YO­NA­GU­NI ¿UNA CI­VI­LI­ZA­CIÓN SU­MER­GI­DA HA­CE

YO­NA­GU­NI ES, A DÍA DE HOY, LA MÁS FAS­CI­NAN­TE, IN­CREÍ­BLE, MO­NU­MEN­TAL, SOR­PREN­DEN­TE Y MIS­TE­RIO­SA CIU­DAD SU­MER­GI­DA DE CUAN­TAS EXIS­TEN EN LAS PRO­FUN­DI­DA­DES DE LOS OCÉA­NOS. EN LA RE­VIS­TA ENIG­MAS RE­CIEN­TE­MEN­TE PU­BLI­CA­MOS UN RE­POR­TA­JE REA­LI­ZA­DO POR LOS MIEM­BROS

Enigmas Monográfico - - CIUDADES BAJO EL AGUA -

Su ha­llaz­go fue, como ca­si to­dos, fru­to de la ca­sua­li­dad, e hi­zo que el sub­ma­ri­nis­ta ja­po­nés Kiha­chir Ara­ta­ke pa­sa­ra a la his­to­ria como el primer hom­bre que con­tem­pló es­ta ma­ra­vi­lla si­tua­da a trein­ta me­tros de pro­fun­di­dad, muy cer­ca de las cos­tas de la is­la que lle­va el mis­mo nom­bre. Fue en el lu­gar co­no­ci­do como Ise­ki Point. Allí, an­te los ojos del ex­pe­ri­men­ta­do sub­ma­ri­nis­ta apa­re­cían, emer­gien­do de los fon­dos oceá­ni­cos como un cam­po de pie­dras ta­lla­das unas es­pec­ta­cu­la­res es­truc­tu­ras lí­ti­cas, el re­fle­jo pa­sa­do de lo que hu­bo de ser un an­ti­quí­si­mo mo­nu­men­to cu­yo ori­gen y fun­ción es, to­da­vía hoy, des­co­no­ci­da. Fue en el año 1985, y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de fa­ci­li­tar ti­tu­la­res, des­per­tar in­ten­sos de­ba­tes y fas­ci­nar con su me­ra con­tem­pla­ción. Ma­saa­ki Ki­mu­ra, geólogo ma­rino y pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Cien­cias Fí­si­cas y Te­rres­tres de la Uni­ver­si­dad de Ryuk­yu en Oki­na­wa, es el prin­ci­pal de­fen­sor de la hi­pó­te­sis que pro­po­ne que se tra­ta de cons­truc­cio­nes ar­ti­fi­cia­les, que en un tiem­po muy re­mo­to, cuan­do es­ta tie­rra per­ma­ne­cía des­cu­bier­ta de agua an­tes de la úl­ti­ma gla­cia­ción, fue­ron rea­li­za­das por una ci­vi­li­za­ción que se asen­tó en es­ta par­te de Asia –de la que, como ya he­mos vis­to en otras oca­sio­nes, no sa­be­mos na­da–, y que pu­do ha­cer uso de la par­ti­cu­lar geo­lo­gía del lu­gar pa­ra mo­de­lar los “tem­plos, co­lum­nas, pi­rá­mi­des y zi­gu­rats que se re­par­ten en un área de 300 por 150 me­tros; mu­ros ci­cló­peos gi­gan­tes­cos y una pla­ta­for­ma ta­lla­da por el hom­bre que se ubi­can en una re­gión del mar en el que te­ne­mos una per­fec­ta vi­si­bi­li­dad en apro­xi­ma­da­men­te 60 me­tros”.

