¿HU­BO UNA MAL­DI­CIÓN DE TU­TAN KA­MON?

A PRIN­CI­PIOS DEL SI­GLO XX LAS CA­LLES DEL CAIRO SE VEÍAN IN­VA­DI­DAS DÍA Y NO­CHE POR UNA MA­RA­BUN­TA HU­MA­NA QUE DA­BA CO­LOR A LA CIU­DAD. CO­MER­CIAN­TES DE SE­DA, VEN­DE­DO­RES DE AL­FOM­BRAS, ES­PE­CIAS QUE PA­RE­CÍAN EVA­PO­RAR­SE TO­MAN­DO UNA AT­MÓS­FE­RA RE­PLE­TA DE MIL Y UN OL

Enigmas Monográfico - - MOMIAS: LOS INMORTALES -

Ho­ward Car­ter, in­te­li­gen­te y sa­gaz, pen­só que es­te cir­co no le be­ne­fi­cia­ba, y de­ci­dió ubi­car­se en una pe­que­ña ca­sa de plan­ta rec­tan­gu­lar y pa­re­des de ado­be a la en­tra­da mis­ma del pe­que­ño des­fi­la­de­ro que cul­mi­na­ba en el Va­lle de los Re­yes.

En los si­guien­tes sie­te años fue su ho­gar, pe­ro tam­bién su cuar­tel ge­ne­ral. So­bre su me­sa de tra­ba­jo, apa­ren­te­men­te des­or­de­na­da, apa­re­cían va­rias pie­zas que ha­bía res­ca­ta­do días an­tes de en­tre los restos de ce­rá­mi­cas de la tum­ba de Ame­no­fis IV. Se en­con­tra­ban tan de­te­rio­ra­das que ni el más ham­brien­to de los la­dro­nes de tum­bas las hu­bie­ra ro­ba­do. Pe­ro pa­ra él, que pe­se a los fra­ca­sos se­guía con­fian­do en su in­tui­ción, sí te­nían una im­por­tan­cia ca­pi­tal: un pe­que­ño ar­cón de ma­de­ra re­cu­bier­to de pan de oro, y una vie­ja pie­za de por­ce­la­na fi­na­men­te la­bra­da. En­se­res pro­pios del ajuar fu­ne­ra­rio de cual­quier fa­raón, de no ser por­que és­tos lle­va­ban vi­si­ble­men­te gra­ba­do el nom­bre del jo­ven rey Tut.

Du­ran­te años Car­ter ex­ca­vó sin ob­te­ner los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, y la pa­cien­cia y el di­ne­ro de su me­ce­nas, se fue ago­tan­do. Pe­ro Lord Car­nar­von era hom­bre de ideas y no de ra­zón, por lo que cuan­do to­dos des­acon­se­ja­ron que con­ti­nua­ran las ex­ca­va­cio­nes, él de­ci­dió dar una opor­tu­ni­dad más al im­pul­si­vo Ho­ward Car­ter. El ar­queó­lo­go era cons­cien­te de que de no al­can­zar sus objetivos ya no ha­bría más oca

sio­nes pa­ra lo­grar­lo,

así que, con me­dio va­lle ho­ra­da­do por la pi­que­ta de su cua­dri­lla, de­ci­dió re­gre­sar al lu­gar que an­ta­ño des­es­ti­mó: el trián­gu­lo que for­ma­ban las tum­bas de Ram­sés II, Mer­nep­tah y Ram­sés VI. De he­cho, en la se­pul­tu­ra del úl­ti­mo de es­tos mo­nar­cas se ha­lla­ron va­rias oque­da­des que se iden­ti­fi­ca­ron con cho­zas de obre­ros. A esa pro­fun­di­dad era evi­den­te que de tra­tar­se de ca­sas, es por­que más abajo po­día ha­ber al­go.

