¿QUIÉN REALI­ZÓ EL MA­PA DE PI­RI REIS

FUE EL SI­GLO XV UNA CEN­TU­RIA QUE DES­PER­TÓ DE MA­NE­RA INUSI­TA­DA LAS AN­SIAS POR DES­CU­BRIR NUE­VAS TIE­RRAS POR PAR­TE DE CÉ­LE­BRES MA­RI­NOS. PUES BIEN, EN AQUEL TIEM­PO APA­RE­CIÓ LA QUE ES CON ENOR­ME DI­FE­REN­CIA LA MÁS CO­NO­CI­DA DE TO­DAS LAS CAR­TO­GRA­FÍAS QUE AÚN HOY

Enigmas Monográfico - - LOS MAPAS DEL OLVIDO -

La eclo­sión fue de tal ca­li­bre que ha he­cho sos­pe­char a al­gu­nos his­to­ria­do­res de la po­si­bi­li­dad de que los nau­tas me­die­va­les hu­bie­ran te­ni­do ac­ce­so a una do­cu­men­ta­ción mu­cho más an­ti­gua que in­di­ca­ba la ubi­ca­ción de tie­rras has­ta ese mo­men­to inexis­ten­tes. Un cla­ro ejem­plo bien po­dría ser nues­tro si­guien­te in­vi­ta­do, el Al­mi­ran­te Pi­ri Reis. Na­ció en Ga­llí­po­lli (Tur­quía) en 1465, y muy pron­to, como ocu­rrie­ra po­cas dé­ca­das des­pués con Cris­tó­bal Co­lón, se ini­ció en las ar­tes de la mar a muy tem­pra­na edad, cuan­do tan só­lo con­ta­ba 12 años.

Ya de adul­to abra­zó la dis­ci­pli­na del sul­tán más gran­de que vie­ra el Im­pe­rio Oto­mano, So­li­mán el Mag­ní­fi­co, con­vir­tién­do­se en uno de sus va­sa­llos más va­lio­sos. No en vano, Reis era re­co­no­ci­do como un fe­bril mi­li­tar en la lu­cha, mien­tras que por otro la­do des­ta­ca­ba como hom­bre cul­to, ca­paz de de­fen­der­se en ára­be, es­pa­ñol, la­tín, ita­liano o grie­go, lo que le per­mi­tió in­ter­pre­tar car­to­gra­fías an­te­rio­res a su tiem­po. Mu­rió en Egip­to, en 1554, con 84 años, cuan­do fue de­ca­pi­ta­do por el emir del país de los fa­rao­nes, acu­sa­do de trai­ción.

Fue­ra un pi­ra­ta de vida li­cen­cio­sa, o un cul­to ma­rino de creen­cias fa­ná­ti­cas, lo cier­to es que Pi­ri Reis no ha pa­sa­do a la his­to­ria por nin­guno de am­bos su­pues­tos. Su con­tri­bu­ción a és­ta –y por de­fec­to a es­te mo­no­grá­fi­co– es ha­ber si­do ca­paz de re­co­pi­lar en una obra, el Li­bro del mar o de la na­ve­ga­ción – Ki­tab-i Bah­ri­ye–, un to­tal de 210 car­to­gra­fías que le sir­vie- ron pa­ra rea­li­zar los dos ma­pas por los que, en­tre otros ho­no­res, uno de am­bos apa­re­ce es­tam­pa­do en los bi­lle­tes de un mi­llón de li­ras tur­cos.

