¿QUIÉN ERES, JUA­NI­TA?

DU­RAN­TE MÁS DE 15 AÑOS EL AN­TRO­PÓ­LO­GO JOHANN REIN­HARD BUS­CÓ EN LOS VOL­CA­NES QUE RO­DEAN ARE­QUI­PA RESTOS DE SA­CRI­FI­CIOS IN­CAS. FUE­RON AÑOS MUY DU­ROS, SIN FI­NAN­CIA­CIÓN, HAS­TA QUE SE CREÓ EL PRO­YEC­TO “SAN­TUA­RIOS DE AL­TU­RA AN­DI­NOS”. LOS AR­TÍCU­LOS EN­CON­TRA­DOS H

Enigmas Monográfico - - MOMIAS: LOS INMORTALES -

La ciu­dad de Are­qui­pa, si­tua­da al sur del Pe­rú y a dos mil trescientos me­tros so­bre el ni­vel del mar, se ocul­ta ro­dea­da de vol­ca­nes, co­nos ac­ti­vos que se aso­man so­bre los cim­bo­rrios de su famosa ca­te­dral. Nos en­con­tra­mos en una zo­na de ex­tra­or­di­na­ria ac­ti­vi­dad sís­mi­ca y vol­cá­ni­ca. Así ocu­rrió que en el año 1440, una tre­men­da ex­plo­sión del vol­cán Mis­ti des­tru­yó la ciu­dad prehis­pá­ni­ca, cu­brien­do sus cons­truc­cio­nes con una ca­pa de ce­ni­za que tar­dó mu­cho tiem­po en des­apa­re­cer. Trans­cu­rría el rei­na­do del in­ca Yu­pan­qui, que vio en es­te su­ce­so una se­ñal de los dio­ses. Era la épo­ca de apo­geo del in­ca­na­to, un es­plen­dor efí­me­ro, pues no du­ró más de cien años. En ese tiem­po exis­tía en Cuz­co un tem­plo don­de se aco­gía a las don­ce­llas más be­llas del im­pe­rio. Allí in­gre­sa­ban con tres o cua­tro años, y se las edu­ca­ba en la obe­dien­cia al in­ca y a sus sa­cer­do­tes. Los pa­dres pe­lea­ban por­que sus hi­jas per­te­ne­cie­ran a es­ta cas­ta de ele­gi­das, cu­yo des­tino ne­gro con­sis­tía en ofre­cer su vida a cam­bio de la be­ne­vo­len­cia de sus dio­ses…

En 1995 el vol­cán Sa­ban­ca­ya en­tró en erup­ción, lan­zan­do ce­ni­zas y fue­go en ki­ló­me­tros a la re­don­da. El cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra que ge­ne­ró hi­zo que el gla­ciar de la cum­bre del cer­cano Am­pa­to co­men­za­ra a de­rre­tir­se, des­pla­zan­do gran­des blo­ques de hie­lo por sus la­de­ras. Pa­ra Rein­hard fue el ini­cio de un desafío; si ha­bía al­go “ocul­to” en las es­co­rias que

se es­ta­ban des­pren­dien­do, de­bía apre­su­rar­se pa­ra que su con­te­ni­do no se vie­ra da­ña­do. Rein­hard co­no­cía la cum­bre del Am­pa­to, y ha­bía en­con­tra­do ves­ti­gios que con­fir­ma­ban que los in­cas es­tu­vie­ron allí rea­li­zan­do ri­tua­les. El pro­ble­ma, no obs­tan­te, era pu­ra­men­te es­tra­té­gi­co, pues la cum­bre del Am­pa­to es­tá a seis mil trescientos se­sen­ta me­tros, con to­dos los pro­ble­mas que se de­ri­van de ello a la ho­ra de mon­tar una ex­pe­di­ción, más aún cuan­do, como era el ca­so, lle­gar unos mi­nu­tos an­tes o des­pués ha­cía que los ha­llaz­gos, de ha­ber­los, su­cum­bie­ran o no an­te la ac­ción del Sol.