El 3 de no­viem­bre de 1922, Car­ter cen­tró sus es­fuer­zos en es­ta zo­na. Co­men­zó a re­ti­rar los restos del de­rrum­be, y al tras­pa­sar los frá­gi­les ba­sa­men­tos de la pri­me­ra cho­za, se per­ca­tó de que ba­jo és­ta ha­bía un es­ca­lón. Su­dor, co­ra­zón ace­le­ra­do, an­sie­dad e im­pa­cien­cia; la nue­va es­truc­tu­ra no per­te­ne­cía a la tum­ba de Ram­sés VI; era de otro ha­bi­tácu­lo. Al ca­bo de unas ho­ras lo­gra­ron des­en­te­rrar do­ce es­ca­lo­nes, has­ta que lle­ga­ron, a al­go más de dos me­tros ba­jo la su­per­fi­cie, fren­te a una pa­red; más bien una puer­ta, por­que en és­ta apa­re­cían los se­llos per­fec­ta­men­te la­cra­dos e in­tac­tos de la ne­cró­po­lis tebana; al otro la­do ha­bía una tum­ba, y to­do apun­ta­ba a que no ha­bía si­do pro­fa­na­da…

Tem­bló al co­ger la pi­que­ta, reali­zó un pe­que­ño agu­je­ro, y al in­tro­du­cir la ca­be­za pu­do com­pro­bar que ha­bía un pa­si­llo os­cu­ro. Sin em­bar­go, con la ele­gan­cia y ca­ba­lle­ro­si­dad ca­rac­te­rís­ti­cas de los ex­plo­ra­do­res de ese tiem­po, no qui­so ir más allá sin es­pe­rar a Lord Car­nar­von, al que anun­ció el ha­llaz­go con es­te te­le­gra­ma: “Rea­li­za­do en Va­lle des­cu­bri­mien­to ma­ra­vi­llo­so. Tum­ba sor­pren­den­te con se­llos in­tac­tos. He cu­bier­to to­do has­ta su lle­ga­da. Mi fe­li­ci­ta­ción”.

Es­ta­ba eu­fó­ri­co. Y Car­nar­von aún más por­que el 26 de no­viem­bre lle­gó a Lu­xor, y po­cas ho­ras des­pués se abra­za­ba a Car­ter. Pe­ro el ar­queó­lo­go ya no mos­tra­ba la ale­gría de se­ma­nas atrás. En es­te tiem­po ha­bía es­tu­dia­do los se­llos de la puer­ta, al pun­to de lle­gar a la con­clu­sión de que és­tos ha­bían si­do qui­ta­dos y vuel­tos a co­lo­car por los la­dro­nes de tum­bas. La idea de que más allá de es­te mu­ro no hu­bie­ra más que restos de pie­zas so­bre­vi­vien­tes al ex­po­lio ron­da­ba su ca­be­za, por lo que sin dar pie al des­can­so del no­ble via­je­ro, ini­cia­ron las ta­reas de aper­tu­ra. Al ca­bo de unas jor­na­das de ten­sa es­pe­ra lle­ga­ron has­ta una se­gun­da puer­ta, con los se­llos igual­men­te que­bra­dos, des­pués de re­ti­rar to­ne­la­das de es­co­rias de un lar­go co­rre­dor. Fue en ese ins­tan­te, re­ser­va­do pa­ra los so­ña­do­res, cuan­do Car­ter re­ti­ró los se­llos, y con su­mo cui­da­do ras­gó la su­per­fi­cie. Al in­tro­du­cir por la pe­que­ña oquedad la vela que lle­va­ba en su mano de­re­cha, el si­len­cio, ese mis­mo que du­ran­te mi­le­nios ha­bía rei­na­do en es­te lu­gar, se hi­zo en­tre los pre­sen­tes.

Lord Car­nar­von, im­pa­cien­te, no pu­do evi­tar rom­per la quie­tud del re­cin­to, pre­gun­tan­do a vi­va voz: “¿Ve us­ted al­go, se­ñor Car­ter?”. És­te, im­bui­do en su pro­pia en­so­ña­ción, de­lei­tán­do­se con ca­da se­gun­do que trans­cu­rría, sin gi­rar la mi­ra­da su­su­rró: “Sí, al­go ma­ra­vi­llo­so. Se­gu­ra­men­te, nun­ca has­ta aho­ra, en to­da la his­to­ria de las ex­ca­va­cio­nes, se han vis­to co­sas tan ma­ra­vi­llo­sas como las que hoy nos des­cu­bre es­ta luz”.