Si aten­de­mos a la po­si­bi­li­dad de que la ciu­dad su­mer­gi­da de Yo­na­gu­ni hu­bie­ra si­do, como se ha re­fe­ri­do con an­te­rio­ri­dad, le­van­ta­da al fi­nal de la úl­ti­ma gla­cia­ción, ten­dría­mos que re­mon­tar­nos en el tiem­po de ocho a diez mi­le­nios. Así pues nos encontraríamos an­te los restos más an­ti­guos de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, per­te­ne­cien­tes a una cul­tu­ra ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­da, an­te­rio­res in­clu­so a Mesopotamia o Egip­to. Po­drán ima­gi­nar que a par­tir de es­te mo­men­to las ex­pli­ca­cio­nes que se han da­do son de lo más va­rio­pin­to. Como ya he­mos vis­to, el pro­fe­sor Ki­mu­ra, des­pués de dos dé­ca­das in­ves­ti­gan­do el asun­to es un fir­me de­fen­sor de su tra­za hu­ma­na. Y ade­más aña­de que pa­ra su rea­li­za­ción, da­do lo des­co­mu­nal de las mis­mas, ha­brían si­do ne­ce­sa­rios me­dios téc­ni­cos di­fí­ci­les de asimilar pa­ra la épo­ca a la que es­ta­mos ha­cien­do alu­sión, amén de una or­ga­ni­za­ción so­cial y unos co­no­ci­mien­tos que la ar­queo­lo­gía no atri­bu­ye a los pue­blos de ese tiem­po. Pe­ro tam­bién hay de­trac­to­res, en­tre los que des­ta­ca el doc­tor Robert Schoch, pro­fe­sor de geo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton y uno de los pri­me­ros cien­tí­fi­cos oc­ci­den­ta­les que ha in­ves­ti­ga­do has­ta la sa­cie­dad el te­ma. Es­tá con­ven­ci­do –y así lo ha mos­tra­do en múl­ti­ples oca­sio­nes– de que se tra­ta de for­ma­cio­nes pu­ra­men­te na­tu­ra­les, crea­das por la es­pe­cial ac­ti­vi­dad sís­mi­ca de la zo­na. No en vano, en el año 1998 se pro­du­jo un gran te­rre­mo­to sub­ma­rino que des­tru­yó una pe­que­ña par­te del “ya­ci­mien­to”, pe­ro que a la vez hi­zo emer­ger otras es­truc­tu­ras que has­ta ese mo­men­to per­ma­ne­cían se­pul­ta­das ba­jo una im­por­tan­te ca­pa de pie­dra y es­co­rias vol­cá­ni­cas.

Es po­si­ble que las te­sis más fan­ta­sio­sas sean las que más se­gui­do­res tie­nen. Por­que par­tien­do de la de­fen­sa que rea­li­za el pro­fe­sor Ki­mu­ra, son mu­chos los que han que­ri­do ir más allá, en­con­tran­do en las su­pues­tas rui­nas la cer­te­za de que en el pa­sa­do exis­tió un con­ti­nen­te que per­ma­ne­ce en­cla­va­do en­tre los már­ge­nes de la mi­to­lo­gía, lla­ma­do Mu…

EL ENIG­MA DE ISE­KI POINT

El pro­fe­sor Ki­mu­ra ha des­ta­ca­do en más de una oca­sión, y des­pués de ha­ber rea­li­za­do jun­to a su equi­po más de 150 in­mer­sio­nes al “Mo­nu­men­to Yo­na­gu­ni” –así es co­no­ci­do en Ja­pón–, que las

es­truc­tu­ras es­ca­lo­na­das y mu­ros de Ise­ki Point fue­ron es­cul­pi­dos por una ci­vi­li­za­ción pri­mi­ge­nia que pu­do ser la ins­pi­ra­do­ra de las pi­rá­mi­des es­ca­lo­na­das que se ha­llan en otras par­tes del glo­bo. No só­lo eso: sor­pren­de –una vez más– su pro­xi­mi­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca a tem­plos y for­ta­le­zas si­tua­das, por ejem­plo, en los An­des de Amé­ri­ca del Sur, como Sac­sahua­mán o Quen­ko, muy cer­ca de la le­gen­da­ria ciu­dad de Cuz­co. Tal hi­pó­te­sis de con­fluen­cia cul­tu­ral, al me­nos a día de hoy, es una abe­rra­ción his­tó­ri­ca, to­do sea di­cho, como tan­tas que se en­cuen­tran en es­te mo­no­grá­fi­co. De ahí que cons­ti­tu­yan au­tén­ti­cos desafíos. Es sim­ple­men­te im­po­si­ble des­de la óp­ti­ca de la his­to­rio­gra­fía ofi­cial es­ta­ble­cer al­gún ne­xo de unión en­tre ci­vi­li­za­cio­nes que pa­ra mu­chos sim­ple­men­te no exis­tie­ron ja­más, y las asom­bro­sas cons­truc­cio­nes atribuidas a los ha­bi­tan­tes del in­ca­na­to, me­nos aún des­pués de que la evo­lu­ción de la teo­ría