La his­to­ria, más pro­pia de una no­ve­la de aven­tu­ras, trans­cu­rrió como si­gue. En el le­jano año de 1929, con­cre­ta­men­te el 9 de no­viem­bre, Ma­lil Ed­hem, di­rec­tor de los mu­seos na­cio­na­les tur­cos, mien­tras re­mo­vía ca­jas en los am­plios só­ta­nos del mu­seo de Top­ka­ki de Es­tam­bul, a fin de cla­si­fi­car e in­ven­ta­riar lo que allí se con­te­nía, des­cu­brió dos an­ti­guos por­tu­la­nos que se creían per­di­dos, en uno de los cua­les, en un mar­gen, apa­re­cía la si­guien­te ins­crip­ción: “Soy el hu­mil­de Pi­ri ibn Haj­ji Muham­mad, co­no­ci­do como el so­brino de Ke­mal Reis, en la ciu­dad de Ga­llí­po­li en el sa­gra­do mes de Muha­rram del año 919 de la hé­gi­ra de nues­tro pro­fe­ta (1513)”. Ma­lil que­dó du­ran­te unos se­gun­dos en si­len­cio, con­tem­plan­do los vie­jos y aper­ga­mi­na­dos ma­pas, pen­san­do en un prin­ci­pio que se tra­ta­ba de dos par­tes de un mis­mo tra­ba­jo, que el tiem­po y el de­te­rio­ro ha­bía aca­ba­do di­vi­dien­do. Pe­ro la sor­pre­sa aflo­ró a su ros­tro cuan­do, cons­cien­te de que ha­bía da­do con una vie­ja sec­ción de ma­pas del si­glo XVI, se per­ca­tó de que al­gu­nas de las car­to­gra­fías es­ta­ban di­se­ña­das en ba­se a otras di­bu­ja­das por Cris­tó­bal Co­lón a su re­gre­so del Nue­vo Mun­do; es­to es, que la in­fluen­cia co­lom­bi­na era, a to­das lu­ces, di­rec­ta.

Pe­ro no. Se tra­ta­ba de dos car­to­gra­fías in­de­pen­dien­tes; una con fe­cha de 1513, y la se­gun­da de 1528. Fue és­te úl­ti­mo por el que, al ser en­tre­ga­do como re­ga­lo a So­li­mán el Mag­ní­fi­co, el le­gen­da­rio mo­nar­ca as­cen­dió al por en­ton­ces jo­ven Pi­ri Reis a la ca­te­go­ría de Al­mi­ran­te de su flo­ta. Va­mos, que al­go des­ta­ca­ble hu­bo de ver el oto­mano pa­ra no du­dar a la ho­ra de con­ce­der pri­vi­le­gio tal al inex­per­to ma­rino. No era pa­ra me­nos; en el ma­pa fe­cha­do en 1513 apa­re­cían re­pre­sen­ta­dos Bre­ta­ña, Es­pa­ña, par­te del nor­te de Amé­ri­ca, evi­den­te­men­te el Atlán­ti­co, Amé­ri­ca del Sur y la cos­ta An­tár­ti­ca has­ta ca­si el ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za. A par­tir de ahí el ma­pa mos­tra­ba una se­rie de des­per­fec­tos, pe­ro se in­tuía que an­tes

En aquel ma­pa apa­re­cía una cor­di­lle­ra si­mi­lar a los An­des, ex­tra­ños ani­ma­les –lla­mas–, y gran­des ríos como el Ama­zo­nas

de su­frir el des­tro­zo a buen se­gu­ro que en ese pe­da­zo de per­ga­mino apa­re­cían re­pre­sen­ta­dos el vie­jo con­ti­nen­te, Asia y par­te de Aus­tra­lia. En el se­gun­do, ela­bo­ra­do con piel de ga­ce­la como el pri­me­ro, se per­fi­la­ba Ca­na­dá, Groen­lan­dia, y la cos­ta orien­tal de Nor­tea­mé­ri­ca, has­ta lo que hoy son los Ever­gla­des de Flo­ri­da. Era, a to­das lu­ces, un ma­pa­mun­di ela­bo­ra­do con mi­nu­cio­so e inex­pli­ca­ble de­ta­lle. ¿Por qué? Más ade­lan­te lo ve­re­mos. Bas­te de­cir que pa­ra aña­dir más mis­te­rio al asun­to, Pi­ri Reis de­jó es­cri­to que pa­ra la ela­bo­ra­ción de sus “hu­mil­des car­to­gra­fías” ha­bía re­cu­rri­do –al mar­gen de a los 210 con­te­ni­dos en el Bah­ri­ye–, a otras 20 vie­jas car­tas, to­da­vía más an­ti­guas, y a 8 ma­pa­mun­dis que pro­ce­dían de la épo­ca en la que el gran Ale­jan­dro se de­di­có, en­tre con­quis­ta y con­quis­ta, a ex­plo­rar un mun­do des­co­no­ci­do por en­ton­ces.