Có­mo des­cri­bir­lo. Fren­te a él, el pa­sa­do re­tor­na­ba de su en­cie­rro de­jan­do a la vis­ta un si­tial de oro, fé­re­tros do­ra­dos, dos guar­dia­nes de ele­va­da es­ta­tu­ra y apa­ren­te­men­te ta­lla­dos con ala­bas­tro, ja­rros, ca­be­zas de ani­ma­les fan­tás­ti­cos… No ha­bía du­da: era la tum­ba de Tu­tan­ka­món, y los la­dro­nes, que lo­gra­ron

lle­gar has­ta aquí, inex­pli­ca­ble­men­te ha­bían pre­fe­ri­do pa­sar de lar­go, y no ac­ce­der a ella.

Los si­guien­tes me­ses, tres pa­ra ser exac­tos, los ocu­pa­ron en ex­traer con gran es­crú­pu­lo to­dos y ca­da uno de los ob­je­tos con­te­ni­dos en es­ta an­te­cá­ma­ra, pa­ra lo cual ha­bi­li­ta­ron a pie de ex­ca­va­ción un la­bo­ra­to­rio de cam­pa­ña, pa­ra in­ven­ta­riar to­das las pie­zas allí con­te­ni­das, y reha­bi­li­tar las que mos­tra­ran un es­ta­do más sen­si­ble. Así, el 17 de fe­bre­ro de 1923 la sa­la es­ta­ba va­cía, y la úl­ti­ma puer­ta que da­ba ac­ce­so a la cá­ma­ra real pre­pa­ra­da pa­ra ser de­rri­ba­da. El acon­te­ci­mien­to fue tan so­na­do que al ac­to acu­die­ron una vein­te­na de in­vi­ta­dos, en­tre au­to­ri­da­des egip­cias y ex­tran­je­ras. Al otro la­do ha­bía tres ca­pi­llas cu­bier­tas de oro y de je­ro­glí­fi­cos que da­ban a la ce­re­mo­nia un ta­lan­te ca­si mís­ti­co, que como si se tra­ta­se de una ca­ja de mu­ñe­cas ru­sas, se en­con­tra­ban una den­tro de otra. Car­ter, tras abrir las dos pri­me­ras, a pun­to de pe­ne­trar en la úl­ti­ma re­fi­rió: “De nue­vo nos veía­mos an­te lo des­co­no­ci­do. ¿Qué con­ten­dría es­te úl­ti­mo fé­re­tro? Con la más pro­fun­da emo­ción re­co­rrí los pes­ti­llos de las úl­ti­mas puer­tas no se­lla­das, y és­tas, len­ta­men­te, se abrie­ron. An­te no­so­tros, lle­nan­do to­do el fé­re­tro, apa­re­ció el in­men­so sar­có­fa­go ama­ri­llo, de cuar­zo; es­ta­ba in­tac­to, como si unas ma­nos pia­do­sas aca­ba­ran de ce­rrar­lo. ¡Qué as­pec­to tan inol­vi­da­ble, tan mag­ní­fi­co! Era más emo­cio­nan­te aún que el bri­llo del oro en los fé­re­tros. So­bre el ex­tre­mo del sar­có­fa­go co­rres­pon­dien­te a los pies, una dio­sa ex­ten­día con ges­to pro­tec­tor los bra­zos y las alas como si qui­sie­ra re­te­ner al in­tru­so. Lle­nos de res­pe­to es­tá­ba­mos no­so­tros an­te ese signo tan cla­ro”.

Al­go in­vi­si­ble pa­re­cía de­te­ner las an­sias por des­cu­brir de es­tos mo­der­nos pro­fa­na­do­res, pe­ro la ar­queo­lo­gía es ciencia ben­de­ci­da por Dios, así que con­ti­nua­ron su la­bor le­van­tan­do la ta­pa del sar­có­fa­go. En su in­te­rior des­cu­brie­ron dos más, el úl­ti­mo de oro ma­ci­zo, y ba­jo el mis­mo, una pe­que­ña puer­te­ci­ta tras la cual se es­con­dían los ma­yo­res te­so­ros que se ha­lla­ron en la tum­ba, pe­ro tam­bién una ad­ver­ten­cia pa­ra aque­llos que se atre­vie­sen a per­tur­bar el des­can­so eterno del jo­ven fa­raón. Un avi­so que los ex­po­lia­do­res sí tu­vie­ron mis­te­rio­sa­men­te muy en cuen­ta, pe­ro que al gru­po de ar­queó­lo­gos no les con­mo­vió lo más mí­ni­mo. Al me­nos en esos ins­tan­tes…