Las rui­nas su­mer­gi­das de Yo­na­gu­ni son si­mi­la­res a otras cons­truc­cio­nes de Oki­na­wa que per­ma­ne­cen emer­gi­das

de la tec­tó­ni­ca de pla­cas in­va­li­da­se de una vez por to­das la po­si­bi­li­dad de que exis­tie­se una tie­rra des­co­no­ci­da has­ta la fe­cha, que su­cum­bió ba­jo las aguas. Por­que la cues­tión no es en es­te ca­so qué ha­ce ahí el “Mo­nu­men­to Yo­na­gu­ni”, sino quién fue el ar­tí­fi­ce de su erec­ción. Que apa­re­cie­ran a esa pro­fun­di­dad –en­tre seis y trein­ta me­tros– no es ex­tra­ño, ya que tal y como afir­ma el pe­rio­dis­ta Jo­sé R. Gómez, “du­ran­te los úl­ti­mos 100.000 años, los ni­ve­les oceá­ni­cos han su­fri­do fuer­tes os­ci­la­cio­nes, pe­ro siem­pre por de­ba­jo de la co­ta ac­tual. De­bi­do a que el pla­ne­ta se en­con­tra­ba in­mer­so en la lla­ma­da Cuar­ta Gla­cia­ción, el agua que se eva­po­ra­ba de los océa­nos no vol­vía a ellos en la mis­ma pro­por­ción, pues se acu­mu­la­ba en for­ma de hie­lo y nie­ve so­bre las tie­rras emer­gi­das. Al no re­cu­pe­rar es­tas aguas eva­po­ra­das, los ma­res ba­ja­ban de ni­vel, tan­to más cuan­to ma­yor fue­ra la ba­ja­da de las tem­pe­ra­tu­ras. Se es­ti­ma que en el pe­rio­do más frío de la gla­cia­ción, –que se co­no­ce como ‘má­xi­mo gla­cial’–, el ni­vel del mar lle­gó a es­tar en­tre 120 y 140 me­tros más ba­jo que en nues­tros días. Fi­nal­men­te, ha­ce en­tre vein­te y die­ci­ocho mil años dio co­mien­zo el pe­rio­do de des­gla­cia­ción, que du­ró has­ta ha­ce ocho mil, cuan­do el ni­vel del

mar au­men­tó has­ta ser el que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad”. Fue en­ton­ces cuan­do es­tas co­lo­sa­les pie­dras de­ja­ron de es­tar a la luz del as­tro rey, ¡ocho mi­le­nios atrás! Así pues, de ser cier­tas las teo­rías del pro­fe­sor Ki­mu­ra, ¿quié­nes fue­ron en­ton­ces los que ha­bi­ta­ron la ciu­dad mu­chos años an­tes de que las aguas cu­brie­sen Yo­na­gu­ni, y ha­cia dón­de se mar­cha­ron? Du­das, du­das y más du­das... pe­ro con res­pues­tas po­si­bles.

LA TIE­RRA MA­DRE

Fue en el año 1926 cuan­do a las li­bre­rías lle­gó una obra des­ti­na­da a ven­der cien­tos de mi­les de ejem­pla­res en to­do el mun­do. Era Mu, el con­ti­nen­te per­di­do, es­cri­ta por un co­ro­nel de 75 años lla­ma­do Ja­mes Church­ward.

