, en­ca­be­za­dos por el doc­tor Ji­mé­nez del Oso o Juan Jo­sé Be­ní­tez, veían en es­tos tra­zos la plas­ma­ción de al­go mu­cho más enig­má­ti­co, más com­ple­jo… Ha­bría de ser una mu­jer la que re­lan­za­se las in­ves­ti­ga­cio­nes a pie de pis­ta, y la que die­se el em­pu­je de­fi­ni­ti­vo pa­ra que las lí­neas de Naz­ca al­can­za­sen unas di­men­sio­nes uni­ver­sa­les. Su nom­bre era Ma­ría Rei­che.

LA DA­MA DE NAZ­CA

Ma­ría Rei­che na­ció en Dres­de (Ale­ma­nia) en 1903, y des­de muy pe­que­ña mos­tró una mar­ca­da pa­sión por las ma­te­má­ti­cas, y la ar­queo­lo­gía.

Y así, a los 29 mar­chó pa­ra siem­pre de su que­ri­da Ale­ma­nia en 1932, el mis­mo año que Adolf Hitler se pre­sen­tó a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, y las per­dió, y aún así jun­tó la frio­le­ra de ca­si ca­tor­ce mi­llo­nes de vo­tos.

Quién sa­be si Ma­ría Rei­che, in­tu­yen­do lo que se ave­ci­na­ba, uti­li­zó su “in­tui­ción fe­me­ni­na” como ex­cu­sa pa­ra via­jar has­ta un país que por aquel en­ton­ces se an­to­ja­ba le­jano, geo­grá­fi­ca y so­cial­men­te: el Pe­rú an­dino. Allí, el cón­sul ale­mán Von To­bel le abrió las puer­tas de su ca­sa en Cuz­co, la le­gen­da­ria ca­pi­tal

del in­ca­na­to, pa­ra que ins­tru­ye­ra a sus hi­jos en las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas de la en­se­ñan­za.

Fue un tiem­po inol­vi­da­ble en el que Rei­che com­pa­ti­bi­li­zó sus la­bo­res de ins­ti­tu­triz con las de apa­sio­na­da ex­plo­ra­do­ra. A la mí­ni­ma opor­tu­ni­dad es­ca­pa­ba, y via­ja­ba pa­ra co­no­cer los mis­te­rios que es­con­día es­ta tie­rra. Su vo­ca­ción por la ar­queo­lo­gía hi­zo que dos años des­pués de­ja­ra su có­mo­do tra­ba­jo en Cuz­co y mar­cha­ra a la ca­pi­tal, Li­ma, a bus­car nue­vas opor­tu­ni­da­des –hay bió­gra­fos que ase­gu­ran que fue des­pe­di­da por una cues­tión tan ba­nal como son los ce­los que le pro­fe­sa­ba el pa­dre de los ni­ños a los que aten­día–. Si que­ría de­di­car su pro­fe­sión a la bús­que­da y es­tu­dio de si­tios ar­queo­ló­gi­cos, el di­ne­ro y los me­dios se en­con­tra­ban en la gran ciu­dad que se aso­ma­ba a ori­lla del Pa­cí­fi­co.

Así, una tar­de, cuan­do el Sol te­ñía de to­nos ocres las pá­li­das aguas de es­te in­men­so océano, Ma­ría Rei­che pa­sea­ba por el mil ve­ces can­ta­do Puen­te de la Ala­me­da, aten­dien­do a los acor­des de una gui­ta­rra que en la le­ja­nía ves­tía de nos­tal­gia el en­torno; pen­san­do en si al­guien res­pon­de­ría a la lla­ma­da de au­xi­lio que, en for­ma de anun­cio en un pe­rió­di­co, ha­bía rea­li­za­do. ¿Su ofer­ta? Ejer­cer el ma­gis­te­rio dan­do cla­ses de ale­mán.