LA MAL­DI­CIÓN DE LA MO­MIA

La men­ta­li­dad cien­ti­fi­cis­ta de Car­ter, y aún más su an­sia de ex­plo­ra­dor de­ci­mo­nó­ni­co, no le per­mi­tían aten­der a las cons­tan­tes sú­pli­cas que le lan­za­ron los su­pers­ti­cio­sos fe­llahs, los obre­ros egip­cios con­tra­ta­dos pa­ra lle­var a ca­bo las ex­ca­va­cio­nes. El mie­do a la po­si­ble mal­di­ción se hi­zo evi­den­te una ma­ña­na. El ayu­dan­te de Car­ter, tras va­rias jor­na­das sa­can­do ob­je­tos de la tum­ba del fa­raón, en­tró

Su te­són y cons­tan­cia hi­cie­ron que re­gre­sa­ra don­de otros ha­bían des­car­ta­do el ha­llaz­go. Es­ta­ban equi­vo­ca­dos…

en la tien­da de cam­pa­ña del bri­tá­ni­co pa­ra con­ti­nuar con el in­ven­ta­ria­do. Fue en­ton­ces cuan­do, pre­so del te­rror, ob­ser­vó como una gran co­bra, inex­pli­ca­ble­men­te, ha­bía lo­gra­do abrir la jau­la del pá­ja­ro de Car­ter, de­vo­rán­do­lo, mien­tras la des­gra­cia­da ave pre­ten­día es­ca­par­se de en­tre sus fau­ces. Fue una se­ñal, o al me­nos así lo in­ter­pre­ta­ron, de que los au­gu­rios más ne­gros se cer­nían so­bre sus ca­be­zas. En un país en el que el sím­bo­lo es creen­cia, los fe­llahs vie­ron en el ata­que a la mis­mí­si­ma dio­sa co­bra Wad­jet, que re­gre­sa­ba des­de la tie­rra de los dio­ses pa­ra pro­te­ger a la reale­za y aca­bar con los enemi­gos de los fa­rao­nes di­fun­tos.

DE­MA­SIA­DAS MUER­TES

Así las co­sas, es im­por­tan­te des­ta­car que al­gu­nas de las muer­tes es­tu­vie­ron ro­dea­das de cir­cuns­tan­cias enig­má­ti­cas. Y en­tre to­das, la del gran me­ce­nas de es­ta his­to­ria, el his­trió­ni­co Lord Car­nar­von.

Po­co an­tes de que la úl­ti­ma cá­ma­ra mor­tuo­ria fue­ra pro­fa­na­da, al no­ble in­glés le pi­có un mos­qui­to mien­tras per­noc­ta­ba en la ha­bi­ta­ción de su ho­tel. No le dio im­por­tan­cia, como nin­guno se la hu­bié­ra­mos da­do, pe­ro a par­tir de ese día em­pe­zó a su­frir un pro­ce­so fe­bril que se agra­vó con unas fie­bres tan al­tas que pa­sa­ba las ho­ras en­tre de­li­rios. Po­co se pu­do ha­cer por él. Seis se­ma­nas más tar­de, el 5 de abril de 1923, el quin­to con­de de Car­nar­von fa­lle­cía en su al­co­ba del ho­tel Con­ti­nen­tal Sa­boi a las dos de la ma­dru­ga­da, con los ojos in­yec­ta­dos en san­gre, pro­nun­cian­do una fra­se tan mis­te­rio­sa como co­no­ci­da: “He oí­do su lla­ma­da, y le si­go”. ¿A quién se re­fe­ría?

El luc­tuo­so su­ce­so fue su­fi­cien­te­men­te ju­go­so pa­ra que la pren­sa in­ter­na­cio­nal se hi­cie­ra eco de ello. Pe­ro hu­bo más. A par­tir de ese mo­men­to se em­pe­zó a ha­blar de la mal­di­ción de Tu­tan­ka­món, y los fan­tas­mas, de­mo­nios y de­más ra­lea del par­ti­cu­lar in­fierno de la vie­ja re­li­gión de los fa­rao­nes, co­pa­ron las por­ta­das de los pe­rió­di­cos de me­dio mun­do. El mo­ti­vo bien va­lía un ti­tu­lar más ama­ri­llo que ocre: el con­de ha­bía si­do la pri­me­ra víc­ti­ma del secular au­gu­rio.