Du­ran­te años, el vie­jo mi­li­tar vi­vió en la In­dia, por aque­llas fe­chas una de las co­lo­nias más exó­ti­cas del vas­to im­pe­rio bri­tá­ni­co. Allí Church­ward en­tró en con­tac­to con un mon­je que ha­bi­ta­ba en un tem­plo hin­dú, y que du­ran­te años ha­bía cus­to­dia­do unas pe­que­ñas y enig­má­ti­cas ta­bli­llas de ba­rro, que apa­re­cían cu­bier­tas de es­cri­tu­ra. A par­tir de ese día, y con la ob­se­sión pro­pia del que se adi­vi­na de­trás de un gran des­cu­bri­mien­to, el co­ro­nel con­ti­nuó re­co­pi­lan­do da­tos, con­ven­cién­do­se a ca­da jor­na­da de que en un pa­sa­do muy re­mo­to –que es­ti­ma­ba en 25.000 años– exis­tió una tie­rra ha­bi­ta­da por gen­tes cu­yo ni­vel de evo­lu­ción so­bre­pa­sa­ba lo en­ten­di­ble, más aún si aten­de­mos a tex­tos mi­le­na­rios, como el ma­nus­cri­to Troano, có­dex maya con­ser­va­do en el Mu­seo Bri­tá­ni­co lon­di­nen­se en el que se pue­de atis­bar la pre­sen­cia de una ci­vi­li­za­ción que su­cum­bió a un gran ca­ta­clis­mo –otra vez–, y que, como ima- gi­na­rán, Church­ward aso­ció rá­pi­da­men­te con su “mun­do per­di­do”. De­cía así: “Des­pués de ha­ber si­do le­van­ta­do dos ve­ces, el país de Mu fue en­gu­lli­do du­ran­te la no­che, des­pués de ha­ber si­do mi­na­do por de­ba­jo de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da, por vol­ca­nes sub­te­rrá­neos. El con­ti­nen­te subió y ba­jó va­rias ve­ces. Por úl­ti­mo, el glo­bo ce­dió y diez na­cio­nes que­da­ron arra­sa­das y ani­qui­la­das. Se hun­die­ron con sus se­sen­ta y cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes”. Y es que tal y como ya he­mos po­di­do ver, se lla­me di­lu­vio, Atlán­ti­da, Mu, Lemuria o Maha­ba­li­pu­ram; se vis­ta como cas­ti­go de dio­ses o se de­ba a ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les de di­men­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas, lo cier­to es que tra­di­cio­nes, le­yen­das y al­gu­nos ma­nus­cri­tos nos ha­blan de un pa­sa­do en el que flo­re­ció una cul­tu­ra de la que de­vie­ne to­do lo que hoy en día exis­te.

So­bre es­tas lí­neas, el pro­fe­sor Ma­saa­ki Ki­mu­ra, de­fen­sor de las “rui­nas”, y a la de­re­cha el des­cu­bri­dor de las mis­mas, Kiha­chir Ara­ta­ke.

La po­si­bi­li­dad de que se tra­te de “ca­pri­chos” pro­vo­ca­dos por co­rrien­tes ma­ri­nas se to­pa de bru­ces con es­truc­tu­ras co­mo la que hay ba­jo es­tas lí­neas. ¿O es que aca­so no pa­re­ce una es­ca­le­ra?

Ba Ba­jo es­tas lí­neas, di­fe­ren­tes ma­pas de la las es­truc­tu­ras pé­treas que po­de­mos en en­con­trar a di­fe­ren­tes ni­ve­les ba­jo el m mar de Oki­na­wa.

Re­cien­te­men­te, un equi­po de es­pa­ño­les co­man­da­dos por nues­tro co­la­bo­ra­dor Die­go Cor­ti­jo han es­ta­do bu­cean­do las rui­nas, y han de­ter­mi­na­do que nos en­con­tra­mos an­te es­truc­tu­ras he­chas por el hom­bre.

So­bre es­tas lí­neas, va­rios sub­ma­ri­nis­tas bu­cean las sor­pren­den­tes es­truc­tu­ras de Yo­na­gu­ni, a unos 30 me­tros de profundidad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.