El an­tro­pó­lo­go no lo pen­só dos ve­ces y par­tió ha­cia la ci­ma, ob­ser­van­do có­mo és­ta se des­mo­ro­na­ba a cau­sa de la bru­tal erup­ción. A esa al­tu­ra don­de ca­si no hay oxí­geno el as­cen­so se hi­zo te­rri­ble, pe­se a por­tar equi­pos mo­der­nos. Po­de­mos ima­gi­nar, pe­ro só­lo eso, có­mo lle­ga­ban has­ta aquí los sa­cer­do­tes in­cas con zapatillas he­chas de piel de lla­ma, el cal­za­do in­cai­co pa­ra las al­tu­ras, y con una man­ta de al­pa­ca como úni­ca pro­tec­ción con­tra el frío. Pa­ra Rein­hard el es­fuer­zo me­re­ció la pe­na. Cuan­do a pun­to es­ta­ba de aban­do­nar, ex­haus­to y sin fuer­zas, en­con­tró en la cor­ni­sa de un abis­mo va­rios ob­je­tos pe­que­ños. Al aso­mar­se al va­cío, si­tua­do a unos cua­tro­cien­tos me­tros ba­jo sus pies, vio un far­do de te­la en­ro­lla­do. No ha­bía du­da: en su in­te­rior ha­bía al­go. Era el 8 de sep­tiem­bre de 1995, y tras el úl­ti­mo es­fuer­zo ra­pe­lan­do las pa­re­des del frá­gil gla­cial, con­si­guie­ron re­cu­pe­rar el ex­tra­ño pa­que­te. Cuan­do lo abrie­ron la sor­pre­sa fue tre­men­da: den­tro se en­con­tra­ba la mo­mia de una ni­ña en per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción. Úni­ca­men­te te­nía que­ma­do un la­do de la ca­ra; el que es­tu­vo ex­pues­to al Sol du­ran­te ape­nas quin­ce días. La erup­ción del Sa­ban­ca­ya la ha­bía sa­ca­do de su úl­ti­ma mo­ra­da al des­pren­der­se un tro­zo de la mon­ta­ña, lle­van­do con­si­go el agu­je­ro don­de des­can­sa­ba des­de ha­cía más de qui­nien­tos años. El va­lor y la rá­pi­da ac­tua­ción del an­tro­pó­lo­go sal­vó a la mo­mia de la des­truc­ción to­tal, al­go que ha­bría ocu­rri­do con fa­ci­li­dad en un par de me­ses de ex­po­si­ción so­lar. La mo­mia fue bau­ti­za­da como “Jua­ni­ta”, en ho­nor y agra­de­ci­mien­to al doc­tor Johann Rein­hard, que la res­ca­tó de su des­apa­ri­ción to­tal.

A par­tir de en­ton­ces an­tro­pó­lo­gos de to­do el mun­do acu­die­ron has­ta es­te rincón del Pe­rú an­dino; Jua­ni­ta in­clu­so “via­jó” a los EEUU pa­ra ser so­me­ti­da a pre­ci­sos es­cá­ner a fin de po­der “ob­ser­var” su in­te­rior. Se ha­lla­ban an­te la mo­mia me­jor con­ser­va­da de Amé­ri­ca.