Es­ta afir­ma­ción lle­va­ba im­plí­ci­to el he­cho na­da des­de­ña­ble de que di­chos do­cu­men­tos te­nían una an­ti­güe­dad de, por lo me­nos, 1.500 años. Co­no­ci­do es que Ale­jan­dro po­seía una colección de li­bros ca­si tan ex­ten­sa como su im­pe­rio. Así, en el año 331 a.C. ha­bi­li­tó un enor­me edi­fi­cio pa­ra al­ber­gar to­do es­te sa­ber en la ciu­dad que lle­va­ra su nom­bre, Ale­jan­dría, le­van­tan­do la bi­blio­te­ca más gran­de y le­gen­da­ria de la his­to­ria, con al­go más de un mi­llón de vo­lú­me­nes, se­gún afir­man los cro­nis­tas. De aque­llo, sal­vo la mo­der­na bi­blio­te­ca que pre­ten­de eri­gir­se como un nue­vo tem­plo a la cul­tu­ra en es­ta re­gión del pla­ne­ta, po­co es lo que que­da, por­que en el año 640 d.C., un fa­ná­ti­co ati­bo­rra­do de fe, el ca­li­fa ára­be Omán, de­ci­dió re­du­cir­la a es­com­bros, o más bien a ce­ni­zas, por­que uti­li­zó to­do es­te sa­ber acu­mu­la­do du­ran­te cien­tos de años pa­ra ali­men­tar las cal­de­ras de sus ba­ños. Su re­fle­xión al res­pec­to po­ne el ve­llo de pun­ta: “Si es­tos li­bros ha­blan del Is­lam, son de­ma­sia­dos; y si no lo ha­cen, en­ton­ces so­bran”.

Los ma­nus­cri­tos, se­gún el Al­mi­ran­te, mos­tra­ban có­mo era el mun­do ha­bi­ta­do de ese tiem­po. Pues bien, dos años des­pués del ha­llaz­go de los ma­pas, el ale­mán Paul Kah­le los pre­sen­tó al mun­do, des­ta­can­do que en otro de sus már­ge­nes apa­re­cía otra ins­crip­ción, no me­nos re­ve­la­do­ra: “Las cos­tas e is­las de es­te ma­pa fue­ron ob­te­ni­das del ma­pa de Co­lón”. ¿Qué te­nía que ver el Al­mi­ran­te de la Mar Océa­na con to­da es­ta his­to­ria? ¿Cuál fue su re­la­ción, si es que la hu­bo, con el tur­co?

Pi­ri Reis, al mar­gen de po­seer una ex­qui­si­ta educación, era tan pi­ra­ta o más de lo que lo fue su tío Ke­mal, pro­te­gi­do por un mar Me­di­te­rrá­neo que ofre­cía a la pi­ra­te­ría las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra

El ma­pa de Pi­ri Reis es cus­to­dia­do con gran­des me­di­das de se­gu­ri­dad en el pa­la­cio Top­ka­pi de Es­tam­bul

co­me­ter fe­cho­rías y re­fu­giar­se con ra­pi­dez. Pues bien, Reis, cor­sa­rio fino, pe­ro cor­sa­rio al fin y al ca­bo, veía a co­mien­zos del XVI có­mo su flo­ti­lla de ban­di­dos, sin más mo­ti­vo pa­ra vi­vir que los sa­queos que co­me­tían, se veía in­cre­men­ta­da con la ane­xión de ber­be­ris­cos y ára­bes que sa­lían de Es­pa­ña con la es­pa­da de los Re­yes Ca­tó­li­cos ras­cán­do­les la es­pal­da.