A la una y cua­ren­ta y cin­co de la ma­dru­ga­da de ese mis­mo día, ase­gu­ran las cró­ni­cas que en el ins­tan­te en el que Lord Car­nar­von ex­pi­ra­ba, la ciu­dad del Cairo que­dó su­mi­da en­tre som­bras, pues du­ran­te más de cin­co mi­nu­tos un fa­llo en los ge­ne­ra­do­res pro­vo­có una in­te­rrup­ción de la co­rrien­te eléc­tri­ca.

Como en ese pa­sa­do glorioso y má­gi­co, la ciu­dad del de­sier­to que­dó cu­bier­ta por un man­to de os­cu­ri­dad, y de nue­vo las an­tor­chas ilu­mi­na­ron las pi­rá­mi­des. Mien­tras el fa­raón “des­en­ca­de­na­ba” su in­faus­to po­der, a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, en el cas­ti­llo de Highclere, la re­si­den­cia de la fa­mi­lia Car­nar­von, la pe­rra fa­vo­ri­ta del con­de, una pe­que­ña

fox­te­rrier lla­ma­da Su­sie, pa­só a me­jor vida víc­ti­ma de un in­far­to ful­mi­nan­te, a la vez que pro­fe­ría ho­rri­bles au­lli­dos.

Así, a la edad de 57 años, Lord Car­nar­von par­tía de es­te mun­do, víc­ti­ma de una in­fec­ción que ofi­cial­men­te le pro­vo­có una neu­mo­nía lo­bu­lar, que pos­te­rior­men­te, al no re­ci­bir los cui­da­dos opor­tu- nos, se com­pli­có con una pleu­re­sía. Pe­ro, ¿fue un mos­qui­to? Los cro­nis­tas así lo ase­ve­ran, pe­ro hay otras vo­ces no me­nos in­for­ma­das que afir­man que fue pi­ca­do mor­tal­men­te por un es­cor­pión, que como bien se sa­be, era uno de los arác­ni­dos sa­gra­dos de los an­ti­guos egip­cios.

La ven­gan­za pa­re­cía ce­bar­se con quie­nes osa­ron pe­ne­trar en la tum­ba; no ya só­lo con los que for­ma­ron par­te de su des­cu­bri­mien­to. Otro de los in­for­tu­na­dos que su­frió el po­der de la mal­di­ción fue el mag­na­te de fe­rro­ca­rri­les nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Jay Gould. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na vi­si­tó la tum­ba de Tu­tan­ka­món. A me­dia tar­de su­frió un pro­ce­so fe­bril muy vi­ru­len­to, y esa mis­ma no­che se “mar­cha­ba” a ha­cer com­pa­ñía a su gran ami­go Lord Car­nar­von. Días des­pués, des­oyen­do las ad­ver­ten­cias que le hi­cie­ron ami­gos y fa­mi­lia­res que abier­ta­men­te ha­bla­ban de una te­rri­ble mal­di­ción, el in­dus­trial in­glés Joel Woolf

des­cen­dió los es­ca­lo­nes que con­du­cían al in­te­rior de la cá­ma­ra del rey, y a su re­gre­so a Lon­dres fa­lle­ció du­ran­te la tra­ve­sía víc­ti­ma de una en­fer­me­dad que no lo­gra­ron de­ter­mi­nar.