UNA CÁP­SU­LA DEL TIEM­PO

Los da­tos que fue­ron apa­re­cien­do eran es­ca­lo­frian­tes. Jua­ni­ta era la mo­mia de una chi­qui­lla de unos 12 o 14 años que fue ofre­ci­da en sa­cri­fi­cio ritual a los Apus, dio­ses de la mon­ta­ña, apro­xi­ma­da­men­te en 1466. En esas re­mo­tas fe­chas una ca­ra­va­na de sa­cer­do­tes par­tía

del tem­plo sa­gra­do de Cuz­co don­de vi­vía la mu­cha­cha des­de su in­fan­cia, un sé­qui­to en el que iban va­rios ado­les­cen­tes con un des­tino mar­ca­do des­de su na­ci­mien­to: ser­vir a los dio­ses. La es­ca­la­da de­bió de ser du­rí­si­ma; fal­tos de equi­po, só­lo el fer­vor re­li­gio­so les ayu­da­ba a con­ti­nuar. Jua­ni­ta no se re­sis­tía. Sa­bía que iba a es­ta­ble­cer con­tac­to con las di­vi­ni­da­des en un via­je sin re­torno.

Como co­lo­fón al ritual, Jua­ni­ta fue in­tro­du­ci­da en un ho­yo de apro­xi­ma­da­men­te cua­tro me­tros cua­dra­dos, y jun­to a ella de­po­si­ta­ron di­fe­ren­tes pie­zas de ar­te y jo­yas ri­tua­les que ha­bían de acom­pa­ñar­la en el lar­go via­je que la es­pe­ra­ba. El frío gla­cial se en­car­gó de con­ser­var el cuer­po ca­si en per­fec­to es­ta­do. Sin em- bar­go, los restos de sus com­pa­ñe­ros, que via­ja­ron con ella des­de el le­jano Cuz­co, se en­con­tra­ron en peor es­ta­do, pues fue­ron en­te­rra­dos en co­tas más ba­jas. Así las co­sas, los aba­lo­rios que se ha­lla­ron jun­to a és­tos ayu­da­ron a en­ten­der los ri­tua­les má­gi­co-re­li­gio­sos de los in­cas.

En­tre otros ex­tre­mos, los doc­to­res con­clu­ye­ron que cuan­do la co­mi­ti­va ritual lle­gó a la cum­bre rea­li­za­ron una fies­ta re­li­gio­sa, can­ta­ron y bai­la­ron con el pro­pó­si­to de atraer a sus dei­da­des. Jua­ni­ta ya es­ta­ba ador­me­ci­da, lle­va­ba dos días sin co­mer y só­lo te­nía ho­jas de co­ca en su es­tó­ma­go. En­ton­ces se lle­vó a ca­bo el sa­cri­fi­cio: el su­mo sa­cer­do­te ases­tó un cer­te­ro gol­pe con la ma­ca­na –po­rra ritual in­ca– en la ca­be­za de la mu­cha­cha. La ado­les­cen­te tem­bló y se des­plo­mó con el crá­neo frac­tu­ra­do, mu­rien­do a los po­cos se­gun­dos. Ini­cia­ba así su pe­ri­plo ha­cia la in­mor­ta­li­dad.

Hoy po­de­mos ad­mi­rar­la en el Mu­seo San­tua­rios An­di­nos de Are­qui­pa, si te­ne­mos suer­te y no es­tá de “via­je”. Gra­cias a su fa­bu­lo­sa con­ser­va­ción po­de­mos ha­cer­nos a la idea de que te­ne­mos an­te no­so­tros a una ilus­tre ciu­da­da­na del in­ca­na­to que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días; una es­co­gi­da que, tras su muer­te ritual, pa­só a sen­tar­se jun­to a sus dio­ses…

A la de­re­cha, re­crea­ción de có­mo fue en­te­rra­da la mo­mia de Jua­ni­ta, fue bau­ti­za­da así en ho­nor a aquel que la sal­vó de la des­com­po­si­ción – Johann Rein­hard–, una vez que si­glos des­pués aflo­ró a la su­per­fi­cie. Fo­to Mu­seo San­tua­rios An­di­nos.

So­bre los te­ja­dos de Are­qui­pa, al sur del Pe­rú, se aso­ma la te­mi­da si­lue­ta del vol­cán Mis­ti, uno de los es­pa­cios sa­gra­dos de los an­ti­guos in­cas, en el que se lle­va­ron a ca­bo sa­cri­fi­cios hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.