“HAY QUE SA­CAR­LAS DEL OL­VI­DO”

Ape­nas 24 ho­ras des­pués re­ci­bía la lla­ma­da im­pe­rio­sa de una da­ma in­gle­sa, Amy Me­re­dith, que re­gen­ta­ba un cé­le­bre sa­lón de té al que so­lían acu­dir los in­te­lec­tua­les y gen­tes pu­dien­tes de la so­cie­dad li­me­ña de esos años. Y que­ría em­pe­zar ya…

Fue en una de las ter­tu­lias que allí se or­ga­ni­za­ban cuan­do Rei­che co­no­ció a Paul Ko­sok, ya en­ton­ces una emi­nen­cia. El ve­te­rano ar­queó­lo­go fi­jó su mi­ra­da en aque­lla jo­ven de ojos des­pier­tos, y de­ci­dió con­tra­tar­la de tra­duc­to­ra. A par­tir de ese día, el “ma­tri­mo­nio” Ko­sok-Rei­che da­ría mu­chos y muy bue­nos mo­men­tos a la ar­queo­lo­gía con­tem­po­rá­nea. Des­de esa jor­na­da la doc­to­ra ale­ma­na vio có­mo su vida que­da­ba inexo­ra­ble­men­te en­tre­la­za­da con unos enig­má­ti­cos tra­zos que cru­za­ban las ro­co­sas pla­ni­cies del de­sier­to sur, y que es­ta­ba a pun­to de co­no­cer. Tiem­po des­pués, en su primer li­bro El mis­te­rio de las pam­pas, la doc­to­ra Rei­che afir­ma­ría que su asom­bro al “des­cu­brir” las lí­neas exis­ten­tes y otras que ni tan si­quie­ra es­ta­ban ca­ta­lo­ga­das por los ha­bi­tan­tes de la zo­na, le lle­vó a una fir­me con­vic­ción: “Ten­go de­fi­ni­da mi vida has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to de mi exis­ten­cia: se­rá pa­ra Naz­ca. El tiem­po se­rá po­co pa­ra es­tu­diar la ma­ra­vi­lla que en­cie­rran las pam­pas, allí mo­ri­ré”.

Di­cho y he­cho. Du­ran­te más de 40 años bus­có ex­pli­ca­cio­nes a al­go que se mos­tra­ba a to­das lu­ces inex­pli­ca­ble, y lle­gó a una con­clu­sión: las lí­neas de Naz­ca re­pre­sen­ta­ban un ca­len­da­rio as­tro­nó­mi­co, mar­ca­ban la lle­ga­da y el cam­bio de las es­ta­cio­nes y, ade­más, anun­cia­ban su­ce­sos que se re­la­cio­na­ban con las ac­ti­vi­da­des de la agri­cul­tu­ra de la zo­na. “Fue Paul Ko­sok quien me su­gi­rió que es­tu­dia­se la an­ti­gua astronomía re­la­cio­na­da con las lí­neas, ya que ha­bía de­cla­ra­do que la Pam­pa era el más im­por­tan­te li­bro de astronomía del mun­do, se­gún él mis­mo ha­bía ob­ser­va­do per­so­nal­men­te. Es­ta ob­ser­va­ción per­so­nal tu­vo lu­gar cuan­do Paul Ko­sok vi­si­tó Naz­ca, y se fi­jó en una lí­nea que se­ña­la­ba di­rec­ta­men­te al sols­ti­cio de ve­rano, el mo­men­to en el que el Sol al­can­za su po­si­ción más al nor­te. De­du­jo en­ton­ces que si los ha­bi­tan­tes de Naz­ca mar­ca­ron es­ta po­si­ción, se de­bía a que así po­dían ob­ser­var el mo­vi­mien­to del Sol en el ho­ri­zon­te has­ta al­can­zar la po­si­ción del sols­ti­cio de in­vierno. Ade­más, por el he­cho de mar­car­lo con una lí­nea, y a con­ti­nua­ción se­guir los sub­si­guien­tes ci­clos del Sol, ha­bían crea­do un ca­len­da­rio. Y un buen ca­len­da­rio es vi­tal pa­ra so­bre­vi­vir, es­pe­cial­men­te cuan­do se pre­ten­de vi­vir en el de­sier­to de Naz­ca. El pro­ble­ma más gran­de de los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión era, y si­gue sien­do, la lle­ga­da de las aguas a los ríos que han es­ta­do se­cos du­ran­te to­do el año. La agri­cul­tu­ra se ini­cia con la lle­ga­da del agua. Te­nían que pre­pa­rar los cam­pos y sa­ber cuán­do de­bía em­pe­zar a llo­ver. Pa­ra con­se­guir una llu­via más abun­dan­te di­bu­ja­ban imá­ge­nes en el sue­lo, pa­ra que las di­vi­ni­da­des vie­ran su pro­pio re­tra­to des­de arri­ba, y se sin­tie­ran fa­vo­ra­ble­men­te in­cli­na­das a en­viar agua”. Por un la­do, el ca­rác­ter má­gi­co-re­li­gio­so que se de­ri­va de es­ta pers­pec­ti­va es muy pro­fun­do; pe­ro aún más lo es el he­cho de que en los geo­gli­fos los dio­ses se vie­ran re­fle­ja­dos como si de una ima­gen es­pe­cu­lar se tra­ta­se, por­que ello nos lle­va a pen­sar que la re­la­ción de los an­ti­guos naz­ca con sus dio­ses fue muy in­ten­sa –y frus­tran­te, en vis­ta de los es­ca­sos re­sul­ta­dos–, lo que de­ri­vó en que pu­die­ran re­pre­sen­tar­los con el de­ta­lle que con­si­de­ra­ron opor­tuno, y en el es­pa­cio que les com­pla­ció. Por tan­to, a la vis­ta los re­sul­ta­dos, ca­be de­cir que los dio­ses de los pri­mi­ti­vos naz­cas eran real­men­te ex­tra­ños…