No es cues­tión de con­ver­tir es­te re­por­ta­je en una necrológica, pe­ro el si­guien­te en caer fue el ra­dió­lo­go in­glés Ar­chi­bald Dou­glas Reid, el pri­me­ro en ra­dio­gra­fiar los restos que que­da­ron de la po­bre mo­mia –fue des­man­te­la­da pa­ra sa­car las pie­zas ri­tua­les que ha­bía en­tre los ven­da­jes–. Días des­pués co­men­zó a no­tar mo­les­tias que fue­ron cre­cien­do con­for­me pa­sa­ban las ho­ras, y ya en Lon­dres, mien­tras efec­tua­ba otra ra­dio­gra­fía, se des­plo­mó so­bre el frío sue­lo pa­ra no des­per­tar ja­más. Y hu­bo más: el ar­queó­lo­go Art­hur C. Ma­ce, co­la­bo­ra­dor de Car­ter y quien li­te­ral­men­te “des­ar­mó” la mo­mia, o Ja­mes Henry Breas­ted, ar­queó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Chica­go y ami­go de Car­ter que tam­bién vi­si­tó la tum­ba. Sin ol­vi­dar a lady Eli­sa­beth Car­nar­von, que pe­se a fa­lle­cer cin­co años des­pués que su ma­ri­do, tam­bién se fue a cau­sa de la pi­ca­du­ra de un in­sec­to

Los ca­sos re­la­cio­na­dos con el ha­llaz­go de una u otra ma­ne­ra eran tan­tos, y las evi­den­cias, pa­ra los pe­rio­dis­tas de la épo­ca, tan me­ri­dia­na­men­te cla­ras, que el 21 de fe­bre­ro de 1930 apa­re­cía es­ta no­ta en un dia­rio in­glés, con­fir­man­do que ocho años des­pués la his­to­ria de la mal­di­ción se en­con­tra­ba en su má­xi­mo apo­geo: “Hoy, Lord West­bury, hom­bre de se­ten­ta y ocho años, se ha arro­ja­do des­de un sép­ti­mo pi­so por la ventana de su vi­vien­da en Lon­dres y ha muer­to ins­tan­tá­nea­men­te. El hi­jo de Lord West­bury, Ri­chard Bet­herll, que en su épo­ca par­ti­ci­pó como se­cre­ta­rio del in­ves­ti­ga­dor Ho­ward Car­ter en la ex­ca­va­ción de la tum­ba de Tu­tan­ka­món, fue tam­bién ha­lla­do muer­to en no­viem­bre del año pa­sa­do en su ca­sa, aun­que la no­che an­te­rior se ha­bía acos­ta­do sano. No se ha po­di­do ave­ri­guar la cau­sa de su muer­te”.

Muy sano no de­bía de es­tar cuan­do fue víc­ti­ma de una muer­te tan ful­mi­nan­te. Y en cuan­to al pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de es­ta “ro­mán­ti­ca” his­to­ria –con per­mi­so del fa­raón–, Ho­ward Car­ter, mu­rió el 2 de mar­zo de 1939 en el 49 de Al­bert Court a los 65 años, an­ciano y tras dis­fru­tar de una vida ple­na de emo­cio­nes y lo­gros, a cau­sa de la en­fer­me­dad de Hodg­kin, un cán­cer lin­fá­ti­co que se lo lle­vó a la tum­ba en muy po­co tiem­po.

¿Mal­di­ción en­ton­ces? Quién sa­be por qué me­ca­nis­mos se mue­ven és­tas, si es que real­men­te exis­ten. Sea como fue­re, to­da­vía hoy exis­te la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da en el país de los fa­rao­nes de que las mo­mias, y las in­ten­cio­nes de aque­llos que las en­te­rra­ron, no siem­pre han si­do ven­tu­ro­sas; más bien han es­ta­do en­vuel­tas, al mar­gen de los ki­ló­me­tros de ven­das, de muy ma­las in­ten­cio­nes…

Ba­jo es­tas lí­neas, Ho­ward Car­ter le­yen­do tran­qui­lo en su ca­sa de ado­be a la en­tra­da del Va­lle de los Re­yes. El des­cu­bri­mien­to es­ta­ba cer­ca…

“Veo co­sas ma­ra­vi­llo­sas”, ase­gu­ró tras abrir el mu­re­te que lo se­pa­ra­ba de la cá­ma­ra real, e in­tro­du­cir una ve­la en su in­te­rior. Un ins­tan­te in­mor­ta­li­za­do en la fo­to­gra­fía de la de­re­cha…

Las dei­da­des pa­re­cían pro­te­ger la tum­ba del fa­raón con los bra­zos ex­ten­di­dos, pa­ra así ga­ran­ti­zar su des­can­so eterno en es­te in­fra­mun­do sa­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.