En 1507, tal y como ano­ta­ra en los már­ge­nes de las car­to­gra­fías, que no de­jan de ser a la vez un va­lio­so dia­rio de las ac­tua­cio­nes del Al­mi­ran­te, él y su tío asal­ta­ron 7 bu­ques españoles que se dis­po­nían a fon­dear en las cos­tas de Valencia. De la san­gui­na­ria re­frie­ga lo­gra­ron ví­ve­res, va­rias pie­zas de oro, al­gún que otro es­cla­vo, y una im­por­tan­te con­fe­sión…

Uno de los apre­sa­dos, hom­bre bar­ba­do y cor­pu­len­to, des­ve­ló a sus cap­to­res que ha­bía for­ma­do par­te de la tri­pu­la­ción del Al­mi­ran­te Co­lón, al me­nos en tres de los cua­tro via­jes que reali­zó el Des­cu­bri­dor. Pe­ro no só­lo eso; ade­más lle­va­ba con­si­go una se­rie de ma­pas an­ti­quí­si­mos que de­cla­ró eran de la épo­ca de Ale­jan­dro Magno. In­de­pen­dien­te­men­te de que lo fue­ran o no, lo cier­to es que es­te des­cu­bri­mien­to fa­ci­li­tó a Pi­ri Reis que pu­die­ra rea­li­zar los su­yos pro­pios, que no son sino un rom­pe­ca­be­zas que reúne en las pie­les en­ve­je­ci­das de ga­ce­la va­rios tro­zos de dis­tin­tos ma­pas del pa­sa­do; un puzzle de enig­má­ti­cas di­men­sio­nes que mues­tra par­tes del con­ti­nen­te ame­ri­cano, que en el mo­men­to en el que hi­zo su primer ma­pa –1513– no es­ta­ba sino sien­do pi­sa­do por vez pri­me­ra y con ex­tre­ma cau­te­la. Y, sin em­bar­go, en una de sus sec­cio­nes el nor­te­ame­ri­cano Char­les Hap­good des­cu­brió lo que pa­re­cía ser una gran cor­di­lle­ra –que iden­ti­fi­có con los An­des–, en cu­yas al­tu­ras apa­re­cía di­bu­ja­do una es­pe­cie de ca­mé­li­do con ¿cuer­nos? –una lla­ma–, que per­ma­ne­cía jun­to a lo que se ase­me­ja­ba a pe­que­ños hi­los que des­cen­dien­do de las al­tas cor­di­lle­ras ba­ja­ban has­ta los va­lles –los ríos Ama­zo­nas, Ori­no­co y De la Pla­ta–.

Y có­mo de­jar en el ol­vi­do a la An­tár­ti­da, que fue des­cu­bier­ta en 1820 –más de tres si­glos des­pués–. A pe­sar de que en el ma­pa de Pi­ri Reis se pre­ten­den ver sus cos­tas, es­to es apa­ren­te­men­te im­po­si­ble, ya que en aquel tiem­po, y des­de va­rios de mi­les de años atrás, és­tas no eran vi­si­bles, pues per­ma­ne­cían ba­jo un es­pe­so man­to de hie­lo y nie­ve… sal­vo que los ma­pas, los que usó el Al­mi­ran­te tur­co pa­ra ela­bo­rar los pro­pios, con­tu­vie­sen in­for­ma­cio­nes an­te­rio­res a la gla­cia­ción de es­ta re­gión de la Tie­rra, lo que con­lle­va­ría una an­ti­güe­dad, a día de hoy, inad­mi­si­ble.

So­bre es­tas lí­neas, po­de­mos ob­ser­bar la si­mi­li­tud de lo que re­pre­sen­ta el ma­pa de Pi­ri Reis con la cos­ta de Amé­ri­ca del Sur, en un tiem­po en el que el Nue­vo Mun­do em­pe­za­ba a ser pi­sa­do.

El tur­co Pi­ri Reis lo­gró cons­truir una car­to­gra­fía don­de apa­re­cían te­rri­to­rios que en ese año de 1513 aún no ha­bían si­do des­cu­bier­tos.

Son mu­chos los in­ves­ti­ga­do­res que de­fien­den que una de las fuen­tes de “ins­pi­ra­ción” del Al­mi­ran­te Pi­ri Reis fue un mis­te­rio­so ma­pa que per­te­ne­ció a Co­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.