Ade­más, como ya ad­vir­tié­ra­mos lí­neas atrás, aquí ape­nas llue­ve, y por esas fe­chas no lo ha­cía mu­cho más. ¿Tan­ta pa­ra­fer­na­lia pa­ra tan po­co tiem­po de bo­nan­za cli­má­ti­ca?

Sin em­bar­go, no se pue­de ob­viar que, por ejem­plo, el gli­fo del pá­ja­ro gi­gan­te mar­ca con su pi­co el lu­gar exac­to por don­de sal­drá el Sol el día 21 de ju­nio. Rei­che lu­chó –y con­si­guió– que las lí­neas fue­ran de­cla­ra­das Par­que Na­cio­nal en 1970, y lo­gró lo que pa­re­cía im­po­si­ble: que las lí­neas se de­ja­ran de des­truir, ya que en esas fe­chas las po­día pi­sar to­do aquel que se acer­ca­ra al le­gen­da­rio en­cla­ve. Pe­se a ello no pu­do evi­tar el enor­me da­ño que a és­tas cau­só la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra Pa­na­me­ri­ca­na, que li­te­ral­men­te par­tió mu­chos de los gli­fos por la mi­tad.

Sea como fue­re, gra­cias al es­fuer­zo de es­ta sen­ci­lla mu­jer de for­mas ele­gan­tes y mi­ra­da in­quie­ta, las lí­neas fue­ron da­das a co­no­cer al mun­do, cons­ti­tu­yen­do uno de los enig­mas más gran­des de la his­to­ria, un pro­yec­to por el que es­tu­vo lu­chan­do has­ta su muer­te en 1998.

Pe­se a ser la hi­pó­te­sis más acep­ta­da –el enor­me ca­len­da­rio as­tro­nó­mi­co–, tam­bién cuen­ta con de­trac­to­res, o al me­nos con cien­tí­fi­cos que se plan­tean du­das a raíz de la mis­ma. Uno de los más co­no­ci­dos es el edi­tor del Bo­le­tín de Ar­queo­lo­gía Wi­lliam H. Is­bell, que gri­ta a los cua­tro vien­tos lo que mu­chos no se atre­ven a su­su­rrar, bien sea por ver có­mo sus ne­go­cios mer­man o sim­ple­men­te por no lle­var la con­tra­ria a las te­sis ofi­cial­men­te acep­ta­das: “Pa­re­ce ra­ro que una po­bla­ción cual­quie­ra de­di­que una can­ti­dad tan sig­ni­fi­ca­ti­va de ener­gía a cons­truir al­go que se ve me­jor des­de el ai­re que des­de el sue­lo”.

De­ba­jo, el Mono de Naz­ca, y a la de­re­cha, el cé­le­bre Co­li­brí. Am­bas fo­to­gra­fías fue­ron to­ma­das a más de 200 me­tros de al­ti­tud, lo que da una idea de sus di­men­sio­nes.

En la otra pá­gi­na, el co­no­ci­do co­mo As­tro­nau­ta de las pam­pas, sa­lu­dan­do a los que so­bre­vue­lan es­te de­sér­ti­co en­torno.

De­ba­jo, los da­ños cau­sa­dos por la Panamericana Sur so­bre las lí­neas son evi­den­tes en es­ta fo­to­gra­fía aé­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.